BALANCE Y PERSPECTIVAS DE LAS FUNCIONES ESENCIALES DE SALUD PÚBLICA

Imprimir Correo electrónico

29 de mayo de 2007
Palabras del Dr. Manuel Peña, Representante de la OPS/OMS en el Perú

Saludo (Subdirectora de la OPS y Ministro de Salud del Perú) Bienvenida a los participantes de los países: Argentina, Brasil, Chile, Costa Rica, Colombia, Cuba, Ecuador, Estados Unidos, Honduras, México, Puerto Rico, Republica Dominicana, y Perú. Bienvenida a los asistentes del Ministerio de Salud del nivel central, de las Regiones de Amazonas y Lima III, de UNICEF, UNFPA, de la Universidad Peruana Cayetano Heredia.

Bienvenida a los funcionarios de la OPS de Washington y de los países. Y saludo a los funcionarios de la OPS del Perú.

Permítanme comenzar dándoles algunos antecedentes que son relevantes con relación a los objetivos de la reunión que nos convoca hoy. En septiembre del año 2000, como parte de la Iniciativa “La Salud Pública en las Américas”, la Dirección de la OPS presentó a los Ministros de Salud de la Región, una propuesta que definía las Funciones Esenciales de Salud Pública y presentaba una metodología e instrumentos para su medición.

Era el fin de una década en la que las reformas a los Sistemas de Salud, en la mayoría de los países, por haberse concentrado en los aspectos financieros, organizativos, estructurales y en la atención a las personas, habían omitido los asuntos relativos a la salud colectiva, habían generado esfuerzos de reducción del tamaño de los Ministerios con eliminación de funciones clave, y conducido a una crisis en la Salud Pública.

Seguro ustedes estarán de acuerdo conmigo en que, nada más oportuno y más necesario que esa propuesta que se puso al servicio de los países, que se orientaba a observar, de manera objetiva, hasta dónde la Salud Pública había sido relegada y cuánto había sido afectada.

La iniciativa “La salud pública en las Américas” buscaba no solo la adopción de un concepto común de la Salud Pública y sus funciones esenciales en las Américas, sino crear un marco común para la medición del desempeño de esas funciones, de forma que, en razón de la cooperación con los países, se apoyara la evaluación de la práctica de la salud pública en cada país, basándose en la medición del desempeño de sus funciones esenciales, y de esta manera impulsar un proceso continental de acción para fortalecer la infraestructura y mejorar la práctica de la salud pública, basado en los hallazgos de las mediciones.

No solo se buscaba recuperar una función principal de los Sistemas de Salud, sino una responsabilidad primordial del Estado que, en un afán de reducción del tamaño y del alcance de la acción del mismo, las reformas no consideraron ni siquiera relevante, como es el cuidado de la salud colectiva. Se pretendía, además, recuperar un papel más relevante y trascendente para los ciudadanos, que habían
sido marginados de la acción pública al restarle funciones al Estado.

Fue necesario, por lo tanto, comenzar haciendo un esfuerzo de armonización conceptual, y por ello, en un gran proceso intelectual que abarcó muchas personas e instituciones, se convinieron once Funciones Esenciales, cuya definición subyace en un concepto de salud pública que se refiere a la acción colectiva, que involucra no solo al Estado sino a la sociedad civil, encaminada a proteger y mejorar la salud de las personas.

Supone, por lo tanto, una noción que va más allá de las intervenciones poblacionales o comunitarias e incluye la responsabilidad de asegurar el acceso al cuidado de la salud, con estándares de calidad. No está referido a la salud pública como disciplina académica, sino como una práctica social de naturaleza interdisciplinaria, en la que la responsabilidad no se limita al Estado, sino que convoca a toda la sociedad.

Responde, por tanto, al principio de que el Estado tiene un papel indelegable en la ejecución o en la garantía del cumplimiento de las Funciones Esenciales de Salud Pública, pero éstas solo representan una fracción de las responsabilidades estatales en el ámbito de la salud. Es una fracción muy relevante, sin duda, cuyo adecuado cumplimiento no solo resulta fundamental para elevar los niveles de salud y la calidad de vida de la población, sino que es a su vez parte de la responsabilidad rectora que el Estado tiene en materia de salud, caracterizada asimismo por tareas de conducción, regulación, modulación del financiamiento, vigilancia del acceso al cuidado de la salud y armonización de la provisión.

El propósito de la medición del desempeño es el de identificar las fortalezas y las debilidades de la práctica de la salud pública, además de permitir un diagnóstico operativo de las áreas que requieren mayor apoyo para fortalecer la infraestructura de salud pública, entendida en su más amplia acepción, esto es, incluyendo las capacidades humanas y las instalaciones y equipamientos que resultan necesarios para su buen desempeño.

