Imprimir Correo electrónico
Cover 1

Introducción

Antigua y Barbuda está al norte de las Islas de Sotavento, en el Caribe oriental. Abarca tres islas: Antigua, Barbuda y Redonda –una isla rocosa y deshabitada. Antigua, la más grande de las dos islas principales, tiene una superficie de 280 km2, en tanto que Barbuda tiene 160 km2. El terreno es principalmente bajo. El país se divide en seis distritos y tiene una buena red vial. Está situado en la zona de huracanes y también está expuesta a terremotos y sequías.

Se independizó de Gran Bretaña el 1 de noviembre de 1981. El gobierno es una democracia parlamentaria; la reina de Inglaterra es la cabeza titular del país. Hay una legislatura bicameral. De acuerdo con la constitución, se realizan elecciones cada cinco años. El Consejo de Barbuda fue establecido por la Ley del Gobierno Local de Barbuda en 1976. El Consejo administra y reglamenta la agricultura, la silvicultura, las empresas de servicios públicos y la red vial, y se encarga de las recaudaciones fiscales. En lo que respecta a la salud, el Consejo se ocupa de la administración de los establecimientos de salud pública, así como de las instalaciones médicas y sanitarias del país, y de los servicios de salud.

Antigua y Barbuda es miembro de la Organización de los Estados del Caribe Oriental (OECO) y coopera con otros países de la OECO en campos tales como la política económica, la defensa, las adquisiciones de productos farmacéuticos y la diplomacia internacional. Antigua y Barbuda usa la moneda del Caribe oriental; el tipo de cambio es US$1,00 = EC$2,70.

El país tiene pocos recursos naturales; su economía se basa en el turismo, la construcción, las manufacturas y los servicios financieros. De 2006 a 2008, la economía creció, pero el producto interno bruto (PIB) real se redujo en 2009 y 2010 debido a la disminución del turismo y la construcción, la débil recuperación de la economía mundial y el cierre del Grupo de Empresas Sanford, que tenía grandes inversiones privadas en el país. El empleo en los sectores público y privado aumentó en 2006, pero en 2010 se congelaron los sueldos, los salarios y los empleos nuevos en el sector público (1). El PIB a precios de mercado se mantuvo en US$1.131,76 millones (EC$3.055,76 millones) en 2009. Ese mismo año, el gobierno formuló el Plan Nacional de Transformación Económica y Social, con políticas y programas en áreas tales como las comunicaciones y los servicios financieros, para abordar la sostenibilidad fiscal y de la deuda, promover la actividad económica y procurar el bienestar social de los habitantes de Antigua y Barbuda.

Según el censo de 2001, la población total era de 76.866 habitantes y se preveía que para 2010 llegaría a 90.801 habitantes: 42.642 hombres y 48.159 mujeres (figura 1). La tasa general de fecundidad ha fluctuado de un año a otro; en 2010 era de 51,75 por 1.000 mujeres en edad fecunda (cuadro 1). La esperanza de vida al nacer en 2010 era de 77,4 años para las mujeres y 73,3 años para los hombres. La tasa bruta de natalidad se situó entre 14,22 por 1.000 habitantes en 2006 y 13,82 en 2010. La tasa bruta de mortalidad era de 5,82 por 1.000 habitantes en 2006 y de 4,86 en 2010, con un crecimiento demográfico anual de 1,3% en 2010.

Figure 1

1-antigua y barbuda-e-t1.jpg

Se calcula que a mediados de 2010 alrededor de 98% de la población del país vivía en Antigua y 32% en zonas rurales. En el país hubo tanto inmigración como emigración. Cabe señalar que, en 2010, alrededor de 20.900 personas (23,6% de la población) migraron a Antigua y Barbuda, principalmente de Dominica, Guyana, Jamaica y Estados Unidos (2). La riqueza económica y la gran proximidad a países desarrollados son algunas de las características que atraen a trabajadores poco calificados al país.

El acceso de Antigua y Barbuda a las tecnologías de la información y de la comunicación fue mayor en el período comprendido en este informe. Entre 2006 y 2010, las líneas telefónicas fijas aumentaron de 44,14 por 100 habitantes a 47,05, mientras que los usuarios de internet subieron de 62,64 por 100 habitantes a 80, y los abonados de teléfonos celulares pasaron de 129,69 por 100 habitantes a 184,72 (3).

Entre 2006 y 2010, Antigua y Barbuda progresó mucho en el ámbito de la salud. Hubo una reducción general de la mortalidad materna e infantil, en tanto que la esperanza de vida aumentó. Asimismo, la carga de las enfermedades transmisibles disminuyó debido a varios factores. Por un lado, la labor del Programa Ampliado de Inmunización (PAI) del país llevó a la obtención de un alto nivel de cobertura y a una disminución subsiguiente de la incidencia de enfermedades inmunoprevenibles. Por el otro, las mejoras en el saneamiento y la manipulación de alimentos también contribuyeron a la disminución de algunas enfermedades transmisibles. Además, la Junta Central de Salud, división del Ministerio de Salud que se encarga de la salud ambiental, ha mantenido el dengue y la leptospirosis a niveles endémicos. La disponibilidad de medicamentos antirretrovíricos ha influido en la reducción del número de muertes causadas por la infección por el VIH/sida y ha mejorado la calidad de la vida de las personas infectadas por este virus.

