Imprimir Correo electrónico
Cover 1

Introducción

El Commonwealth de las Bahamas, un archipiélago de aproximadamente 700 islas y 2.400 cayos y rocas, tiene una superficie de 13.878 km2 que se extienden sobre 259.000 km2 de océano (1). Se localiza al sudeste de Florida y al nordeste de Cuba. Sus islas principales son Gran Bahama y New Providence, donde se localiza la capital, Nassau. El turismo y los servicios financieros son los sectores que más contribuyen a la economía nacional.

Las Bahamas obtuvo su independencia del Reino Unido en 1973 y es una democracia parlamentaria basada en el modelo de Westminster, con un gobernador general que representa la monarquía, una legislatura bicameral que incluye un parlamento elegido y un poder judicial independiente. El Gobierno está encabezado por un Primer Ministro y los consejos distritales se ocupan de la gobernanza local de todas las islas excepto New Providence (1).

El Gobierno de las Bahamas apoya muchas iniciativas relacionadas con la salud, tanto regionales como internacionales, entre ellas el Convenio Marco para el Control del Tabaco, la Cooperación para la Salud en el Caribe, el Consejo para el Desarrollo Humano y Social (COHSOD) de la Comunidad del Caribe (CARICOM) y la Iniciativa Regional para la Eliminación de la Transmisión Maternoinfantil del VIH y de la Sífilis Congénita en América Latina y el Caribe.

El producto interno bruto (PIB) per cápita de las Bahamas es uno de los más altos de la Región de las Américas. Desde 1972 la paridad del dólar de las Bahamas con el dólar de Estados Unidos se mantiene uno a uno. En 2009, el PIB per cápita fue de US$ 20.311,80 (2). Los dos sectores que contribuyen más al PIB son el turismo (50%) y los servicios financieros (15%). De 2004 a 2008 el país experimentó un aumento constante de los ingresos domésticos promedio –de US$ 39.626 a US$ 43.459 (3). Aunque los ingresos han aumentado, la distribución de la riqueza sigue siendo desigual; el coeficiente de Gini calculado en 2009 por el Departamento de Estadísticas de las Bahamas fue de 44%. La Encuesta de 2001 sobre las Condiciones de Vida en las Bahamas indicó una tasa de pobreza de 9,3% (1). Ese mismo año, 5,1% de los hogares tuvieron ingresos por debajo del umbral de pobreza1 –US$ 2.863 por persona.

Entre 2006 y 2008 la tasa nacional de desempleo aumentó poco: de 7,6% en 2006 a 7,9% en 2007 y a 8,7% en 2008; sin embargo, la crisis económica mundial contribuyó a que aumentara a 14,2% en 2009 (4). Aunque el desempleo es casi igual entre los hombres y las mujeres, su distribución varía entre otros grupos de población. En 2009, la tasa de desempleo más elevada (32%) se presentó entre los adultos menores de 25 años de edad. En 2009, 64% de la fuerza laboral empleada trabajaba en el sector privado, por comparación con 62% en 2001. Ese mismo año, 12% de la fuerza laboral no era de las Bahamas.

Las previsiones preliminares del recuento de población y vivienda de 2010 indicaron un total de 353.658 habitantes, lo que representa un aumento de 16,48% con respecto al año 2000; en consecuencia, la densidad de población por milla cuadrada aumentó de 56,7 en 2000 a 66,9 en 2010. La distribución de la población cambió poco en ese período, con excepción de Exuma y los Cayos, donde la población aumentó a más del doble (de 3.571 habitantes a 7.314) (5). La mayoría de los habitantes (85%) residen en las islas más urbanizadas, es decir, New Providence y Gran Bahama. La figura 1 muestra la estructura de la población de las Bahamas en 1990 y 2008 (6).

Figure 1

La esperanza de vida aumentó de manera importante entre 1980 y 2008 -de 64,3 a 71,0 años para los hombres y de 72,1 a 76,7 años para las mujeres-, lo que ha provocado un envejecimiento de la población; en 2008, solo 25,1% de la población era menor de 15 años, comparada con 28,4% en 2003. La tasa de dependencia por edad estimada disminuyó de 52,9 en 2000 a 45,3 en 2010 (3).

Determinantes Y Desigualdades En Salud

En 2005, la tasa de alfabetización entre los adultos fue de 95,8% (95% entre los hombres y 96,7% entre las mujeres). La educación representó 18% del gasto público (4,8% del PIB) durante el ciclo escolar 2006–2007. La asistencia a la escuela es obligatoria para los niños de 5 a 16 años. La enseñanza primaria y secundaria, administrada por el gobierno, es gratuita y universal en todo el país. Durante el ciclo escolar 2006–2007, la tasa general de matrícula fue de 97,2% y había 76.255 estudiantes (49% mujeres y 51% hombres) matriculados (50.395 en escuelas públicas y 25.860 en instituciones privadas) (7).

En 2010, 15% de la población del país residía en zonas rurales, es decir, fuera de los centros urbanos de New Providence y Gran Bahama. El tamaño de las comunidades rurales varió de unos 17.000 habitantes a tan solo 70. Los hombres representaron 51% de la población rural.

La gran mayoría (83%) de los bahameses en el quintil económico más bajo (o más pobre) residían en las dos ciudades más densamente pobladas, a saber, New Providence y Gran Bahama. (Los quintiles del gasto total se utilizan como indicador de los ingresos.) Según la Encuesta de Gastos Familiares de 2004, los bahameses más pobres informaron menos enfermedades (7%) que el país en su totalidad (12%); sin embargo, las personas en el quintil económico más bajo se vieron más afectadas de forma desproporcionada por los traumatismos intencionales y accidentales. De los encuestados que habían sufrido una lesión por arma de fuego, 70% estaban en el quintil económico más bajo. De manera análoga, la tasa de traumatismos accidentales (accidentes de tránsito) fue dos veces mayor en ese grupo que en la nación en su totalidad (8).

La probabilidad de que el costo y la falta de tiempo se mencionaran como obstáculos para solicitar atención médica también fue más elevada (3% y 8%, respectivamente) entre los habitantes más pobres, comparada con la población general (1% y 1,4%, respectivamente); asimismo, la proporción de habitantes que recibieron asistencia social para servicios ambulatorios fue mayor (29%) en la población más pobre, comparada con el promedio nacional (13%). Los cálculos procedentes de la Encuesta Nacional de Fuerza de Trabajo y Hogares de 2011 (el tamaño de la muestra fue de 190.075 personas, incluidos 27.505 residentes rurales) indicaron que la tasa promedio de desempleo en las comunidades rurales era inferior a la del país en su totalidad (9,0% frente a 14,2%) (9). Además, los residentes rurales presentaron mayores tasas de participación en varios programas de protección social, así como menos enfermedades en las cuatro semanas anteriores a la Encuesta de Gastos Familiares de 2006 (8).

