Skip to content

TALLER SOBRE IMPLEMENTACIÓN DEL CMCT

Imprimir Correo electrónico

Lima, 9 de septiembre del 2008
Palabras del Dr. Manuel Peña, Representante de la OPS/OMS en el Perú 

Distinguidos participantes,
El tabaquismo expresa tal vez, más que ningún otro problema de salud pública, el fenómeno de globalización de las epidemias. Es un problema mundial, que afecta a todos los países, y cada vez con más fuerza a los países en vías de desarrollo hacia donde se desplaza vertiginosamente la estrategia de mercadeo de las grandes tabacaleras.
Esto trae aparejados muy graves problemas: por ejemplo, la OPS estima que el humo del tabaco además de constituir la principal causa de muerte evitable del mundo, mata anualmente alrededor de 5 millones de personas en el mundo, 1 millón en las Américas, y cerca de 100 mil personas en la región Andina
.

En el Perú, el 75% de los fumadores empieza a fumar antes de los 18 años, y uno de cada cuatro niños está expuesto al aire contaminado por el humo de tabaco de otras personas en su propio hogar.

Situaciones como éstas son las que motivaron a la OMS a establecer uno de los instrumentos de salud pública más ambicioso que se haya realizado a nivel mundial: el Convenio Marco de Lucha Contra el Tabaco.
Este Convenio, que es un tratado internacional vinculante, y cuya función principal es la de establecer un sistema de medidas para los países firmantes, entró en vigor y adquirió carácter vinculante el 28 de febrero de 2005, 90 días después que el país número 40 lo ratificara. Hasta hoy 158 países lo han ratificado mundialmente, 25 de ellos pertenecientes a nuestra Región de las Américas.

El Convenio prioriza el derecho a proteger la salud, basándose en la evidencia científica de que el consumo y la exposición al tabaco causan muerte, enfermedad y discapacidad. El Convenio señala acciones para reducir la demanda y también para reducir la oferta del tabaco; al tiempo de plantear obligaciones generales y opciones para que los países puedan mejorarlo a través de protocolos para temas puntuales, tales como el contrabando o la regulación de sus productos.

La experiencia ganada en la lucha contra el tabaco nos está mostrando que algunas medidas resultan particularmente efectivas para reducir su consumo, entre ellas resaltan: el aumento de su precio mediante medidas tributarias; la prohibición de la publicidad, promoción y patrocinio; el empaquetado y etiquetado de productos de tabaco con advertencias enérgicas y la protección contra la exposición al humo de tabaco, promoviendo los ambientes libres de humo, entre otras.

En efecto, el aumento del precio es probablemente la medida de mayor impacto inmediato en el consumo de tabaco. Incrementos del 10% en el precio de las cajetillas pueden producir una disminución del consumo hasta un 8% en los países de menor desarrollo. Por lo demás, los jóvenes y las personas de menos recursos son los más sensibles al aumento de precio del tabaco.

La prohibición de la publicidad directa o indirecta, también está demostrando su efectividad. Esto incluye los patrocinios, y se mejora aún más si se regula que las cajetillas sirvan para emitir mensajes educativos.
Otra medida muy efectiva y de gran impacto es el establecimiento de los ambientes libres de humo de tabaco, ayudando a establecer nuevos valores o ambientes, donde no fumar se convierte en la norma social vigente.

En nuestra opinión, decía un funcionario tabacalero, el problema más importante que enfrenta esa industria mortífera es la erosión de la aceptación social del acto de fumar. Y, en el mismo sentido, un informedel “Tobacco Institute” con relación a los Espacios Libres de Humo de Tabaco decía que era «El desarrollo más peligroso para la viabilidad de la industria tabacalera que jamás haya ocurrido».

La OPS ha venido realizando un monitoreo sistemático del cumplimiento de los artículos del Convenio y, cada año comprobamos que los logros son mayores y que estamos avanzando pero debemos señalar críticamente que aún nos falta mucho por recorrer: Ejemplos:
Todavía hay 10 países de las Américas que no han ratificado el Convenio;  solamente un país, Uruguay, ha aumentado los impuestos al tabaco (Artículo 6) ; sólo 9 han cumplido con el Artículo 11 que se refiere a advertencias enérgicas en el empaquetado y etiquetado: Bolivia, Brasil, Canadá, Chile, Jamaica, México, Panamá, Uruguay y Venezuela; solamente 2 países (Uruguay y Panamá) cumplen – a nivel nacional - ambientes 100% libres de humo (Artículo 8), aunque Colombia tiene desde mayo un decreto ministerial y Argentina, Canadá y EUA tienen
legislaciones hasta ahora a nivel sub-nacional.

En el caso de Perú, país anfitrión y que ha ubicado las acciones en salud en un lugar prominente entre las prioridades de Gobierno, debemos señalar que ha tenido avances en materia de abogacía pero aún no cumple con el Articulo 6 sobre el incremento de impuestos, ni con el Artículo 11 sobre empaquetado ya que sólo establece poner advertencia en el 50% de una de las caras de las cajetillas, cuando debiera incluir ambas. Tampoco cumple completamente con el Artículo 8 con relación aestablecimientos 100% libres de humo ya que permite – en algunas circunstancias - áreas para fumadores en lugares públicos.

Ante la situación mundial de la epidemia de tabaquismo, la Filantrópica Bloomberg, lanzó el año pasado la iniciativa del mismo nombre, que ha sido dirigida a los 15 países del mundo con mayor número absoluto de fumadores. En las Américas éstos son Brasil y México.

Como parte de la iniciativa, a inicios de este año, la OMS lanzó el paquete de medidas MPOWER que proporciona una hoja de ruta claramente definida para ayudar a los países a cumplir sus obligaciones asumidas en el CMCT y en general para combatir frontalmente la epidemia de tabaquismo.

Señoras y señores, el Taller Subregional de Lima, permitirá que los participantes se actualicen sobre cómo marcha la implementación y también identificar los pasos a seguir para el éxito. Para finalizar permítanme enunciarles las medidas más efectivas que la OMS recomienda implementar a todos sus Estados Miembros:

1. Conocer la evolución de la epidemia y de las políticas para combatirla, implementar los sistemas de vigilancia y monitoreo y una unidad de coordinación nacional.

2. Proteger a la población del humo del tabaco: Prohibir fumar en todos los ambientes cerrados, públicos y de trabajo.

3. Ayudar a quienes quieren dejar de consumir tabaco: Ofrecer servicios de cesación de tabaquismo.

4. Advertir a la población sobre los peligros del tabaco: Establecer advertencias sanitarias gráficas enérgicas.

5. Proteger a la población de la publicidad, promoción y patrocinio del tabaco.

6. Disminuir el acceso del tabaco, principalmente para los jóvenes: Aumentar los impuestos.

Esperamos que en estos 4 días de trabajo puedan avanzar y afianzar la guerra contra el tabaco, y esperamos también que busquen algún espacio para disfrutar de la bella y hospitalaria Lima… a todos una cálida bienvenida y nuestro cordial saludo.
Muchas gracias.

Última actualización el Viernes 28 de Agosto de 2009 14:35

Representación OPS/OMS en Perú
Los Pinos 251 Urb. Camacho La Molina - Lima 12 - Perú
Tel: (511) 319-5700 - Fax: 437-8289 - Correo electrónico: per@paho.org