Los servicios de salud maternoinfantil cuentan con personal calificado; todos los pacientes reciben atención prenatal y los partos son atendidos por profesionales debidamente capacitados. El sistema de salud general también ha mejorado. El nuevo Centro Médico Mount St. John, de 185 camas, ofrece una amplia gama de servicios que van desde la atención primaria hasta la terapia intensiva avanzada. El país adoptó la atención primaria de salud por medio de estrategias tales como la colaboración intersectorial y la promoción de la salud. El Ministerio de Educación colaboró con el Ministerio de Salud para facilitar programas de vacunación en las escuelas, y los medios de comunicación desempeñaron un papel importante al difundir información sanitaria al público sobre temas tales como planes de vacunación y planificación familiar. La educación pública ha desempeñado un papel importante en la salud. Las actividades en otros sectores y organismos han beneficiado a la salud. El Club de Leones proporcionó servicios de atención oftalmológica y detección del cáncer de la próstata, y las entidades religiosas difundieron regularmente información sanitaria y facilitaron programas de detección de enfermedades no transmisibles. El Plan de Prestaciones Médicas ofreció asistencia financiera y suministros farmacéuticos a los habitantes de las islas gemelas de Antigua y Barbuda que cumplían los requisitos.

Determinantes Y Desigualdades En Salud

Según una encuesta sobre las condiciones de vida realizada en 2007, la línea de indigencia se situaba en US$917 (EC$2.449) al año o US$2,51 (EC$6,71) por día. El umbral de pobreza de Antigua y Barbuda era de US$2.366 (EC$6.318) al año. Los indigentes representaban 3,7% de la población, los pobres no indigentes 14,6% y las personas consideradas vulnerables 10,0%. La población no vulnerable ascendía a 71,7% (4).

Dos distritos tenían niveles de pobreza superiores al promedio. En St. John, la ciudad más urbanizada del país, el nivel era de 22,3%, y en St. Philip, el distrito más distante, situado en el extremo oriental del país, era de 25,9%. Barbuda tenía el nivel más bajo de pobreza: 10,53% (4). La encuesta también indica que los jóvenes representan una porción desproporcionadamente alta de los indigentes. Mientras que las personas de 0 a 14 años de edad constituían 26,6% de la población del país, representaban 32,5% de los indigentes y 36,2% de los pobres no indigentes.

El desempleo en todos los quintiles de consumo era de 2,2% entre los hombres jefes de hogar y de 3,3% entre las mujeres jefas de hogar.

Antigua y Barbuda ha logrado el Objetivo de Desarrollo del Milenio (ODM) 2 (educación primaria universal). La asistencia escolar es obligatoria entre los 5 y 16 años de edad. En 2007, la tasa de alfabetización de los adultos era de 99% (hombres, 99,1%; mujeres, 98,1%). En el año lectivo 2009–2010, la matrícula neta en las escuelas primarias del país fue de 80,1% en general, con 82,5% de varones y 76,6% de mujeres (5); 18,3% de los escolares de todo el sistema educativo eran extranjeros. En la evaluación de los ODM realizada por un grupo de trabajo nacional se observó que había más niños que niñas inscritos en las escuelas primarias, pero un número mayor de niñas en las escuelas secundarias y terciarias.

El Ministerio de Educación, Juventud, Deportes y Asuntos de Género es la entidad nacional encargada de promover la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres. Antigua y Barbuda se ha comprometido a poner fin a la violencia de género mediante varias iniciativas, como un servicio de consultas telefónicas de urgencia que funciona las veinticuatro horas, alojamiento de urgencia para víctimas de violencia doméstica y campañas continuas de concientización. De manera análoga, en marzo de 2007 el país firmó la Convención de las Naciones Unidas sobre los derechos de las personas con discapacidad y ya ha tomado medidas para ratificarla.

Medio Ambiente Y Seguridad Humana

Antigua y Barbuda es signataria de diversos protocolos internacionales sobre el medio ambiente y ha elaborado políticas, planes y programas para abordar asuntos ambientales. En 2004 se elaboró la Estrategia y Plan de Acción Nacional de Gestión Ambiental para 2004–2009.

ACCESO DE LA POBLACIÓN A AGUA POTABLE Y SANEAMIENTO

Las precipitaciones anuales son muy bajas (de 101 a 107 cm) y se producen sequías con intervalos de tres a siete años. No hay ríos y los arroyos son pocos. Dos plantas de desalinización proveen aproximadamente 70% del agua; otras fuentes son el agua superficial y pozos. Barbuda depende en gran medida de pozos subterráneos para abastecerse de agua. En 2007, 89,3% de la población tenía acceso a agua potable y 72,9% tenía acceso a instalaciones sanitarias mejoradas; 22,7% de la población que se consideraba que vivía en viviendas de calidad deficiente usaba letrinas de pozo o instalaciones sanitarias aun más rudimentarias (4).

RESIDUOS SÓLIDOS

Hay dos vertederos sanitarios en Antigua (Cooks y Burma) y uno en Barbuda (Plantation). La mayor parte de los desechos que se recogen en Antigua se transporta al vertedero Cooks para su eliminación. Se ha usado el sitio Burma para la eliminación de desechos especiales, como productos farmacéuticos vencidos, productos químicos peligrosos y baterías de plomo y ácido. Según los datos de la Dirección Nacional de Manejo de Residuos Sólidos, hubo un aumento en los desechos domésticos generados entre 2006 y 2010, que pasaron de 20.518,94 toneladas en 2006 a 22.682,52 toneladas en 2009. Los desechos comerciales ascendieron a 11.707,70 toneladas en 2006, pero disminuyeron a 8.268,24 toneladas en 2009.

DEFORESTACIÓN Y DEGRADACIÓN DEL SUELO

Según la Estrategia y Plan de Acción Nacional de Gestión Ambiental para 2004–2009, el uso de métodos incorrectos en la agricultura y el desplazamiento del ganado fueron las causas principales de la degradación del suelo. Los huracanes han causado erosión en la costa. De acuerdo a los cálculos del Banco Mundial, en 2010 el 22,7% de la superficie del país estaba cubierta por bosques (6).

