Firma del Convenio de Colaboración para el Intercambio de Información y Convenio Específico para el Intercambio de Servicios de Salud

Imprimir Correo electrónico

Los Cabos, Baja California Sur, 15 de junio del 2012
Qué tal.
Muy buenas tardes, queridos amigos.
 

Muy estimada y admirada doctora Margaret Chan, Directora General de la Organización Mundial de la Salud. Es un gran honor, un gran honor para todos los mexicanos, el que usted se haya dignado a venir a esta pequeña comunidad de Los Cabos, en Cabo San Lucas, para este, coincido con usted, trascendental evento; la firma de estos convenios.

Muy estimado doctor Philippe Lamy, Representante en México de la Organización Mundial de la Salud.

Muy estimado y querido Marcos Alberto Covarrubias Villaseñor, Gobernador del estado. Muchas gracias por sus palabras, Gobernador.

Magistrado Daniel Gallo, Presidente del Tribunal Superior de Justicia.

Diputado Gil Cueva, Presidente del Congreso.

General Jorge Calvillo, Comandante de la III Zona Militar.

Muy queridas doctoras, doctores, enfermeras, enfermeros, trabajadores de los sistemas de salud.

Amigas y amigos:

En primer lugar. Quiero decirle, sí, efectivamente, nos hemos dado nuestras vueltitas a Baja California Sur, Gobernador. No cabe duda. Pero, además de ser parte del trabajo, parte de la chamba, lo cual lo hacemos con mucho gusto, para mí es un verdadero placer estar aquí, en Baja California Sur.

Y han sido Giras de Trabajo pero, también, de gusto y, sobre todo, de gusto. Como la que nos echamos, precisamente, el fin de semana pasado. Como hicimos esa carretera extraordinaria de cuatro carriles, de La Paz a Los Cabos-Todos Santos. No se podía inaugurar, pero nadie nos impedía recorrerla.

Y, por eso, la recorrimos, aunque sea un tramito en bicicleta. Un tramito de 86 kilómetros. Afortunadamente, no tuvimos que recurrir a los servicios de salud, pero sabemos que están puestos los servicios de salud en el país.

Así que, me da mucho gusto estar, nuevamente, Gobernador.

Y, ya en serio, les comento a todos ustedes, amigas y amigos, que estamos trabajando muy duro para convertir a México, en el México que queremos: una Nación cada vez más justa, cada vez más próspera; en donde las oportunidades se vayan igualando para todos, independientemente de la región, de la condición social, económica que cada quien viva.

Queremos la igualdad de oportunidades, y estamos empezando, entre otras cosas, por igualar las oportunidades para la salud.

Hoy, sin embargo, creo que estamos llegando a una de las grandes metas que nos habíamos propuesto en el Sistema de Salud. Como ustedes saben, amigas y amigos, el Sistema de Salud en México se fue componiendo de una manera fragmentada.

Lo que más se desarrolló, primero, fue el Seguro Social. Es decir, un sistema de seguridad social en el que los empleadores, los patrones y, de ciertos montos, también, los trabajadores, pagan una cuota, el Gobierno paga una cuota, y se generan servicios médicos y prestaciones, pensiones, etcétera, pero sólo para la gente que trabaja en las empresas. También, se generó, hace muchos años, el ISSSTE, que es como el Seguro Social, pero sólo para los trabajadores del Gobierno.

Pero qué pasaba con la gente que no trabaja en una empresa y que no trabaja en el Gobierno.

No tenía asegurada su cobertura de salud, ni el financiamiento para tener servicios de salud de calidad. Y, por eso, se creó el Seguro Popular; un Seguro que cubre plenamente a las familias que no tienen trabajo formal en las empresas, que no trabajan en el Gobierno y que, por cierto, eran las más pobres de México; porque más pobre que un trabajador en una empresa, es aquel trabajador que no tiene trabajo. Más pobre que el más modesto de los empleados públicos, es aquel que ni siquiera tiene la posibilidad de tener una fuente de ingreso.

Para ellos fue el Seguro Popular.

Y qué fue lo que ha generado.

Antes de que apareciera el Seguro Popular, como más de la mitad de la gente en México no trabajaba en las empresas y tampoco trabajaba en el Gobierno, más de la mitad de la gente en México no tenía cobertura de salud.

Según el Censo del año 2000, en México sólo, de los 100 millones de mexicanos que éramos entonces, ahora somos 112, sólo 45 millones tenían cobertura de salud en estos términos. Más de la mitad de la población, en el año 2000, al inicio de este siglo no tenían cobertura de salud.

Y, hoy, gracias al esfuerzo de todos y del Seguro Popular, la cobertura de salud está llegando ya a 107 millones de mexicanos; es decir, más o menos en una década, poco menos de una década, le dimos más acceso a la salud que todo el acceso a la salud que se había dado a los mexicanos en el Siglo XX.

