Pan American Health Organization | Organización Panamericana de la Salud

Skip to content



Destacados

Las noticias más recientes


Agencias de la ONU y de la OEA comienzan a trazar plan para apoyar al gobierno de Antigua y Barbuda a erradicar el hambre

Saint John, Antigua y Barbuda, 3 de enero de 2013 (OPS/OMS) - Una misión conjunta de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), el Programa Mundial de Alimentos (PMA) y la Organización Panamericana de la Salud/ Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS), visitó Antigua y Barbuda con el fin de apoyar al gobierno en su plan para erradicar el hambre y la pobreza extrema en los próximos dos años.

Esta iniciativa se enmarca en la campaña Desafío Hambre Cero, que lanzó el secretario general de las Naciones Unidas (ONU), Ban-ki Moon, en junio de 2012 durante la Cumbre de Río+20, en Brasil, y que fue asumida por Antigua y Barbuda. En ese camino, el país aprobó una Política Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional.

Según datos de la FAO, en Antigua y Barbuda, el 20,5 por ciento de sus 90.000 habitantes está en situación de malnutrición y pobreza. El mapa de ruta para llegar al hambre cero está siendo trazado en conjunto por el gobierno, la sociedad civil, el sector privado y la cooperación internacional. El plan que se desarrollará en este país servirá como piloto para ser adaptado por otros que quieran desarrollar iniciativas similares.

Winston Baldwin Spencer, primer ministro de Antigua y Barbuda, se reunió con la misión hacia fines de diciembre pasado y agradeció la respuesta inmediata que las agencias de la ONU y de la OEA tuvieron al llamado a erradicar el hambre. Garantizó además el apoyo total del gobierno a la iniciativa, señalando que el objetivo se puede lograr en dos años y que hay que movilizarse de la forma más expedita posible. El ministro de Agricultura del país, Hilson Baptiste, también hizo un llamado a pasar rápidamente de las palabras a la acción.

El representante regional de la FAO, Raúl Benítez, señaló que "los que sufren hambre no pueden esperar. La erradicación total del hambre y la pobreza en Antigua y Barbuda es un objetivo perfectamente alcanzable, y se puede lograr en el futuro inmediato; esa es la creencia que está en la base del Desafío Hambre Cero en Antigua y Barbuda".

 "La desnutrición es una expresión de hambre severa. Y mientras que la tasa de malnutrición ha disminuido en el Caribe, el hambre y la desnutrición persisten, lo cual erosiona el capital humano, reduce la resistencia a las enfermedades y la productividad", sostuvo el doctor Fitzroy Henry, director del Instituto de Alimentación y Nutrición del Caribe (CFNI), un centro especializado de la OPS. Y consideró que el Desafío Hambre Cero es crucial para el Caribe debido a que "el continuo desplazamiento de economías agrícolas a de servicios plantea importantes desafíos para la pobreza y el hambre en diversos grupos poblacionales".

Como miembro del equipo interagencial de Naciones Unidas y la OEA, la Organización Panamericana de la Salud fortalecerá las intervenciones para asegurar que a medida que el país se aproxima a la meta de hambre cero, se mejore también el estado de salud de la población. "La desnutrición en la primera infancia todavía existe, con consecuencias para la salud del adulto, incluyendo un mayor riesgo de enfermedades crónicas", indicó Henry.
Antigua y Barbuda es un conglomerado de islas ubicado al este del mar Caribe con una población estimada de 90.000 habitantes. El 5 por ciento de su población sufre indigencia (4.252 personas), mientras que el 18 por ciento vive por debajo de la línea de pobreza, segú datos de 2005/6. Y se estima que otro 10 por ciento se encuentra en situación vulnerable, es decir que está en riesgo de caer en la pobreza. El informe Estado de la Seguridad Alimentaria Mundial 2012 indica que el hambre afecta a un 20,5 por ciento de la población, la cifra más alta del Caribe después de Haití.

Según informó la FAO en un comunicado, quienes más sufren la pobreza son los niños, los ancianos y los hogares cuya jefa es mujer. En términos nutricionales, la misión conjunta constató que hay focos de inseguridad alimentaria en niños, mientras que la obesidad es un problema que afecta a todos los grupos etarios. Los programas de protección social son incipientes y no existen adecuados instrumentos de focalización.

Otro reto a enfrentar es el hecho de que Antigua y Barbuda es un importador neto de alimentos: en 2011, se estima que el país gastó 87 mil millones de dólares para suplir el 80 por ciento de su demanda nacional, una cifra que fue casi el doble de lo que gastó en 2010. Un segundo aspecto preocupante es que la producción agrícola nacional es insuficiente comparada con el aumento exponencial de la factura de importación de alimentos.

Por último, la misión destacó que para mejorar la situación del hambre y pobreza en el país es necesario tomar en cuenta el impacto del cambio climático y de los desastres naturales (huracanes, inundaciones y sequías) sobre la vulnerabilidad del país.

El Desafío Hambre Cero en Antigua y Barbuda es un proceso abierto liderado por el gobierno que ha invitado a todos los socios a participar en el esfuerzo por erradicar el hambre y la pobreza de manera sostenible, manifestando su total compromiso político con esta iniciativa. La FAO, el IICA, la CEPAL, el PMA y la OPS/OMS ya se comprometieron a apoyar este esfuerzo y se espera que otras organizaciones internacionales lo hagan en un futuro próximo.

Para más información visite el sitio web de la iniciativa.

 
Subsidios
Portal de publicaciones

Oficinas de país

Oficina Regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud
525 Twenty-third Street, N.W., Washington, D.C. 20037, United States of America
Tel.: +1 (202) 974-3000 Fax: +1 (202) 974-3663

© Pan American Health Organization. All rights reserved.