Skip to content

Lepra



Etiología


La lepra es causada por la bacteria Mycobacterium leprae y se transmite a través de gotículas nasales y orales durante contactos estrechos y frecuentes con casos sin tratar. Tiene una mayor prevalencia en las comunidades subatendidas y marginadas, donde a menudo se encuentran los más pobres de entre los pobres. Sin tratamiento, la lepra puede causar lesiones progresivas y permanentes en la piel, los nervios periféricos, las extremidades y los ojos. 

Signos y síntomas 


Mycobacterium leprae se multiplica muy lentamente y el período de incubación de la enfermedad varía entre 9 meses y 20 años, con un promedio de unos cinco años. Los síntomas iniciales son manchas en la piel, que posteriormente se convierten en lesiones cutáneas que presentan una coloración más clara que la piel normal y pérdida de la sensibilidad. Otros síntomas son la debilidad y entumecimiento musculares. La lepra afecta principalmente la piel, los nervios periféricos, los ojos y la mucosa de las vías respiratorias superiores, aparte de otras estructuras. El diagnóstico temprano y el tratamiento multimedicamentoso son elementos clave para eliminar la enfermedad como problema de salud pública. 

Diagnóstico


Dado que un diagnóstico de lepra puede acarrear consecuencias sociales negativas para el paciente y su familia, es necesario un grado razonable de certeza antes de establecerlo. La lepra se diagnostica cuando se da al menos uno de los siguientes signos cardinales: 

1) Pérdida clara de la sensibilidad en una mancha pálida (hipopigmentada) o rojiza de la piel. 

2) Nervio periférico engrosado o hipertrofiado, con pérdida de la sensibilidad o debilidad de los músculos inervados por dicho nervio. 

3) Presencia de bacilos acidorresistentes en un frotis cutáneo. 

Según los informes oficiales presentados por 130 países y territorios en el 2013, a nivel mundial se detectaron 232 587 nuevos casos en el 2012, cifra que implica una reducción de aproximadamente 7 % con respecto al número de casos nuevos que se detectaron en el 2008. Para el 2013, y con una sola excepción, todos los países de la Región habían alcanzado el objetivo nacional de eliminación (<1 caso por cada 10 000 habitantes), aunque cinco países no habían alcanzado aún el objetivo en el primer nivel administrativo subnacional. Entre el 2010 y el 2013, 18 países y territorios no notificaron ningún caso de lepra, 17 países y territorios notificaron menos de 100 casos nuevos, y 10 países notificaron 100 casos nuevos o más. 

Tratamiento


A comienzos de los años sesenta, cuando M. leprae comenzó a desarrollar resistencia a la dapsona, el único fármaco contra la lepra conocido en el mundo en aquel momento, se descubrieron la rifampicina y la clofazimina. En 1981, la Organización Mundial de la Salud recomendó el tratamiento multimedicamentoso con dapsona, rifampicina y clofazimina, una combinación que mata al agente patógeno, cura al paciente y detiene la transmisión. 

En la Región de las Américas, el tratamiento multimedicamentoso se empezó a usar en 1985 y en 1990 la cobertura alcanzó 42 %. Para el 2013, la cobertura era casi universal para los pacientes recién diagnosticados. Este tratamiento tuvo un efecto notable en cuanto a la reducción de la carga de morbilidad durante el período 1992-1999: se observó una reducción de 83 % en la incidencia, que pasó de 8,1 por 10 000 habitantes en 1992 a 1,4 en 1999. 

Las iniciativas para consolidar la eliminación y reducir aún más la carga de morbilidad continúan en marcha. La OMS suministra el tratamiento multimedicamentoso de manera gratuita a los pacientes de todo el mundo, inicialmente por conducto del fondo para medicamentos de la Fundación Nippon y desde el 2000 mediante la donación de Novartis y la Fundación Novartis para el Desarrollo Sostenible. 

Características epidemiológicas


Según los informes oficiales presentados por 130 países y territorios en el 2013, a nivel mundial se detectaron 232 587 nuevos casos en el 2012, cifra que implica una reducción de aproximadamente 7 % con respecto al número de casos nuevos que se detectaron en el 2008. Para el 2013, y con una sola excepción, todos los países de la Región habían alcanzado el objetivo nacional de eliminación (<1 caso por 10 000 habitantes), aunque cinco países no habían alcanzado aún el objetivo en el primer nivel administrativo subnacional. Entre el 2010 y el 2013, 18 países y territorios no notificaron ningún caso de lepra, 17 países y territorios notificaron menos de 100 casos nuevos, y 10 países notificaron 100 casos nuevos o más. 

