Imprimir Correo electrónico

Cover 1

Introducción

Las islas de Guadalupe y Martinica (en las Antillas Menores) y la Guayana Francesa (en la costa norte de América del Sur, entre Suriname y Brasil) constituyen los departamentos de ultramar de Francia en las Américas (départements français d'Amérique, o DFA). Forman parte integrante de Francia desde 1946 y sus estructuras políticas y administrativas reflejan las de Francia metropolitana. En virtud de una legislación sancionada en 2007, Saint–Barthélemy y la porción francesa de Saint–Martin pasaron a ser dos nuevas colectividades de ultramar y dejaron de formar parte integrante de Guadalupe.

El archipiélago de Guadalupe tiene una superficie de 1.628 km2 y comprende, además de Guadalupe propiamente dicha (integrada por Basse–Terre y Grande–Terre), las islas de Marie–Galante, Les Saintes y La Désirade. Martinica tiene 1.128 km2 y es el departamento francés más pequeño. La Guayana Francesa tiene 83.534 km2, de los cuales 94% están cubiertos por bosque pluvial amazónico; es la región francesa más extensa. Las Antillas Francesas gozan de un clima tropical atemperado por los vientos alisios, pero están amenazadas por huracanes desde julio hasta octubre; la Guayana Francesa tiene clima ecuatorial.

Guadalupe y Martinica están habitadas por una población mestiza descendiente de amerindios, africanos, blancos e indios instalados allí con el transcurso de los siglos. A diferencia de otras islas del Caribe, en los DFA no quedan poblaciones indígenas. Los habitantes de la Guayana Francesa forman un mosaico étnico. A los amerindios originarios se sumaron europeos y esclavos africanos. En el siglo XX llegaron a estos departamentos comerciantes chinos y libaneses, seguidos de agricultores hmong que emigraron desde el Alto Laos después de las guerras de Indochina y de Viet Nam.

A pesar de una tasa de natalidad elevada entre los años sesenta y ochenta, la población de estos territorios franceses se mantuvo estacionaria en esos decenios debido a la emigración a la metrópoli francesa, necesitada de trabajadores. Desde mediados de los años ochenta la dirección de las corrientes migratorias se ha invertido y la población ha aumentado. Guadalupe, y especialmente la Guayana Francesa, están experimentando una inmigración creciente.

El 1 de enero de 2010 Guadalupe tenía 404.394 habitantes, seguida de Martinica con 399.637 y la Guayana Francesa con 232.223. En razón de su tamaño pequeño, Martinica tiene la mayor densidad de población de estos territorios franceses, con 354 habitantes por km2 en 2010, seguida de Guadalupe con 248 y la Guayana Francesa, debido a su gran extensión, con 3. En la Guayana Francesa, 90% de la población vive a lo largo de la costa. Entre 1999 y 2010, la población de la Guayana Francesa creció muy rápidamente (aumentó como promedio 3,7% por año); Guadalupe y Martinica experimentaron un crecimiento mucho más moderado, de solo 0,7% por año durante el mismo período (1). Véase la figura 1 A–C para la estructura demográfica de cada uno de los tres territorios en 1990 y 2010, y el cuadro 1 para indicadores demográficos.

Figure 1

1-guadalupe, guayana francesa y martinica-e-t1.jpg

De estos tres DFA, en 2008 Martinica tenía la esperanza de vida más larga, 83,8 años para las mujeres y 77,6 para los hombres. Guadalupe le sigue de cerca con 83,4 años para las mujeres y 75,6 para los hombres. La Guayana Francesa quedó a la zaga, con 81,2 años para las mujeres y 74,8 para los hombres.

En Martinica la población extranjera, integrada principalmente por inmigrantes de Santa Lucía y Haití, representa menos de 2% de la población total y se mantiene estacionaria. En Guadalupe, los extranjeros representan 4% de la población y más de la mitad proceden de Haití. La situación de la Guayana Francesa es muy diferente, pues uno de cada tres habitantes ha nacido en otro país. Las tres nacionalidades con la presencia más numerosa son la surinamesa (39% de los extranjeros), la haitiana (27%) y la brasileña (22%). Según cifras oficiales, en 2007 el 38% de la población había nacido en otro país, pero ese porcentaje probablemente sea mayor. En la Guayana Francesa, su extensa frontera terrestre, el hecho de que sus fronteras naturales -por ejemplo los ríos Maroni y Oyapock- se puedan atravesar fácilmente, así como la prevalencia de actividades como la extracción de oro, fomentan la inmigración clandestina.

Hay un contraste marcado entre la Guayana Francesa, con su tasa elevada de natalidad y su dinamismo demográfico, y las Antillas, donde la tasa de natalidad es baja y el envejecimiento de la población se está acentuando cada vez más (cuadro 1) (1, 2).

