Pan American Health Organization | Organización Panamericana de la Salud

Skip to content


Cerca  de 65.000 per...
Los países de Amér...
Ante la potencial in...
El Mes de sensibiliz...
La fiebre chikunguny...
Play
Cerca  de 65.000 per...
slide 0
slide 1
slide 2
slide 3
slide 4

Destacados

Las noticias más recientes


Expertos instan a realizar cambios en las políticas para reducir la hipertensión y otras enfermedades crónicas

Hasta el 90% de las personas pueden desarrollar presión arterial alta en algún momento de sus vidas, si las tendencias actuales continúan

Washington, D.C., 5 de abril de 2013 (OPS/OMS).- La presión arterial alta -el principal factor de riesgo para enfermedades cardiovasculares y muertes en todo el mundo- es una condición tratable y prevenible cuyo riesgo se puede reducir mediante cambios en el estilo de vida, sobre todo a través de reducción del consumo de sal y la realización de ejercicio físico.

Sin embargo, la hipertensión y otros problemas crónicos de salud no son solamente una consecuencia de comportamientos personales, según afirmaron expertos que participaron de un acto convocado por la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS), con motivo del Día Mundial de la Salud que se celebra el 7 de abril y cuyo tema para 2013 es "Hipertensión: Conozca sus números".

La reducción de la presión arterial alta en la población requiere la creación de ambientes que faciliten la alimentación saludable, la actividad física y el acceso universal a la atención sanitaria preventiva y curativa, indicaron.

¿Qué podemos decir para ayudar a las personas a reducir sus probabilidades de desarrollar hipertensión?", preguntó la Directora de la OPS/OMS, Carissa F. Etienne, a los participantes de la actividad en la sede de la Organización en Washington DC. "Podemos instarlos a reducir su consumo de sal, llevar una dieta saludable y balanceada, evitar el consumo nocivo de alcohol, practicar actividad física en forma regular y mantener un peso corporal saludable", sostuvo. "Pero, en la lucha contra la presión arterial alta, tomar medidas a nivel de la población es tan importante como eso".

Etienne comentó los esfuerzos que actualmente se están llevando a cabo en los países de América Latina, como el trabajo de Argentina con la industria alimentaria para reducir la sal en el pan y otros alimentos procesados industrialmente; las ciclovías de los domingos en Colombia y los esfuerzos de Perú para promover su cocina tradicional -y de renombre internacional- por sobre los alimentos procesados. Vea aquí la presentación de la Directora de la OPS/OMS.

Norman Campbell, profesor de la Universidad de Calgary y presidente electo de la Liga Mundial de Hipertensión, estimó que el 90% de la población mundial podría sufrir de hipertensión (presión arterial de 140/90 o más) en algún momento de sus vidas, si las tendencias actuales continúan. Para evitar esta amenaza, llamó a desarrollar medidas que tengan un impacto a nivel de la población, incluida la prohibición de la publicidad de bebidas azucaradas y otros alimentos chatarra para los niños, además de regulaciones gubernamentales dirigidas a reducir la sal en los alimentos procesados. Ver aquí la presentación (en inglés)

Bill Corr, secretario adjunto del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS, según sus siglas en inglés) de los Estados Unidos, manifestó que la cobertura universal en salud es también importante para lograr la reducción de la hipertensión y otras condiciones crónicas.

"La cobertura universal no es un fin en sí misma, sino un resultado esencial que ayudará a mejorar los resultados de salud en todos los ámbitos", dijo Corr. "Y creemos que es una meta que puede unificar al mundo en su búsqueda común de una mejor salud." Vea aquí la presentación de Corr (en inglés)

Sonia Angell, asesora principal de enfermedades no transmisibles globales de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos, señaló que los gobiernos de todo el mundo han aprobado un conjunto de objetivos de reducción de la carga de enfermedades no transmisibles, que incluyen la reducción de la prevalencia de la hipertensión en un 25% para el 2025.

"Hay dos maneras de lograr esta meta: estilos de vida saludables y control de la presión arterial", señaló Angell. "Si los niveles de presión arterial permanecen sin cambios, los costes sanitarios en los próximos 10 años podrían alcanzar $ 1 billón a nivel mundial y $ 43 millones en América Latina y el Caribe". Vea aquí la presentación de Angell (en inglés)

Cristina Rabadán-Diehl, directora interina de la Oficina de Salud Global del Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de los Estados Unidos, indicó que la reducción de la hipertensión y otros factores de riesgo de enfermedades no transmisibles requieren la acción y colaboración de múltiples sectores.

"Si bien estamos sintiendo el impacto de estas enfermedades en el sector de la salud, las soluciones no son sólo de este sector", remarcó. "Se requieren alianzas multisectoriales e internacionales que trabajen en conjunto para reducir los factores de riesgo". Vea aquí la presentación de Rabadán-Diehl (en inglés)

 

Enlaces:

 
Fundación de la OPS
Portal de publicaciones

Oficina Regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud
525 Twenty-third Street, N.W., Washington, D.C. 20037, United States of America
Tel.: +1 (202) 974-3000 Fax: +1 (202) 974-3663

© Pan American Health Organization. All rights reserved.