La duración media de hospitalización en el centro de referencia principal del país, el Hospital Princess Margaret, situado en Nassau, en la isla de New Providence, fue mayor entre los habitantes de las zonas rurales: 10 a 15 días, comparada con 6 días para la población general. En 2007, los residentes rurales representaron 15,5% de los egresos hospitalarios del Hospital Princess Margaret (10). Las tres principales causas de egreso fueron las enfermedades del aparato circulatorio (15,5%), las enfermedades infecciosas y parasitarias (13,3%) y las lesiones, el envenenamiento y otras consecuencias debidas a causas externas (9,5%).

En promedio, los bahameses económicamente desfavorecidos soportaron una mayor carga de morbilidad que el resto de la población; además, cuando presentaban la misma enfermedad, la duración media de su hospitalización era más larga (11).

En 2006, aproximadamente 2,9% de la población dijo que tenía una discapacidad física o mental. En el caso de las personas que autonotificaron una discapacidad, 19,7% de las discapacidades estaban relacionadas con la vista, la audición o el habla y 37,3% con las extremidades, en tanto que 24,6% correspondieron a discapacidades mentales y 18,3% a múltiples discapacidades. Un total de 24,2% de las personas discapacitadas dijeron que tenían la discapacidad desde el nacimiento, comparadas con 19,6% que dijeron haberla adquirido a una edad mayor (más de 65 años). La probabilidad de que el costo se mencionara como un obstáculo para obtener acceso a la atención médica fue mayor entre las personas discapacitadas (8,2%) que en la población general (1%). La tasa de asistencia pública también fue mayor entre las personas discapacitadas, tanto para los servicios ambulatorios (29,0%) como para los servicios de hospitalización (22,9%), en comparación con las tasas nacionales (13,0% y 11,2%, respectivamente). La carga de morbilidad recayó de forma desproporcionada en los bahameses discapacitados, siendo dos veces mayor (25,1%) que el promedio nacional (11,6%). Asimismo, la probabilidad de que las personas con discapacidades notificaran traumatismos accidentales en la escuela o en el lugar de trabajo fue mayor comparada con las personas sin discapacidades (8).

Medio Ambiente Y Seguridad Humana

ACCESO DE LA POBLACIÓN A AGUA POTABLE Y SANEAMIENTO

En 2009, 93,6% de la población tenía acceso a suministro de agua mediante conexiones domiciliarias y otras tuberías aceptables. La población restante que no tenía acceso a sistemas por tubería (6,4%) dependía de los pozos, los tanques de aguas pluviales y otros suministros privados.

La mayoría de las viviendas residenciales (81%) disponían de retretes con descarga conectados a un sumidero o fosa séptica y 13% estaban conectadas a un sistema público de alcantarillado. De las viviendas restantes, 4,5% utilizaban letrinas de pozo y 1,1% no disponían de ningún retrete conectado con su vivienda (4).

RESIDUOS SÓLIDOS

El Departamento de Servicios de Salud Ambiental se encarga de eliminar los residuos sólidos. La eliminación de este tipo de residuos se maneja principalmente en varios vertederos, aunque algunas comunidades rurales dependen de los tiraderos a cielo abierto. En 2010, el promedio de desechos mezclados fue de 2.000 toneladas por día. En New Providence se registraron mayores cantidades de desechos que en las islas Family; se cree que esto se debe a la dependencia de las Bahamas en las importaciones, a su poca capacidad de reciclaje y al gran volumen de desechos procedentes del turismo (12).

SEGURIDAD VIAL

El Gobierno de las Bahamas está abordando la seguridad vial mediante iniciativas importantes para mejorar las carreteras, con asistencia financiera del Banco Interamericano de Desarrollo (13).

CAMBIO CLIMÁTICO

Al ser un estado insular pequeño en desarrollo, las Bahamas son especialmente vulnerables a los efectos del cambio climático. Un estudio del Banco Mundial de 2007 predice que un ascenso de un metro en el nivel del mar podría afectar tanto como 11% de la masa territorial de las Bahamas (14). Además, las temperaturas ascendentes del agua dañarán los arrecifes coralinos que albergan cientos de especies de peces y otros organismos marinos. Se prevé un aumento de los ciclones tropicales como consecuencia del cambio climático, tanto en número como en intensidad.

INOCUIDAD DE LOS ALIMENTOS

La vigilancia de la inocuidad de los alimentos se realiza mediante inspecciones de la carne en los mataderos, muestreo y puesta a prueba de los productos enlatados importados en el puerto de entrada e inspecciones de los establecimientos alimentarios. La Ley de Servicios de Salud (2006) exige que toda persona o entidad que intervenga en la producción, el almacenamiento, el transporte o el cuidado de los productos alimenticios cuente con una certificación. En 2004, el Ministerio de Salud asumió la responsabilidad plena para capacitar y certificar a las personas que manipulan alimentos, y actualmente se puede recibir capacitación en inocuidad de los alimentos en todo el país. En 2009, se proporcionó capacitación en técnicas de manipulación de alimentos a 21.670 personas.

Condiciones De Salud Y Sus Tendencias

PROBLEMAS DE SALUD DE GRUPOS ESPECÍFICOS DE POBLACIÓN

Salud materna y reproductiva

En 2010, las mujeres en edad fecunda del grupo de 15 a 49 años representaron 55,1% de la población femenina y 28% de la población total (5). Entre 2002 y 2008, la tasa global de fecundidad seguía siendo bastante uniforme (dos niños por mujer) (3).

La cobertura de los servicios prenatales es elevada: entre 2006 y 2008, 86% de las embarazadas acudieron a cuatro o más consultas antes de dar a luz. En 2008, más de 94% de las embarazadas recibieron atención prenatal y el número promedio de consultas por madre fue de 6,5. Hubo cuatro defunciones maternas en 2007 y tres en 2008 (3).

Niños (menores de 5 años de edad)

En el período de 2006 a 2008 hubo un total de 16.630 nacidos vivos. Según el Sistema Informático Perinatal, la prevalencia del peso bajo al nacer (menos de 2.500 g) permaneció bastante uniforme: 10,9% en 2005 y 11,6% en 2008. El país ha mejorado considerablemente en cuanto a proporcionar a las embarazadas acceso al tratamiento antirretrovírico; de 2000 a 2008, el porcentaje de mujeres seropositivas que recibieron tratamiento antirretrovírico aumentó de 64% a 80%. La tasa de transmisión vertical entre las madres que recibieron tratamiento antirretrovírico disminuyó a cero; sin embargo, la tasa de transmisión entre las que no lo recibieron aumentó de un lactante (10,7%) en 2007 a cinco lactantes (55,6%) en 2008. Entre las razones dadas para explicar por qué algunas mujeres no recibieron tratamiento antirretrovírico estuvieron las siguientes: algunas eran inmigrantes temporales que habían solicitado atención prenatal en las etapas tardías del embarazo, otras no habían recibido ningún tipo de atención prenatal y algunas habían rehusado el tratamiento.

