Skip to content

Importante foro sobre Cambio Climático y Seguridad Alimentaria y Nutricional

Imprimir Correo electrónico

Managua 6 de Octubre de 2011. -El cambio climático es en la actualidad mundial una de las principales amenazas a la seguridad alimentaria nutricional, por lo tanto, debe ser urgentemente abordado en las políticas y estrategias públicas. La anterior afirmación es una de las principales conclusiones del Foro Nacional "Cambio Climático y Soberanía y Seguridad Alimentaria Nutricional", realizado el jueves 6 de octubre en la Asamblea Nacional de Nicaragua. 

Al Foro se hicieron presentes la diputada Dora Zeledón, Responsable de la Unidad de Soberanía y Seguridad Alimentaria y Nutricional de la Asamblea Nacional; el Sr. Pablo Mandeville, Coordinador Residente del Sistema de las Naciones Unidas en Nicaragua; el Sr. Gero Vaagt, Representante de la FAO; el Dr. Jorge Luis Prosperi, Representante de la OPS/OMS; el Sr. Jean-Francois Golay, Director Residente Adjunto de la Cooperación Suiza; la Sra. Carolina Siu, Directora INCAP; la Sra. Suyen Pérez, Directora de Cambio Climático del MARENA; el Sr. Bernardo Torres, Director de Adaptación al Cambio Climático del MARENA; el Sr. Kamilo Lara, Presidente del Foro Nacional de Reciclaje (FONARE); y el Dr. José Antonio Milán, Experto en Cambio Climático y Seguridad Alimentaria en Nicaragua

 

La diputada Zeledón, en nombre del Presidente del Poder Legislativo, diputado René Núñez Téllez, señaló que el Parlamento Nicaragüense impulsa acciones dirigidas a reducir la vulnerabilidad ambiental para contribuir a reducir el impacto del cambio climático en la Soberanía y Seguridad Alimentaria y Nutricional (SSAN) de la población, especialmente la que se encuentra en situación de mayor precariedad económica, social y ambiental. 

Por su parte, el Sr. Mandeville indicó que todos los esfuerzos del Sistema de las Naciones Unidas (SNU) en Nicaragua se inscriben en el Convenio Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC).  El SNU apoya la lucha contra el cambio climático y el desarrollo sustentable, a través del fortalecimiento de capacidades, la asistencia técnica, el desarrollo de conocimiento y transferencia de tecnologías apropiadas, el diseño de nuevos instrumentos de financiamiento para luchar contra el cambio climático (Fondo Verde Climático) así como la movilización de alianzas (“partnerships”) y recursos financieros. “Los sectores agropecuario y pesquero representan las fuentes principales de alimentos en Nicaragua, y precisamente son esos sectores los más vulnerables al cambio climático”, acotó el Coordinador Residente, quien anunció que, recientemente, Nicaragua ha sido beneficiada con un programa de la Cooperación Suiza de $3.2 millones para una iniciativa territorial de lucha contra el cambio climático en 9 municipios de Las Segovias, a través de una planificación estratégica de un desarrollo bajo en carbono y resiliente al cambio climático. Asimismo, el Fondo de Adaptación aprobó $5 millones de dólares para un proyecto de reducción de vulnerabilidad a sequías e inundaciones en la Cuenca del Estero Real (Chinandega y León). 

En esa línea, el Sr. Vaagt, fue enfático al indicar el impacto que tiene el cambio climático sobre la agricultura y particularmente la Seguridad Alimentaria y Nutricional, y el papel que está jugando  la FAO por medio de la promoción de medidas de adaptación y de mitigación en la agricultura, la pesca, la silvicultura u otros sectores como un componente esencial del desarrollo. La FAO trabaja transversalmente en todos los niveles, produciendo conocimiento, prestando asesoría política y creando capacidades institucionales y técnicas para apoyar las medidas necesarias de adaptación y mitigación. 

A su vez, el Dr. Prosperi hizo un llamado de alerta a los asistentes al Foro, insistiendo en que debe evitarse que los acuerdos internacionales y nacionales, terminen convirtiéndose en letra muerta. Recordó que la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, entró en vigor en el año 1994, y “casi 20 años después, seguimos hablando de cómo la podemos implementar”. En ese sentido, dijo que la reciente resolución No. 51 del Consejo Directivo de la OPS/OMS, insta a los Estados a fortalecer sus capacidades, para determinar las repercusiones del cambio climático en la salud y observar las inequidades socioeconómicas, étnicas y por razón de género, así como, fortalecer a los sistemas de salud en vigilar y analizar la información sobre el clima y la salud, para poder ejecutar medidas preventivas oportunas y eficaces. 

