II ENCUENTRO DE PROMOCIÓN DE LA SALUD

Imprimir Correo electrónico

12 de diciembre de 2005
Palabras del Dr. Manuel Peña, Representante de la OPS/OMS en el Perú

Es un gran gusto estar presente en este II Encuentro Nacional de Promoción de la Salud, que se convierte en un hito, similar al primero, en la tarea de cimentar en el Perú la estrategia de la Promoción de la Salud. En este esfuerzo, hemos sido testigos y acompañantes comprometidos con la tarea del Ministerio de Salud, dirigido por la Dra. Pilar Mazzetti, quien ha dado claros impulsos a la estrategia durante toda su gestión. En la actualidad, podemos afirmar, que se cuenta no sólo con una fortalecida Dirección General de Promoción de la Salud, como instancia ejecutora de las políticas ministeriales, sino que, además, ésta, se ha ido dotando de un marco teórico y de conceptos cada vez más claros y definidos, que sitúan al Perú, dentro del continente, en un nivel de expectativa y actualidad.

Los avances se han percibido en los enfoques, las estrategias y las políticas emprendidas.

Hemos visto que el enfoque de derechos, tantas veces mencionado, pero no siempre aplicado, ha tenido un impulso notorio en los últimos años, en los que se ha buscado convertirlo en piedra angular de las políticas ministeriales.
Varias actividades y eventos relacionados con el tema de los derechos se han realizado con impacto durante la presente gestión, siendo notorio el impulso y un mayor conocimiento, por parte del personal de salud, de los derechos humanos aplicados a la salud.

Se han dado pasos concretos y decididos para pasar del enunciado a la aplicación de políticas basadas en el reconocimiento de los derechos, principalmente de las mujeres y de grupos excluidos por su pertenencia cultural. El proceso es largo y difícil. El término “enfoque de derechos”, repetido reiteradamente, todavía debe pasar, del enunciado abstracto y valorativo, al campo de lo operativo y programático, como paso previo al logro de una mayor justicia y equidad.

Desde mi punto de vista, el logro más grande que se ha dado al impulsar la promoción de la salud, es el referido al cambio del concepto de salud; la ruptura con los viejos paradigmas biologicistas. El nuevo concepto, de salud  como bienestar, comienza a ser dominante, dinámico e integrador. La salud es una construcción social, en cuyas mejoras y mantenimiento participamos todos.
No solamente los que trabajamos en el sector de la salud. La salud como tarea de todos, en gran medida, se ha dado gracias al impulso de la promoción de la salud, que nos lleva a reflexionar sobre la complejidad del fenómeno saludenfermedad y la diferencia que existe entre “salud” y “atención de salud”.

La promoción de la salud nos lleva a comprender que todos los sectores tienen el potencial de poner en marcha políticas públicas saludables, es decir, las políticas que consideran, en primer lugar, el bienestar y la calidad de vida de la población. Ahora tenemos más claro que para mantener o mejorar la salud, debemos ir más allá de la atención sectorial de los problemas de salud, para trabajar con otras autoridades y la comunidad, generando políticas públicas que afecten los determinantes sociales de la salud.

Ya se había tocado el tema de los determinantes sociales de la salud en el Primer Encuentro, en este Segundo, es el tema central de la agenda, lo que demuestra una visión progresiva y actual por parte del Perú. Es también, de interés capital para la OMS y la OPS. El Director de la OMS, Dr. Jong Wook Lee, ha conformado una Comisión Mundial sobre Determinantes Sociales de la Salud, con el objeto de estudiar su influencia en la salud y las posibles estrategias que disponemos para actuar sobre ellas. Al respecto, hemos invitado a la Dra Jeannette Vega, del Secretariado de esta Comisión , para que nos ilustre de primera mano sobre los alcances y avances que se tiene a nivel mundial.

La salud es una construcción social que se logra dotando a la gente de bienes, servicios, regulaciones y entornos adecuados para desarrollar sus actividades y su propia vida. Vemos que este es el concepto que orienta la promoción de la salud en el Perú, y que está generando un movimiento multisectorial, con múltiples actores y un nuevo tipo de promotor de la salud, un promotor capaz de influir a nivel político y liderar en su comunidad.