Determinantes Y Desigualdades En Salud

Las economías de estos departamentos franceses presentan problemas comunes a las microeconomías, a saber: escasa competitividad de las exportaciones, alguna concentración en el sector de los servicios, dependencia de los recursos naturales y el turismo, fragilidad ambiental y vulnerabilidad a los desastres naturales. Además, estas economías dependen en gran medida de Francia metropolitana y tienen pocas oportunidades de llegar a otros mercados externos (hay un reducido volumen de comercio con el Caribe, principalmente en mercancías y petróleo).

La economía de la Guayana Francesa tiene dos características particulares: la presencia del centro espacial construido por la Comunidad Europea para el lanzamiento de cohetes Ariane (ubicado en la comuna de Kourou), piedra angular de la economía de este territorio, y la extracción de oro. Esta última fomenta actividades clandestinas y da lugar a tráfico de diversos tipos.

En las economías de Guadalupe y Martinica siguen siendo importantes las industrias del plátano, el azúcar y el ron, aunque estos sectores (especialmente el del plátano) se enfrentan con dificultades persistentes y requieren subsidios para sobrevivir. La economía de Martinica mantuvo un crecimiento sostenido hasta 2006 y la de Guadalupe lo hizo hasta 2008; la crisis económica y social de 2009 invirtió la tendencia positiva. Martinica se vio particularmente afectada por una disminución de 6,5% en su producto interno bruto (PIB) en 2009. El PIB per cápita en los departamentos franceses de las Américas es inferior al de otras regiones francesas: en 2009, el PIB per cápita se calculó en US$24.329 en Martinica, US$23.072 en Guadalupe y US$17.812 en la Guayana Francesa, en comparación con un promedio de US$37.962 en Francia metropolitana.

El desempleo en los departamentos franceses de ultramar es alto. En 2010 estaba desempleada 21,0% de la población económicamente activa de la Guayana Francesa, 23,5% de la de Guadalupe y 21,0% de la de Martinica. Los jóvenes están particularmente afectados, en especial aquellos con escolaridad mínima (62% de los menores de 25 años estaban desempleados en Martinica en 2010). La tasa de desempleo de las mujeres era mayor que la de los hombres; por ejemplo, en 2009 la tasa de empleo de las mujeres en Martinica era de 49,3%, en comparación con 54,9% entre los hombres. El empleo asalariado en el sector de los servicios predomina en el mercado laboral de Guadalupe, Martinica y la Guayana Francesa. La crisis social de 2009, complicada por la recesión económica mundial, dio lugar al cierre de algunas empresas y redujo la confianza de los inversionistas. Por otro lado, el Gobierno francés rescindió o debilitó determinadas medidas fiscales (como recortes tributarios) que habían mantenido a flote la economía local, y así perjudicó gravemente sectores como los de la construcción y las obras públicas y generó en ellos pérdidas de empleo desde 2009. La economía de la Guayana Francesa se ha beneficiado del crecimiento extraordinariamente rápido de la población del territorio ya que, como respuesta, ese dinamismo demográfico ha ido acompañado de grandes inversiones en proyectos de obras públicas. Debe mejorarse el bajo nivel de instrucción de la población local porque los empleadores potenciales no siempre pueden encontrar a personal capacitado.

La situación económica y social de los DFA está desfavorecida en comparación con la de otras regiones de Francia. Esto se traduce en gran parte en una mayor proporción de beneficiarios de ciertas medidas sociales, como ingresos mínimos garantizados. Esta asignación establecida en Francia en 1988 (revenu minimum d'insertion [RMI]) recibe desde 2010 el nombre de ingresos de solidaridad activa (revenu de solidarité active [rSa]) (3). Ofrece a individuos de 25 años de edad (o más jóvenes, si tienen hijos o están esperando a un hijo) recursos financieros básicos, acceso a ciertas prestaciones sociales y ayuda para incorporarse a la sociedad o encontrar trabajo. La proporción de beneficiarios del RMI/rSa es mayor en los departamentos de ultramar que en Francia metropolitana. El 31 de diciembre de 2009, los DFA tenían 71.000 beneficiarios del RMI, 103 por 1.000 personas de 20–59 años de edad en la Guayana Francesa, 141 en Martinica y 146 en Guadalupe.

