Posición de la OPS sobre la vacuna contra el Virus del Papiloma Humano (VPH)

POSICIÓN DE LA REPRESENTACIÓN DE LA ORGANIZACIÓN PANAMERICANA DE LA SALUD
SOBRE LA VACUNA CONTRA EL VIRUS DEL PAPILOMA HUMANO (VPH)

Esta vacuna previene la infección por el VPH en el humano, agente que se asocia a la presencia de Cáncer del Cuello Uterino (CaCu), verrugas y otros tipos de cáncer frecuentes en regiones genitales de ambos sexos. Se trata de una vacuna recombinante que posee antígenos elaborados genéticamente, básicamente la proteína L1 de los cuatro principales serotipos asociados con lesiones malignas (4, 11, 16 y 18) y el adyuvante (Hidrofosfato de aluminio), la cual ha sido utilizada ampliamente en diversos países: en Estados Unidos se licenció y empezó a administrar el 2006 y en Canadá desde el 2007; paulatinamente ha sido introducida prácticamente en todos los países desarrollados; en Latinoamérica es parte de los esquemas regulares de vacunación México, Nicaragua, Costa Rica, Panamá, Chile, Argentina y Uruguay. Se estima que a nivel mundial se han administrado más de 10 millones de dosis.

El CaCu es la principal causa de muerte en mujeres en edad fértil en el Paraguay, afectando a un gran número de mujeres en el país y siendo la causa de defunción en alrededor de 450 mujeres cada año. De acuerdo con datos internacionales, Paraguay es el país con la mayor tasa de CaCu en las Américas y presenta una de las incidencias más altas en el mundo.

La vacuna tiene una eficacia comprobada mayor al 90% con el esquema de tres dosis y hay evidencias de que previene la infección por los principales agentes oncogénicos, tanto en mujeres como en varones, aunque se administre solo al sexo femenino. Los estudios realizados para el licenciamiento de la vacuna y su utilización en diversos países durante años han demostrado alta seguridad, prácticamente sin reacciones adversas moderadas o severas y sin afectar de manera alguna la sexualidad y fecundidad de las personas vacunadas.

La vacuna utilizada por el MSPyBS del Paraguay (Guardasil®) es la única vacuna tetravalente disponible en el mercado mundial, que ha sido manejada por el sector privado de medicina nacional desde hace algunos años, y para el MSPyBS ha sido adquirida a través del Fondo Rotatorio de Vacunas de la OPS, lo que garantiza:
- Vacunas elaboradas bajo las normas internacionales de Buenas Prácticas, que cuentan con certificados de Liberación Lote a Lote por el Laboratorio Productor y la Autoridad Nacional Regulatoria del país productor, así como la precalificación de la Organización Mundial de la Salud (OMS),
- Vacunas de la más alta calidad, con garantía de seguridad y eficacia,
- El precio más bajo del mercado, lo que ha permitido su introducción en los Programas Nacionales de Vacunación infantil y de la adolescencia en 8 países de Latinoamérica.
La OMS y OPS promueven la introducción de nuevas vacunas en los esquemas de vacunación, para lo cual ofrecen la realización de estudios de costo-beneficio que analizan la carga de enfermedad, la factibilidad logística y operativa, y la sostenibilidad financiera de los países, basados en evidencia científica; datos preliminares de dicho estudio para la vacuna contra el VPH en el país indican que, incluso en una situación de coberturas y eficacia vacunal modestas, se evitarán 281 casos,105 muertes y 2,632 años de vida perdidos (AVAD) a partir de la primera cohorte de vacunación.

La OPS está en condiciones de garantizar que la vacuna contra el VPH es segura y eficaz, que los estudios realizados para su licenciamiento a nivel internacional indican que no tiene efectos colaterales severos y no afecta la fecundidad de las personas vacunadas.

La experiencia de vacunación por más de 30 años en el continente americano y particularmente en el MSPyBS de Paraguay nos indica que las vacunas empleadas en el PAI son efectivas y seguras, salvan vidas y han permitido mejorar la calidad de vida y salud de millones de paraguayos; así lo demuestra la erradicación de la viruela (letalidad entre 20 y 50%) la poliomielitis (letalidad de 10% y secuelas permanentes en 1%), la eliminación del sarampión (letalidad de al menos el 10%) y la rubéola (evitando cientos de casos del síndrome de rubéola congénita), así como el control del resto de las enfermedades prevenibles por vacunación, lo que se traduce en cientos de miles de casos y miles de muertes por enfermedades graves evitadas cada año, con lo que el país ha logrado reducir en más del 25% la mortalidad infantil, acercándose al logro de los Objetivos y Metas de Desarrollo del Milenio.

A lo largo de estos años, el uso de nuevas vacunas ha despertado inquietud y desconfianza en algunos sectores de la población, a nivel nacional e internacional; la experiencia ha demostrado que en todos los casos, las campañas contra las vacunas han sido infundadas y la información que se maneja por estas fuentes carece de toda validez científica; por otro lado, gracias al uso masivo ha de las vacunas ha sido posible salvar a miles de personas. La experiencia más reciente en el país se refiere al uso de la vacuna contra el Virus Pandémico de Influenza, que permitió reducir la mortalidad por esta enfermedad en un 75%, resaltándose que durante el invierno en que circuló el virus pandémico fallecieron al menos 27 embarazadas por esta enfermedad, en la mayor parte de ellas el médico recomendó no vacunarse, a pesar de ser uno de los grupos de alto riesgo para la enfermedad.

La manipulación de la opinión pública genera dudas y pretende, sin ningún fundamento, desprestigiar al Programa Ampliado de Inmunizaciones, con esto pone en riesgo a miles de niños para sufrir enfermedades graves y mortales, por lo que exhortamos a los padres de familia y usuarios del Programa a mantener su confianza y participación en las actividades de vacunación, con la seguridad de que si existiera la menor duda sobre la calidad, eficacia y seguridad de las vacunas ofrecidas, tanto el MSPyBS como esta Organización alertaría de manera inmediata y oportuna a la población.

Existe evidencia científica en todos los ámbitos que permite garantizar a los gobiernos y a la población el uso efectivo y seguro de las vacunas recomendadas por la OMS y OPS, para tener acceso a esta evidencia se recomienda acudir a información científica de calidad, a través de los siguientes enlaces:
http://www.who.int/immunization/en/
http://www.paho.org
http://www.cdc.gov/vaccines/default.htm

Asunción, 19 de marzo de 2013
 

Última actualización el Martes 19 de Marzo de 2013 11:03