Esto explica el gran impulso que se observa en los municipios del país. Vemos Alcaldes nuevos, buscando mejorar la calidad de vida de sus municipios, son políticos con sólidos criterios de gerencia y salud pública. La Red Peruana de Municipios Saludables, sin lugar a dudas es de las más grandes y pujantes de la Región. Se constituye no sólo en los municipios que cuentan con recursos, sino en municipios donde la característica es la pobreza y la ausencia de recursos económicos. Pese a ello, muchos de estos municipios nos muestran interesantes ejemplos de cómo mejorar, con gran imaginación y una fuerte dosis de pasión, las condiciones de vida de su población. Son ejemplos que debemos documentarlos y mostrarlos como experiencias a ser imitadas. Esa debiera ser una orientación de nuestro apoyo, el de las instituciones académicas y de las múltiples agencias y ONG’s que ahora están comprometidas en la construcción de entornos saludables.

No sólo han surgido proyectos municipales, hemos sido testigos de iniciativas interesantes en las escuelas, en las universidades, en las comunidades, en centros de trabajo, en mercados, todos, proponiendo mejoras para hacerlos más saludables. Lo saludable está en boca de todos y en los medios. La gente, quiere tener opciones saludables y seguras y lucha por ellas cada vez con más fuerza.

Este es, sin duda, un indicador de avance. Otro, son las políticas y las estrategias que se ponen en marcha. Vimos, por ejemplo, en un estudio muy inicial y pionero, cuántas ordenanzas municipales se habían emitido con algún contenido saludable en una Provincia. Es que las políticas no deben quedar en enunciados, deben tener un nivel de concreción y deben reflejarse en las leyes, en las ordenanzas y en su cumplimiento cabal. La ciudadanía está atenta.

Existen observatorios que miden y cuentan los proyectos de ley que son buenos y, también, los que son malos para la salud. Existen activistas y promotores organizados alrededor de cada tema de importancia para la salud de la población. Cada “estilo de vida” cuenta con su propia organización, nacida de la sociedad civil, con el objeto de mejorarla o defenderla. Cada grupo organizado con este fin y que cumple su función, merece ser apoyado. Son grupos de promotores y líderes de opinión.

La cultura de la salud, los hábitos y conductas de la gente, es otro de los temas que ha merecido la atención de las políticas de promoción de la salud, con avances notorios en algunos campos. Sólo mencionar que el Perú ha sido el país número 40 en firmar el Convenio Marco de Lucha Contra el Tabaco, lo cuál fue meritorio en al ámbito internacional. En el ámbito nacional, también son meritorios algunos avances, especialmente en el establecimiento de espacios libres de humo de tabaco, en municipios, hospitales, universidades y centros de trabajo. Entendemos que no se trata sólo de parar la epidemia de cáncer de pulmón, se trata, sobre todo, de fortalecer con estas acciones la cultura de salud de nuestras poblaciones y de parar todas las epidemias posibles.

En este sentido hemos visto que se comienza a trabajar, también, la actividad física, buscando que los peruanos se muevan más; la no violencia, la salud mental, la salud sexual, la seguridad vial, la higiene comunitaria, familiar y personal, dotando de contenidos a los gobiernos locales, a las escuelas, escenario éste en el que proliferan “Escuelas Saludables”, el otro proyecto estrella, relacionado con entornos.

Como organización hemos acompañado al Ministerio en su tarea de poner en marcha su ambicioso proyecto de promocionar la salud. Gran parte de esta queda grabada en documentos y boletines, documentos que tienen el mérito de ser productos locales, expresan experiencias nacionales, con propuestas consensuadas y adecuadas a la realidad local, destinados a ser compartidas.

Con la Dirección General de Promoción de la Salud y otras instituciones amigas y aliadas, se han publicado 18 cuadernos de promoción de la salud, 5 boletines y una decena de otros documentos que sirven para difundir y llegar a las regiones con ideas sobre cómo hacer promoción de la salud en cada ámbito o con diferentes ciclos de vida o grupo poblacional: niños, mujeres, adolescentes, adultos mayores, escolares, familias o grupos que sufren algún tipo de exclusión, han merecido alguna atención y esfuerzo.

La mirada hacia atrás es reconfortante. Pero la mirada hacia adelante es esperanzadora. El futuro de la salud pública cambiará gracias a la promoción de la salud. Es la estrategia que nos otorga una visión renovada e integradora, acorde con los procesos políticos de desarrollo sostenible centrado en el bienestar de la gente. Es la estrategia movilizadora, en la que los líderes se reconocen en la medida que responden a las expectativas ciudadanas. Y en la que los ciudadanos no son más beneficiarios pasivos, sino sujetos participantes, con derechos y responsabilidades definidas para hacer del Perú un país cada vez más saludable, desafío en el que todos estamos comprometidos.
Muchas gracias.