Skip to content

Bookmark and Share



La vacunación masiva de perros y la tenencia responsable de animales, entre otras, son estrategias para prevenir la enfermedad. 

Washington, DC, 27 de septiembre de 2012 (OPS/OMS).- Los casos de rabia transmitida por perros bajaron en un 95% desde 1980 en las Américas, a partir de un programa implementado por los países de la región y coordinado por la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS), que incluye la vacunación masiva de perros y la tenencia responsable de animales, la aplicación oportuna de profilaxis pre y posexposición, la vigilancia epidemiológica y diagnóstico de laboratorio, y la educación sanitaria a la comunidad.

En caso de mordedura o arañazo de un animal infectado, el tratamiento eficaz inmediatamente después de la exposición puede prevenir la aparición de los síntomas y hasta la muerte. La profilaxis posexposición consiste en el tratamiento local de la herida (los primeros auxilios recomendados son: el lavado inmediato de la herida durante un mínimo de 15 minutos con agua y jabón); la aplicación de una vacuna antirrábica conforme a las recomendaciones de la OMS; y la administración de inmunoglobulina antirrábica, si está indicado.

En el mundo, unas 55.000 personas mueren de rabia cada año, principalmente en Asia y África. En los países de las Américas, a fines de los años 1970 y comienzos de los 1980, alrededor de 250 personas fallecían anualmente por rabia transmitida por perros, en su mayoría niños y niñas de grupos vulnerables que tenían dificultades para acceder los servicios de salud y que no lograban recibir oportunamente la vacunación antirrábica.

La rabia es una zoonosis causada por un virus que infecta a animales domésticos y salvajes, y se transmite a las personas por el contacto con la saliva infectada a través de mordeduras o arañazos. Los perros son los principales huéspedes y transmisores de la rabia. Una vez que aparecen los síntomas, la enfermedad es casi siempre mortal.

“Los animales son cada vez más un miembro de la familia y su cuidado y vacunación contra la rabia es una forma de proteger a las mascotas y otros animales, pero también a las personas”, manifestó el veterinario Marco Antonio Natal Vigilato, asesor del Centro Panamericano de Fiebre Aftosa (Panaftosa) de la OPS/OMS.

Desde 1983 se ejecuta el Programa de Eliminación de la Rabia Humana Transmitida por el Perro en los países de América Latina y el Caribe, coordinado por la OPS/OMS. Esta iniciativa logró una reducción de más del 95% de los casos, tanto de rabia humana como de rabia canina. Sin embargo, aún se registran un promedio de 15 defunciones anuales, focalizadas en algunos países y áreas críticas del continente, como Perú, Brasil, Bolivia, Guatemala, República Dominicana y Haití.

El éxito del Programa de Eliminación obedece a una estrategia de acción basada en la aplicación oportuna de profilaxis pre y posexposición, la vigilancia epidemiológica y diagnóstico de laboratorio, la vacunación masiva de perros y la educación sanitaria para el cuidado responsable de mascotas.

“Las muertes por rabia pueden prevenirse vacunando a los perros para evitar que se infecten, manteniéndolo en la casa sin dejar que circulen solos por las calles, y, en caso de una mordedura o arañazo de un animal infectado, se debe lavar inmediatamente por un mínimo de 15 minutos con agua y jabón, y consultar a un médico para que suministre al afectado la vacuna contra la rabia”, explicó Vigilato.
 
El 28 de septiembre se celebra el Día Mundial de Lucha contra la Rabia, promocionado por la Alianza Global para el Control de la Rabia, con el fin de insistir en las consecuencias de la rabia humana y animal, y explicar la manera de prevenirla. Desde su primera edición seis años atrás, en la conmemoración de este día participan los países de las Américas a través de la organización de acciones de prevención y control de la Rabia, en coordinación y con el apoyo de la OPS/OMS. La fecha fue escogida en homenaje a Louis Pasteur, quien produjo la primera vacuna contra la rabia.

Este año, la OPS cumple 110 años y es la organización internacional de salud pública más antigua del mundo. Trabaja con todos los países del continente americano para mejorar la salud y la calidad de la vida de las personas de las Américas y actúa como la Oficina Regional para las Américas de la OMS.
 
Rabia en las Américas:
 

  • Por año, se registran entre 5 y 15 casos de rabia humana transmitida por el perro, y unos 17 casos de rabia transmitidos por murciélagos.
  • Entre 45 y 50 millones de perros son vacunados cada año en America Latina y el Caribe.
  • Cada año un millón de personas expuestas al riesgo de rabia reciben profilaxis posexposición en la región.
  • La región tiene un sistema de información de vigilancia epidemiológica de la rabia donde los países informan de manera voluntaria periódica el status de la rabia en personas y animales: www.siepi.panaftosa.org.br  
  • Hay necesidad de intensificar el diagnóstico y vigilancia en los países y áreas prioritarias: Perú, Brasil, Bolivia, Guatemala, República Dominicana y Haití para la rabia transmitida por el perro; y en Perú, México, Ecuador y Brasil para la rabia transmitida por el murciélago.
  • Desde enero de 2012 y hasta septiembre de 2012, en América Latina y el Caribe se registraron sólo 6 casos de rabia humana transmitida por perros en cuatro países de la región: Bolivia (1), Brasil (2), Haití (2) y República Dominicana (1), mientras que en 2006 se detectaron 30 casos en 9 países.

 

Enlaces 

Última actualización el Viernes 28 de Septiembre de 2012 19:29

Oficina Regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud
525 Twenty-third Street, N.W., Washington, D.C. 20037, United States of America
Tel.: +1 (202) 974-3000 Fax: +1 (202) 974-3663

© Pan American Health Organization. All rights reserved.