Recorrido por el Hospital General de Tecamachalco

Tecamachalco, Puebla, 4 de mayo del 2012

Muchísimas gracias.
Queridas amigas, queridos amigos de Tecamachalco. Hasta que se me hizo venir aquí, a esta bella Ciudad de Puebla.
Saludo con aprecio a mi amigo, el doctor Rafael Moreno Valle. Le agradezco muchísimo su hospitalidad.
Lo felicito verdaderamente a usted, Gobernador, y a todas y a todos los poblanos, por estas fiestas, que están poniendo muy en alto, qué digo el nombre de Puebla, están poniendo muy en alto el nombre de México, con las fiestas del 150 Aniversario de la Batalla de Puebla.

Al Diputado Edgar Salomón.
Al Magistrado David López, representantes de los poderes del estado.
A Rubén Jesús Balcázar, Presidente Municipal de Tecamachalco. Muchas gracias, Alcalde, por la hospitalidad.
Saludo al General Cienfuegos Zepeda, Oficial Mayor de la SEDENA.
Al doctor Philippe Lamy, Representante de la Organización Panamericana de la Salud y Representante de la Organización Mundial de la Salud en México 

Y, sobre todo, saludo a quienes son el alma de los hospitales de México: a las enfermeras, a los doctores, a las doctoras, a los trabajadores.

Ya lo decía el Gobernador, y creo que vale la pena refrendarlo, amigas y amigos: si hay algo, si hay algo, si hay algo que queremos para nuestros hijos, obviamente quisiéramos muchas cosas. Quisiéramos dinero, una buena esposa, un buen esposo, educación, etcétera, etcétera, etcétera.
Pero si algo, algo, si nos dijeran: nada más pide una cosa. Lo que pedimos para los nuestros, qué es. Es salud, de plano. Que estén bien. Ya lo demás a ver cómo le hacemos.
Pero la salud es lo primero. Y ese es un refrán que aprendimos en la casa de nuestros padres, de nuestros abuelos: La salud es lo primero.

Y eso es también, algo, un principio de Gobierno que asumimos en mi mandato, y estoy seguro que también en el mandato del Gobernador Moreno Valle. La salud es lo primero. Y por eso se han atendido tantos y tantos lugares y rincones del país, con hospitales tan bellos como éste que acabamos de visitar, con clínicas, con unidades de salud, etcétera, etcétera.
La salud es lo primero, y por eso Puebla y todo el país, prácticamente, falta algo ahí, en el Distrito Federal, pero ya estamos completando, prácticamente todo el país ha alcanzado la Cobertura Universal de Salud.
Miren. Qué tan importante es eso. Si ustedes me dicen 10 nombres de países en desarrollo, cinco nombres de países en desarrollo que hayan alcanzado la Cobertura Universal de Salud, la verdad, les doy un premio. No hay, no hay países suficientes, para acabar, con los dedos de una mano, que hayan alcanzado esta meta en países pobres, como lo es pobre también México, y como es pobre esta zona, lo sé muy bien, del Estado de Puebla.
Es más, naciones poderosas, ricas, como Estados Unidos. Ni siquiera Estados Unidos ha alcanzado cobertura universal de salud. Allá, hay millones y millones de americanos, sobre todo hispanos y afroamericanos, que si se enferman, ya se amolaron. Si no tienen dinero para pagar el hospital, mejor que ni se enfermen.

Y aquí, amigas y amigos, aquí hay familias enteras que ya tienen su Seguro Popular. Qué bueno.
Yo creo, amigas y amigos, que si estamos celebrando, y por eso es este hospital, es una obra simbólica. La diferencia de este Hospital de Tecamachalco, con otros que hemos hecho en Puebla.

Me acuerdo que hemos estado en Cuetzalan, estuve también en un hospital. Mencionaba el de Tetela, el Gobernador, también me tocó estar por ahí; el de Las Margaritas. Cómo se me va a olvidar el nombre, del Seguro Social ahí, en Puebla. En fin. En La Margarita. Ese no se me olvida. Más vale que no se me olvide. En fin. Pero éste es especial, porque éste más que hospital es, la manera de celebrar ese hecho tan heroico, como fue la Batalla de Puebla, hace 150 años, en que les dimos, les ganamos al francés, les dimos duro, digámoslo así, a los franceses.

Y así como los mexicanos de entonces ganaron la Batalla de Puebla, aquí, la batalla que hay que ganar, amigas y amigos, es la batalla por la salud. Es que estén bien nuestros niños, nuestras señoras, nuestras familias, que estén bien.
Esa batalla por la salud es una batalla por la justicia social. También por la equidad que, también, estamos librando con todos los mexicanos.

Y saben qué.
Esa batalla la estamos ganando, la batalla de la salud, y por eso está aquí este Hospital de Tecamachalco.
Felicidades, Gobernador, porque hay que decirlo, honor a quien honor merece. Este hospital está hecho con recursos del Estado de Puebla, con recursos de la gente, aquí mismo, de Tecamachalco, y los felicito.
Ciertamente, el Presupuesto Federal, el propio dinero del Seguro Popular, que paga hasta dos mil 500 y pico de pesos por cada asegurado a los estados, ayudan, también, por qué no, para estas obras. Pero éste es dinero que Puebla ha hecho. Y, de veras, agradezco mucho la invitación a estas fiestas conmemorativas del Sesquicentenario de la Batalla de Puebla, Gobernador, y a estos eventos con obras que conmemoran tan singulares acontecimientos.
Y qué bueno que sea aquí, en Tecamachalco. Ya explicaba el Gobernador, por qué razón, además, tenía que ser a fuerzas en Tecamachalco. Tiene él dos razones. Una que explicó y otra que no explicó.
La que explicó es que de aquí son sus bisabuelos y toda su familia, y qué orgullo poder devolverle a la familia, a sus raíces, un hospital como éste.

Felicidades, Gobernador.
Y la otra razón, más poderosa y que no explicó, es que de aquí, no sólo son sus bisabuelos, sino de aquí, también, es la abuela de su esposa, de Martha Erika, y ahí sí, y además era el boticario del pueblo, cómo no le iba a dejar un hospital.
Amigas y amigos:
Felicidades.
Qué orgullo ser poblano en estos tiempos, y en estos días.
Qué orgullo ser mexicano, celebrando 150 años de la Batalla de Puebla.
Y qué mejor manera de celebrarlo, que poniendo un hospital para la gente pobre, para que se atienda aquí la gente que nunca tuvo ese derecho, ni la posibilidad de materializarlo aquí mismo, en su tierra, en estas tierras mexicanas, pobres, pero generosas, y con el corazón lleno en su gente, como es la gente de Tecamachalco.
Muchas felicidades, amigos.
Muchas gracias.