Las encuestas sobre presupuesto doméstico realizadas en 2006 por el Instituto Nacional de Estadísticas y Estudios Económicos (Institut nacional de la statistique et des études économiques [INSEE]) confirman que en los departamentos de ultramar hay más familias pobres que en Francia metropolitana (4). También muestran que la pobreza prevalece más en la Guayana Francesa que en las Antillas Francesas, pues en aquella 26,5% de los hogares viven por debajo del umbral de pobreza,1El umbral de pobreza se ha fijado en 60% de los ingresos medios anuales por unidad de consumo. El número de unidades de consumo de un hogar se calcula como sigue: el primer adulto cuenta como 1, las demás personas de 14 años de edad o más cuentan como 0,5 y los menores de 14 años de edad cuentan como 0,3. Esta normalización por número de unidades de consumo posibilita tener en cuenta el tamaño de la familia. en comparación con 17,8% en Guadalupe y 19,8% en Martinica. Las personas solteras y las familias monoparentales son las más afectadas. Muchos niños viven en hogares cuyas condiciones están por debajo del umbral de pobreza; son la cuarta parte de los niños en Martinica y Guadalupe, y casi la mitad en la Guayana Francesa. Esto se debe en gran parte a la elevada proporción de ingresos bajos entre las familias monoparentales y las familias numerosas.

Guadalupe y Martinica, por ejemplo, se ven amenazadas por desastres naturales, y los territorios tienen planes de prevención de riesgos para hacer frente a terremotos, huracanes y erupciones volcánicas.

Medio Ambiente Y Seguridad Humana

ACCESO DE LA POBLACIÓN A AGUA POTABLE Y SANEAMIENTO

Debido a su geografía, la Guayana Francesa no puede garantizar acceso al agua potable a todos sus residentes, sea a las poblaciones que viven en zonas remotas y reciben agua de calidad mediocre o a las que viven a lo largo de ríos o en barrios pobres urbanos o periurbanos que carecen de abastecimiento público de agua. En Guadalupe y Martinica hay buen acceso al agua potable y al saneamiento.

CONTAMINANTES ORGÁNICOS PERSISTENTES

Desde 1973, Guadalupe y Martinica intentan resolver el problema de la contaminación de aguas y sedimentos fluviales por plaguicidas organoclorados (principalmente clordecona). Ya se han realizado varios estudios y se han emprendido otros a fin de determinar los riesgos que acarrean para la salud de los residentes de estas áreas (principalmente Guadalupe). El estudio Hibiscus efectuado en Guadalupe en 2003 mostró que se había detectado clordecona en 90% de la sangre materna y las muestras de sangre del cordón umbilical y en 100% de la grasa abdominal recogida durante los nacimientos por cesárea (5). Sin embargo, solo 40% de las muestras de leche materna tenían niveles detectables de clordecona. El estudio Karuprostate, en que se examinó la correlación de la exposición a la clordecona con el cáncer de próstata, reveló un riesgo mayor de cáncer de próstata entre los hombres con concentraciones mayores de clordecona en plasma. Tener antecedentes familiares de cáncer de próstata y haber vivido en Francia metropolitana aumentaban ese riesgo (6).

DESASTRES

En agosto de 2007, el Huracán Dean azotó Guadalupe y Martinica, y en noviembre de ese año un terremoto dañó gravemente uno de los tres principales hospitales de Martinica. Guadalupe, además, se ve regularmente envuelta por nubes de cenizas del volcán de Montserrat.

Condiciones De Salud Y Sus Tendencias

PROBLEMAS DE SALUD DE GRUPOS ESPECÍFICOS DE POBLACIÓN

Salud materna y reproductiva

En 2008, la tasa de natalidad general fue de 13,3 nacimientos por 1.000 habitantes en Martinica, 14,3 en Guadalupe y 28,2 en la Guayana Francesa. La tasa de fecundidad es de 47 nacimientos por 1.000 mujeres en edad fértil en Martinica y Guadalupe, pero es mayor en la Guayana Francesa (64 en 2008). El envejecimiento de la población y una disminución de la tasa de natalidad explican por qué el número real de nacimientos está disminuyendo en las Antillas, mientras que en la Guayana Francesa, cuyos indicadores son los inversos, está aumentando marcadamente. En 2008 se notificaron 5.758 nacimientos en Guadalupe, 5.333 en Martinica y 6.247 en la Guayana Francesa.

Niños (menores de 1 año)

La mortalidad perinatal sigue siendo mayor en Guadalupe y Martinica que en la Guayana Francesa, lo que puede explicar en parte la mejor atención a los embarazos en riesgo y a los recién nacidos extremadamente prematuros dispensada en los hospitales universitarios de Pointe–à–Pitre y Fort–de–France. El promedio en 2005–2007 era de 20,3 defunciones por 1.000 nacimientos en Guadalupe, 22,7 en Martinica, y 15,8 en la Guayana Francesa.