CONTAMINACIÓN DEL AIRE

Según diversas fuentes, entre ellas el Banco Mundial, las emisiones de dióxido de carbono ascendieron a 425.000 toneladas en 2006, a 436.000 toneladas en 2007 y a 447.000 toneladas en 2008 (7).

CONTAMINANTES ORGÁNICOS PERSISTENTES

En el Plan Nacional de Implementación para el Manejo de Contaminantes Orgánicos Persistentes para 2008–2015, se indican las siguientes prioridades: concientización sobre los plaguicidas que contienen contaminantes orgánicos persistentes y la necesidad de usarlos y desecharlos de forma segura, el mantenimiento y la actualización de inventarios nacionales de plaguicidas que contienen contaminantes orgánicos persistentes y el establecimiento de procedimientos administrativos para reglamentar y controlar la importación de bifenilos policlorados (BPC). Se encontró aceite con BPC en dos transformadores grandes. Uno estaba intacto y todavía se usa; el otro no funciona y se ha extraído todo el aceite. Hay cierta preocupación por el contenido de los transformadores más viejos y más pequeños, así como los de uso privado que no han sido inspeccionados (8).

SEGURIDAD VIAL

Los datos de la Real Fuerza Policial de Antigua indican que los accidentes de vehículos automotores aumentaron en el período 2006–2010. Hubo 836 accidentes en 2006, 1.132 en 2007, 1.016 en 2008, 1.618 en 2009 y 1.806 en 2010, con un promedio de ocho muertes por año durante el período comprendido en el informe. Entre 2008 y 2010, los hombres fueron responsables de 297 accidentes de tránsito con lesiones, y las mujeres, de 182. En esos accidentes murieron 19 hombres y 2 mujeres. De los hombres que murieron, nueve eran conductores, cinco eran peatones, tres eran ciclistas y dos eran pasajeros; de las mujeres que murieron, una era peatón y la otra pasajera.

VIOLENCIA

Según los datos de la Real Fuerza Policial de Antigua, en el período 2006–2010 hubo 70 asesinatos y 10 intentos de asesinato. En ese mismo período hubo 133 violaciones, pero los casos de violación disminuyeron notablemente, de 46 en 2008 a 8 en 2010.

DESASTRES

Durante el período comprendido en la evaluación, el país fue afectado por el huracán Earl en 2010 y el huracán Omar en 2008. El huracán Omar dañó y destruyó hogares y provocó inundaciones. Se calcula que el costo de la reconstrucción y otras tareas relacionadas con el huracán Earl ascendió a US$12.767.922; los costos relacionados con el huracán Omar fueron de US$210.000.

CAMBIO CLIMÁTICO

Antigua y Barbuda es un pequeño estado insular en desarrollo y es sensible al aumento del nivel del mar, de la temperatura del aire y la superficie del mar, y de la frecuencia y la intensidad de los huracanes, así como a cambios en el régimen de lluvias. Estas vulnerabilidades afectarán gravemente a los sectores del turismo y la producción de alimentos. Se había comenzado a tomar medidas de adaptación a los cambios en el medio ambiente, entre ellas la mejora de la capacidad para responder a los desastres, el establecimiento de una base institucional para el manejo del cambio climático y la ejecución de un plan integrado de aprovechamiento del agua.

SEGURIDAD ALIMENTARIA Y NUTRICIONAL

Los datos de la Organización para la Agricultura y la Alimentación muestran un mayor consumo de proteínas (de 70 g a 82 g por persona al día) y grasas (de 74 g a 83 g por persona al día) en los períodos 2000–2002 y 2005–2007, respectivamente (9). El presupuesto nacional de 2010 para la agricultura ascendió a US$11.603.833 (EC$31.330.535), cifra que representa 32% del presupuesto nacional para ese año.

INOCUIDAD DE LOS ALIMENTOS

En el período 2006–2010 no se notificó ningún caso de gripe aviar, pero hubo 37 casos confirmados de salmonella, 21 de los cuales se produjeron en 2010.

Condiciones De Salud Y Sus Tendencias

PROBLEMAS DE SALUD DE GRUPOS ESPECÍFICOS DE POBLACIÓN

Salud materna y reproductiva

Durante el período comprendido en el presente informe, Antigua y Barbuda realizó un progreso considerable con respecto al ODM que incluye la mejora de la salud materna. Todas las embarazadas recibieron atención prenatal de profesionales de la salud. Alrededor de 90% de los partos tuvieron lugar en hospitales y fueron atendidos por personal capacitado. Hubo cuatro defunciones maternas entre 2006 y 2010. La única muerte materna de 2010 se debió a una hemorragia posparto causada por coagulación intravascular diseminada. En 2007, el uso de anticonceptivos por las mujeres fue de 44,6% para todos los métodos.

Como parte del programa nacional de prevención de la transmisión maternoinfantil del VIH, 2.287 embarazadas se hicieron la prueba entre 2007 y 2009; seis (0,26%) eran VIH–positivas. En 2010, 605 embarazadas se hicieron la prueba; dos tuvieron resultado positivo y se inscribieron en el programa de prevención de la transmisión maternoinfantil. Ocho semanas después del nacimiento, los hijos de ambas mujeres fueron sometidos a la prueba de reacción en cadena de la polimerasa (RCP) para detectar ADN del VIH, a fin de realizar el diagnóstico temprano de la infección por el VIH en los bebés de madre seropositiva. La prueba fue administrada gratuitamente y en ambos niños el resultado fue negativo. Los casos de anemia en las embarazadas alcanzaron el nivel máximo en 2008, con 183 casos, para bajar posteriormente a 98 en 2009 y a 73 en 2010.

