Síguenos

Flickr
Linkedin
RSS Feed
Comunidades OPS
Inicio Centro de prensa Noticias OPS/OMS Perú

Convenio firmado entre OPS/OMS, GTZ y el programa JUNTOS

Imprimir Correo electrónico

(07/11/08) Representantes de OPS/OMS, GTZ y el Programa Juntos, Manuel Peña, Wilfried Liehr y Carmen Biaggi, respectivamente firmaron el convenio marco de cooperación, mediante el cual la OPS/OMS y la Cooperación al Desarrollo GTZ brindarán asesoría técnica al Programa Juntos

 

para el diseño e implementación de Estrategias Nacionales para la masificación del uso sostenible de cocinas mejoradas en las zonas de intervención del Programa Juntos.

La firma del convenio se realizó en la sede de la estrategia Nacional Crecer y estuvo presente el Ing. Iván Hidalgo, Secretario Técnico CIAS-PCM.

Este convenio se realiza frente al compromiso de combatir la Desnutrición Crónica Infantil, y en el marco de la Estrategia Crecer. Dichas instituciones brindarán asistencia técnica al Programa JUNTOS en la elaboración de documentos normativos y técnicos, evidencias científicas sobre la mejora de la salud y estado nutricional de los beneficiarios y estrategias de intervención.

Estos documentos elaborados se constituirán en una herramienta que contribuirá a masificar el uso sostenible de cocinas mejoradas en familias de comunidades en condición de pobreza y pobreza extrema, de las regiones donde interviene el Programa JUNTOS, además de colocar en la agenda de los programas sociales del estado el tema de cocinas mejoradas. La experiencia se iniciará en el distrito de San Jerónimo en Andahuaylas, Apurímac, cuya población de niños menores de 5 años padece de desnutrición crónica en un 41.7%.

Cocinas mejoradas

Las cocinas mejoradas consisten en una tecnología con una cámara de combustión y chimeneas con capillas para extraer el humo.

El uso de las cocinas mejoradas contribuirá a mejorar la salud del hogar, mejorar la dieta, el ahorro de leña y tiempo, mejorar el sabor de la comida, cuidado del medio ambiente y sobre todo mejorar la calidad de vida de las familias.

Cocinas Tradicionales

Las cocinas tradicionales consisten de tres piedras o fogones en las cuales se coloca una olla y utilizan biomasa (leña, bosta/estiércol, carbón vegetal, residuos de cosecha) como fuente de combustión para la preparación de alimentos es utilizado por la población rural que se encuentra en situación de pobreza y pobreza extrema; El uso de estos combustibles sólidos genera humos contaminantes, por la combustión de la biomasa, al interior de la vivienda.

Esta situación se agrava aún más por las condiciones climáticas en la que se vive en las alturas andinas, que obliga a que los ambientes de la vivienda, en especial el de la cocina, sean cerrados o con poca ventilación, llevando a grandes exposiciones de humo.

Otro de los efectos de preparar los alimentos en cocinas tradicionales, es el mal sabor de la comida, la mala posición en manipuleo de las ollas, perdida de combustión de la biomasa, humo en la ropa y el peligro de quemaduras.

Los contaminantes perjudiciales para la salud emitidos por los humos de una cocina tradicional son el monóxido de carbono, partículas, benceno, 1-3 butadien, formal de hído, según estudios realizado por el Dr. Roberto Arccinelli (*), los niveles de exposición a las substancias tóxicas en la combustión de la biomasa supera 10 a 20 veces más las recomendadas por la OMS, siendo las mujeres y los niños menores de

14 años la más expuesta y vulnerable, pues son las que pasan mayor tiempo del día en la cocina.

El mismo estudio señala que existe una relación entre mayor tiempo (en años y horas) de exposición de humo contaminante con enfermedades como:

Enfermedades Pulmonares obstructivas crónicas

  • Cáncer al pulmón
  • Infecciones respiratorias agudas
  • Infecciones oculares
  • Exacerbaciones de asma bronquial.
  • Bajo peso al nacer, debido a la exposición materna al humo y que está asociada a una gama de enfermedades perinatales y del infante.

En cuanto a la desnutrición infantil y su relación con las cocinas tradicionales, esta se da en los siguientes casos, las familias no hierven el agua, solo lo calientan para darle de beber al niño, lo que ocasiona enfermedades diarreicas debido al agua contaminada. También se ha encontrado que la desnutrición es causada, muchas veces, por ingerir alimentos que no están completamente cocidos o cocinar todo en una sola olla debido a la escasez de la leña u otro biocombustible.

También se encuentra una relación entre las infecciones respiratorias agudas (IRA) y la desnutrición, pues los niños que sufren IRA no tienen ganas de comer, además la desnutrición produce debilidad muscular por trastornos electrolíticos, lo que genera disminución de la fuerza muscular por la carencia de potasio y magnesio y la falta de proteínas y no permite una tos efectiva (**).

Cabe señalar, que el uso de cocinas tradicionales, agrava aún más la situación de salud debido a las condiciones climáticas en la que se vive en las alturas andinas, que obliga a que los ambientes de la vivienda, en especial el de la cocina, tengan una  ventilación deficiente, llevando a grandes exposiciones de humo.

A esto se agrega que las familias gastan más en combustibles sólidos en desmedro de los alimentos, la deforestación de los bosques por el uso de la leña, el tiempo que se pierde en conseguirla y el desgaste rápido de las ollas.

Datos relevantes

Según los resultados del censo de población y vivienda 2007, señala que 2 millones 36 mil 901 hogares (30.2%) usa leña para cocinar, seguida de la bosta/estiércol con 200 doscientos 82 mil 660 hogares (4.2%) y el carbón con 170 mil 643 hogares (2.5%).

En el caso del área rural, cobra relevancia la leña que es usada por el 77.4% de hogares y la bosta/estiércol que es utilizada por el 14.5% de los hogares rurales.

El censo incluyó una pregunta sobre tenencia de chimenea en la cocina dirigida a los hogares que cocinan con leña, carbón, bosta/estiércol y kerosene. Los resultados revelan que de los 2 millones 690 mil 64 hogares en viviendas particulares que cocinan con este tipo de combustibles, sólo 405 mil 475, es decir, el 15,1% disponen de chimenea en la cocina, 2 millones 231 mil 786 no cuentan con este servicio (83,0%) y 52 mil 803 hogares no respondieron la pregunta (2,0%).

(*) Evaluación del efecto de los combustibles de biomasa en el aparato respiratorio en tres comunidades rurales andinas – Universidad Peruana Cayetano Heredia 2004.

(**) Pelaez, Sandra; Rodriguez, Rosalba Factores de riesgo de infección aguda, en  Revista Aire Libre, Volumen 1, Numero 3, 2004.

 Nota Completa

Última actualización el Lunes 22 de Marzo de 2010 17:11
 


SÍGUENOS EN

   

BOLETÍN OPS/OMS PERÚ INFORMA

Suscribirse



Ediciones anteriores

DÍAS MUNDIALES 2012


PDF [7.10 MB]

CONTACTO CON LOS MEDIOS

Lic. Inés Calderón
icaldero@paho.org
+511 3195700

Representación OPS/OMS en Perú
Los Pinos 251 Urb. Camacho La Molina - Lima 12 - Perú
Tel: (511) 319-5700 - Fax: 437-8289 - Correo electrónico: per@paho.org