Y esto lo hicimos con un gran esfuerzo, que los mexicanos hicimos con mucho esfuerzo; más de mil 100 hospitales o clínicas nuevas como ésta, de Cabo San Lucas, o como el que hicimos, decía el Gobernador, ahí, el gran hospital, enorme ese, que hicimos en La Paz, de Salvatierra; o el Hospital que inauguramos, también, aquí, en San José cuando, por cierto, Baja California Sur fue el primer estado en lograr la cobertura universal de salud; o el gran hospital del ISSSTE, que también inauguramos, también, inauguramos en La Paz, y muchos otros.

Y hemos ampliado o remodelado más de dos mil 200 adicionales. Como decía el Gobernador, muchas de esas clínicas rurales o unidades de medicina familiar, etcétera.

Eso nos ha permitido dar la cobertura. Pero faltaba algo, amigas y amigos. Y es algo que a veces nos pasa a los mexicanos, desgraciadamente, que tenemos muchas cosas buenas entre todos, pero a veces ni nos hablamos.

Y así estaba pasando a los sistemas de seguridad social, la verdad, hablando en plata, como se dice; hablando con toda franqueza.

Todavía un trabajador del Seguro Social, por ejemplo, no puede atenderse en el ISSSTE, ni uno del ISSSTE se puede atender en el Seguro Social, ni uno del Seguro Popular puede atenderse en ninguno de los dos, o viceversa. Pero eso, amigas y amigos, esta división, esta separación entre las tres grandes instituciones que tenemos los mexicanos, las tres muy buenas, hoy empieza a terminar.

Con este convenio que estamos firmando, un convenio verdaderamente histórico, por primera vez un Estado de la República Mexicana, y afortunadamente Baja California Sur, hoy, los empleados de los tres sistemas van a poder atenderse, en ciertas circunstancias, en cualquiera de los tres sistemas.

Este gran logro, amigas y amigos, es un primer paso, porque no queremos desequilibrar los sistemas. No queremos que sea; es decir, no queremos que se quite, digamos, los beneficiarios de un lado para que se vayan todos para otro, y se desequilibre. No.

Lo que queremos es que en aquellas circunstancias específicas, en que un sistema puede atender a los beneficiarios de otro, que no pueden atenderlos por sí mismo, se atiendan, como puede ser en los casos de urgencias, o en los casos de especializaciones, o en los casos en que la infraestructura no lo permite.

Por ejemplo, algunos ejemplos muy claros. Uno de mis lugares favoritos de Baja California Sur es, por supuesto, Guerrero Negro. Ahí, vengo religiosamente cada año, con mis niños, a ver las ballenas a la Laguna Ojo de Liebre. Y nos paseamos ahí, en Guerrero Negro, en sus calles tan quietas, tan hermosas, en fin. Y ahí, hay un hospital del Seguro Social. Claro, porque están todos los trabajadores de la salinera.

Pero, teniendo el IMSS, ahí, un hospital, bastante respetable, como decía el Gobernador, los trabajadores del ISSSTE, o los del sistema de salud, o la gente del Seguro Popular en el sistema de salud, si tenía una necesidad de atenderse en un hospital, no podía atenderse en el Hospital de Guerrero Negro. Tenía que agarrar carretera, tres horas, dos, tres horas. Cuánto será a Santa Rosalía. Cuatro horas; o hasta acá, hasta La Paz, que han de ser como cinco o seis. Ocho, es que está muy grande el estado, para poderse atender.

Qué es lo que permite este convenio.

Que aunque el hospital sea del Seguro Social allá, en Guerrero Negro, atienda a la gente de Guerrero Negro, tanto del ISSSTE, como del Seguro Popular, y ya no tengan que ir ni a Mulegé, ni a Santa Rosalía, ni a La Paz para atenderse.

Y al revés, los de Santa Rosalía, que tienen ese pueblo minero, además, con construcciones afrancesadas muy bonitas, del Siglo XIX ha de ser, todavía. Ahí es al revés. Ahí, los del ISSSTE juegan de local, porque ahí sí hay dos hospitales: uno de la Secretaría de Salud y otro del ISSSTE, ah, pero no hay hospital del IMSS.

Entonces, los asegurados del Seguro Social que necesitaban un hospital, tenían que ir hasta La Paz para poder atenderse. Hoy, aunque no hay hospital del Seguro Social, se van a poder atender en el hospital del ISSSTE o del Sistema de Salud ahí, en Santa Rosalía.