La tasa de mortalidad infantil fue de 17,9 por 1.000 nacidos vivos en 2008. Entre 1990 y 2009, la mortalidad infantil disminuyó de forma constante, de 24,6 por 1.000 nacidos vivos al comienzo del período a 12,4 por 1.000 nacidos vivos en 2009. Ahora bien, para que las Bahamas cumplan los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) relacionados con la mortalidad de lactantes y niños será necesario realizar otras mejoras, por ejemplo, fortalecer el sistema de referencia, mejorar las competencias clínicas y culturales de los proveedores, y promover la educación sobre la salud y el bienestar. Entre 2002 y 2008 la tasa de mortinatalidad fluctuó entre 10,4 a 19,1 por 1.000 nacidos vivos; y entre 1998 y 2008, los trastornos respiratorios específicos para el período perinatal fueron una de las principales causas de mortalidad infantil. En el período de 2006 a 2008, las lesiones siguieron siendo la principal causa de mortalidad entre los niños en edad preescolar (1 a 4 años), aunque la tasa disminuyó de aproximadamente 3,8 a 1,2 por 10.000 habitantes. Desde 2000, la mortalidad relacionada con el sida en este grupo de población fue casi nula (3).

Figure 2

Entre 2006 y 2010 la tasa de vacunación en las Bahamas se acercó o sobrepasó el 95% para seis calendarios de vacunación (cuadro 1). El Programa de Salud Escolar se amplió en 2006 para incluir la vacuna contra la hepatitis B (15).

Table 1


Table 2

Niños (5 a 14 años de edad)

Los niños de 5 a 14 años de edad presentaron la tasa de mortalidad más baja (33,5 por 100.000 habitantes) de todos los grupos de población de las Bahamas; en 2007, hubo 20 defunciones en este grupo de edad. La principal causa de muerte fue por causas externas como las lesiones (nueve casos), de las cuales cinco fueron atribuibles a accidentes de tránsito y dos a ahogamiento.

Entre 2004 y 2007 los principales diagnósticos de egreso de todos los hospitales indicaron que las lesiones fueron causas importantes de morbilidad entres los niños de este grupo de edad (de 15,2% a 22,3%), seguidas de las enfermedades respiratorias agudas y crónicas. Cabe mencionar también el aumento de egresos atribuibles a enfermedades crónicas como la diabetes y la hipertensión. En 2008, los servicios de salud de las escuelas públicas informaron que un total de 290 niños presentaban presión arterial elevada y 38 niños hiperglucemia (3). La Encuesta sobre la Prevalencia del Consumo de Drogas en las Escuelas Secundarias (2008) reveló que los niños de 5 a 14 años de edad comenzaban a consumir bebidas alcohólicas y marihuana a una edad temprana (edad promedio de 11 años), con una prevalencia del consumo de 28,9% y 4,7%, respectivamente (16).

Adolescentes y adultos jóvenes (15 a 24 años de edad)

Las lesiones dominaron el perfil de morbilidad y mortalidad en este grupo de edad. En 2007 hubo 43 defunciones relacionadas con lesiones (39 hombres y 4 mujeres) y los homicidios representaron 39,4% de todas las defunciones definidas en este grupo de edad (49,0% de las defunciones correspondieron a hombres y 12,0% a mujeres).

En el período de 2004 a 2007, los diagnósticos relacionados con el embarazo representaron una proporción considerable de los egresos hospitalarios en este grupo de edad (43,5% a 75,6%). Sin considerar los embarazos, dos de cada cinco egresos estuvieron relacionados con lesiones, seguidas en importancia por los trastornos mentales y conductuales (fundamentalmente debidos al consumo de alcohol y otras drogas).

Adultos (25 a 44 años y 45 a 64 años de edad)

En 2007, se notificaron 330 defunciones en el grupo de 25 a 44 años de edad. Se encontraron diferencias importantes entre los perfiles de mortalidad de los hombres y de las mujeres. Ese año, por ejemplo, la tasa de mortalidad específica para la edad entre las mujeres del grupo de edad en cuestión fue de 215,3 por 100.000 habitantes, a diferencia de 414,1 por 100.000 habitantes para los hombres del mismo grupo (61% del total de defunciones ese año). Las cinco principales causas de muerte entre los hombres de este grupo fueron la infección por el VIH/sida (22%), las agresiones (21%), los accidentes de transporte terrestre (11%), la cirrosis y otras enfermedades crónicas del hígado (3%) y el ahogamiento accidental (3%). En el caso de las mujeres del mismo grupo, las cinco principales causas de muerte fueron la infección por el VIH/sida (25%), la neoplasia maligna de mama (10%), las enfermedades hipertensivas (4%), la cardiopatía pulmonar (4%) y las enfermedades del sistema osteomuscular (4%); en conjunto, estas cinco causas representaron 47% de todas las defunciones entre las mujeres.

Los datos de morbilidad basados en los diagnósticos de egreso hospitalario para el período comprendido entre 2004 y 2007 indicaron que las principales causas de morbilidad entre los pacientes hospitalizados de 24 a 44 años de edad fueron las complicaciones obstétricas del embarazo, el parto y el puerperio, así como las lesiones y los trastornos de salud mental asociados con el consumo de sustancias psicoactivas (3).

En 2007, las afecciones crónicas dominaron los perfiles de mortalidad y morbilidad de las personas de 45 a 64 años de edad, y se notificaron 510 defunciones (796,9 por 100.000 habitantes) en este grupo de edad. La tasa de mortalidad específica para la edad entre los hombres (1.059,2 por 100.0000 habitantes) fue casi dos veces mayor que entre las mujeres (599,5 por 100.000 habitantes). Las cinco causas principales de muerte entre los hombres representaron 40% de las defunciones ese año: la infección por el VIH/sida (32 defunciones o 10%), las enfermedades hipertensivas (27 defunciones u 8,4%), la cardiopatía isquémica (27 defunciones u 8,4%), la enfermedad cerebrovascular (23 defunciones o 7,2%) y la diabetes sacarina (19 defunciones o 5,9%).

Las cinco principales causas de muerte entre las mujeres, que representaron 46,5% de las defunciones definidas durante el mismo período, fueron la neoplasia maligna de mama (23 defunciones o 12,2%), la infección por el VIH/sida (18 defunciones o 9,6%), las enfermedades hipertensivas (14 defunciones o 7,5%), las enfermedades cerebrovasculares (12 defunciones o 6,4%) y la cirrosis y otras enfermedades crónicas del hígado (10 defunciones o 5,3%).