Niños (menores de 5 años de edad)

En el período 2006–2010 había 6.571 niños menores de 1 año y se produjeron 73 defunciones de lactantes. Lasa de mortalidad infantil se situó entre 9,18 por 1.000 nacidos vivos en 2006 y 17,38 en 2008. La mayoría de las defunciones de lactantes se debieron a prematuridad. El PAI tuvo mucho éxito en el país; en 2010, la cobertura con las vacunas del plan de inmunización para lactantes fue de 100%.

Se calcula que en 2010 los menores de 5 años representaban 10,4% de la población. Entre 2006 y 2010 se produjeron 32 defunciones de niños de 1 a 4 años de edad. La cobertura de vacunación contra el sarampión, la parotiditis y la rubéola fue de 100% en 2010 para los niños de 1 año. Las infecciones respiratorias agudas y la gastroenteritis fueron las principales causas de morbilidad en los niños menores de 5 años. Durante el período reportado, en este grupo hubo 11.422 casos de infecciones respiratorias agudas y 2.770 casos de gastroenteritis.

Niños (de 5 a 9 años de edad)

Los niños de 5 a 9 años constituían 10,3% de la población en 2010. En el período 2006–2010, las infecciones respiratorias agudas y la gastroenteritis fueron las principales causas de morbilidad en los niños mayores de 5 años, con 5.202 casos de infecciones respiratorias agudas y 1.939 casos de gastroenteritis.

Niños y adolescentes (10 a 19 años de edad)

En 2010 los grupos de edad de 10 a 14 años y de 15 a 19 representaban 9,8% y 8,9% de la población, respectivamente. El embarazo en la adolescencia disminuyó de 215 casos (14,9% de los embarazos) en 2008 a 146 (11,7%) en 2010.

En 2009 se hizo en Antigua y Barbuda la Encuesta Mundial de Salud Escolar, en la que participaron estudiantes de 13 a 15 años. La encuesta reveló que 45,1% de los encuestados habían tomado al menos una bebida alcohólica en los 30 días anteriores a la encuesta y que la mayoría (86,5%) había bebido alcohol por primera vez antes de los 14 años.

Causó preocupación la observación de que 17,4% de los estudiantes habían considerado la posibilidad de suicidarse (12,6% de los varones y 22,5% de las mujeres) y que 12,3% (9,3% de los varones y 15,7% de las mujeres) habían intentado suicidarse por lo menos una vez durante los 12 meses anteriores a la encuesta. De 37,1% que habían tenido relaciones sexuales por lo menos una vez, 68,4% habían usado condón la última vez. De los que habían consumido tabaco, casi 90% lo habían probado antes de los 14 años (10).

Adultos (20 a 64 años de edad)

Las personas de 20 a 44 años representaban 39,4% de la población, y las de 45 a 64 años, 13,1%, en 2010. En el período 2006–2010 se produjeron 250 defunciones en el grupo de 25 a 44 años y 493 en el grupo de 45 a 64. En 2010, estos grupos representaban aproximadamente 75% de la fuerza laboral. Las principales causas de muerte en este grupo en 2005–2009 fueron las enfermedades no transmisibles. Por orden de importancia, estas causas fueron cardiopatías, cáncer, diabetes, hipertensión y enfermedades cardiovasculares. Durante el período comprendido en este informe, fueron hospitalizadas en promedio 960 personas por año, principalmente por complicaciones de enfermedades crónicas. En este grupo había 55 pacientes sometidos a diálisis, 24 debido a complicaciones de la diabetes. Se hicieron en promedio 44 amputaciones al año, también como consecuencia de complicaciones de la diabetes. La prevalencia del uso de anticonceptivos bajó de 55,6% en 2006 a 33,7% en 2010. No se pueden prever las necesidades de anticonceptivos que quedan sin atender, ya que la salud reproductiva se maneja principalmente por medio del sistema de atención de salud privado.

Adultos mayores (65 años o más de edad)

En 2010, las personas de 65 años de edad o más representaban 8,2% de la población; las personas de 80 a 89 años y las de 90 o más constituían 1,5% y 0,3% de la población, respectivamente. Durante el período reportado, el número de defunciones de personas de 65 años o más fue 1.570. Las principales causas de muerte entre las personas de 85 a 101 años de edad se notificaron como estados mal definidos, como vejez, senilidad e insuficiencia respiratoria.

MORTALIDAD

Durante 2006–2010 se notificaron 2.537 defunciones en Antigua y Barbuda. La tasa bruta de mortalidad fue de 4,86 por 1.000 habitantes en 2010. En 2006 hubo 479 defunciones, en comparación con 507 en 2010. La tasa de mortalidad infantil disminuyó de 9,8 por 1.000 nacidos vivos (11 defunciones) en 2006 a 10,46 (13 defunciones) en 2010. Las enfermedades crónicas fueron las causas principales de mortalidad (cuadro 2). Los datos para 2006–2009 indican que las tres causas principales de muerte fueron cardiopatías, neoplasias malignas y diabetes sacarina.

1-antigua y barbuda-e-t2.jpg

MORBILIDAD

Enfermedades transmisibles

Enfermedades transmitidas por vectores

El dengue es endémico en el país y se presenta en brotes periódicos. En 2006 no se produjo ningún caso y en 2007 hubo uno solo, pero en 2008 hubo 52. En 2009 hubo dos y en 2010 hubo siete. En 2006–2010 se confirmaron tres casos importados de malaria y no se notificó ningún caso de fiebre amarilla.

Enfermedades prevenibles por vacunación

No se notificó ningún caso de enfermedades comprendidas en el Programa Ampliado de Inmunización del país. Se alcanzó una cobertura completa (100%) con todos los antígenos.

