Pan American Health Organization | Organización Panamericana de la Salud

Skip to content



Destacados

Las noticias más recientes


Países de las Américas enfrentan grandes desafíos en Salud Mental

10 de noviembre de 2011 - Tanto el financiamiento como la organización de los servicios de salud mental son inadecuados para enfrentar la creciente carga de problemas de enfermedades psíquicas en los países de las Américas, coincidieron los expertos este 10 de noviembre, durante una discusión en la Organización Panamericana de la Salud (OPS). En consecuencia, añadieron, los tratamientos efectivos continúan estando fuera del alcance de millones que podrían beneficiarse de ellos.

“En América Latina y el Caribe, un promedio de entre 60 y 65% de las personas que sufren problemas de salud mental no están recibiendo ningún tipo de cuidado por parte de los servicios sanitarios”, indicó el doctor Jorge Rodríguez, Asesor Principal en Salud Mental de la OPS. “La brecha en el acceso al tratamiento es enorme. Es uno de los más grandes desafíos que enfrenta la región”, subrayó.

“La amplia brecha que existe entre quienes necesitan cuidados de salud mental y aquellos que lo reciben, existe pese al hecho de que están disponibles los medios para que haya una intervención para este grupo con desórdenes”, afirmó la Subdirectora de la OPS, doctora Socorro Gross. “Casi 20 años después de la Declaración de Caracas, es imperativo que se reduzca esta brecha”, enfatizó.

La Declaración de Caracas, firmada por los gobiernos de América Latina en 1990, llamó a realizar reformas legislativas para promover los derechos de las personas con enfermedades psíquicas y reestructurar el cuidado psiquiátrico hacia servicios comunitarios y de atención primaria en la salud. Desde entonces, casi todos los países en América Latina han desarrollado políticas de reforma en salud mental, muchos de ellos con la cooperación técnica de la OPS. Sin embargo, se estima que sólo el 50% de estas reformas han sido implementadas en la mayoría de los países, indicó Rodríguez.

Una de las razones por las que existe esta brecha en cuanto a recibir tratamientos es que la carga de problemas de salud mental ha aumentado en la región en las últimas tres décadas. Según las estimaciones de la OPS, las condiciones mentales y neurológicas han duplicado su proporción en el total de la carga de enfermedades en América Latina y el Caribe, es decir que pasaron de menos de 9% en 1990 a 21% en la actualidad. Sin embargo, en promedio, menos del 2% de los presupuestos nacionales en salud en la región se dedican a la salud mental. En muchos países, añadió Rodríguez, la mayoría del gasto en esta área se dedica a los hospitales psiquiátricos, en lugar de destinarse a los servicios de salud de atención primaria comunitarios, como se planteó en las reformas de la salud mental.

Estados Unidos también enfrenta una brecha seria de tratamientos, al igual que otros desafíos en las áreas de salud mental, dijo Winnie Mitchell, de la Administración de Servicios de Salud Mental y Abuso de Sustancias de Estados Unidos (SAMHSA es su sigla en inglés). De las 45 millones de personas que se estima sufren en Estados Unidos de algún tipo de desorden mental, sólo 17 millones o un 38% reciben tratamiento, explicó. Otros problemas pasan por la persistencia de la discriminación y la estigmatización, una tendencia de los gobiernos y las comunidades de ver a los problemas de salud mental como problemas sociales más que temas de salud pública, así como también una falta de comprensión en cuanto al papel que cumple el trauma en generar y perpetuar los problemas de salud pública en la vida de las personas.

El Secretario General de la Federación Mundial de Salud Mental, Vijay Ganju, destacó la importancia de las acciones colectivas de expertos y promotores en llamar la atención sobre los problemas y las soluciones en el área de salud mental. Estos esfuerzos, dijo, fueron responsables de lograr que la salud mental fuera incluida en la declaración política final de la Reunión de Alto Nivel de Naciones Unidas sobre Enfermedades No Transmisibles, celebrada en septiembre de este año. La declaración reconoció que “los desórdenes mentales y neurológicos, incluyendo la enfermedad de Alzheimer, son una causa importante de morbilidad y contribuyen a la carga mundial de enfermedades no transmisibles, por lo que hay una necesidad de proveer de acceso equitativo a programas efectivos e intervenciones de servicios de salud”.

Ganju urgió a continuar con la promoción de este tema para mantener a la salud mental “en la mesa de discusión” tanto a nivel nacional como mundial.

Este evento fue organizado para celebrar el Día Mundial de la Salud Mental, cuya fecha oficial es el 10 de octubre. Este año, la directora de la OPS, doctora Mirta Roses, participó en un evento especial que conmemoró ese día en Panamá, conjuntamente con el ministro de Salud de ese país, Dr. Franklin Vergara, y el Asesor Principal en Salud Mental de la OPS, Jorge Rodríguez, participó en un evento similar en el Centro par Adicciones y Salud Mental en la Universidad de Toronto.

 
Fundación de la OPS
Portal de publicaciones

Oficina Regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud
525 Twenty-third Street, N.W., Washington, D.C. 20037, United States of America
Tel.: +1 (202) 974-3000 Fax: +1 (202) 974-3663

© Pan American Health Organization. All rights reserved.