Skip to content



Washington, DC, 16 de enero de 2013 (OPS/OMS).-- Durante la última década se registraron grandes progresos en la lucha contra las enfermedades infecciosas desatendidas en la Latinoamérica y el Caribe, como la enfermedad de Chagas, la lepra y la oncocercosis (ceguera de los ríos), pero el compromiso sostenido de los gobiernos de la región y otras instituciones y socios sigue siendo necesario para controlar y eliminar este grupo de enfermedades que afectan en mayor medida a la población que vive en la pobreza, afirmaron expertos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), en el marco del lanzamiento del Segundo Reporte Global de las Enfermedades Tropicales Desatendidas de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El nuevo informe de la OMS reporta un avance mundial sin precedentes en contra de 17 enfermedades tropicales desatendidas gracias a una nueva estrategia global, un suministro regular de medicamentos de calidad y costo-efectivos y apoyo de los socios mundiales. En las Américas el grupo se conforma por 12 de esas enfermedades y se clasifican bajo el nombre de enfermedades infecciosas desatendidas, muchas de las cuales son causadas por parásitos, otras por bacterias o virus.

Un total de diez enfermedades (filariasis linfática, oncocercosis, ceguera por tracoma, enfermedad de Chagas, malaria, lepra, sífilis congénita, tétanos neonatal, rabia transmitida por perros y peste) podrían ser eliminadas entre 2015 y 2020, y otras dos (geohelmintiasis y esquistosomiasis) mejor controladas en la región, según las metas de eliminación aprobadas en 2009 por el Consejo Directivo de la OPS y de acuerdo a la Hoja de Ruta de la OMS para enfermedades tropicales desatendidas (2012).

Entre los avances regionales de la última década figuran:

  • La transmisión de la oncocercosis ha sido interrumpida o eliminada en 11 de los 13 focos, y Colombia está en proceso de recibir la verificación oficial de la eliminación por parte de la OMS;
  • Catorce países han interrumpido la transmisión por el vector doméstico de la enfermedad de Chagas en todo el país o en algunas de sus áreas endémicas, y la transmisión a través de los bancos de sangre también ha sido eliminada en la gran mayoría de los países;
  • En el Caribe, Guadalupe, Martinica y Puerto Rico han eliminado la transmisión de la esquistosomiasis, y Santa Lucía y Surinam están cerca de la eliminación;
  • De los 35 países y territorios de las Américas, 34 han eliminado la lepra a nivel nacional (menos de un caso por cada 10.000 habitantes);
  • Costa Rica, Surinam y Trinidad y Tobago fueron retirados de la lista de países endémicos para filariasis linfática, y 9 millones de personas fueron tratadas en 2011 y 2012 contra esta enfermedad principalmente en Haití;
  • Seis millones de niños pre-escolares y 19 millones de escolares fueron desparasitados contra los geohelmintos en 2011.


“Todos estos logros representan una reducción importante en el sufrimiento, discapacidad y dolor de las familias más pobres y también representan la experiencia ganada que debe ser potenciada y expandida para cerrar aún más las brechas en la Región en cuanto al control y eliminación de estas enfermedades”, señaló el asesor principal en Prevención y Control de Enfermedades Infecciosas de la OPS, Luis Gerardo Castellanos.

En enero de 2012 la OMS lanzó una Hoja de Ruta para acelerar el logro de las metas de eliminación de las enfermedades infecciosas desatendidas a nivel global, y los socios y aliados firmaron la Declaración de Londres.

Como parte de la nueva estrategia global de la OMS para combatir las enfermedades infecciosas desatendidas, la donación de medicamentos para “quimioterapia preventiva” y el financiamiento de acciones e iniciativas a través de la alineación de un amplio grupo de socios internacionales están teniendo un impacto medible en los países afectados. De los millones de personas en riesgo de sufrir enfermedades infecciosas desatendidas en América Latina y el Caribe, muchas ya están recibiendo en forma masiva un suministro de los medicamentos necesarios -seguros, de dosis única, con garantía de calidad- para el tratamiento preventivo contra cinco enfermedades (filariasis, oncocercosis, tracoma, geohelmintiasis y esquistosomiasis).

Estos medicamentos son suministrados a través de donaciones de los asignatarios a la Declaración de Londres, mientras que otros medicamentos para otras enfermedades están siendo facilitados por compras a través del Fondo Estratégico de la OPS o del Fondo Global para Malaria, Tuberculosis y VIH.

Este año, la OPS cumple 111 años y es la organización internacional de salud pública más antigua del mundo. Trabaja con todos los países del continente americano para mejorar la salud y la calidad de la vida de las personas de las Américas y actúa como la Oficina Regional para las Américas de la OMS.

 

Enlaces



Contactos:
Leticia Linn, Cette adresse email est protégée contre les robots des spammeurs, vous devez activer Javascript pour la voir. , Tel. + 202 974 3440, Móvil +1 202 701 4005, Donna Eberwine-Villagran, Cette adresse email est protégée contre les robots des spammeurs, vous devez activer Javascript pour la voir. , Tel. +1 202 974 3122, Móvil  +1 202 316 5469, Sebastián Oliel, Cette adresse email est protégée contre les robots des spammeurs, vous devez activer Javascript pour la voir. , Tel. +1 202 974 3459, Móvil: 202 316 5679 Gestión del Conocimiento y Comunicaciones, OPS/OMS – www.paho.org

Mise à jour le Jeudi, 17 Janvier 2013 15:16

Regional Office for the Americas of the World Health Organization
525 Twenty-third Street, N.W., Washington, D.C. 20037, United States of America
Tel.: +1 (202) 974-3000 Fax: +1 (202) 974-3663

© Pan American Health Organization. All rights reserved.