REUNIÓN REGIONAL DE LAS AMÉRICAS SOBRE LA NUTRICIÓN ÓPTIMA DE YODO

Imprimir Correo electrónico

5 de mayo de 2004
Palabras del Dr. Manuel Peña, Representante de la OPS/OMS en el Perú

Dra Pilar Mazzetti, Ministra de Salud

Dr Eduardo Pretell, Coordinador Consejo Internacional para Control de los Desórdenes por Deficiencia de Yodo

Distinguidos Miembros de la Mesa

Sras. y Sres..-

 

Deseo comenzar expresando la gran satisfacción que representa para la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS) participar, una vez más, junto al Consejo Internacional para el Control de los  Desórdenes por Deficiencia de Yodo, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y los integrantes de la “Red Global para la eliminación sostenida de la deficiencia de yodo”, en una Reunión Regional dirigida a renovar nuestro compromiso para lograr una “Nutricion Óptima de Yodo”. Quiero tambien expresar nuestro agradecimiento a la Sra. Ministra de Salud del Perú, Dra Mazzetti, por no sólo aceptar ser la anfitriona de este importante evento internacional, sino por hacerlo con tanto entusiasmo y compromiso.

Cada día vienen al mundo 113,000 recién nacidos que están en riesgo de deficiencia de yodo, y que se suman a los más de 2,200 millones de personas que habitan en regiones deficientes.

 

Las dramáticas consecuencias de la simple deficiencia de este nutriente esencial tiene efectos devastadores sobre el individuo y la sociedad que incluye: muerte fetal y perinatal, daño cerebral, retardo mental, grados variables de trastornos del aprendizaje, nanismo y retardo del crecimiento, entre otros, y estos problemas son de mayor severidad e impacto en las etapas tempranas del ciclo de vida. En el contexto socio económico, son precisamente los grupos más vulnerables a estos trastornos, aquellos que viven sumidos en la pobreza, en ambientes físicos adversos, los que no tienen acceso a una nutrición y servicios de salud adecuados y los que viven inmersos en la ignorancia y en la exclusión!

 

En diversas cumbres mundiales y foros internacionales (Nueva York, Quito, Bogota, Beijing, por sólo mencionar algunos) los países se han planteado y comprometido en eliminar los desórdenes por deficiencia de yodo mediante un suministro adecuado y sostenible del nutriente. Muchos países han alcanzado importantes logros y avances en sus programas, que han incluido compromiso político, movilización social, participación de los productores de sal, comunicación para promover el aumento de la demanda informada, implementación de programas encaminados a las poblaciones y áreas mas vulnerables tanto desde el punto de vista geográfico como social.

 

En nuestra Region de las Américas, varios países han logrado un suministro sistematico de sal yodada, y por ello, una significativa reducción de los Desórdenes por Deficiencia de Yodo (DDI).

 

Cabe destacar, que el Perú es un gran ejemplo de este compromiso y esfuerzo. Poco mas de 20 años atrás, en 1986, una encuesta nacional reflejó que había deficiencia de yodo en el 97% de las localidades de la sierra y la selva. Y es a partir de ese año que el Ministerio de Salud se enfrasca en una lucha que comenzó creando una red de trabajo nacional, que cuenta desde entonces con un compromiso político mantenido, la participación de productores de sal yodada, la toma de conciencia de la población y la puesta en marcha de un sistema de monitoreo y evaluación que permitía corregir desviaciones e identificar problemas de manera adecuada y oportuna. Quiero aprovechar esta ocasión para reconocer el esfuerzo y el trabajo de muchos y, en particular, del querido amigo Eduardo Pretell, quien ha sido un líder muy reconocido y querido en su país natal y en todo el mundo, por su talento, dedicación, energía y entrega personal a esta trascendental tarea.

 

Uno de los elementos claves en el éxito en la eliminación de los Desórdenes por Deficiencia de Iodo, es fortalecer el monitoreo y evaluación de la marcha de los programas en los países. Es por ello que nos permitimos sugerir que esta Conferencia proponga, a través de los Ministros de Salud aquí presentes, se evalúe en los Cuerpos Directivos de la OPS/OMS, al menos con una periodicidad bienal, la situación y tendencia en los países y que se propongan acciones coordinadas para lograr la eliminación y posterior erradicación de este problema.

 

Queridos colegas, antes de terminar, quiero llamar la atención que la eliminacion de los DDI tendrá una influencia singular en el logro de los objetivos de desarrollo del milenio, proceso en el que están involucrados la gran mayoría de los países del mundo, contribuyendo a erradicar la pobreza, elevando los niveles de escolaridad, reduciendo la mortalidad infantil y por ende, permitiendo un desarrollo individual y social más justo y digno.

 

Muchas Gracias

Última actualización el Miércoles 09 de Septiembre de 2009 12:43