Zoonosis

Entre 2006 y 2010 hubo solo dos casos confirmados de leptospirosis, ambos en hombres.

VIH/sida y otras infecciones de transmisión sexual

Entre 2006 y 2009 se notificaron 262 casos de infección por el VIH: 134 hombres, 126 mujeres y dos cuyo sexo no se indicó. En 2008–2009 se confirmaron 133 casos de infección por el VIH, 125 de los cuales correspondieron a personas de 15 a 49 años y 8 a mayores de 49 años. La mortalidad por VIH/sida llegó al nivel máximo (18) en 2006, para caer en los años subsiguientes (2007 a 2010) a 10, 15, 12 y 8, respectivamente. Las relaciones heterosexuales fueron la modalidad principal de transmisión.

Tuberculosis

Hubo 18 casos de tuberculosis en el período comprendido en el informe. En 2010 se produjeron siete casos; cinco hombres y una mujer estaban coinfectados por el VIH.

Enfermedades emergentes

Hubo cuatro casos confirmados de gripe por A (H1N1) en 2009, pero no se notificaron defunciones.

Enfermedades crónicas no transmisibles

Las enfermedades crónicas no transmisibles, como la hipertensión y la diabetes, son las principales causas de morbilidad. Las personas en los quintiles de mayor consumo tenían mayores probabilidades de verse afectadas por hipertensión, diabetes y cardiopatías que las personas en los quintiles de menor consumo.

Enfermedades cardiovasculares

Entre 2006 y 2009, las cardiopatías fueron la causa principal de muerte tanto de hombres como de mujeres, con 387 defunciones o 19,1% del total. En la encuesta sobre condiciones de vida (767 personas) se observó que la prevalencia de las enfermedades cardíacas en esta muestra era de 7% (4). En el mismo período, los accidentes cerebrovasculares causaron 140 defunciones, o sea 6,9% del total.

Neoplasias malignas

Entre 2006 y 2009 se produjeron 331 defunciones por cáncer –un 16,3% de todas las defunciones en ese período. Las neoplasias malignas son la segunda causa principal de muerte. El cáncer de la próstata fue la causa principal de mortalidad por cáncer durante esos mismos años y representó 26,6% (88) de esas muertes. Las neoplasias de mama dieron cuenta de 12,1% (40) de las muertes por cáncer, las del sistema reproductivo femenino 11,2% (37) y las de colon, 9,7% (32).

Diabetes

Los datos de la encuesta sobre las condiciones de vida muestran que la prevalencia de diabetes fue de 37% en las personas encuestadas (4). Durante 2006–2009 la diabetes sacarina causó 195 defunciones, es decir 9,6% de todas las defunciones.

Enfermedades crónicas de las vías respiratorias

Las defunciones por enfermedades respiratorias totalizaron 136, o 6,7% de todas las defunciones en el período 2006–2009.

Hipertensión

Los datos de la encuesta sobre las condiciones de vida indican que la prevalencia de hipertensión fue de 69,4% en la muestra de personas que participaron en la encuesta (4). Entre 2006 y 2009 se notificaron 147 defunciones por enfermedades hipertensivas, que representaron 7,2% de todas las defunciones.

Enfermedades nutricionales

Los problemas nutricionales son motivo de gran preocupación en Antigua y Barbuda, especialmente con respecto al sobrepeso y la obesidad en los adultos (recuadro 1 y cuadro 3). En 2010, 16,1% de los niños de 0 a 5 años tenían un peso excesivo y 4,9% eran obesos. Los niños de esa edad corrían un riesgo mayor de tener un peso excesivo y eran más obesos que las niñas.

1-antigua y barbuda-e-t3.jpg

RECUADRO 1. Un estudio de los hábitos alimentarios de los adolescentes puede proporcionar la clave para mejorar la salud

Una encuesta transversal sobre conocimientos nutricionales, prácticas e ingesta de hierro en adolescentes –realizada en 2006 entre 403 estudiantes de 8 escuelas secundarias de Antigua y Barbuda– proporciona información nueva y útil sobre los hábitos alimentarios y el estado de nutrición de los jóvenes. Antes de que se realizara este estudio, había información al respecto solamente en relación con los niños pequeños y las embarazadas.

La encuesta, realizada por el Ministerio de Salud, en colaboración con el Instituto de Alimentación y Nutrición del Caribe (CFNI) y la Escuela Brescia de la Universidad de Ontario Occidental (Canadá), permitió determinar qué proporción de estos estudiantes tenía un peso excesivo, investigar los hábitos alimentarios y evaluar sus conocimientos básicos sobre nutrición.

La prevalencia de anemia ferropénica, según las normas de la OMS, fue de 24,8% en general (17,2% entre los varones y 29,3% entre las mujeres). La anemia fue más prevalente en Barbuda (38,3%) que en Antigua (22,9%). La prevalencia de obesidad en la muestra fue de 9,3% en los varones y 11,6% en las mujeres, con 10,7% en general. Además, 7,3% de los varones y 8,8% de las mujeres (8,2% en total) tenían peso excesivo.

De los estudiantes que tenían un peso inferior al normal, 53,8% se sentían cómodos con su peso corporal o pensaban que su peso era apropiado para su estatura. De los estudiantes que estaban en la categoría de peso normal, 70,5% pensaban que tenían un peso apropiado, 11,4% pensaban que tenían un peso inferior al normal y 18% creían que tenían un peso excesivo. De los que corrían riesgo de sobrepeso, 63,6% tenían una percepción correcta de sí mismos, 33,4% pensaban que tenían un peso apropiado o inferior al normal y el 3% restante pensaba que tenía un peso excesivo. La gran mayoría (79,1%) de los estudiantes con sobrepeso consideraban que tenían un peso excesivo.