A partir de la aprobación por el Consejo Directivo de la OPS de los conceptos y de la metodología para la medición de las Funciones Esenciales de Salud Pública, con grandes expectativas, se inició un esfuerzo que ha abarcado 42 países y territorios de la Región de las Américas, entre los que se incluye al Perú, que incorporaron los conceptos y los valores y adoptaron la práctica de la medición a nivel nacional y subnacional.

De este colosal esfuerzo, se han acumulado un sinnúmero de experiencias y progresos metodológicos, que van más allá de lo previsto, creando incluso nuevas necesidades que le dan vigor y estimulan la continuidad de la iniciativa. Un claro ejemplo de esto lo constituyen el desarrollo conceptual y la creación de instrumentos de medición de la función de rectoría y otras medidas del desempeño de los sistemas de salud.

Precisamente porque estamos en Perú y a manera de ilustrar cuán crucial ha sido esta iniciativa para los países, quiero resaltar que no solo se ha llevado a cabo la medición de las Funciones Esenciales de Salud Pública a nivel nacional, sino se ha realizado en todas las Regiones del país, en un esfuerzo sin precedentes en donde el papel de conducción y la asesoría del nivel central del Ministerio de Salud fue fundamental. De esta forma, todas las Regiones, a las que se les ha transferido la gestión de la salud, cuentan con una línea de base del desempeño de la Salud Pública que les va a permitir establecer planes regionales de desarrollo para colocarse en una mejor capacidad de asumir tan importante reto.

Como el proceso de descentralización en Perú no se ha detenido en los niveles Regionales sino el país ha decidido continuarlo hasta los niveles locales, con seguridad va a ser necesario adaptar los instrumentos y las metodologías para llevar hasta las unidades administrativas locales este esfuerzo de medición de las Funciones Esenciales de Salud Pública y facilitar que la Salud Pública sea fortalecida en todos los ámbitos del Sistema de Salud.

Esto es más que oportuno, ya que el Perú está en el proceso de construir un Plan Nacional de Salud, de carácter sectorial, concertado ampliamente, para el período 2007-2020, el que deberá guiar, a su vez, la elaboración de planes institucionales, planes regionales y planes locales de salud. Estamos seguros que uno de los aspectos fundamentales que se incluirá en estos planes, será lo concerniente al fortalecimiento de la Salud Pública, para lo cual el conocimiento del desempeño de las Funciones Esenciales de Salud Pública, será crucial.

Concordando con el proceso de descentralización, el país está iniciando un gran debate que se espera terminar con una norma legislativa en materia de aseguramiento en salud que tendrá implicaciones sustantivas sobre la Salud Pública. El aseguramiento público estará en manos del Ministerio de Salud, a través del Seguro Integral de Salud y del Ministerio del Trabajo y Promoción de Empleo, a través del Seguro Social de Salud (EsSalud); los Gobiernos Regionales y Locales tendrán a cargo la gestión de los Servicios de Salud y serán los responsables de la provisión de las atenciones a la población. De esta manera, para preservar y fortalecer la Salud Pública, el Ministerio de Salud deberá desempeñar con acierto la rectoría del Sistema de Salud.

Como ustedes comprenderán, para la Representación de la OPS en el Perú y para el sector salud del país, dado el contexto que he mencionado , es clave que este Taller se esté realizando en Lima.

Varios objetivos queremos alcanzar durante las jornadas de este Taller: Esperamos
poder compartir las experiencias en la aplicación de la Iniciativa ”La Salud Pública en las Américas” y en la Medición del desempeño de las Funciones Esenciales de Salud Pública, en la planificación e intervención para el desarrollo de la capacidad institucional en salud pública.

Además, quisiéramos poder identificar las metodologías aplicadas para mejorar la práctica de la salud pública, desarrollar la infraestructura para la salud pública y fortalecer el rol rector de la Autoridad Sanitaria.

También, deseamos identificar herramientas de intervención en el cumplimiento de los resultados de las Funciones Esenciales de Salud Pública, en el desarrollo de capacidades e infraestructura, y en el desarrollo de competencias descentralizadas.

Finalmente, esperamos identificar los contenidos prioritarios y analizar las estrategias de cooperación que deban orientar la cooperación horizontal entre países y la cooperación internacional de OPS/OMS en Salud Pública.
Queridas, queridos colegas confiamos que estos días serán …
(Despedida)

Última actualización el Viernes 28 de Agosto de 2009 13:06