Adultos mayores (65 y más años de edad)

En 2007, las causas más frecuentes de mortalidad entre las personas mayores de 65 años fueron la hipertensión (12%), la cardiopatía isquémica (11%), las enfermedades cerebrovasculares -accidente cerebrovascular, infarto de miocardio- (10%), la diabetes sacarina (8%) y la neoplasia maligna de la próstata (5%).

Ese mismo año, los principales egresos hospitalarios entre los adultos mayores de 65 años fueron las enfermedades hipertensivas, la diabetes sacarina, las enfermedades cerebrovasculares, la cardiopatía isquémica, el cáncer de la próstata, las infecciones de las vías urinarias, las infecciones respiratorias agudas y las neoplasias malignas de otros órganos (3).

La familia

La salud y el bienestar de la familia siguen siendo objeto de un programa político importante en las Bahamas. El gobierno también vigila anualmente la estabilidad económica de las familias. Entre el 24 y el 30 de octubre de 2011, el promedio de ingresos de los hogares encabezados por mujeres fue de US$ 31.109, cifra inferior a la de los hogares encabezados por hombres (US$ 43.147) (9). En 2006, el porcentaje de mujeres (13,1%) que notificaron enfermedades fue mayor que el de hombres (9,8%); sin embargo, las mujeres también presentaron menos traumatismos accidentales (por ejemplo, accidentes automovilísticos, lesiones en el lugar de trabajo, disparos) y la probabilidad de que mencionaran el costo como obstáculo para obtener acceso a la atención de salud fue menor entre ellas.

Pueblos étnicos o raciales

Los inmigrantes haitianos documentados representaron 7,3% de la población de las Bahamas en 2000 (17). No obstante, es una creencia ampliamente compartida que los haitianos (documentados e indocumentados) pueden llegar a representar 20% de la población de las Bahamas (18). Los ciudadanos haitianos residen principalmente en las islas de New Providence, Gran Bahama, Abaco y Eleuthera; en 2009, la tasa de desempleo entre ellos era de 28,6% frente a 14,2% en todo el país.

En 2007, los ciudadanos haitianos representaron 1,2% de los egresos del Hospital Princess Margaret; las principales causas de diagnóstico de egreso fueron el embarazo, el parto y el puerperio, que representaron 58,9%. La carga de morbilidad fue mayor entre los haitianos, así como la duración media de sus estadías hospitalarias, comparadas con la población de las Bahamas en su totalidad (11).

MORTALIDAD

En 2008, las cardiopatías fueron la principal causa de mortalidad, alcanzando una tasa general de 130,9 por 100.000 habitantes (137,7 entre los hombres y 124,5 entre las mujeres). En el período de 2002 a 2008 la tasa de mortalidad debida a neoplasias malignas aumentó de 92,6 a 104,9 por 100.000 habitantes y la debida a lesiones por causas externas aumentó de 45,5 a 62,1 por 100.000 habitantes; el aumento de la tasa de mortalidad fue mayor entre los hombres (de 58 a 103,2 por 100.000 habitantes) que entre las mujeres (de 15,8 a 23,l por 100.000 habitantes) (19).

En el período de 2004 a 2008, nueve causas -hipertensión, infección por el VIH/sida, enfermedad cerebrovascular, cardiopatía isquémica, diabetes, lesiones de tránsito, homicidios, cáncer de mama y cáncer de próstata- representaron aproximadamente la mitad de la mortalidad en el país. Las enfermedades crónicas no transmisibles dominaron el perfil de morbilidad y mortalidad del país. Asimismo, cabe mencionar que en el mismo período las defunciones por sida disminuyeron de 49,8 a 34,6 por 100.000 habitantes (3).

MORBILIDAD

Enfermedades transmisibles

Enfermedades transmitidas por vectores

Las enfermedades de transmisión vectorial representan una amenaza para la salud y la economía de las Bahamas. El dengue, la malaria y la fiebre amarilla no son endémicos. El Ministerio de Salud y el Departamento de Servicios de Salud Ambiental comparten la responsabilidad de controlar los vectores. Durante el período de examen, los programas de control de vectores se centraron principalmente en la erradicación y el control de los mosquitos Aedes aegypti y Anopheles. Entre las estrategias de control de vectores empleadas estuvieron el control de la maleza acuática, los plaguicidas de aerosol, la eliminación de larvas, la educación, la capacitación y otras iniciativas de promoción social.

A pesar de los programas en marcha para el control de vectores, en 2006 se notificaron 19 casos importados de malaria en la isla de Exuma debidos a Plasmodium falciparum, pero sin la mortalidad asociada. En 2008 se notificó un solo caso de dengue (3).

Enfermedades prevenibles por vacunación

No se notificó ningún caso confirmado de poliomielitis, difteria, sarampión ni tétanos neonatal durante el período de examen, aunque en 2006 se notificó un caso de meningitis por H. influenzae. El éxito de esta iniciativa de prevención se atribuye a una cobertura superior al 95%, resultado de las campañas de vacunación focalizadas y de la capacitación continua de todos los proveedores de atención sanitaria (3).

VIH/sida y otras infecciones de transmisión sexual

El Ministerio de Salud de las Bahamas realiza encuestas de seroprevalencia del VIH en algunos subgrupos de población, por ejemplo las embarazadas que acuden a los consultorios prenatales, las personas que acuden a los consultorios para el tratamiento de infecciones de transmisión sexual (ITS), los donantes de sangre y los presidiarios. Además, se llevan a cabo pruebas iniciadas por los proveedores para que la infección por el VIH se diagnostique de forma más sistemática en los establecimientos de asistencia sanitaria, a fin de que pueda proporcionarse tratamiento, atención y apoyo tempranos. En 2007, la prevalencia de la infección por el VIH entre los donantes de sangre fue de 0,4%, mientras que entre las personas que acudieron a los consultorios para el tratamiento de ITS fue de 3,9%, lo cual representó una disminución con respecto de 2006 (5,3%). Desde 1997 ha habido una disminución general en la incidencia del sida y, concomitantemente, una disminución en las diferencias entre los hombres y las mujeres, con una tendencia a una distribución más uniforme de los casos de sida entre los sexos (de 1998 a 2007, la proporción de hombres con sida disminuyó de 1,7 a 1,4 por cada mujer con sida) (3).

Tuberculosis

En el período de 2006 a 2008, el número anual de casos nuevos de tuberculosis fluctuó entre 64 y 49; en 2006 hubo 17 defunciones, pero en 2008 solo hubo 7. De los casos de tuberculosis notificados, 67% correspondieron a bahameses. La probabilidad de contraer tuberculosis fue mayor entre los hombres que entre las mujeres durante el período de notificación (3). Las tasas de coinfección de tuberculosis e infección por el VIH fueron de 50% en 2006, de 27% en 2007 y de 35% en 2008. La prevalencia de la infección por el VIH entre las personas con tuberculosis fue al menos 10 veces mayor que entre la población general (3).

