Skip to content

DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER

Imprimir Correo electrónico

8 de marzo de 2004
Palabras del Dr. Manuel Peña, Representante  de la OPS/OMS en el Perú

Dra. Pilar Mazzetti Soler, Ministra de Salud
Niñas, Jóvenes, Mujeres todas 
Señoras y Señores.-   

El Día Internacional de la Mujer se ha convertido en una fecha muy significativa en la gran mayoría de los países del mundo.

 

Esta celebración se origina el 8 de marzo de 1857, cuando decenas de obreras textiles del Bajo Manhattan se declararon en huelga y se lanzaron a las calles para exigir la humanización de las condiciones de trabajo. Medio siglo después, más de 15,000 mujeres marcharon nuevamente por las calles de Nueva York, reclamando la reducción de la jornada de trabajo de 16 a 10 horas diarios –bajo el lema “Pan y Rosas”. Posteriormente y en múltiples ocasiones, las enérgicas voces y acciones de las mujeres han logrado significativos avances en el ejercicio y conquista de sus derechos, pero aún falta mucho por hacer.

En 1975, el Sistema de Naciones Unidas oficializó el 8 de marzo como “El Día Internacional de la Mujer”, convocando a todos los estados para trabajar conjuntamente en la eliminación de toda forma de explotación y discriminación de la mujer y luchar por la participación plena e igual en el desarrollo social.

Este año, para conmemorar el Día Internacional de la Mujer, la OPS ha elegido el tema del trabajo invisible de las mujeres por la salud, y tiene como objetivo resaltar la enorme contribución invisible y no remunerada de las mujeres al desarrollo de la salud y el bienestar en la Región de las Américas. Se ha escogido este tema, en cumplimiento al compromiso asumido desde hace casi 20 años sobre la contabilización y el reconocimiento del trabajo no remunerado. En salud, es poco lo que se ha avanzado con políticas explícitas que lo reconozcan e incorporen como parte fundamental de la producción, promoción y protección de la salud.

 

Tal como señaló nuestra Directora, Dra. Mirta Roses, “La sobrecarga de la atención doméstica en salud sobre las espaldas de las mujeres es uno de los múltiples espejos de la desigualdad”. Y agrega: “Se estima que el 80% de la atención en salud se realiza en los hogares, básicamente por mujeres”. El tiempo que invierten las mujeres en cuidar el a otros conlleva la reducción de las posibilidades para desarrollar su capital humano.

 

El Sistema global de cuidado de la salud opera en dos ámbitos fundamentales: el sistema doméstico –que opera puertas adentro de los hogares e interactúa recíprocamente con el entorno comunitario- y el sistema institucional, ¡en ambos el rol de la mujer es primordial!.

 

En el primer ámbito, esta contribución se refiere a un sin número de actividades como son el cuidado de la alimentación, la lactancia materna, la estimulación temprana y el amor invalorable en la crianza de los niños, la higiene y comodidades del grupo familiar y de personas enfermas, ancianas, discapacitadas o en riesgo dentro del núcleo familiar o en la comunidad y todo eso sin ninguna remuneración. Esa entrega y atención altruistas es invisible, ya que no lo registran las estadísticas, ni los presupuestos nacionales es asumida en la gran mayoría, por mujeres. Ellas promueven la cultura de salud a través de la promoción de hábitos, comportamientos y actividades diversas, son las voceras de las demandas familiares y comunitarias hacia el sistema institucional de salud, sustentando la gran mayoría de las acciones de salud comunitaria y las iniciativas en pro de la salud, como son las campañas de vacunación, la respuesta a desastres, organización y acción frente a emergencias, por sólo mencionar algunas.

 

El no reconocimiento de esta singular contribución es injusto y es por eso que en un día como hoy rendimos tributo a nuestras mujeres.

 

Como señala un documento reciente de la OPS, los mayores problemas a resolver desde una perspectiva de género se refieren a la invisibilidad en el sistema doméstico, a las interferencias entre el trabajo remunerado y cuidado de la salud y en la participación de las mujeres, no sólo en las decisiones que atañen a su salud y a la salud del grupo familiar, sino también en las decisiones del sistema institucional de la salud.

 

En el Perú, las mujeres, sobre todo aquellas que viven en los sectores más pobres, tanto en zonas urbanas como rurales, han sido las que han dado las respuestas más contundentes a la crisis económica, desarrollando estrategias colosales de supervivencia familiar y comunal a través de las organizaciones sociales de base, los comedores populares, los clubes de madres y comités de vasos de leche, entre otras. Muchas de ellas son eficaces promotoras de la salud en las urbanizaciones, barrios y comunidades a lo largo y ancho de todo el país, colaborando activamente con el trabajo del Ministerio de Salud y otras instituciones del sector, con compromiso, entrega y esfuerzo.

 

Permítanme extender a todas ustedes mi más sincera felicitación por cumplir en este día tan merecido y significativo homenaje dedicado a ustedes.

 

Muchas gracias

Última actualización el Miércoles 09 de Septiembre de 2009 13:20

Representación OPS/OMS en Perú
Los Pinos 251 Urb. Camacho La Molina - Lima 12 - Perú
Tel: (511) 319-5700 - Fax: 437-8289 - Correo electrónico: per@paho.org