Skip to content



icon Descargar en versión PDF

Breve Descripción

Notas Descriptivas: Leptospirosis
            Créditos:  O. Chávez

La leptospirosis es una enfermedad zoonótica de potencial epidémico, principalmente después de lluvias fuertes, causada por una bacteria llamada leptospira. Leptospira interrogans es patogénica para los hombres y los animales, con más de 200 variedades serológicas o serovariedades. Los seres humanos generalmente adquieren la leptospirosis por contacto directo con la orina de animales infectados o con un ambiente contaminado por orina. La transmisión de humano a humano ocurre muy raramente. La leptospirosis puede presentarse con una amplia variedad de manifestaciones clínicas, desde una forma leve a una enfermedad grave y a veces fatal. Sus síntomas pueden parecerse a varias enfermedades, como influenza, dengue y otras enfermedades hemorrágicas de origen viral; es importante el  diagnóstico correcto (clínico y de laboratorio) al inicio de los síntomas para evitar casos graves y salvar vidas principalmente en situaciones de brotes.

:: Referencia: OMS (páginas 9-14; 68-69)

Situación epidemiológica

Situación epidemiológica
     Créditos: OPS

La leptospirosis ocurre mundialmente pero es endémica principalmente en países con climas húmedos subtropicales y tropicales. Estimaciones indican que hay más de 500,000 casos mundiales de leptospirosis anualmente. Es una enfermedad de potencial epidémico, principalmente después de lluvias fuertes o inundaciones. Se han registrados brotes en Brasil, Nicaragua, Guyana y en varios otros países de América Latina; aunque se han descrito casos en la mayoría de los países de las Américas. La mayoría de casos registrados tienen una manifestación severa, por lo cual mortalidad es mayor de 10%. No se conoce precisamente el número de casos humanos debido al subdiagnóstico o diagnóstico erróneo. Los brotes de leptospirosis son muchas veces relacionados con inundaciones y huracanes. La leptospirosis también puede ser un riesgo ocupacional para los que trabajan al aire libre o con animales, por ejemplo los plantadores de arroz y caña de azúcar, agricultores, trabajadores en alcantarillas, veterinarios, trabajadores de lechería, y personal militar. También puede ser un riesgo para aquellos que hacen recreación en aguas contaminadas. La leptospirosis es un problema de salud pública humana y veterinaria. Las numerosas cepas de Leptospira pueden establecer infecciones en una variedad de huéspedes animales que incluye los roedores, el ganado y otros animales domésticos, mientras que los humanos sirven como huéspedes accidentales. Animales domésticos y silvestres en estado de portador pueden liberar leptospiras intermitentemente por muchos años o hasta durante toda la vida.

:: Referencias: OMS (páginas 36; 58; 103); WHO (páginas 9-11; en inglês); FAO (páginas 30-34)

Leptospirosis en humanos

  • Diagnóstico clínico:

      •  Generalmente, la enfermedad se presenta en cuatro categorías clínicas amplias:
        1. Una enfermedad leve con los síntomas de tipo gripal;
        2. Síndrome de Weil caracterizado por ictericia, falla renal, hemorragia y miocarditis con arritmias; 
        3. Meningitis/meningo encefalitis;
        4. Hemorragia pulmonar con falla respiratoria.
      • Características clínicas más frecuentes: Fiebre; dolor de cabeza, mialgia (en particular en el músculo de la pantorrilla), infección conjuntival, ictericia; malestar general entre otros síntomas/signos
      • Período de incubación: 5-14 días, con un rango de 2-30 días
      • Fácilmente confundido con otras enfermedades comunes en los trópicos, como el dengue y otras fiebres hemorrágicas
      • El diagnóstico de la leptospirosis debe ser considerado en cualquier paciente que presente fiebre súbita, escalofríos, inyección conjuntival, dolor de cabeza, mialgia e ictericia
      • Historia de exposición ocupacional o recreacional a animales infectados o a un ambiente posiblemente contaminado con orina de animales

:: Referencia: OMS (páginas 15-17; 68-69)