Enfermedades emergentes

Las Bahamas han aprovechado las situaciones relacionadas con las enfermedades emergentes, como la pandemia de gripe por A (H1N1) de 2009 y la introducción del cólera en el Caribe en 2010, para fortalecer su sistema de vigilancia y respuesta.

Enfermedades gastrointestinales

Las enfermedades transmitidas por los alimentos y la gastroenteritis siguen planteando desafíos en las Bahamas. En 2007, la incidencia de enfermedades transmitidas por los alimentos fue de 464 por 100.000 habitantes. Durante los mismos dos años, el número de casos de gastroenteritis fue de 179 y 1.252 por 100.000 habitantes, respectivamente. En 2006 se notificaron 10 casos de salmonelosis y en 2008 solo 4 (3). La intoxicación por ciguatera también es una preocupación de salud importante debido al consumo elevado de peces de arrecife (por ejemplo, barracuda) que pueden ser tóxicos. Hubo 139 intoxicaciones por ciguatera en 2007 y 70 en 2008.

Enfermedades crónicas no transmisibles

En los últimos años, el perfil de morbilidad del país ha estado dominado por las enfermedades crónicas no transmisibles.

Enfermedades cardiovasculares

Las enfermedades cardiovasculares han sido la principal causa de muerte tanto entre los hombres como entre las mujeres; en 2008, la tasa de mortalidad fue de 130,9 por 100.000 habitantes. En 2007, estas enfermedades también representaron 993 de los ingresos al Hospital Princess Margaret y fueron superadas únicamente por las lesiones y las intoxicaciones (19). Como ya se señaló, la cardiopatía isquémica ha sido una de las principales causas de muerte entre las personas mayores de 45 años.

Neoplasias malignas

Las neoplasias malignas han estado aumentando en el país y en 2008 estuvieron entre las cinco causas más frecuentes de muerte, con una tasa de 105 defunciones por 100.000 habitantes (106,2 en el caso de los hombres y 103,7 en el de las mujeres) (19). Entre los cánceres notificados en el Registro del Cáncer del Hospital Princess Margaret, el cáncer de mama y de próstata representaron 45% y 43% –respectivamente– de los cánceres notificados, seguidos por el cáncer de colon y recto (10% en mujeres y 12% en hombres) en 2008 (3).

Diabetes

La diabetes sigue siendo una de las causas más frecuentes de morbilidad y mortalidad. En 2006, la prevalencia de la diabetes autonotificada fue de 7%, comparada con 9,2% cuando se obtiene una correlación clínica (20). La diabetes representó 411 ingresos al Hospital Princess Margaret en 2007.

Enfermedades respiratorias crónicas

Según la Encuesta de Enfermedades Crónicas no Transmisibles realizada en 2007, 6,2% de los habitantes han notificado enfermedades respiratorias crónicas como el asma (20). La prevalencia fue mayor en los hombres (6,5%) que en las mujeres (5,8%), y la más elevada (13,4%) se presentó entre los hombres de 20 a 24 años de edad; 2% de las personas entrevistadas notificaron enfermedades respiratorias crónicas distintas del asma y del cáncer de pulmón.

Hipertensión

En 2007, la hipertensión fue la principal causa de mortalidad entre las mujeres (10%) y la quinta entre los hombres (7%); además, sigue siendo el diagnóstico más citado para los clientes nuevos de los centros de salud pública. Entre 2004 y 2008 hubo un aumento de 37% en el número de clientes nuevos que mencionaron la hipertensión como el motivo por el cual acudieron a consulta (3).

Enfermedades nutricionales

La carencia de micronutrientes y la desnutrición no son muy comunes en el país. La Encuesta de Enfermedades Crónicas no Transmisibles de 2007 reveló que el sobrepeso y la obesidad eran factores de riesgo importantes en la población. La prevalencia general del sobrepeso y la obesidad fue de 71% (20). Los tamizajes de salud en las escuelas indicaron que el porcentaje de niños con sobrepeso aumentaba con cada cohorte, dando lugar a un número cada vez mayor de niños con sobrepeso que entraban a la escuela y a más niños que presentaban sobrepeso con el paso del tiempo (de 10,6% cuando comenzaban el sexto grado, en 2004, a 13% cuando comenzaban el décimo grado) (3).

Accidentes y violencia

Los delitos violentos siguieron siendo un problema de salud pública en las Bahamas. En 2006, el país registró 61 homicidios (18,5 por 100.000 habitantes) y en 2009 (último año para el que se disponen de datos) la cifra había aumentado a 85 (24,8 por 100.000 habitantes) (21).

Los números de violaciones e intentos de violación han fluctuado notablemente en los últimos años. En 2006 hubo 95 casos de violación y 2007 aumentaron a 170. En 2010, la tasa de violación fue de 25,34 por 100.000 habitantes y la de intento de violación de 53,16 por 100.000 habitantes. Ese mismo año, la tasa de homicidio de mujeres fue de 8,2 por 100.000 habitantes (22).

La tasa de accidentes de tránsito fue de 13,9 por 100.000 habitantes en 2008, lo que representó una disminución pequeña con respecto a la tasa de 2007 (14,7 por 100.000 habitantes). Los suicidios son poco frecuentes –entre 2005 y 2008 la tasa varió de 0,6 a 1,5 por 100.000 habitantes (19).

Desastres

El período comprendido entre 2006 y 2010 fue relativamente inactivo en cuanto a daños causados por huracanes y tormentas tropicales; el país solo fue azotado por la tormenta tropical Bonnie, (al sudeste de las Bahamas, en 2010) y tres huracanes (el huracán Hanna, de categoría 1, al sudeste de las Bahamas, en 2008; el huracán Ike, de categoría 4, al sudeste de las Bahamas, en 2008; y el huracán Noel, de categoría 1, que azotó Andros y New Providence en 2007). A pesar de la relativa inactividad durante el período de notificación, las Bahamas generalmente tienen la mayor frecuencia de tormentas en el Caribe, con un promedio nacional de un huracán cada 3 años y un huracán de gran magnitud cada 12 años (23).

Trastornos mentales

En las Bahamas se ofrecen servicios de salud mental para tratar los trastornos debidos al consumo de sustancias psicoactivas y los trastornos psiquiátricos. Estos servicios se prestan en dos hospitales del gobierno: el Hospital Rand Memorial, ubicado en Gran Bahama, y el Centro de Rehabilitación Sandilands, en Nassau; este último, que ofrece servicios ambulatorios mediante su Centro Comunitario de Orientación y Evaluación, dispone de 367 camas para la atención hospitalaria, con una tasa de ocupación promedio de 89% y una duración media de hospitalización de 95,3 días (3).