Prevención y control 


En 1991, el órgano rector de la OMS, la Asamblea Mundial de la Salud, aprobó una resolución para eliminar la lepra como problema de salud pública en el año 2000. La eliminación de la lepra como problema de salud pública se define como una tasa de prevalencia de menos de 1 caso por cada 10 000 personas. Esta meta se alcanzó a nivel mundial en el año 2000 y el uso generalizado del tratamiento multimedicamentoso redujo extraordinariamente la carga de morbilidad. En la actualidad los esfuerzos se centran en eliminar la lepra a nivel nacional en los países que aun presentan endemicidad y a nivel subnacional en los demás. En los 20 últimos años, se diagnosticó la enfermedad a más de 15 millones de personas que se curaron, siendo escasos los casos de recurrencia notificados. 

Para alcanzar a todos los pacientes es necesario integrar plenamente el tratamiento contra la lepra en los servicios generales de salud a todos los niveles. Además debe mantenerse el compromiso político en los países en los que la lepra sigue siendo un problema de salud pública. Los asociados para la eliminación de la lepra también tienen que seguir garantizando la disponibilidad de recursos humanos y financieros. El estigma milenario asociado con la enfermedad continúa constituyendo un obstáculo para la autonotificación y el tratamiento temprano. Es imprescindible cambiar la imagen de la lepra a nivel mundial, nacional y local. Para ello deberá promoverse un nuevo entorno en el que los pacientes no vacilen en acudir a los centros de salud para el diagnóstico y el tratamiento. 

Rol de la OPS en la eliminación de la lepra


Gracias al plan de acción regional para la eliminación de la lepra en las Américas promovido por la OPS en 1992, la cobertura del tratamiento multimedicamentoso ha aumentado de forma sostenida desde el año 2001 hasta el presente y, en la actualidad, es prácticamente universal. A través de la OMS, la OPS proporciona desde 1995 el tratamiento multimedicamentoso de manera gratuita a todos los que lo necesitan, inicialmente por conducto del fondo para medicamentos de la Fundación Nippon, luego mediante las donaciones de Novartis a partir del 2000 y de la Fundación Novartis para el Desarrollo Sostenible en la actualidad.

En la resolución CD49.R19, aprobada el 2 de octubre del 2009 por los Estados Miembros de la OPS, se incluyó la lepra como una de las enfermedades infecciosas desatendidas y se definió el objetivo de eliminación de la lepra en el primer nivel subnacional para el 2015. 

En el 2010, el programa mundial de la OMS contra la lepra publicó la estrategia mundial mejorada para reducir la carga de morbilidad debida a la lepra 2011-2015 y sus pautas operativas. El propósito de dicha estrategia consiste en reducir aún más la carga de morbilidad debida a la lepra y mantener la prestación de servicios contra la lepra de alta calidad para todas las comunidades afectadas, garantizando que se cumplan los principios de la equidad y justicia social. Si bien los principios fundamentales para el control de la lepra, que se basan en la detección a tiempo de los casos nuevos y su tratamiento eficaz mediante la combinación medicamentosa, no han sufrido cambio alguno, en la estrategia se hace hincapié en mantener un suministro que permita brindar una atención a los pacientes de buena calidad, con distribución equitativa, asequible y fácilmente accesible. También se pone de manifiesto la necesidad de realizar cambios decisivos e innovadores en cuanto a la organización del control de la lepra y la distribución de tareas entre todos los asociados, así como de influir en la actitud de los prestadores de atención de salud, las personas afectadas por la lepra y sus familiares, y el público en general. 

Sobre la base de la resolución CD49.R19 y la estrategia mundial mejorada para reducir la carga de morbilidad debida a la lepra 2011-2015, en el 2012 la OPS elaboró un Plan de acción para acelerar el logro de la eliminación de la lepra en Latinoamérica y el Caribe, en el que se presentan líneas de acción que tienen por objeto mantener los logros alcanzados en cuanto a la eliminación de la lepra en la Región y seguir avanzando hacia la eliminación de la lepra como problema de salud pública en el primer nivel político-administrativo subnacional (menos de 1 caso por cada 10 000 habitantes) para el 2015. 

Oficina Regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud
525 Twenty-third Street, N.W., Washington, D.C. 20037, United States of America
Tel.: +1 (202) 974-3000 Fax: +1 (202) 974-3663

© Pan American Health Organization. All rights reserved.