La encuesta muestra que la carne, el pescado y las aves eran los alimentos básicos que más se consumían: 77% de los estudiantes dijeron que habían comido estos alimentos diariamente o entre cinco y seis veces por semana. De los estudiantes que informaron haber consumido hortalizas con frecuencia, 39,7% dijeron que habían comido hortalizas uno o dos días por semana y 23,3% dijeron que habían comido hortalizas tres o cuatro días por semana. Solo 19,6% de los estudiantes de ambas islas dijeron que habían comido hortalizas diariamente o la mayoría de los días de la semana.

En la encuesta también se preguntó específicamente acerca del desayuno y el almuerzo. Poco menos de la mitad (45,7%) de los estudiantes desayunaban diariamente; 59,6% almorzaban diariamente. Los motivos principales por los cuales no desayunaban eran que no tenían tiempo (64,9%) y que no podían comer por la mañana temprano (20,3%). Cabe destacar que unos pocos estudiantes (2%) respondieron que no había suficientes alimentos en casa. Con respecto al almuerzo, 47% de los estudiantes dijeron que la razón principal por la cual no almorzaban era que no tenían hambre, mientras que 27,1% dijeron que no les gustaba lo que había para comer y 10,6% dijeron que no les alcanzaba el dinero para comprar lo que había.

El estudio ya ha resultado beneficioso para los jóvenes de Antigua y Barbuda. En primer lugar, ya se han realizado intervenciones orientadas a los adolescentes para abordar algunos de los problemas detectados en el estudio. Por otro lado, en algunas escuelas se está usando material didáctico sobre los regímenes alimentarios ricos en hierro y modos de vida saludables. Una evaluación de esta intervención muestra que los estudiantes han mejorado sus conocimientos sobre nutrición y que algunos hábitos alimentarios ya están comenzando a mejorar, como una disminución del consumo de refrescos.

Accidentes y violencia

En 2006–2009, las lesiones accidentales e intencionales fueron la causa de 145 defunciones, representando aproximadamente 7,5% del total de las defunciones (1.929) en el país.

La Encuesta Mundial de Salud Escolar reveló que 47,5% de los estudiantes de 13 a 15 años (55,1% de los niños y 38,4% de las niñas) habían participado en riñas por lo menos una vez durante el año anterior a la encuesta. Además, 24,9% de los estudiantes entrevistados dijeron que habían sido intimidados uno o más días durante el mes anterior a la encuesta (10).

Trastornos mentales

En 2007 se realizó una evaluación en Antigua y Barbuda, utilizando el Instrumento de Evaluación para Sistemas de Salud Mental (IESM–OMS) (11), en la cual se observó que la legislación del país en materia de salud mental era anticuada y no había una política o plan en este campo. El Hospital Psiquiátrico Clarevue, de 110 camas, proporcionó servicios de hospitalización, así como atención psiquiátrica aguda por medio de ocho centros de atención primaria de salud. El Consultorio de Orientación Infantil y Familiar, una organización no gubernamental, proporcionó atención a los niños.

En la evaluación se observó que, de las 86 altas del Hospital Psiquiátrico Clarevue, 50% correspondían a casos de esquizofrenia, 24,4% a trastornos afectivos o del estado de ánimo, 18,6% a trastornos de conducta, 4,3% a trastornos neuróticos y 2,3% a otras enfermedades mentales.

Factores de riesgo y protección

Los datos del Ministerio de Salud mostraron que entre 2006 y 2010 la obesidad disminuyó de 38,40% a 27,92%, mientras que el sobrepeso, en cambio, aumentó de 29,1% a 34%.

En 2008, el Plan de Prestaciones Médicas puso en marcha el Programa de Actividad Física y Nutrición, a fin de mejorar la salud de los estudiantes en Antigua y Barbuda, con una mayor actividad física y mejores hábitos alimentarios. Desde el 31 de mayo de 2010 se prohíbe fumar en todas las oficinas, vehículos e instalaciones de la administración pública.

Polĺticas, Sistema De Salud Y Protección Social

POLÍTICAS DE SALUD

No se realizaron reformas oficiales del sector de la salud durante el período comprendido en el informe, pero hubo cambios en el sector como consecuencia de los que se produjeron en el sector público en general. Por ejemplo, en 2007, el gobierno elaboró un plan institucional para la salud para el período 2008–2010. El Ministerio de Hacienda requería la implantación del plan como mecanismo para la planificación del sector público (12). Las prioridades del plan eran la gestión y organización del sector de la salud, la salud ambiental, el control de las enfermedades transmisibles, el control de las enfermedades no transmisibles, la salud familiar, los servicios farmacéuticos, el financiamiento de la atención de salud y la administración de los hospitales, la nutrición, el sistema de información sanitaria y la infraestructura sanitaria.

EL PAPEL DE LA RECTORÍA EN SALUD

El Ministerio de Salud, Transformación Social y Asuntos de Consumidor desempeña una función de rectoría y se encarga de la atención de salud.

DESEMPEÑO DE LOS SISTEMAS DE SALUD

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) hizo una evaluación de las funciones esenciales de salud pública (FESP) en Antigua y Barbuda en 2010 (13). Según este examen, la FESP 7 (evaluación y promoción del acceso equitativo a los servicios de salud necesarios) obtuvo la calificación más alta, similar a la que había recibido en una evaluación similar realizada en 2001. La FESP 1 (monitoreo, evaluación y análisis de la situación de salud) y la FESP 5 (formulación de políticas y desarrollo de la capacidad institucional de planificación y gestión de la salud pública) también obtuvieron calificaciones muy altas. La FESP 10 (investigación en salud pública) y la FESP 9 (garantía de la calidad de los servicios de salud individuales y colectivos) recibieron una calificación baja. La encuesta sobre las condiciones de vida (4) indicó que, de las 6.262 personas encuestadas, 86% estaban satisfechas o muy satisfechas con los servicios de salud y solo 2,7% estaban muy insatisfechas.