Lo mismo, amigas y amigos, en Loreto, otro hospital que hicimos, también, recientemente, que ese si no lo pude inaugurar, no alcancé. Un hospitalito pequeño, pero muy eficiente, de 16 camas, pero tiene quirófano, urgencias, sala de choque. En fin. Que está ahí; va a poder ser utilizado por la gente, tanto del IMSS, como del ISSSTE, que no tienen hospital en Loreto. En fin. Y que tenían que irse hasta Ciudad Constitución.

Cuántas horas, compañero, de Loreto a Constitución.

Quién da más.

Dos, tres horas.

Ese traslado, amigas y amigos, ya no es necesario.

U otro ejemplo que es bien interesante. Por ejemplo, aunque seamos del Hospital del ISSSTE ahí, en La Paz, en realidad. Cuál es el hospital que tiene esta especialidad de cateterismo que vimos, Gobernador. Cuál es.

Uno tiene la especialidad en cateterismo y el otro tiene en hemodinamia. Uno de los dos.

Era absurdo que los beneficiarios, por ejemplo, del Seguro Social, cuando necesitaban un cateterismo tenían que irse hasta Sonora para poder hacerse el cateterismo, o hasta la Ciudad de México.

Hoy, lo van a poder hacer ahí mismo, en La Paz, en el gran hospital que inauguramos en Salvatierra, hacerse ese cateterismo. O una hemodinamia, una persona que lo necesitara por los padecimientos que tiene, aunque no sea asegurado del hospital que tiene las instalaciones.

Yo pienso, amigas y amigos, que éste es uno de los logros más consolidados del Sistema de Salud en México. Por fin, por fin es como si llegaran, cuando esas escenas espectaculares, de que un satélite americano, de repente llega una nave rusa, en aquellos tiempos de la Guerra Fría, y entran ahí, se saludan los astronautas. Más o menos, es lo que estamos haciendo aquí. Estamos haciendo que beneficiarios del Seguro Social puedan atenderse en el ISSSTE y del Seguro Popular en el Seguro Social, y viceversa.

Éste es el principio de la verdadera universalización de los servicios. Y, claro, esto, había el temor de que afectara a las instituciones.

Por qué.

Porque el Seguro Social tiene sus gastos, el ISSSTE tiene sus gastos, tiene su presupuesto que enfrentar, el Seguro Popular. Pero no va a ser en demérito de nadie.

Por qué.

Porque se logró estructurar un sistema de tarifas y de precios. De tal manera que, si va un asegurado del Seguro Social a atenderse a un hospital de la Secretaría de Salud, del Seguro Popular, el Seguro Popular le va a pagar al ISSSTE por su beneficiario o el Seguro Social; o si alguien del Seguro Popular se atiende en el Seguro Social, le va a pagar al Seguro Social y viceversa. O sea, hay un sistema en estos convenios que permite arreglos financieros que evitan que se desequilibren los sistemas. En fin.

Amigas y amigos:

A mí me da muchísimo gusto que hoy, estemos celebrando los Convenios de Intercambio de Información y los Convenios de Intercambio de Servicios.

Por qué.

Porque éste es el principio de la universalidad de los servicios. Un día vamos a ver en México que, aunque prevalezcan tres grandes sistemas de salud: IMSS, ISSSTE y Seguro Popular, los sistemas van a ser básicamente de financiamiento, un verdadero seguro.

Un seguro, amigas y amigos, no es el que tiene el hospital. El seguro es el que pone el dinero para curar a alguien cuando se enferma o cuando se accidenta. El seguro es un mecanismo financiero y económico.

En México, estamos acostumbrados de verlos como un organismo prestador de servicios. Pero va a llegar el día que aunque tengamos tres sistemas de financiamiento del servicio médico, tengamos un solo sistema de salud que abrigue por igual a todos los mexicanos.

Este paso que damos en Baja California Sur va a ser trascendente para todo el país. Y yo hago votos que, con tantas cosas buenas que están ocurriendo en este estado, con el liderazgo del Gobernador Marcos Covarrubias, este sistema va a funcionar y le va a poner el ejemplo a todo México para que, verdaderamente, se universalicen los tres grandes sistemas de salud que hemos construido, y siga siendo, nuestro país, vanguardia, verdaderamente, en materia de salud.

Así que, muchas felicidades a todas y a todos ustedes por eso.

Dos cositas más que les voy a mencionar.

Una. Que ya estamos listos para el G20. Estamos puestos. Y quien está, además, muy puesto entre los puestos, es todo el sector salud de Baja California Sur y de México, está listo para recibir a los líderes del mundo aquí, en Baja California Sur.

Todos los hospitales de Los Cabos están listos, me comentan los directores del Seguro Social, del ISSSTE, el Secretario de Salud. Todos están listos.

Hemos reequipado algunos hospitales, los hemos vuelto hospitales de primerísima calidad. Dios no lo quiera, pero por si llegara a pasar cualquier cosa, un accidente pequeño, una luxación o, incluso, algún accidente vascular más serio, a cualquier persona, no digo los líderes, de las delegaciones, que vienen miles de personas.