En 2009, la información sobre los egresos del Centro de Rehabilitación Sandilands y del Hospital Rand Memorial indicó una tasa de 414,3 egresos por 100.000 habitantes. Los diagnósticos de egreso más comunes fueron esquizofrenia y trastornos debidos al consumo de sustancias psicoactivas. La probabilidad de hospitalización por trastornos de salud mental fue tres veces mayor entre los hombres que entre las mujeres (3).

Otros problemas de salud

Salud oral

El Departamento de Salud Pública presta servicios de salud oral en un número limitado de dispensarios de la comunidad, en el Centro de Rehabilitación Sandilands, la Prisión de Su Majestad, mediante los programas escolares de salud y en algunas de las islas Family. Estos esfuerzos se centran en la atención preventiva y restaurativa. Los datos de prevalencia entre los alumnos de primer grado indican que la proporción de niños sin caries ha mejorado al aumentar a 51% en el ciclo escolar 2002–2003 y a 56,2% en el ciclo 2005–2006 (3).

Salud ocular

Los bahameses se han beneficiado de un programa de salud ocular conjunto entre los gobiernos de Bahamas y de Cuba.

Factores de riesgo y protección

Tabaquismo

La encuesta de Enfermedades Crónicas no Transmisibles de 2005 señaló varios factores de riesgo de padecer enfermedades crónicas en las Bahamas. La encuesta reveló que 7,1% de las personas entrevistadas fumaban tabaco cuando se realizó la encuesta y que 4,5% eran exfumadoras. La probabilidad de fumar tabaco fue mayor entre los hombres que entre las mujeres. El mayor porcentaje de fumadores (17,6%) se encontró entre los artesanos y trabajadores de oficios (20). En 2008, la Encuesta sobre la Prevalencia del Consumo de Drogas en las Escuelas Secundarias indicó que 1,6% de los estudiantes consumieron tabaco en los 30 días previos a la encuesta y que la edad promedio a la que comenzaron a fumar fue alrededor de los 13 años (16).

Alcoholismo

En cuanto al consumo del alcohol, 10,8% de las personas encuestadas indicaron que consumían alcohol diariamente (15,5% de hombres y 4,7% de mujeres) (19). Además, la Encuesta sobre la Prevalencia del Consumo de Drogas en las Escuelas Secundarias de 2008 reveló que 28,9% de las personas entrevistadas consumían alcohol y que la edad promedio a la que comenzaron a tomar fue alrededor de los 11 años (16).

Drogas ilegales

Aunque la información sobre el consumo de drogas ilegales es limitada, los estudiantes de la escuela secundaria sí proporcionaron información al respecto, la cual reveló que 4,7% consumieron marihuana en 2008 (16).

Actividad física

La Encuesta sobre Enfermedades Crónicas No Transmisibles de 2005 indicó que 62,5% de las personas encuestadas mantuvieron un nivel moderado o intenso de actividad física casi todos los días. Los hombres realizaron mayor actividad física que las mujeres (75,3% y 51,4%, respectivamente). La frecuencia más elevada de actividad física (67,1%) se encontró entre los residentes de las islas Family (18).

Políticas, Sistema De Salud Y Protección Social

EL PAPEL DE LA RECTORÍA EN SALUD

El Ministerio de Salud es responsable de la política y planificación sanitarias, la reglamentación y la vigilancia, el financiamiento de los servicios de salud pública, la elaboración y la puesta en práctica de los programas nacionales de salud pública, y la prestación de los servicios de salud comunitarios. El Ministro está al frente del Ministerio de Salud y también es miembro del Gabinete del Primer Ministro; asimismo, está a cargo de las diversas instituciones del gobierno y de los órganos normativos que abordan la salud.

POLÍTICAS DE SALUD

El Departamento de Salud Pública del Ministerio de Salud es responsable de la vigilancia, la elaboración, ejecución y coordinación de los programas nacionales de salud, así como de la prestación de los servicios de atención primaria. La Autoridad de Hospitales Públicos de las Bahamas, creada en 1998 en virtud de la Ley No. 32 para asumir la gestión y el desarrollo de los tres hospitales del gobierno (Hospital Princess Margaret, Centro de Rehabilitación Sandilands y Hospital Rand Memorial), es regida por un consejo que rinde cuentas al Ministro de Salud; un director gerente actúa como jefe de operaciones y presenta informes al consejo. Como parte de su responsabilidad, la Autoridad ha sido facultada para comprar, arrendar, adquirir, mantener y eliminar terrenos o propiedades, así como administrar la situación laboral. El Ministerio de Salud también ha encargado a la Autoridad la planificación y gestión de los servicios compartidos, incluidos los Servicios Nacionales Médicos de Urgencia, la Autoridad Nacional Antidrogas de las Bahamas (BNDA) y la Dirección de Manejo de Materiales, responsable de la compra en grandes cantidades de suministros quirúrgicos desechables. Por último, el Ministerio de Salud ha delegado a la Autoridad de Hospitales Públicos la responsabilidad de administrar los consultorios comunitarios de Gran Bahama.

DESEMPEÑO DE LOS SISTEMAS DE SALUD

El sistema de salud patrocinado por el Gobierno es responsable de prestar la mayor parte de los servicios de salud a la población de las Bahamas y representa 87% de todas las camas de hospitalización y egresos (3). Según la Encuesta de Gastos Familiares de 2006, alrededor de 36,2% de los habitantes tenían seguro de enfermedad privado, de los cuales 67,7% participaban en planes de salud grupales privados. El costo mensual promedio del seguro fue de US$ 160 por persona y un poco más de la mitad de las personas encuestadas (56%) indicaron que no recurrían a ayuda externa para sufragar los gastos médicos ambulatorios. La asistencia externa normalmente consiste en ayuda del gobierno, de familiares, empleadores y otros donantes privados. La probabilidad de utilizar ayuda externa fue mayor entre las mujeres, mientras que la probabilidad de depender de la ayuda de familiares fue mayor entre los hombres. De las personas en el quintil económico más bajo, 50% no dependieron de asistencia externa para cubrir los gastos médicos ambulatorios (19).

LEGISLACIÓN EN SALUD

Entre 2004 y 2008, varias leyes o reglamentos se modificaron o revisaron con la intención de facilitar la prestación de servicios de atención sanitaria de calidad, entre ellos, la Ley de Ejercicio de la Medicina de 1975, la Ley Dental de 1990, la Ley de Enfermeras y Parteras de 1971, la Ley de Servicios de Salud, las Normas Sanitarias de 2010, la Ley de Servicios de Salud y las Normas de Salud Pública para Situaciones de Emergencia. Además, en 2010 se aprobaron algunas normas farmacéuticas, como las relativas al registro y la concesión de licencias a las farmacias, a la importación y exportación y a los reglamentos sobre prescripciones.

GASTO Y FINANCIAMIENTO EN SALUD

La atención de salud es financiada por el gasto público general en salud, los seguros de enfermedad privados y los pagos directos tanto en establecimientos públicos como privados. El gasto público en salud se financia principalmente con ingresos tributarios.

