Skip to content



Introducción

El plomo es un metal natural que se encuentra en la corteza de la Tierra, especialmente donde las actividades volcánicas y desgastes geoquímicos suelen ocurrir. Las actividades humanas relacionadas con liberación del plomo en el ambiente son la minería, fundición, refinación y reciclaje informal del plomo, el uso de gasolina con plomo, la producción y el reciclaje de baterías de plomo-ácido y pinturas, soldadura, fábrica de cerámica, residuos electrónicos y el uso de plomo en (antiguas) tuberías de agua.

En el ambiente, el plomo se puede encontrar en forma de partículas en suspensión en la atmósfera, el agua, el suelo y la biota en general. Vías de exposición son la inhalación, oral y dérmica. En los seres humanos, órganos blanco son el cerebro, el hígado, los riñones y los huesos. La concentración de plomo en sangre, dientes y huesos puede ser utilizado para evaluar la exposición.

Los/as niños/as son más vulnerables a los efectos del plomo debido a diferentes factores: comportamiento (ruta manos - boca), las tasas metabólicas más elevadas y desarrollo (incluyendo el desarrollo neurológico).

Una nota importante es que la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) / OMS, Comité de Expertos en Aditivos Alimentarios (JECFA), llegaron a la conclusión de que el nivel previo de ingesta tolerable de 25 µg/kg de peso corporal por semana ya no era protectora a la salud, y no fue posible establecer una nueva ingesta semanal tolerable provisional.

Se recomienda la mitigación de riesgos con esfuerzos para diferentes escenarios.

Última actualización el Jueves 17 de Abril de 2014 15:03

Oficina Regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud
525 Twenty-third Street, N.W., Washington, D.C. 20037, United States of America
Tel.: +1 (202) 974-3000 Fax: +1 (202) 974-3663

© Pan American Health Organization. All rights reserved.