Skip to content

La Representación en México de la OPS/OMS Acompaña Iniciativa para Detener la Epidemia de Obesidad en México

Imprimir Correo electrónico

México D.F., a 09 de Agosto de 2013   

Derivado del grave problema de salud pública que representa la obesidad en México, el consumo de refrescos y bebidas azucaradas juega un papel importante en la calidad de la alimentación de la población, la Representación en México de la OPS/OMS y la Senadora de la República Marcela Torres Peimbert, convocaron a un encuentro de dialogo con líderes de opinión y miembros de los medios de comunicación denominado; “Impuestos al Refresco: una Política Fiscal Saludable”, en aras de evidenciar la importancia de las medidas fiscales como medidas de reducción de la demanda, a partir del posicionamiento de la iniciativa de la Senadora Torres sobre un Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) de 20% a los refrescos azucarados. Lo anterior para desincentivar su consumo, siendo una respuesta viable a los crecientes costos sociales y económicos de la obesidad en el país.

De conformidad con la evidencia científica, la Dra. Maureen Birmngham y la Senadora Torres, hicieron mención al hecho de que el aumento en la prevalencia de sobrepeso y obesidad a escala mundial está estrechamente vinculado a una tendencia creciente hacia la ingesta de alimentos hipercalóricos, ricos en grasas y azúcares, incluidos los refrescos azucarados. De acuerdo con los especialistas, el consumo de azúcares en exceso puede resultar dañino en cualquiera de sus formas (sacarosa, fructosa, glucosa, etc.) ya que brinda sólo calorías vacías, lo que contribuye al aumento de peso, al desequilibrio hormonal, a la resistencia a la insulina y a la diabetes.

En México, 8 de cada 10 muertes son ocasionadas por ECNT relacionadas con obesidad y sobrepeso. El aumento en el consumo de las bebidas azucaradas, incluidos los refrescos en todas las edades y grupos étnicos está relacionado con el aumento de la incidencia de síndrome metabólico (ligado al sobrepeso y la obesidad), así como resistencia a la insulina, causando diabetes, entre otras enfermedades. Los expertos señalaron que la probabilidad de que un niño sea obeso aumenta hasta en 60% por cada porción de refresco de 227 ml. que consume al día, al mismo tiempo que aumenta las probabilidades de padecer diabetes y otras enfermedades relacionadas con el sobrepeso. Por otra parte, se estima que los adultos que consumen refrescos de manera ocasional, son 15% más propensos a padecer sobrepeso y obesidad, cifra que aumenta a 27% si el consumo es de una o más porciones de refresco al día.

Se reiteró que México es el primer consumidor de refrescos a nivel mundial con 163 litros por persona al año, consumo 40% mayor que el de un estadounidense promedio con 118 litros al año. De conformidad con un estudio reciente de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) de julio 2013, México ocupa la tasa más alta de obesidad en adultos de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). En consecuencia del año 2006 al 2012, cerca de 500 mil personas murieron a causa de la diabetes. Se estima que de continuar con esta tendencia, para el año 2018 esta cifra podría incrementarse en cerca de 800 mil, señaló el Lic. Alejandro Calvillo, Director General del Poder del Consumidor.
Se hizo énfasis en que el problema del sobrepeso y la obesidad en México es complejo, sin embargo; la alimentación y la nutrición son factores clave para enfrentarlos. Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en 2010 el gasto de las familias mexicanas en bebidas no alcohólicas (incluyendo refrescos) representó el 7% del gasto en alimentos. Los hogares mexicanos destinaron la misma cantidad de dinero en refrescos que en carne de res y ternera.

Presentación del Lic. Alejandro Calvillo - El Poder del Consumidor  

En México, son impostergables las acciones encaminadas a revertir el grave problema de salud pública que el sobrepeso y la obesidad representan. Es por ello que se discutirá en el Congreso una Iniciativa de Ley que pretende establecer un Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) a los refrescos, la cual fue analizada por diversos expertos nacionales e internacionales, desde la óptica de la mejor evidencia científica disponible y las perspectivas de implementación en México, razón por la cual tiene el aval y acompañamiento de la Organización, destaco el Lic Carlos Gámez, Consultor Nacional de OPS sobre Factores de Riesgo de las Enfermedades Crónicas.

