Skip to content


Con pesar recbí la noticia de que el 13 de febrero, en la Ciudad de México, falleció el ingeniero Humberto Romero Álvarez, quien obtuvo Premio Internacional Abraham Horwitz 1994. Envío a su familia, amigos y a la comunidad académica mi más sentido pésame ante esta pérdida.

Nacido en 1923 en Ometepec, Guerrero, México, el ingeniero Romero Álvarez dedicó más de medio siglo a mejorar la salud humana y proteger el medio ambiente en América Latina. Se distinguió por su liderazgo y el logro de resultados positivos en la erradicación del paludismo al dirigir la campaña nacional de México y al asesorar al programa de Naciones Unidas en los años sesenta. Fundó la Maestría de Ingeniería Sanitaria en México, y dejó como legado sus estudios y acciones para proteger la salud pública y el medio ambiente. Dejó también su impronta en la gestión del suministro de agua potable y alcantarillado, y en sus recomendaciones técnicas para mantener la calidad del agua y tener unos saneamientos más eficaces para proteger la salud. También fue autor del volumen Salud sin fronteras, el cual narra la historia de la Asociación de Salud de la Frontera Mexicana Estadounidense, en sus 30 años de vida activa, 1943 1973.

Por sus aportes a la salud pública, el ingeniero Romero Álvarez ha sido el primer profesional no médico en ser aceptado por la Academia Nacional de Medicina de México. También recibió la Medalla al Mérito Sanitario en 1963, que en México representa el reconocimiento presidencial de mayor distinción a la excelencia en el campo de la salud pública.  

Con la Organización Panamericana de la Salud colaboró, entre otras, en asesorías sobre la integración de la salud ambiental en el fortalecimiento y desarrollo de los sistemas locales de salud, y la definición de criterios y políticas de saneamiento en América Latina y el Caribe. Convencido de la necesidad de integrar los aspectos sanitarios, ambientales y educativos para proteger la salud humana, Romero Álvarez compartió y amplió la filosofía del doctor Horwitz, "La Salud es una responsabilidad social, integral y en la que todos debemos participar en forma armoniosa con ética e integridad".  

Además de haber sido un destacado profesional, fue un colega que siempre tendió la mano a quienes la necesitaron. Sus colegas y amigos siempre lo recordarán con respeto y afecto.  Le sobreviven sus tres hijos y seis nietos, y aunque su partida nos deja un vacío, su vida nos deja su ejemplo de generosidad, decencia profesional, dedicación y siempre su pronta disposición para ayudar a su país, a su familia y a todos los que tuvieron ocasión de conocerlo.

Mirta Roses Periago
Directora
Organización Panamericana de la Salud

Última actualización el Viernes 16 de Marzo de 2012 06:36

Oficina Regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud
525 Twenty-third Street, N.W., Washington, D.C. 20037, United States of America
Tel.: +1 (202) 974-3000 Fax: +1 (202) 974-3663

© Pan American Health Organization. All rights reserved.