Skip to content

Nuevos estudios revelan que ser víctima de abuso o testigo de violencia contra la madre aumenta el riesgo de sufrirla o ejercerla en los años posteriores

Asunción, 19 de diciembre de 2012. Un grupo de expertas y expertos presentaron el pasado 10 de diciembre los resultados de nuevos estudios realizados en diversas regiones del mundo, incluyendo América Latina y el Caribe, que revelan cómo la exposición a la violencia durante la niñez —sea como víctima directa de abuso físico o sexual o como testigo de violencia contra la madre— aumenta el riesgo de sufrir o ejercer violencia en etapas posteriores de la vida.

Las violencias contra la mujer y contra los niños están vinculadas en múltiples formas. Sin embargo, con pocas excepciones, los programas, políticas e investigaciones en estas áreas han crecido en caminos separados y paralelos”, señaló la Directora de la OPS/OMS, doctora Mirta Roses Periago, al inaugurar el debate “Rompiendo el ciclo: Comprendiendo las intersecciones de la violencia contra la mujer y la violencia en la niñez”, auspiciado por la OPS/OMS, en su sede de Washington, DC.

Entre el 25 y 50 % de hombres y mujeres fueron abusados físicamente cuando niños. Estimaciones globales basadas en diversos estudios indican que entre el 25 y el 50% de los hombres y las mujeres reportaron haber sido abusados físicamente cuando niños, y que entre el 20% de las mujeres y entre el 5 y 10% de los hombres dijeron haber sido abusados sexualmente en su infancia.

La violencia en la niñez tiene consecuencias de largo alcance que incluyen una amplia gama de discapacidades como lesiones, retrasos en el desarrollo, trastornos de conducta, abuso de alcohol y drogas y otras conductas de riesgo.

Existe nueva evidencia que corrobora que la relación entre la violencia en la niñez y contra la mujer comienza muy temprano en la vida para algunos niños y niñas, por ejemplo, con la violencia del compañero íntimo de la madre durante el embarazo, la cual se asocia con una serie de resultados negativos tanto para la salud de la mujer como para la del niño. Los estudios documentan que la prevalencia de la violencia física durante el embarazo llega hasta un 32% en algunos países, aunque en la mayoría de ellos entre el 4% y el 9% de las mujeres alguna vez embarazadas indican haber sufrido violencia de pareja durante el embarazo.

“Hay una relación entre evolución, economía, cultura y género. No se los puede separar”, consideró el doctor Neil Boothby, asesor especial del Gobierno de los Estados Unidos y coordinador principal para el Administrador de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) en el tema de Niñez en Adversidad. Opinó que resulta “crítico” invertir en género y en el desarrollo de la niñez desde muy temprana edad.

Según Jacquelyn Campbell, de la Escuela de Enfermería de la Universidad Johns Hopkins,  se debe analizar la dinámica del poder, el racismo, el machismo y las sanciones que juegan un papel en la aceptación de la violencia. “Necesitamos mayor sinergia intersectorial y lograr la participación de los hombres y los niños para cambiar sus actitudes en cuanto a violencia contra la mujer”.

Mujeres que declararon haber sido golpeadas cuando niñas: Entre el 16,8% en Paraguay en 2008 al 69,5% en Jamaica en 2008-2009. En América Latina y el Caribe, datos de un nuevo análisis comparativo de encuestas de población de 12 países elaborado por la OPS/OMS y los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos, muestran que las mujeres casadas o en pareja que reportaron haber experimentado violencia física o sexual por parte de su pareja va del 17% en República Dominicana al 53% en Bolivia.

La proporción de encuestadas que declararon haber sido golpeadas cuando niñas varió del 16,8% en Paraguay en 2008 al 69,5% en Jamaica en 2008-2009. “Las mujeres que reportan haber sufrido violencia física en la niñez notificaron en mayor número haber experimentado violencia de pareja en la edad adulta. En tres países (El Salvador, Nicaragua y Paraguay) la proporción fue más de dos veces más alta”, señaló Guedes.

Tanto la violencia en la niñez como en la pareja comparten factores de riesgo, indicó Lori Heise, de la Escuela de Medicina Tropical e Higiene de Londres, y mencionó la pobre crianza de los hijos y un ambiente familiar disfuncional.  “Cuando existe abuso en contra de la mujer se lo justifica como algo correctivo, y vemos que sucede algo muy parecido en la niñez. Mientras haya una causa justa y el castigo no sea muy severo tanto en niños como en mujeres, no se lo condena”, lamentó.

El sector de la salud puede jugar un rol vital a la hora de romper el ciclo de violencia contra los niños y las mujeres. Este papel incluye ayudar a identificar el abuso en forma temprana, proveer a las víctimas de tratamiento adecuado, referir a los sobrevivientes a cuidados apropiados e informados. Sin embargo, el sector salud también debe trabajar para prevenir la violencia a través de la implementación de estrategias de salud durante el ciclo de vida, desde programas para padres y visitas a los hogares en la primera infancia hasta estrategias que apoyen a las mujeres a ser económicamente independientes.

Última actualización el Miércoles 19 de Diciembre de 2012 11:55

Edificio "Faro del Río" - Mcal. López 957 Esq. Estados Unidos - Asunción, Paraguay
 Casilla de Correo 839 - Código de País/Ciudad: 595-21 - Tel: 450-495; 450-496;
     450-497; 450-499 -Fax: 450-498 -
e-mailpar@par.ops-oms.org