Las instalaciones de Baja California Sur, en Los Cabos, están listas para atender cualquiera, cualquier contingencia, con los mejores médicos de México, que están entre los mejores del mundo, y que están, ahora, en Los Cabos, para atender a nuestros visitantes.

Tenemos atención, además. Veo esas Caravanas de la Salud, que se ve que están nuevecitas, allá atrás, van a estar, también, atendiendo a toda la gente que vine a cubrir la reunión. En fin.

Vamos a tener servicio de salud de lujo para Baja California Sur, para nuestros visitantes, desde luego, pero que se va a quedar ya para todo Baja California Sur, para Los Cabos. Así que, salió ganando aquí, mi querido amigo Marcos Covarrubias, como Gobernador. No, él no, pero sí todos sus gobernados.

La última. No puedo mencionar, ojalá pueda ser una nota aparte y no se pierda la nota de la salud. Esto es otra cosa. Pero yo sí creo que debo mencionar que hoy, el Presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha dado un mensaje muy importante y una medida muy importante, que creo que debemos de reconocer.

Ha decretado, el Presidente de Estados Unidos, que por lo que toca a él, al Gobierno Federal de Estados Unidos, le va a dar una prórroga migratoria; es decir, no va a expulsar, a deportar, a los hijos de migrantes que hayan llegado siendo menores de edad a los Estados Unidos. Eso es algo muy importante.

Por lo menos les va a dar una prórroga, creo que de dos años. Habrá que ver los detalles, pero yo sí quiero, como mexicano y como Presidente de México, reconocer y agradecer al Presidente de Estados Unidos, Barack Obama, por esta medida tan importante y tan valiente, porque lo van a criticar mucho, porque se le van a echar encima, lo que sea. Pero es muy valiente de su parte tener este gesto de humanidad elemental, porque esos niños que un día llegaron a Estados Unidos, y que como él mismo dijo el día de hoy: Son verdaderamente ciudadanos de bien en Estados Unidos, son casi norteamericanos de corazón, no tienen por qué ser injustamente lanzados de la tierra donde han echado sus raíces, por causas que no son imputables a ellos.

Así que, mi reconocimiento y gratitud a nombre de todos los mexicanos.

Y, amigas y amigos, finalmente, una palabra de agradecimiento a todo Baja California Sur y, particularmente, a la gente de Los Cabos: Gracias, gracias por abrir las puertas de este bello rincón de México a todo el mundo.

En los próximos dos días estaremos reunidos los Presidentes, los Jefes de Estado, o los Primeros Ministros, Reyes, incluso, de las economías que representan casi el 90 por ciento del Producto Interno Bruto Mundial. Los Presidentes de los países que representamos a las dos terceras partes de toda la población de la humanidad.

Una reunión muy importante que vamos a tratar sobre los problemas que tiene el mundo ahora en la economía, pero, también, vamos a tratar los problemas de pobreza.

Y yo, doctora Chan, con mucho gusto seré portavoz de su mensaje, para que a pesar de la crisis económica no se desatiendan los problemas de salud elementales. Y, al contrario. Por razones de desarrollo, por fortaleza de nuestras sociedades y de nuestras economías, se siga fortaleciendo prioritariamente la salud.

Trataremos, también, temas de seguridad alimentaria, de crecimiento verde, de protección del medio ambiente, de inclusión de las familias más pobres en los beneficios de la Banca, la inclusión financiera, del fortalecimiento de las instituciones mundiales. En fin.

Vamos a hacer una agenda, ese es mi objetivo como Presidente; hacer aquí, en Los Cabos, una agenda integral para el desarrollo sustentable para los próximos años. Una agenda de largo plazo.

Que vamos a abordar el tema de Grecia y de Europa, y de España. Sí, sí, seguramente, hablaremos de eso. Pero no nos vamos a agotar ahí.

Vamos a abordar, sobre todo, cuál es la agenda del futuro para el mundo, que nos permita crecer, generar empleo y generar una sociedad más justa, más segura, más igualitaria.

Creo que tenemos muchas experiencias qué compartir.

Una de ellas será, precisamente, el Seguro Popular, y el evento que nos tiene hoy aquí, la integración, finalmente, el intercambio de información y de servicios entre las instituciones de salud, como la universalización de los servicios de salud en México.

Así que, enhorabuena para todos. Es una gran noticia.

Y que haya una gran reunión del G20. Qué sea un éxito, como estoy seguro, lo será. Y que esto nos haga sentir todavía, todavía más orgullosos de ser mexicanos.

Muchas gracias.

Última actualización el Lunes 18 de Junio de 2012 19:29