El creciente número de adultos mayores crea inquietudes particulares en materia de salud y derechos humanos

Imprimir Correo electrónico

Asunción, 27 de diciembre del 2012. Con el envejecimiento de la población, un creciente número de personas se ha vuelto más vulnerable a un precario estado de salud, menor autonomía y mayor pobreza, descuido y abuso. Esto significa que la protección y la promoción de la salud y los derechos humanos de los adultos mayores son más urgentes que nunca, según afirmaron varios expertos en envejecimiento y derechos humanos.

Para el 2020 se duplicará el número de adultos mayores en las Américas. “Se prevé que en la región de las Américas, en el año 2020 se duplicará el número de adultos mayores de 60 años en relación con los 100 millones existentes en 2006”, dijo la doctora Mirta Roses Periago, Directora de la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS). “Si bien esto refleja un gran éxito en el campo de la salud pública en el transcurso del último siglo, también significa un aumento de las enfermedades crónicas, las discapacidades y la necesidad de responder a esta población”, añadió.

Tanto las Naciones Unidas como la Organización de los Estados Americanos (OEA) han establecido grupos de trabajo especiales para estudiar la situación de los derechos humanos de las personas de edad. El Grupo de Trabajo de Composición Abierta de las Naciones Unidas sobre el Envejecimiento y el Grupo de Trabajo de la OEA sobre la Protección de los Derechos Humanos de las Personas Mayores debaten sobre las estrategias y los instrumentos jurídicos para proteger los derechos de las personas de edad en campos tales como la capacidad legal, los cuidados paliativos, los procedimientos de admisión a establecimientos de atención a largo plazo, la prohibición del tratamiento inhumano en tales establecimientos, el consentimiento fundamentado, el derecho a vivir con dignidad y autonomía y el derecho a disfrutar del máximo grado de salud que se pueda lograr, entre otros.

Por su parte, el doctor Enrique Vega, asesor en Envejecimiento Saludable de la OPS/OMS, presentó una versión preliminar de una nueva guía clínica sobre atención primaria de salud para las personas de edad. La guía, cuya preparación culminará a principios del 2013, insta a los proveedores de asistencia sanitaria a respetar y promover los derechos humanos de las personas de edad, incluso el derecho a la igualdad y a la ausencia de discriminación, independientemente de la edad, el derecho a la independencia y la autonomía, el derecho a la libertad y a la seguridad personal, el derecho a la seguridad social, el derecho a la participación política y al voto y el derecho a la dignidad al final de la vida.

Última actualización el Jueves 27 de Diciembre de 2012 08:28