En el período comprendido en el informe, el Plan de Prestaciones Médicas proporcionó asistencia financiera, servicios de diagnóstico y suministros farmacéuticos a sus contribuyentes, así como a menores de 16 años y a mayores de 60. Además, proporcionó medicamentos para nueve enfermedades: asma, enfermedades cardiovasculares, locura certificada, diabetes, glaucoma, cardiopatía, hipertensión, lepra y anemia de células falciformes.

LEGISLACIÓN EN SALUD

En lo que concierne a la legislación sanitaria, en 2006–2010 se promulgó la Ley de plaguicidas y productos químicos tóxicos de 2008, en virtud de la cual se estableció la Junta de Control de Plaguicidas y Productos Químicos Tóxicos y se reglamenta la importación, el almacenamiento, la fabricación, la venta, el transporte, el uso y el desecho de plaguicidas y productos químicos tóxicos; la Ley sobre el uso indebido de medicamentos de 2008 (enmienda); la ley de creación de la Dirección de Acreditación del Caribe de 2009 (para la medicina y otras profesiones); la Ley de profesionales de la medicina de 2009; la Ley del Centro Médico Mount Saint John de 2009, y la Ley de prestaciones médicas de 2010 y el reglamento correspondiente. La Ley sobre productos farmacéuticos de 1995 y su reglamento fueron enmendados en 2011. El gobierno también promulgó la Ley de prevención de la trata de personas en 2010.

GASTO Y FINANCIAMIENTO EN SALUD

Los ingresos del sistema de sanidad pública provinieron principalmente del Ministerio de Hacienda y el Plan de Prestaciones Médicas, en tanto que los seguros de enfermedad privados y los cargos pagados por los usuarios contribuyeron menos. En 2008, el gasto público en salud ascendió a US$33.842.920 (EC$91.375.885); en 2009 fue un poco menor, llegando a US$31.795.757 (EC$85.848.545). Esas sumas representaron 8,8% y 10,2% del presupuesto nacional anual, respectivamente. En 2010, el gasto público total ascendió a 51% del PIB, mientras que el gasto público en la salud fue de US$39.269.124 (EC$106.690.282), o sea 7% del PIB.

SERVICIOS DE SALUD

El sector de la salud recurrió a la atención primaria de salud para llegar a la población, reducir las desigualdades y lograr que los servicios de salud fuesen accesibles, eficaces y eficientes. Los servicios de atención primaria de salud se proporcionan por medio de 9 consultorios comunitarios (8 en Antigua y uno en Barbuda) y 18 consultorios satélite. Los consultorios están ubicados a una distancia de menos de 3,2 km de cada comunidad importante. Los centros de salud y los consultorios satélite proporcionaron diversos servicios de atención primaria en los campos de la salud maternoinfantil, el saneamiento ambiental, la salud mental y el tratamiento de enfermedades crónicas.

El Centro Médico Mount St. John ofrece atención secundaria y terciaria desde que se inauguró en 2009. Es un establecimiento de 185 camas, administrado por una junta directiva que se encarga de su organización y gestión generales. Los servicios del centro incluyen una unidad de terapia intensiva neonatal, radiología con tecnologías digitales mundialmente reconocidas tales como imágenes por resonancia magnética y tomografía computarizada, y tratamientos cardiológicos no invasivos. La Asociación de Consejos Médicos del Caribe (CAMC) acreditó el nuevo programa de internado del hospital en noviembre de 2010.

El gobierno, por medio del Ministerio de Salud, asigna fondos en el presupuesto para ayudar a las personas que necesitan recibir tratamiento fuera del país. En 2010, esta asignación ascendió a US$484.149,79 (EC$1.307.204,44). Las mayores cantidades gastadas ese año correspondieron a radioterapia para el cáncer (US$157.224 o EC$424.506), estudios e intervenciones quirúrgicas cardiopulmonares (US$83.391,85 o EC$225.158) y prótesis de miembros (US$64.809 o EC$177.685). La mayoría de los ciudadanos de Antigua y Barbuda fueron atendidos en el Caribe, pero algunos fueron enviados fuera de la región por considerarse necesario.

Antigua y Barbuda participa en el Sistema de Adquisiciones de Productos Farmacéuticos de la Organización de los Estados del Caribe Oriental. El sistema de salud de Antigua y Barbuda también proporciona medicamentos antirretrovíricos en forma gratuita para el tratamiento de la infección por el VIH.

Conocimiento, Tecnologĺa, Información Y Gestión De Recursos Humanos

PRODUCCIÓN CIENTÍFICA EN SALUD

Entre las investigaciones realizadas en Antigua y Barbuda durante el período 2006–2010, cabe señalar la Encuesta Mundial de Salud Escolar y estudios sobre la nutrición realizados en colaboración con el Instituto de Alimentación y Nutrición del Caribe.

Además, en el plan institucional del Ministerio de Salud de 2007 (12) se señalaron varias fallas del sistema de información sanitaria del país, entre ellas la falta de un documento de política de información sanitaria que rija los procedimientos para el flujo y la cobertura de los datos desde el punto de carga de los datos hasta su difusión; la falta de apoyo legislativo para la recopilación, el procesamiento y la difusión de datos y para la protección y el respeto de la confidencialidad de los datos y la información; y la capacitación inadecuada del personal para trabajar de manera competente en un entorno de recopilación de información. Sin embargo, Antigua y Barbuda progresó en cuanto al conocimiento y la información: el Ministerio de Salud estableció un sistema de información sobre salud mental y un sistema para el seguimiento de pacientes infectados con VIH/sida. Entre otras cosas, estos sistemas ayudan a prever con exactitud las necesidades de los clientes y las adquisiciones de productos farmacéuticos.