  • Diagnóstico diferencial:
Notas Descriptivas: Leptospirosis
          Créditos: O. Chávez

Las siguientes enfermedades deben ser consideradas en diagnóstico diferencial de la leptospirosis: influenza, dengue y fiebre hemorrágica del dengue, infección por Hantavirus, fiebre amarilla y otras fiebres hemorrágicas virales, rickettsiosis, borreliosis, brucelosis, malaria, pielonefritis, meningitis aséptica, intoxicación por sustancias químicas, intoxicación alimentaria, fiebre tifoidea y otras fiebres entéricas, hepatitis virales, fiebre de origen desconocido, la seroconversión primaria por VIH, enfermedad de legionario, toxoplasmosis, mononucleosis infecciosa, la faringitis.

:: Referencia: OMS (páginas 68)

  • Pruebas de laboratorio para la confirmación:

El diagnóstico es generalmente basado en la serología junto con una presentación clínica y datos epidemiológicos (antecedentes de posible exposición, presencia de factores de riesgo). La prueba de aglutinación microscópica (MAT por su sigla en inglés) y el inmunoensayo enzimático o enzimoinmunoanálisis (ELISA) son dos pruebas serológicas utilizadas para el diagnóstico de laboratorio de leptospirosis. Para obtener un diagnóstico positivo usando MAT, el estándar de oro, deben ser comparadas al menos dos muestras consecutivas de suero, tomadas a intervalos de cerca de 10 días, para observar un incremento de cuatro veces o más en anticuerpos. El aislamiento de leptospiras de la sangre, orina u otros materiales clínicos a través del cultivo, la reacción en cadena de polimerasa (PCR) y las técnicas de tinción inmunológica pueden estar disponibles en algunos centros. El aislamiento de leptospiras es la única prueba directa y definitiva de la infección.

Para el diagnóstico postmortem, además de la serología y el cultivo, las leptospirias pueden ser demostradas en tejido usando PCR o coloración (inmunohistoquímica) en especial por inmunofluorescencia directa.

:: Referencia: OMS (páginas 22-28; 90-91)

Notas Descriptivas: Leptospirosis
           Créditos: O. Chávez
  • Colecta y envío de muestras:

      • Serología (MAT, ELISA):

  MAT

    • Muestra: Mínimo de dos muestras de sangre coagulada o suero
    • Recipiente: Tubo estéril regular 
    • Cuándo obtener la muestra:
      • Primera muestra: Cerca de 10-12 días después de la aparición de los síntomas clínicos
      • Segunda muestra: Cerca de 10 días después de la primera muestra
    • Almacenamiento y transporte de muestras:
      • Para separar el suero de la sangre extraída, la sangre debe ser almacenada a temperatura ambiente por lo menos 30 minutos para la completa formación del coágulo
      • El suero debe ser separado de la sangre coagulada por centrifugación, dentro de 60 minutos de la toma de muestras para evitar la hemólisis
      • Después de completar la centrifugación, se decanta el suero (sobrenadante) utilizando una técnica estéril en viales de congelación de plástico
      • El suero debe ser almacenado a corto plazo a 4 °C ya largo plazo a -20 °C
      • El suero debe ser transportado entre 0 °C a 4 °C

:: Referencia: OMS (página 13; 19-24; 84-88); CDC (Anexo 1; en inglés)

ELISA:

        • Muestra: Sangre coagulada o suero
        • Recipiente: Tubo estéril regular
        • Cuándo obtener la muestra: Entre 6-8 días después de la aparición de los primeros síntomas clínicos
        • Almacenamiento y transporte de muestras:
            • Para separar el suero de la sangre extraída, la sangre debe ser almacenada a temperatura ambiente por lo menos 30 minutos para la completa formación del coágulo
            • El suero debe ser separado de la sangre coagulada por centrifugación, dentro de 60 minutos de la toma de muestras para evitar la hemólisis
            • Después de completar la centrifugación, se decanta el suero (sobrenadante) utilizando una técnica estéril en viales de congelación de plástico
            • El suero debe ser almacenado a corto plazo a 4 °C ya largo plazo a -20 °C
            • El suero debe ser transportado entre 0 °C a 4 °C

