Skip to content

Nicaragua: Identidad sexual transitando nuevos escenarios

Imprimir Correo electrónico

Como país centroamericano, Nicaragua ha vivido terremotos y revoluciones, ha cambiado gobiernos y estrategias de abordaje de problemas como la pobreza, el desarrollo, la educación y la salud; pero algo en esta tierra  no ha cambiado nunca: el gallo pinto en los tres tiempos y la idea de que cada mujer pertenece a un hombre. Un hombre que trabaja, que no llora, un hombre que no limpia, un hombre que sea hombre.

En este contexto, hasta hace algunos años se insertó el tema de la diversidad sexual, considerada tabú y que solamente ahora, forma parte de las áreas de trabajo de algunas organizaciones específicas, representativas de grupos sociales bien identificados.  Si consideramos que la cultura nicaragüense se basa sobre la rígida distinción de los roles de mujer y hombre, sobre una estructura familiar de tipo hierático, que atribuye al hombre la responsabilidad económica del núcleo familiar y a la mujer el cuido sentimental de sus miembros, es muy fácil identificar las causas de vulnerabilidad de aquellos grupos que no se identifican con las categorías tradicionales de sexualidad e identidad de género. Los primeros grupos organizados de hombres y mujeres homosexuales en Nicaragua, se formaron aproximadamente en el año 2005, eran espontáneos y poco organizados, reunían personas acomunadas por la misma necesidad de luchar para defender su identidad sexual y de género.  

Desde entonces, muchos grupos se han formado y actualmente existen líderes empoderados que participan en casi todos los espacios políticos y sociales en representación de la comunidad de Gays, Travestis, Transgéneros, Bisexuales e Intersex  (LGTTBI). De hecho, Nicaragua integra la red REDLACTRANS, que coordina el trabajo de las organizaciones representativas de la comunidad trans en el país, en el marco de una estrategia latino-americana que busca fortalecer la comunidad LGTTB a través de su empoderamiento y coordinación internacional.  Sin embargo, es la comunidad homosexual, integrada sobre todo por hombres gay, la que representa la memoria histórica del movimiento para la defensa del derecho a elegir libremente la opción sexual y la identidad de género del individuo.  Centro para la Educación y Prevención del sida (CEPRESI), Grupo Safo, Grupo Artemisa y MOVFEM, entre otras, forman parte de este amplio escenario, las cuales con apoyo de otras organizaciones, lograron la eliminación del artículo 204 del Código Penal (Pn) que reprimía la homosexualidad en Nicaragua. No obstante, como dice Bolívar Gonzáles, director del cortometraje nicaragüense “Historia de amor con final anunciado”, que muestra la opresión que vive la comunidad LGTTBI en este país; la eliminación de la sexualidad como delito no borra la discriminación de la que suelen ser objeto todas aquellas personas que eligen una opción sexual y de género alternativa. Si bien es cierto que  la comunidad LGTTBI está hoy más consciente de sus derechos que en el pasado, es verdad que este grupo continúa siendo víctima de la marginación social y económica, del maltrato físico y psicológico, de la ausencia de guías metodológicas que permitan mejorar el trabajo de las organizaciones de asistencia técnica en el país. En comparación a otros países centroamericanos, Nicaragua ostenta un índice más bajo de delitos cometidos contra la comunidad LGTTBI, pero los casos de robo y de violencia a las/los  trabajadoras/es sexuales siguen siendo numerosos e incluso en algunos casos pueden ocasionar hasta la muerte de la víctima. 

La oficina de ONUSIDA en Nicaragua ha intensificado su trabajo en el área de la identidad sexual. A partir del año 2008, brinda asistencia técnica a organizaciones representativas de la comunidad LGTTBI a fin de empoderarlos para su participación en todos los espacios de definición de las políticas públicas.  Paralelamente se intensifica la coordinación del trabajo de las agencias del SNU a fin de definir una estrategia unitaria y común de abordaje del tema, que permita mantener un enfoque de género apropiado.  Con la intención de redefinir la estrategia de comunicación y prevención del VIH, que hasta ahora involuntariamente  apoyó la convicción de que el VIH es un problema de algunos grupos sociales, que por sus prácticas sexuales, son más vulnerables a adquirir el virus; ONUSIDA está elaborando un libro de testimonio cuyo objetivo principal es evidenciar que sin distinciones todos somos vulnerables al VIH. 

El libro mezcla historias de vida de personas con VIH y sin VIH, personas con diversas profesiones u oficios, distintas opciones sexuales y de género, a partir de la más tradicional y cada testimonio tiene elementos comunes.  El libro titulado “Veni ve…que te voy a contar”, sintetiza una frase muy tradicional utilizada en el ambiente coloquial del nicaragüense; lo cual enfatiza el carácter puramente pinolero de las historias que incluye y el cual será publicado a finales del mes de julio del presente año.

Última actualización el Martes 06 de Julio de 2010 13:28

Complejo Nacional de Salud, Camino a la Sabana, Apartado Postal 1309, Managua, Nicaragua
Tel.: +505-2 289-4200; Fax: +505-2 289-4999
  e-mail@nic.ops-oms.org