Curso nacional sobre tratamiento y reuso de aguas residuales domésticas en forestación y áreas verdes urbanas

Imprimir Correo electrónico

Lima, 26 de octubre de 2010

Palabras del Dr. Mario Valcarcel, Representante a.i. OPS/OMS PERU

A nivel mundial existe insuficiente capacidad adecuada para el tratamiento de las aguas residuales, sobre todo en los países en vía de desarrollo debido a la superpoblación, crisis de agua y al costo de los sistemas de tratamiento de aguas residuales.

Se estima en alrededor del 40% de la población mundial con tratamiento o disposición inadecuada de aguas residuales.

En Perú y la Región de las Américas en general hay un retraso notable en infraestructura de tratamiento de aguas residuales.  Al mismo tiempo hay enormes volúmenes de agua residual que se utilizan para irrigación de cultivos y como fuentes de sistemas de abastecimiento de agua.

Las aguas residuales son generadas por las viviendas, instituciones, locales comerciales e industrias.  También se incluyen aguas superficiales provenientes de las precipitaciones.

El tratamiento tiene el propósito de producir agua limpia o reutilizable en el ambiente y de residuos sólidos para su disposición o reuso.

Los desechos humanos sin tratamiento adecuado presentan un peligro de infección parasitaria, hepatitis A, enfermedades graves gastrointestinales como el cólera y la fiebre tifoidea por la contaminación de fuentes de agua y alimentos.

Los proyectos de agua servidas son ejecutados para cortar o mitigar los efectos contaminantes al hombre y al ambiente.

El tratamiento de las aguas residuales además de su efecto positivo en la salud proveen sitios para el desarrollo, con mayor productividad y rentas recreativas, turísticas, pesqueras, así como en elevación de la productividad agrícola y forestal.  Asimismo menores requerimientos de fertilizantes y de fuentes de agua como resultado del reciclaje.

Las comunidades pequeñas y las rurales deben ser capaces de manejar los programas o sistemas de saneamiento, siendo importante la participación comunitaria.

En los países en vía de desarrollo la selección de tecnologías no apropiadas es una de las principales fallas por falta de insumos para garantizar un mantenimiento exitoso por lo que la selección de tecnologías para el tratamiento debe ser una prioridad.

En la actualidad la irrigación de cultivos con aguas residuales es una práctica común, especialmente en zonas áridas.

No obstante existen requisitos de calidad para su aprovechamiento en riego para cortar la contaminación de los cultivos que pueden afectar al hombre y a los animales.

En cuanto a la calidad de las aguas residuales, existen límites máximos permisibles normativos referidos como estándares de calidad del agua.

Estos estándares se relacionan con lo estético y el uso del medio ambiente receptor para suministro público del agua, que definen los límites físicos, químicos y biológicos, incluyendo sólidos, turbidez, color, temperatura, ph, oxígeno disuelto, demanda química de oxígeno, número de organismos coliformes, materiales tóxicos, metales pesados y nutrientes.

Los estándares especifican la norma de cada uno de estos componentes en la descarga .

La OMS publicó en el 2006 unas guías para el uso seguro de aguas residuales en agricultura y acuicultura.  Las guías contienen lineamientos sobre niveles de contaminación máximos recomendados para los diferentes usos, basados en la mejor información epidemiológica disponible y el consenso científico.

La OPS reconoce que el manejo de aguas residuales es un tema importante para la salud pública y el desarrollo social y económico.  Ejemplo de esto es este Curso Taller Nacional Tratamiento y uso de aguas residuales domésticas en áreas verdes, forestación y agricultura urbana, que la OPS, en el marco del proyecto SWITCH, colabora con IPES, el Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento, la Autoridad Nacional del Agua y la Superintendencia Nacional de Servicios de Saneamiento SUNASS, para incrementar los conocimientos sobre los usos potenciales de las aguas residuales domésticas tratadas; reconocer los potenciales costos y beneficios económicos y sociales del tratamiento y uso de aguas residuales domésticas y elevar las capacidades en el diseño e implementación de sistemas integrales centralizados y descentralizados de tratamiento y uso de aguas residuales domésticas con tecnologías apropiadas.

Señoras y Señores, en Perú en el año 1991 comenzó la última pandemia de cólera en las Américas y hoy el hermano pueblo haitiano, después del terremoto que devastó al país, se ha presentado una epidemia de cólera que hasta el 24 de octubre ha producido 3,015 hospitalizaciones y registradas 253 defunciones.  Ante esta situación, y dado el riesgo de reintroducción a otros países de la Región de las Américas, se ha recomendado a los Estados Miembros redoblar los esfuerzos de vigilancia, actualizar los planes de preparación y respuestas e implementar las medidas de prevención y promoción de salud apropiadas.

La medida más sostenible para proteger a las poblaciones del cólera y otras enfermedades diarreicas es el mejoramiento del abastecimiento de agua y saneamiento, así como garantizar la inocuidad de los alimentos y la higiene general y personal.

Antes de concluir quisiera reconocer a nombre del Equipo Técnico Regional de Agua y Saneamiento de la OPS con sede en  Perú, el trabajo que el país viene realizando en términos de tratamiento de aguas residuales domésticas como es la Planta de Taboada y la puesta en marcha de la de San Bartolo.

Agradecer al Ministerio de Vivienda y Construcción y Saneamiento por el liderazgo en conducir estas capacitaciones, a la Academia, a otras instituciones gubernamentales y a la sociedad civil por sus aportes en la regulación, capacitación y desarrollo tecnológico.  Asimismo agradecer la presencia de ustedes en esta casa de la salud, que también es del campo de agua y saneamiento básico, como parte insustituible de salud.

Muchas Gracias.