En 2009, el gasto público total en salud representó 7,2% del PIB, lo que equivale a US$ 1.558 per cápita. En 2008, el gasto privado en salud representó 52,3% del gasto total en salud, y el gasto público general en salud representó el porcentaje restante (24). El gasto público en salud fue equivalente a 12,6% del gasto público general, a 3,4% del PIB y a US$ 771 per cápita.

Pese a que la sociedad bahamesa ha hecho frente a un período financiero turbulento en los últimos años, el gasto público y privado en salud ha aumentado en forma sostenida.

SERVICIOS DE SALUD

El sistema de salud de las Bahamas está integrado principalmente por un sector público (gobierno) y un sector privado con fines de lucro; el sector sin fines de lucro desempeña una función menor. Las instituciones de salud pública más importantes son el Ministerio de Salud, el Departamento de Salud Pública y la Autoridad de Hospitales Públicos. El Departamento de Salud Pública es responsable de la prestación de servicios de atención primaria de salud en todas las Bahamas, excepto en Gran Bahama. La Autoridad de Hospitales Públicos supervisa los tres hospitales del gobierno, los Servicios Nacionales Médicos de Urgencia, la Autoridad Nacional Antidrogas de las Bahamas y la Dirección de Manejo de Materiales; también se encarga de la prestación de los servicios comunitarios de salud en Gran Bahama.

El sector de la salud del país está sumamente fragmentado y centralizado, y en su mayor parte está orientado a la curación y las enfermedades. En consecuencia, los servicios de atención preventiva y primaria se prestan en los consultorios a cargo del Departamento de Salud Pública, mientras que la atención terciaria se presta en los hospitales que están bajo la tutela de la Autoridad de Hospitales Públicos.

La prestación de servicios públicos de salud se lleva a cabo mediante una red de establecimientos sanitarios que incluye tres hospitales (Hospital Princess Margaret, Hospital Rand Memorial y Centro de Rehabilitación Sandilands) y 95 consultorios de atención primaria dedicados a prestar atención primaria, secundaria y terciaria. En 2010, la capacidad hospitalaria total, tanto pública como privada, fue de 1.054 camas, es decir, 30 camas por 10.000 habitantes.

El principal proveedor de servicios de hospitalización privados, el Doctors Hospital, se ubica en Nassau y está dotado con personal preparado para prestar atención primaria, secundaria y terciaria. En esta ciudad también se encuentra el Hospital Lyford Cay, un establecimiento de 12 camas que incluye una unidad de cuidados coronarios con tres camas y una unidad de telemetría con cuatro camas. Este hospital también presta servicios relacionados con las siguientes especialidades médicas: cardiología, medicina interna, medicina familiar, cirugía plástica, ginecología y algunos servicios de diagnóstico (por ejemplo, ecocardiografía de esfuerzo). El país también cuenta con 291 consultorios privados con fines de lucro, de acceso directo y con médicos particulares.

Los principales laboratorios del sector público están ubicados en el Hospital Princess Margaret, en New Providence, y en el Hospital Rand Memorial, en Gran Bahama. Prestan servicios de química clínica, microbiología, inmunología, banco de sangre, anatomía patológica quirúrgica, citología y hematología. Las muestras de laboratorio de las islas Family se transportan a los laboratorios del Hospital Princess Margaret o del Hospital Rand Memorial.

El Ministerio de Salud se encarga de la reglamentación y el control de los servicios farmacéuticos. La Autoridad Nacional Antidrogas de las Bahamas está a cargo del registro de los distribuidores farmacéuticos y de los medicamentos suministrados por estas empresas. No hay ningún sistema de registro para los productos farmacéuticos individuales. En elformulario nacional de medicamentos figuran aproximadamente 1.051 productos farmacéuticos.

El Plan Nacional de Medicamentos de Venta con Receta, lanzado en 2010, tiene dos objetivos generales: ejecutar estrategias preventivas para combatir las enfermedades crónicas (mediante financiamiento de programas de promoción de la salud y de bienestar bien organizados y administrados) y mejorar el acceso a los medicamentos de venta con receta al mismo tiempo que se reduce su costo. El Plan, que incluye a las farmacias privadas y públicas y negocia los precios de los medicamentos, abarca 11 enfermedades crónicas, entre ellas la artritis, el asma, el cáncer (mama y próstata), la diabetes, la depresión grave, el glaucoma, la hipercolesterolemia, la cardiopatía isquémica, la hipertensión y la psicosis. El formulario incluye 160 medicamentos y suministros médicos aprobados. En 2010 se finalizó la primera de las dos etapas de su ejecución. La iniciativa actualmente cubre a las personas mayores de 65 años que están jubiladas y reciben una pensión, a las personas discapacitadas, a los niños menores de 18 años de edad y a los estudiantes de tiempo completo menores de 25 años.

Las unidades y el equipo de alta tecnología están concentradas en New Providence, tanto en los establecimientos públicos como privados, lo que refleja el hecho de que el sistema de salud de las Bahamas está sumamente centralizado. Hay dos unidades de cuidados intensivos en New Providence y una en Gran Bahama. La unidad de cuidados intensivos neonatales se ubica en New Providence, en el Hospital Princess Margaret, y atiende a todos los hospitales y centros de prestación de servicios. En 2007 se introdujo la telemedicina en el sistema de salud público para facilitar el manejo de los pacientes de las islas Family.

Conocimiento, Tecnología, Información Y Gestión De Recursos

Las suscripciones telefónicas aumentaron de 47,9 por 100 habitantes en 2000 a 142,7 por 100 habitantes en 2009; es posible que este aumento sustancial se deba al acceso al servicio de telefonía celular. El progreso en cuanto al acceso a los servicios de Internet ha sido mucho más lento; en 2009, solo 33,9 por 100 habitantes informaron que utilizaban Internet (2).

CAPACITACIÓN DE PERSONAL DE SALUD

Entre las instituciones locales de enseñanza terciaria que participan en la capacitación de los proveedores de atención sanitaria están la Universidad de las Bahamas, en Nassau, que ofrece licenciaturas en enfermería y farmacia, y la Facultad de Medicina de la Universidad de las Indias Occidentales (campus de Saint Augustine, en Trinidad y Tabago), donde los estudiantes de medicina de cuarto y quinto año reciben capacitación. El número promedio de estudiantes de medicina que solicitaron capacitación entre 2007 y 2009 fue de 45.

EL MERCADO LABORAL PARA PROFESIONALES DE LA SALUD

En el período comprendido entre 2004 y 2008, los recursos humanos aumentaron en todas las disciplinas de la salud (3).

