Skip to content

Convenio Marco para el Control del Tabaco - CMCT entre las OMS y los Estados Partes

Imprimir Correo electrónico

Pronunciamiento a la opinión pública peruana
Diario La República, 14 de febrero de 2010

El Perú es uno de los 168 Estados que han ratificado el Convenio Marco de la Organización Mundial de la Salud para el control del tabaco – CMCT a nivel mundial. El Convenio entró en vigor en el Perú el 28 de febrero del 2005, en seguimiento a la aprobación de su ratificación por el Congreso de la República en el año 2004. Lo dispuesto en el Convenio Marco tiene carácter vinculante para todas las Partes Contratantes.

A través de este Convenio, los Estados Partes se comprometen a proteger a las generaciones futuras contra las devastadoras consecuencias sanitarias, sociales, económicas y ambientales del consumo de tabaco y de la exposición al humo de tabaco, proporcionando un marco de medidas que los Estados Partes habrán de implementar a través de iniciativas legislativas nacionales. Entre estas medidas destacan:

·      Eliminar la exposición al humo de trabajo ajeno, a través de una prohibición del acto de fumar en todos los lugares públicos y de trabajo interiores, incluyendo bares y restaurantes.

·      Establecer advertencias sanitarias que cubran al menos el 50% de cada cara principal de las cajetillas u otra forma de empaque de todo tipo de productos de tabaco, incluyendo imágenes.

·      Prohibir toda forma de publicidad y promoción de productos de tabaco y de patrocinio por parte de la industria tabacalera.

Estas disposiciones se sostienen en evidencias científicas, por esta razón consideramos importante informar acerca de estas medidas a la opinión pública:

1.  Reducir a cero la exposición al humo de tabaco ajeno a través de ambientes 100% libres de humo de tabaco en todos los lugares públicos y de trabajo interiores.

Vastas investigaciones han demostrado con claridad que NO hay ningún nivel de exposición al humo ajeno que no traiga consigo riesgos específicos para la salud. La Conferencia de los Estados Partes al Convenio Marco, el Cirujano General de los Estados Unidos de América, el Comité Científico sobre Tabaco y Salud de Reino Unido y diversas otras instituciones renombradas a nivel internacional, coinciden en que la exposición al humo de tabaco ajeno, contribuye a una amplia diversidad de enfermedades. Por ejemplo, la exposición al humo de tabaco ajeno aumenta de un 25% a un 30% el riesgo de cardiopatía coronaria y un 20% a un 30% el riesgo de cáncer de pulmón entre los no fumadores.

Países como Irlanda, Escocia y algunos Estados de EE.UU han presentado evidencias sólidas acerca de los efectos positivos de los ambientes libres de humo de tabaco. En Irlanda, la legislación sobre ambientes libres de humo de tabaco permitió reducir en un 83% las concentraciones de nicotina en el aire y la exposición de los trabajadores de bares al humo ajeno, disminuyó de 30 horas por semana a cero. Las leyes sobre lugares de trabajo libres de humo de tabaco permiten reducir un 4% de la prevalencia absoluta de tabaquismo y alienta a las personas a no fumar en sus viviendas. Sin embargo, las leyes sobre ambientes libres de humos de tabaco se vuelven ineficaces si se permite establecer áreas para fumadores.
La protección de la salud pública es responsabilidad de todos los Estados. Los ambientes libres de humo de tabaco son un ejemplo claro de la defensa por la vida y la salud individual y colectiva. El derecho a la vida está sobre cualquier otro derecho. 

2.  Advertencias sanitarias en los paquetes de productos de tabaco

Aunque existen pruebas concluyentes sobre los peligros del tabaquismo, es frecuente el desconocimiento del público de los efectos nocivos concretos. El carácter extremadamente adictivo del tabaco y la amplia variedad de peligros para la salud no se han explicado suficientemente al público. Las personas creen que pueden reducir o suspender el consumo de tabaco antes que se presenten problemas de salud, cuando en realidad la mayor parte de estas no podrán dejarlo.

Es un deber sanitario mundial es que el consumidor esté informado acerca del producto que consume. Las advertencias grandes con imágenes son además decisivas para cambiar la imagen del tabaco entre adolescentes y jóvenes. Consecuentes con esto, el CMCT y sus Guías para implementarlo comprometen a los Estados Partes a que los productos de tabaco tengan advertencias sanitarias escritas y gráficas en el 50% de cada cara principal de la cajetilla de cigarrillos y los insta a que desplieguen campañas sostenidas que ilustren acerca de los riesgos de enfermedad que trae consigo el consumo de tabaco y sobre la repercusión económica en el presupuesto familiar.

3. Prohibición de la publicidad, promoción y patrocinio

El mercadeo de los productos de tabaco contribuye a aumentar su consumo. Los fabricantes de tabaco destacan entre los mejores comercializadores del mundo y eluden de manera cada vez más alarmante las prohibiciones de la publicidad, la promoción y el patrocinio destinadas a reducir el consumo de tabaco. La comercialización y la promoción aumentan las ventas de tabaco, alentando subliminalmente a los fumadores actuales a fumar más. Igualmente, induce a los consumidores potenciales, como es el caso de adolescentes y jóvenes, a probar el tabaco y así, pasar a ser clientes a largo plazo. La publicidad empleada asocia engañosamente el tabaco con atributos deseables como estatus, juventud, energía, y atractivo social y sexual.

La industria tabacalera invierte en mantener activos a aliados para la comercialización y promoción de sus productos. Así entonces, se requiere de prohibiciones completas de su publicidad. La prohibición parcial, sólo lograría que reoriente su presupuesto a otras formas promociónales alternativas.

La industria tabacalera, conocedora de que una prohibición completa e integral es una medida poderosa contra la epidemia, se opone a esta férreamente. Ésta, como lo ha hecho en otros países, alegará que dichas prohibiciones restringen su derecho a la libertad de expresión, incluido el derecho a promover un producto legal. Este argumento es rebatible. En países como Francia y el Reino Unido, los tribunales nacionales han fallado a favor de la salud individual y colectiva en el marco de la salud pública y en contra de los intereses de las empresas tabacaleras en el tema de publicidad, promoción y el patrocinio del tabaco, basada en las formalidades, condiciones, restricciones y sanciones que puede establecer la ley y que son necesarias para la protección de la salud y la protección de los derechos de las personas.

Por lo expuesto, la Organización Panamericana de la Salud respalda la iniciativa del Ministerio de Salud, del Poder Ejecutivo y Legislativo de legislar y reglamentar disposiciones orientadas al cumplimiento del Convenio Marco de la OMS para el Control de Tabaco.

“El mundo está acostumbrado a pensar en la ley como instrumento de justicia, pero no como instrumento sanitario…. es hora de que los instrumentos jurídicos se aprovechen a favor de la salud y la justicia en el mundo”.

Informe de la OMS “Towards health with justice”, 2002

iconPRONUNCIAMENTO - CONVENIO MARCO PARA EL CONTROL DEL TABACO - CMCT ENTRE LAS OMS Y LOS ESTADOS PARTES (449.14 kB)

Última actualización el Jueves 05 de Mayo de 2011 17:30

Representación OPS/OMS en Perú
Los Pinos 251 Urb. Camacho La Molina - Lima 12 - Perú
Tel: (511) 319-5700 - Fax: 437-8289 - Correo electrónico: per@paho.org