RECURSOS HUMANOS

Ha habido escasez de personal en algunas profesiones de la salud, como la enfermería, los laboratorios, la radiología y la salud ambiental. En 2010 había 12 médicos, 44 enfermeras y 16 dentistas por 10.000 habitantes. Para las dos primeras profesiones, estas razones habían aumentado en comparación con el período de 2000–2006, durante el cual había 2 médicos y 33 enfermeras y parteras por 10.000 habitantes.

En Antigua y Barbuda hay dos facultades de medicina extranjeras: American University de Antigua y la Facultad de Medicina de la Universidad de Ciencias de la Salud de Antigua. Esta universidad otorga dos becas al año a ciudadanos de Antigua y Barbuda para que estudien medicina u otra disciplina que el gobierno considere que sea de interés nacional. Un convenio entre el país y Cuba también facilita la capacitación de profesionales de la salud de Antigua y Barbuda.

Salud Y Cooperación Internacional

Antigua y Barbuda obtuvo financiamiento de diversos organismos donantes y organizaciones internacionales, especialmente en el área de la infección por el VIH/sida y para la inauguración y el funcionamiento del Centro Médico Mount St. John.

Para el ejercicio económico 2008–2009, el gobierno recibió US$163.080,77 (EC$440.318,07) del Fondo Mundial de Lucha contra el Sida, la Tuberculosis y la Malaria. Los fondos se usaron para ampliar la escala de las actividades de prevención, atención y tratamiento en la lucha contra la epidemia de sida. La Alianza del Caribe contra el VIH proporcionó apoyo para pruebas de detección del VIH y servicios de laboratorio. La OPS y la Fundación Clinton proveyeron asistencia en relación con pruebas de laboratorio para los lactantes de madres seropositivas. Se recibió apoyo para actividades de capacitación de la Red Regional de Capacitación sobre la Infección por el VIH/sida del Caribe (CHART).

China proporcionó fondos para terminar de construir el Centro Médico Mount St. John, en tanto que Cuba facilitó profesionales de la salud para el Centro Médico Mount St. John y los centros de salud Grays' Farm y Clare Hall.

Sĺntesis Y Perspectivas

Aunque hubo grandes progresos en la salud de la población del país durante 2006–2010, Antigua y Barbuda debe tomar medidas para continuar con los avances en campos tales como la supervivencia infantil, incluida la inmunización. Además, hay que tomar medidas para abordar la agenda de salud inconclusa del país. En el plan institucional de la salud se señalan retos concretos para el sector, como la retención del personal de enfermería, la oferta y distribución de recursos humanos, el financiamiento de servicios de atención primaria, la vigilancia de enfermedades, la formulación de políticas y el apoyo legislativo para garantizar la calidad y los sistemas de información sanitaria. Claramente, el país necesita instituir políticas, sistemas y programas para afrontar la carga creciente de enfermedades crónicas y reducir la morbilidad, la discapacidad y la mortalidad que traen aparejadas.

El país también debe estar preparado para hacer frente a retos futuros en el ámbito de la salud. El hecho de que el brote de influenza por A (H1N1) puso a prueba los preparativos del país en cuanto a su respuesta y la implementación del Reglamento Sanitario Internacional debe servir de advertencia. Más aún, aparte de hacer frente a problemas de salud, el país debe fortalecer su sistema sanitario. En la evaluación de las funciones esenciales de salud pública (13) se señalaron las áreas en las cuales se necesitaban mejoras. El financiamiento del sector y el desarrollo de recursos humanos también serán cruciales. Por último, será necesario continuar haciendo hincapié en la atención primaria, con sus estrategias de equidad, participación social y promoción de la salud.

Referencias

  1. Eastern Caribbean Central Bank. Economic and Financial Review–Years 2006–2010.
  2. World Bank. Migration and Remittances Factbook [Internet]; 2011. Consultado el 13 de febrero de 2012.
  3. International Telecommunication Union. Key 2000–2010 Country Data [Internet]; 2010.
  4. Kairi Consultants Ltd in Association with the National Assessment Team of Antigua and Barbuda. Living Conditions in Antigua and Barbuda: Poverty in a Service Economy in Transition; 2007.
  5. Statistics Division. Government of Antigua and Barbuda. 2011.
  6. Forest area (% of land area) in Antigua and Barbuda.
  7. Co2 Emissions (kt) in Antigua and Barbuda.
  8. Total Development Solutions. Antigua and Barbuda National Implementation Plan for the Management of Persistent Organic Pollutants 2008–2015. Saint John's: Total Development Solutions.
  9. Notes – FAO.
  10. World Health Organization. Global School–based Student Health Survey, Antigua and Barbuda. Ginebra: OMS; 2009.
  11. World Health Organization. WHO–AIMS Report on the Mental Health System in Antigua and Barbuda. Ginebra: OMS; 2009 (pág. 21).
  12. Antigua and Barbuda, Ministry of Health. National Business Plan for Health 2008–2010. St. John's: Ministerio de Salud; 2007.
  13. Pan American Health Organization/World Health Organization. Performance Measurement of the Essential Public Health Functions at the National Level in Antigua and Barbuda. Washington, DC: OPS/OMS; 2010.
Última actualización el Jueves 11 de Abril de 2013 16:50