Discurso de la Dra. Margaret Chan Directora General de la OMS en la Condecoraciónde la Orden Aguila Azteca

Los Cabos, Baja California Sur, 16 de junio del 2012

-MODERADOR: Tiene la palabra la señora Margaret Chan, Directora General de la Organización Mundial de la Salud.

-SRA. MARGARET CHAN (Interpretación del Inglés al Español): Señor Presidente Felipe Calderón Hinojosa.

Sus Excelencias Embajadores, amigos, colegas.

Damas y caballeros.

De hecho, me siento muy honrada por haber sido galardonada por esta Orden del Águila Azteca, a nombre de la Organización Mundial de la Salud, con esta Orden del Águila Azteca.

Este premio, es realmente una celebración del pasado, rico e histórico, de México. Y está, cada vez, creciendo a mayor importancia en cuanto a asuntos internacionales.

Como hemos visto este año, los Presidentes del G20 y, también, México, anfitrión de esta Cumbre. Realmente, respeto mucho por su intención, señor Presidente, para que el G20 sea un proceso transparente e, inclusive, para garantizar que los puntos de vista de las economías emergentes, así como del mundo en desarrollo, reciba su debida atención.

La invitación hecha a la comunidad empresarial, a las organizaciones civiles, la academia y la juventud, en verdad es encomendable.

El hecho de que esta Orden del Águila Azteca sea para un organismo de salud, muestra la prioridad que el Gobierno de México le da a la salud, tanto a nivel internacional como a nivel nacional. Las acciones dicen más que las palabras y, también, los logros, damas y caballeros. Es decir, esto es un honor. Y, realmente, felicito al Presidente Calderón.

Ya se lo he dicho muchas veces, sin embargo, lo necesito repetir una y otra vez. Necesitamos Presidentes como usted que, realmente, predican con el ejemplo. Es fácil hacer promesas, pero el mantener las promesas, es muy difícil. Y usted lo ha logrado, señor Presidente.

Usted le prometió al pueblo mexicano que usted iba a extender la salud a todos los mexicanos. Y usted ha supervisado las reformas de salud con gran éxito, beneficiando, sobre todo y especialmente, a los desempleados, a la población en desventaja. Esto es lo que representamos. Y, realmente, lo felicito, señor Presidente, por ese liderazgo que usted ha demostrado.

Tal y como dije esta tarde, lo que usted ha logrado en los últimos seis años, más que lo que se logró en los últimos 100 años, extendiendo la cobertura, mediante el Seguro Popular a más del 50 por ciento de los mexicanos.

Y, en realidad, esto es lo que estamos evidenciando en este país. Y, como dije anteriormente, su logro mejora el alto honor que estoy recibiendo, a nombre de la Organización Mundial de la Salud.

Una vez más, quisiera agradecerle, a usted y al pueblo de México, por el honor del cual he sido objeto.

Ya se lo he dicho muchas veces, sin embargo, lo necesito repetir una y otra vez. Necesitamos Presidentes como usted que, realmente, predican con el ejemplo. Es fácil hacer promesas, pero el mantener las promesas, es muy difícil. Y usted lo ha logrado, señor Presidente.

Usted le prometió al pueblo mexicano que usted iba a extender la salud a todos los mexicanos. Y usted ha supervisado las reformas de salud con gran éxito, beneficiando, sobre todo y especialmente, a los desempleados, a la población en desventaja. Esto es lo que representamos. Y, realmente, lo felicito, señor Presidente, por ese liderazgo que usted ha demostrado.

Tal y como dije esta tarde, lo que usted ha logrado en los últimos seis años, más que lo que se logró en los últimos 100 años, extendiendo la cobertura, mediante el Seguro Popular a más del 50 por ciento de los mexicanos.

Y, en realidad, esto es lo que estamos evidenciando en este país. Y, como dije anteriormente, su logro mejora el alto honor que estoy recibiendo, a nombre de la Organización Mundial de la Salud.

Una vez más, quisiera agradecerle, a usted y al pueblo de México, por el honor del cual he sido objeto.