:: Referencia: OMS (página 13; 19-24; 88-91); CDC (Anexo 1; en inglés)

      • Cultura
        • Muestra: Sangre
        • Recipiente: Tubo estéril con heparina - la sangre debe ser obtenida mediante una técnica aséptica
        • Cuándo obtener la muestra: Dentro de los primeros diez días después del inicio de la enfermedad (las leptospiras desaparecen de la sangre después de eso),  y antes de la administración de antibióticos
        • Almacenamiento y transporte de muestras: Las muestras para los cultivos deben ser guardadas y transportadas a la temperatura del ambiente, debido a que las temperaturas bajas son perjudiciales para las leptospiras patógenas.
        • Idealmente, al lado mismo de la cama del paciente, se la inocula en botellas de cultivo para sangre que contenga el medio de cultivo para Leptospira.

:: Referencia: OMS (páginas 19-20; 103)

        • Muestra: Orina
        • Recipiente: Recipiente estéril
        • Cuándo obtener la muestra: Después de 7 días de la aparición de los síntomas clínicos.
        • Almacenamiento y transporte de muestras: La muestra debe ser inoculada en un medio de cultivo apropiado no más de 2 horas después de haber sido recogida (las leptospiras mueren rápidamente en la orina).

:: Referencia: OMS (páginas 19-20; 103)

        • Muestra: Tejidos postmortem (ej.: cerebro, líquido cefalorraquídeo, humor acuoso, pulmones, riñones, hígado, páncreas, corazón y sangre del corazón si es posible).
        • Recipiente: Recipiente estéril o tubo que contenga el medio de cultivo
        • Cuándo obtener la muestra: Las muestras postmortem deben ser colectadas asépticamente y lo más pronto posible después de la muerte, y luego deben ser inoculadas en el medio de cultivo.
        • Almacenamiento y transporte de muestras: Las muestras postmortem deben ser guardadas y transportadas a + 4 °C para  prevenir la autolisis de las células. 

:: Referencia: OMS (páginas 19-20, 104)

  •  
    Notas Descriptivas: Leptospirosis
               Créditos: G. Moreno
    Tratamiento
    :

      • Iniciar la terapia con antibióticos (preferiblemente antes del quinto día desde la aparición de la enfermedad) de los casos sospechosos
      • Los casos menos severos pueden ser tratados con antibióticos orales como la amoxicilina, ampicilina, doxiciclina o eritromicina. Cefalosporinas de tercera generación (ceftriaxona, cefotaxime) y antibióticos quinólonicos  también son efectivos;
      • Los casos severos (icterohemorrágica y/o pulmonar) deben ser tratados con penicilina vía intravenosa (1,5 millones U/iv cada 6 horas), oceftriaxona (1g/iv por día), o ampicilina (1g/iv cada 6 horas), por 7 días. También es necesario hospitalización y cuidado intensivo con una estricta atención al balance de líquidos y electrolitos. Hemodiálisis o diálisis peritoneal se recomienda para la insuficiencia renal;
      • Reacciones de Jarisch-Herxheimer pueden ocurrir después del tratamiento con penicilina;
      • Los médicos nunca deben esperar los resultados del laboratorio para empezar el tratamiento con antibióticos debido a que las pruebas serológicas no son positivas hasta cerca de una semana después de la aparición de los síntomas y los cultivos pueden no resultar positivos hasta después de varias semanas;
      • Profilaxis: En situaciones de alto riesgo un medico puede recetar la Doxiciclina 200 mg/vía oral 1 vez por semana como profilaxis a grupos específicos, mientras se mantiene el riesgo de contagio;

:: Referencia: OMS (páginas 17-18); OPS (página 112), APHA (página 415-418)



Última actualización el Miércoles 10 de Diciembre de 2014 14:38

Oficina Regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud
525 Twenty-third Street, N.W., Washington, D.C. 20037, United States of America
Tel.: +1 (202) 974-3000 Fax: +1 (202) 974-3663

© Pan American Health Organization. All rights reserved.