Durante el encuentro se concluyó que resulta improrrogable emprender acciones para la disminución de la mortalidad y la carga económica que la obesidad genera al sistema de salud en México. Lo anterior, en virtud de que los costos se duplicaron entre 2000 y 2008, pasando de cerca de 35,500 millones de pesos a por lo menos 67,000 millones de pesos. De continuar esta tendencia, se estima que dicho gasto podría aumentar a más de 150,500 millones de pesos para el año 2017, equivalente a más de cinco veces el presupuesto de la UNAM en 2012.

Adicionalmente, el costo indirecto estimado por pérdida de productividad derivada de muertes prematuras asociadas a la obesidad, fue de más de 25 mil millones de pesos en 2008, el cual tiene un crecimiento anual de 13.5%. Si este problema no se soluciona mediante programas y políticas públicas de prevención y disminución de los factores obesogénicos, este costo podría alcanzar incluso los 73 mil millones de pesos, para el año 2017.

De acuerdo con la Senadora Torres, la Iniciativa de Ley pretende establecer un Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) de 20% a los refrescos azucarados, ayudaría a disminuir el consumo en aproximadamente 26% y aumentaría la recaudación fiscal en al menos 22 mil millones de pesos, recursos que enfatizó deberían destinarse para garantizar el acceso al agua potable, introducir bebederos de agua potable en las escuelas y espacios públicos, e impulsar campañas, programas y políticas para fomentar hábitos de consumo y estilos de vida saludables.

A su vez, de conformidad con la Dra. Arantxa Colchero, Investigadora del Instituto Nacional de Salud Pública, la demanda de refresco en México es elástica, por lo que incrementar los impuestos desincentivaría el consumo de estos productos y fortalecería la capacidad recaudatoria del país. El impuesto de 20% (1.7 pesos) por litro de refresco ayudaría a disminuir el consumo de estos productos de 163.3 litros por persona al año a 120.9 litros (26%), lo cual ayudaría a reducir hasta en 12% la prevalencia de diabetes en el país, así como a disminuir en más del 25% los costos de nuevos casos de diabetes durante los próximos 10 años. Esto reduciría el costo directo de la atención médica de 42 mil millones de pesos a 35 mil millones de pesos, una reducción de aproximadamente el 17%.

Presentación de la Dra. Arantxa Colchero - INSP

Experiencias internacionales han demostrado que el impuesto a los refrescos modifica los patrones de consumo de la población hacia alternativas más saludables como el agua natural, reduciendo de manera efectiva el riesgo de obesidad. Sin embargo, el impuesto no es la única medida que se debe implementar para hacer frente al enorme problema que representa la epidemia de obesidad en México. “No es una política aislada, sino una estrategia que forma parte de diferentes medidas multisectoriales”, mencionó la Representante de la OPS/OMS, Dra. Maureen Birmingham.

“El reto es implementar políticas públicas para detener la tendencia de obesidad en México, de lo contario los padecimientos asociados a la obesidad para los siguientes 20 años, representarán una carga incalculable sobre el Sistema Nacional de Salud. Es por ello que hoy existe la oportunidad de salvar la vida de millones de mexicanos mediante la generación de políticas públicas que detengan y reviertan el problema de la obesidad en México”, afirmó la Senadora Torres, principal vocera de la iniciativa de IEPS a los refrescos azucarados.

Al evento también concurrieron diversas personalidades de la Secretaría de Salud, la academia, la sociedad civil y diversas instituciones internacionales, de entre las que destacan la Dra. Lucero Rodríguez de la Dirección General de Promoción de la Salud, la Lic. Ch´uya Lane Representante de Bloomberg Philantropies, la Lic. Gabriela Veloso, Directora Ejecutiva de la Fundación Interamericana del Corazón y la Lic. Alehira Orozco, Directora de Asuntos Legislativos de la Fundación Mídete. 

Enlaces de Interés

Discurso de la Dra. Birmingham. El impuesto a refrescos desde la óptica de la evidencia científica

 VFinal_Consumo de bebidas azucaradas

FinalAspectosEconomicosImpuestoRefreso

 

 

 

Última actualización el Lunes 02 de Septiembre de 2013 14:44
Linkedin
RSS Feed

 

 

Redes sociales OPS/OMS México:

Horacio No. 1855, Piso 3, Oficina 305, Colonia Los Morales Polanco, México, D.F. 11510, México
Edificio "Torre Prisma" - Periférico esq. Horacio
Tel.: +52 55 5980-0880  Fax: +52 55 5395-5681
    http://www.paho.org/mex     email e-mail@mex.ops-oms.org