En 2010 había 1.056 médicos registrados en el Consejo Médico de las Bahamas, pero solo 875 estaban autorizados para ejercer; asimismo, había 520 médicos empleados en el sector público: 443 en los hospitales que formaban parte de la Red de Hospitales Públicos, 67 en consultorios del Departamento de Salud Pública y 10 en puestos administrativos del Ministerio de Salud, del Departamento de Salud Pública y de los consultorios institucionales de la Autoridad de Hospitales Públicos. Según los cálculos del registro del Consejo de Médicos de las Bahamas, 310 médicos trabajaban en el sector privado, la mayoría en New Providence. Además, había 1.370 enfermeros ejerciendo, incluidos los administradores, empleados por la Autoridad de Hospitales Públicos y el Departamento de Salud Pública. De este total, 1.037 estaban empleados por la Autoridad de Hospitales Públicos, entre ellos 604 que laboraban en el Hospital Princess Margaret. También había 201 profesionales paramédicos, incluidos profesionales de rehabilitación, farmacéuticos, radiógrafos y auxiliares médicos empleados en instituciones del sector público, junto con 7 asistentes (cuadro 3).

Table 3

Salud Y Cooperación Internacional

Muchos organismos y países han prestado cooperación técnica y financiamiento directo para los proyectos de salud de las Bahamas, entre ellos la OPS/OMS, el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA, el Banco Interamericano de Desarrollo, la Organización de los Estados Americanos, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, la Oficina de Ayuda Humanitaria de la Comisión Europea, la Fundación Clinton, el Gobierno de Cuba, el Plan de Emergencia del Presidente (de los Estados Unidos) para el Alivio del SIDA (PEPFAR), la Fundación Aga Khan y el Gobierno de los Estados Unidos por medio de su embajada en las Bahamas.

En la subregión del Caribe, el apoyo ha sido prestado por la CARICOM, la Asociación Pancaribeña contra el VIH/sida (PANCAP) y la Agencia Caribeña para el Manejo de Desastres y Emergencias (CDEMA).

Síntesis Y Perspectivas

La salud es una prioridad en las Bahamas, como lo indica la elevada asignación presupuestaria que le destina el Gobierno. El país ha dirigido recursos considerables a abordar los determinantes sociales de la salud, al mismo tiempo que ha procurado prestar una atención sanitaria de alta calidad y accesible para toda la población. Otros avances importantes en materia de salud durante el período de examen incluyeron el lanzamiento del Plan Nacional de Medicamentos de Venta con Receta y la redacción del Plan Estratégico de Servicios Nacionales de Salud en 2010 (1).

Aun con los logros del sistema de salud, todavía quedan muchos problemas por afrontar, entre ellos el aumento de los traumatismos no intencionales e intencionales (en particular, los homicidios), el aumento de la prevalencia de las enfermedades crónicas como resultado de decisiones equivocadas sobre el modo de vida, la capacidad limitada del sector de la salud para dirigirse a la población de inmigrantes que está en auge y la fragmentación de los servicios de salud. Consideradas en conjunto, estas tendencias plantean dificultades para la sostenibilidad del sistema de salud; no obstante, la inversión del Gobierno en el programa nacional de acción sanitaria y el mantenimiento de los planes nacionales de protección social están centrados en alcanzar el mayor grado posible de salud, atención y productividad del sector sanitario.

Referencias

  1. Bahamas, Government of The Bahamas [internet]; 2011. Consultado el 10 de junio de 2011.
  2. United Nations. World Statistics Pocketbook 2010 [internet]; 2011. Consultado el 8 de noviembre de 2011.
  3. Dahl–Regis M. Report of the Chief Medical Officer, Commonwealth of The Bahamas, 2004–2008. Nassau: Ministry of Health; 2010.
  4. Department of Stastistics. Labour Force and Household Income Survey 2009. Nassau: Department of Statistics; 2009.
  5. Department of Statistics. Preliminary Population and Housing Count Census 2010 [internet]; 2011. Consultado el 7 de noviembre de 2011.
  6. Commonwealth of the Bahamas. Department of Statistics. Preliminary population and housing count census 2010. Nassau: Ministry of Finance; 2011 [citado el 7 de noviembre de 2011].
  7. Bahamas, Ministry of Education. The Bahamas National Education Statistics Digest 2006–2007. Nassau: Ministry of Education; 2007.
  8. Department of Statistics. Household Expenditure Survey 2006. Nassau: Department of Statistics; 2007.
  9. Department of Statistics. The 2011 Labour Force and Household Income Survey. Nassau: Department of Statistics; 2011.
  10. Kurt Salmon Associates. Health Sector Review Final Report. San Bruno: Kurt Salmon Associates; 2009.
  11. Public Hospitals Authority. Leading causes of hospital discharges 2011. Nassau: Public Hospitals Authority; 2011.
  12. Dahl–Regis M. Annual Report of the Chief Medical Officer 2001–2003. Nassau: Ministry of Health; 2005.
  13. Bahamas Information Services. New Providence road improvement project on schedule. Comunicado de prensa [internet]; 2009. Consultado el 9 de noviembre de 2011.
  14. Dasgupta S, Laplante B, Meisner C, Wheeler D, Yan J. The impact of sea level rise on developing countries: a comparative analysis. World Bank Press; 2007 [12 de enero de 2012].
  15. United Nations Statistics Division. Millennium Development Goals Indicators [internet]. Consultado el 8 de noviembre de 2011.
  16. Commonwealth of the Bahamas. National Anti–Drug Secretariat. The Bahamas Secondary School Drug Prevalence Survey. Nassau: Ministry of National Security; 2008.
  17. Department of Statistics. The 2000 Census of Population and Housing Report. Nassau: Department of Statistics; 2008.
  18. Institute of Migration. Migration and HIV in the Caribbean: Legal and Political Responses to a Complex Relationship. Institution of Migration Press; 2010 [citado el 7 de noviembre de 2011].
  19. Health Information and Research Unit. Basic Health Indicators, 2010: Bahamas. Nassau: Ministry of Health. 2010.
  20. Dahl–Regis M, Symonette A. Chronic Noncommunicable Diseases: Identifying Determinants to The Bahamas' Burden. Nassau: Ministry of Health; 2007.
  21. Hanna C. Reducing murders in The Bahamas: A strategic plan based on empirical research [internet]; 2011. Consultado el 20 de agosto de 2011.
  22. Bahamas Press. Crime report presented to the country by the RBPF [internet]; 2011. Consultado el 10 de junio de 2011.
  23. Department of Meteorology [internet]; 2006. Consultado el 10 de junio de 2011.
  24. World Health Organization. Global Health Expenditure Database [internet]. Consultado el 10 de junio de 2011.

Notas

1El umbral de la pobreza representa la cantidad mínima de dinero necesario para tener un régimen alimentario adecuado, con asignaciones para cubrir las necesidades no alimentarias.

Última actualización el Jueves 11 de Abril de 2013 16:25