El Foro Nacional "Cambio Climático y Soberanía y Seguridad Alimentaria Nutricional", se efectuó por iniciativa de la Unidad de Soberanía y Seguridad Alimentaria Nutricional de la Asamblea Nacional en el marco del Día Mundial de la Alimentación (DMA 2011), auspiciada por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la Organización Panamericana de la Salud (OPS/OMS), y el Instituto de Nutrición de Centro América y Panamá (INCAP). 

El reto de adaptación es altamente preocupante porque exige redoblar esfuerzos para reducir la pobreza, la desigualdad y la vulnerabilidad socioeconómica y ambiental, y aumentar la resiliencia y la capacidad adaptativa de las sociedades y ecosistemas conexos, según exposición del Dr. José Milán, experto en el tema. Esto significa:

Cambio de actitud de todos ante un problema real.
Elevar la productividad.
Mejorar la Investigación y transferencia de tecnologías.
Creación de capacidades. 

El Lic Kamilo Lara, Presidente de FONARE y experto en el tema también, concluyó que la comunidad internacional de alimentación y agricultura, en particular los pequeños agricultores, trabajadores, pueblos indígenas, las mujeres y las organizaciones de la sociedad civil dedicados a cuestiones de seguridad alimentaria, soberanía alimentaria, derecho a la alimentación y la conservación, y el uso de los conocimientos tradicionales, son elementos esenciales para este debate ya que proporcionan soluciones prácticas, justas y asequibles a los problemas de seguridad alimentaria y cambio climático. El principal interés de las personas pobres del mundo, que son también las más expuestas a la inseguridad alimentaria y las más afectadas por el cambio climático, es la disponibilidad de alimentos. 

La Lic. Carolina Siu, Directora del INCAP, resaltó que muchos países centroamericanos presentan alta vulnerabilidad, pues dependen de la importación de alimentos y de insumos; atos niveles de pobreza; prevalencias de desnutrición crónica en algunos países y concentrados en grupos de población. Centroamérica está situada en una posición crítica para los desastres naturales, que se incrementa con los efectos del cambio y variabilidad climática. Recordó que la estrategia de seguridad alimentaria y nutricional en Centroamérica y República Dominicana, es un mecanismo para organizar las acciones nacionales y regionales de crecimiento económico, de fortalecimiento del Estado y de empoderamiento de la población. 

El Dr. Bernardo Torres, especialista del Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales (MARENA), informó que se ha avanzado en el fortalecimiento del conocimiento y la sensibilidad de actores locales (unas 400 personas) en conceptos e impactos del cambio climático, estrategia ambiental, la Declaratoria Universal del Bien Común de la Tierra y de la Humanidad, medidas de adaptación, amenazas relacionadas y criterios de vulnerabilidad. Entre sus avances resaltó que 10 municipios han identificado sus problemas y efectos en los distintos sectores ante el cambio climático, cuentan con Planes de Adaptación ante el cambio climático, herramienta de gestión que debe ser implementada para disminuir su vulnerabilidad actual, tienen localizadas sus amenazas, analizada la vulnerabilidad e identificadas las medidas de adaptación. 

La Ing. Suyen Pérez, funcionaria del MARENA hizo referencia a la deforestación de grandes extensiones de nuestro territorio, lo que ha provocado la erosión del suelo y  el aumento de zonas secas en los departamentos de Nueva Segovia, Madriz, Estelí, León, Chinandega, Managua, Masaya, Carazo, Granada y Rivas, afectando la producción de granos básicos para la seguridad alimentaria y nutricional de la población. Así mismo, manifestó que el manejo inadecuado de los bosques, el cambio de uso de los suelos de vocación forestal para la agricultura y ganadería, y el uso de  prácticas agrícolas inadecuadas, han provocado el avance de la frontera agrícola con sus respectivas consecuencias para la afectación del cambio climático.

 

Última actualización el Miércoles 12 de Octubre de 2011 17:40

Complejo Nacional de Salud, Camino a la Sabana, Apartado Postal 1309, Managua, Nicaragua
Tel.: +505-2 289-4200; Fax: +505-2 289-4999
  e-mail@nic.ops-oms.org