Skip to content

TALLER "HACIA EL LOGRO DE LOS OBJETIVOS DE DESARROLLO DEL MILENIO"

Imprimir Correo electrónico

7 de junio de 2005
Discurso del Dr. Manuel Peña, Representante OPS/OMS en el Perú

Dra. Pilar Mazzetti, Ministra de Salud,
Dra. Elizabeth Mason, Dr. Yehuda Benguigui, Dr. Osvaldo Legón,
Dr. Edgar Ramírez, Distinguidos participantes, Señoras y Señores.-  

Es muy grato dar la bienvenida a tan ilustres invitados, en una ocasión muy especial: el lanzamiento mundial de la publicación en español de la Serie Lancet, que trata sobre la salud del recien nacido: una clave para la supervivencia infantil. Contamos con distinguidos colegas responsables de programas en diferentes países de nuestra Región y de diversos organismos y agencias internacionales. Tenemos el placer de contar también con la presencia de la Dra. Elizabeth Mason, Directora de la Unidad de Salud del Niño y Adolescente de la OMS y con el Dr. Yehuda Benguigui, Jefe de la Unidad de Salud del Niño y del Adolescente de OPS en Washington. Extiendo este saludo a las queridas amigas y amigos de UNICEF, de USAID, de nuestra oficina en Washington DC, y a los invitados nacionales aquí presentes.

Estoy seguro que el evento tendrá varias repercusiones en nuestro quehacer como trabajadores de la salud y espero que tenga un efecto positivo en las políticas nacionales, en momentos en que el Gobierno Nacional, a través del Ministerio de Salud conducido por la Dra Pilar Mazzetti, están empeñados en mejorar la situación de las poblaciones más vulnerables, principalmente las mujeres y niños.

 

El primer propósito de este taller es divulgar la evidencia existente sobre intervenciones destinadas a aumentar la supervivencia y mejorar la salud del recién nacido, de ahí la relevancia de hacer el lanzamiento de esta publicación en español, que ha tenido tanta acogida en los medios científicos y de salud pública desde la aparición de su versión original, en inglés.

 

Durante la celebración del Día Mundial de la Salud, dijimos que este año se estima que la mayor parte de los 11 millones de niños menores de 5 años morirán de causas prevenibles. Situación que se hace más lamentable, si consideramos que más del 95% de estas muertes ocurrirán en los países más pobres. Por el lado materno, la situación tampoco es esperanzadora; en este año, medio millón de mujeres morirán durante el parto o en días cercanos a él.

 

En el Informe Lancet encontramos que 4 millones de niños mueren en el primer mes de vida, de los cuales 3 millones podrían salvarse aplicando medidas simples, de bajo costo, pero que requieren de alta decisión y compromiso políticos.

 

Las últimas estimaciones mundiales, publicadas en el Boletín de la OMS de junio, indican que cada año mueren más de 900 000 recién nacidos en los primeros días de vida como consecuencia de complicaciones del parto, y que durante el parto mueren, además, 1 millón.

 

A pesar de la gran importancia de la atención perinatal y neonatal en reducir la mortalidad y especialmente en evitar graves problemas que afectan el crecimiento y desarrollo integral de los individuos, muy rara vez se les toma en cuenta en los programas de salud pública.

 

Atender la salud de las madres y de los niños no sólo es un imperativo moral y de salud pública, es también un prerequisito para lograr la equidad, reducir la pobreza en la población y promover el desarrollo de la sociedad.

 

Señoras y señores, posteriormente al lanzamiento de esta publicación, se llevará a cabo un taller internacional en el que se discutirá sobre cómo avanzar hacia el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, ejecutando programas de salud integral para el niño, cuyo prototipo más notable es el AIEPI. Esperamos que se capitalicen las nuevas evidencias científicas, que han sido sistematizadas y presentadas ordenamente en la serie Lancet, que hoy sale a la luz en nuestro idioma. El hecho de concentrarnos y estudiar el neonato nos está mostrando que hasta ahora ha sido un grupo de edad descuidado, con problemas inadecuadamente percibidos, y es una especie de hiato donde la atención se interrumpe.

 

Ahora se habla de entender el proceso vital como un continuum. Parte de una preparación desde la concepción de la mujer, adecuada atención a lo largo de su embarazo, del parto, una atención integral al recién nacido durante su primer año de vida y mas allá continuando a lo largo del ciclo vital.

 

La situación en el Perú, si bien mejora paulatinamente, continúa siendo  preocupante. La tasa de Mortalidad Materna ocupa el tercer lugar entre las más elevadas del continente y la asa de Mortalidad en Menores de 5 años, ocupa el lugar número 11, y si mantenemos ese ritmo de disminución del 14% anual, solamente permitiría alcanzar el 72% de la meta trazada para cumplir los Objetivos del Milenio en el 2015.

 

La situación se agrava si tomamos en cuenta las disparidades regionales, explicadas por las grandes diferencias existentes en cuanto a las determinantes sociales más importantes, tales como el ingreso, el nivel educativo, el lugar de residencia y la etnia a la que se pertenece. Como en todos nuestros paìses, sabemos que los promedios nacionales, no reflejan la realidad nacional. La misma disparidad que percibimos entre los países, la percibimos en el interior de nuestros países.

En el Perú, el 65 % de las muertes maternas ocurren en los 11 departamentos con menor Indice de Desarrollo Humano, donde coincidentemente también, se concentran los mayores porcentajes de desnutrición crónica y de mujeres analfabetas.

 

Las evidencias que se presentan a través de la Serie Lancet, más la riqueza de las experiencias y recomendaciones que se emitirán en este taller, reforzarán en gran medida un esfuerzo nacional que emprendimos hace un año en el Perú, cuando realizamos un análisis conjunto muy minucioso con el Ministerio de Salud, en el que también participaron colegas del UNFPA, el UNICEF, la Presidencia del Consejo de Ministros, el Instituto de Investigación Nutricional, y destacados profesionales del Perú, donde identificamos 28 intervenciones que tienen o pudieran tener extraordinario impacto sobre la salud de las mujeres y los niños más pobres que viven en áreas rurales. Algunas de estas intervenciones ya están en camino de implementación, y otras requerirán de mayor concertación y participación para ponerlas en marcha.

 

En ambos casos, y después de leer las evidencias del Lancet, constatamos que no nos enfrentamos a problemas desconocidos e insolubles. Son viejos problemas y, para combatirlos tenemos las destrezas y los conocimientos suficientes, que adquieren importancia en la medida que percibimos su potencial resolutivo y observamos la experiencia de otros países que lograron mejoras aplicándolos sin grandes inversiones.

 

En este sentido, quiero finalizar remarcando en otro objetivo de la reuniòn, que es ampliar nuestra alianza por la salud del niño. Por eso celebro la presencia de instituciones amigas, de agencias gubernamentales y multilaterales, de asociaciones de profesionales, con la certeza de que todos juntos, bajo la rectoría del Ministerio de Salud, trataremos de aplicar la experiencia y la mejor evidencia acumulada, para convertirla en política y en intervenciones eficaces. Esperamos y deseamos que los resultados de este trabajo sean verdaderamente productivos y beneficiosos para cada uno de nuestros países.

Última actualización el Viernes 04 de Septiembre de 2009 11:38

Representación OPS/OMS en Perú
Los Pinos 251 Urb. Camacho La Molina - Lima 12 - Perú
Tel: (511) 319-5700 - Fax: 437-8289 - Correo electrónico: per@paho.org