Skip to content

Bookmark and Share



Haití introdujo recientemente la pentavalente, una vacuna combinada diseñada para proteger a los niños frente a cinco peligrosas enfermedades.

Puerto Príncipe, Haití, abril de 2013 (OPS/OMS).- Jean Pierre sabe que vacunar a Isabel es uno de los mejores regalos que puede hacerle. Ocurre que este padre de familia conoce de tragedias y de muertes porque las ha visto de cerca en los últimos tres años: desde el devastador terremoto que azotó a Haití en enero de 2010 y se cobró la vida de más de 220.000 haitianos; hasta los vientos y lluvias del huracán Tomas en octubre de ese año y la todavía activa epidemia de cólera que comenzó un mes después.

Una vacuna contra cinco enfermedades

Haití es uno de los países con más altas tasas de mortalidad infantil en las Américas. Las principales causas son las infecciones respiratorias agudas, las enfermedades diarreicas, la anemia y la desnutrición crónica. Las vacunas son una manera eficaz de prevenir muchas de estas enfermedades. La vacuna pentavalente protege a los niños de la difteria, tétanos, tos ferina, hepatitis B y Haemophilus influenzae tipo b (Hib), que causa neumonía y meningitis.

El joven papá sabe que su prioridad es proteger a su hija de enfermedades que pueden poner en riesgo su vida. “Hemos venido para que ella tome su vacuna”, relata mientras aguarda el llamado para el pinchazo que le salvará la vida en el Hospital Eliazar Germain, en Pétion Ville, un suburbio del área metropolitana de Puerto Príncipe. Y afirma: “la vacunación ayuda a que los niños no contraigan enfermedades especialmente porque juegan en todas partes y normalmente se enferman”.

Esta es la razón por la cual la Organización Panamericana de la Salud (OPS), oficina regional de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para las Américas, ha venido trabajando con el Ministerio de Salud Pública y Población de Haití (MSPP) para integrar la nueva vacuna en el programa nacional de inmunización, colocando a Haití a la par del resto de los países de la región.

Más niños y niñas vacunados

Las palabras de Jean Pierre repiten como un eco los mensajes que el MSPP y los trabajadores de la salud pronuncian desde que en noviembre de 2012 comenzaron a aplicar la vacuna pentavalente para proteger a los lactantes contra la difteria, el tétanos, la tos ferina, la hepatitis B y el Haemophilus influenzae tipo b (Hib), y que ha generado gran afluencia de padres en los centros de salud. Las proyecciones indican que alrededor de 3 mil muertes de niños menores de 5 serán evitadas en los próximos cuatro años a raíz de la adopción de esta nueva vacuna, que agrega un antígeno contra la Hib.

“La introducción de la pentavalente ha sido una buena experiencia. Nos ha traído muchos pacientes, mucha demanda”, evalúa la enfermera Denisse Jean Baptiste, encargada del vacunatorio en el Hospital Eliazar Germain con la sala colmada de madres, padres y niños como evidencia.

La pentavalente “tiene antígenos que son indispensables para luchar contra las enfermedades de la infancia y reducir la mortalidad infantil”, explica el director del Programa Ampliado de Inmunización de Haití, Jeannot François. “Si bien todavía no ha pasado suficiente tiempo como para medir el impacto, los primeros resultados muestran que la comunicación y la movilización social fueron positivas ya que hay muchos padres interesados en una vacuna que antes estaba disponible en el sector privado, pero ahora es accesible para todos en forma gratuita”.

La meta de las autoridades sanitarias es vacunar a 288 mil niños menores de un año. Para alcanzarla, la OPS/OMS reclutó y entrenó a un equipo de 12 médicos haitianos, formados en Cuba y en la República Dominicana, quienes capacitaron y supervisaron a los vacunadores de los diez departamentos del país en la administración de la pentavalente.

La incorporación de esta nueva vacuna fue apoyada por la OPS/OMS, la Alianza GAVI y los Centros para la Prevención y Control de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos, quienes también contribuyeron a asegurar las compras a precios asequibles y la distribución apropiada.

En el hospital de Pétion Ville, la enfermera llama a Isabel para aplicarle una vacuna y suministrarle una cápsula de vitamina A. Una veintena de niños aún aguardan el encuentro con el pinchazo que les sacará una lágrima pero les alargará la vida. Desde el vacunatorio, Denisse Jean Baptiste lanza un mensaje: “Gracias por los niños de Haití”.

Última actualización el Viernes 10 de Mayo de 2013 12:59

Oficina Regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud
525 Twenty-third Street, N.W., Washington, D.C. 20037, United States of America
Tel.: +1 (202) 974-3000 Fax: +1 (202) 974-3663

© Pan American Health Organization. All rights reserved.