La tasa de mortalidad infantil en los DFA es mayor que el promedio nacional y no está disminuyendo. El promedio en 2005–2007 era de 7,5 defunciones por 1.000 nacidos vivos en Guadalupe, 8,8 en Martinica y 11,8 en la Guayana Francesa. En 2008–2010, los promedios fueron de 7,6 en Guadalupe, 8,3 en Martinica y 11,6 en la Guayana Francesa (7).

Niños (1–14 años de edad)

Este grupo de edad tiene las tasas de mortalidad más bajas y el mejor estado de salud de los DFA. Entre 2007 y 2009 hubo menos defunciones por año como promedio (65) entre personas de 1–14 años de edad que en toda otra cohorte; la mayoría de las defunciones registradas en este grupo de edad, que representaron 1,0% del total, estuvieron causadas por lesiones o por intoxicación.

Adolescentes y adultos (15–34 y 35–64 años de edad)

En 2007–2009 se registró un promedio de 242 defunciones por año entre personas de 15–34 años de edad, o sea 3,8% del total. Predominaban las defunciones por accidentes de tránsito y otros tipos de violencia. El sistema de atención de salud francés garantiza la cobertura financiera integral de una lista de 30 enfermedades crónicas que requieren atención costosa a largo plazo. En personas de 15–34 años de edad las principales causas de hospitalización por afecciones crónicas son las enfermedades mentales, la diabetes y las enfermedades cardiovasculares.

Entre 2007 y 2009 se registró un promedio de 1.427 defunciones por año de personas entre 35 y 64 años de edad, lo que representa 22,5% de todas las defunciones. El cáncer y las enfermedades cardiovasculares predominaban en los tres departamentos, seguidos de las defunciones por lesiones traumáticas y otras formas de violencia (cuadro 2).

1-guadalupe, guayana francesa y martinica-e-t2.jpg

En 2009, las principales causas de hospitalización por afecciones crónicas en este grupo de edad fueron las siguientes: enfermedades cardiovasculares (2.199 entre hombres y 2.341 entre mujeres), diabetes tipos 1 y 2 (1.442 entre hombres y 1.756 entre mujeres), tumores malignos (694 entre hombres y 782 entre mujeres) y otras causas (870 entre hombres y 1.132 entre mujeres). (La información presentada en este párrafo proviene de bases de datos compiladas por los observatorios regionales en salud, CNAMTS y RSI).

Adultos mayores (65 años de edad o más)

En este grupo de edad se registró un promedio anual de 4.446 defunciones entre 2007 y 2009, lo que representó 70,1% de todas las defunciones ocurridas en los DFA; predominaban las enfermedades cardiovasculares y el cáncer (cuadro 3). En 2009 las principales causas de hospitalización por afecciones crónicas entre hombres de este grupo de edad fueron las siguientes: enfermedades cardiovasculares (2.092 de un total de 4.498 hospitalizaciones), cáncer (1.038) y diabetes tipos 1 y 2 (704). Entre las mujeres de 65 años o más, las principales causas de hospitalización fueron las siguientes: enfermedades cardiovasculares (2.712 de un total de 5.104 hospitalizaciones), diabetes tipos 1 y 2 (945) y trastornos mentales (104).

1-guadalupe, guayana francesa y martinica-e-t3.jpg

MORTALIDAD

Se notificaron más de 6.300 defunciones por año entre 2007 y 2009, 54% de hombres y 46% de mujeres. Las principales causas de mortalidad en los departamentos de ultramar son las enfermedades cardiovasculares, el cáncer y las lesiones por causas externas. En la Guayana Francesa, las enfermedades infecciosas y parasitarias están en cuarto lugar, si se descartan los síntomas, signos y afecciones mal definidos, mientras que en Guadalupe y Martinica ocupan esa posición los trastornos endocrinos, en particular la diabetes. Véanse en el cuadro 4 las principales causas de defunción en cada uno de estos territorios.

1-guadalupe, guayana francesa y martinica-e-t4.jpg

MORBILIDAD

Enfermedades transmisibles

Enfermedades transmitidas por vectores

Se notifican anualmente unos 10 casos importados de malaria en Martinica y Guadalupe. Esta enfermedad es endémica en la Guayana Francesa pero, después de haber llegado a un máximo de 4.479 casos en 2005, ha tendido a disminuir y se han registrado 3.276 casos en 2008 y 3.345 en 2009. La prevalencia de malaria en la Guayana Francesa varía según la ubicación; la mayoría de los casos se presentan cerca de los ríos. La mayoría de los focos activos se encuentran en las áreas con poblaciones migratorias, en particular las ocupadas en la extracción de oro. Menos de un tercio de los casos se encuentran a lo largo de la costa, donde reside la gran mayoría de la población, y la mayoría de los casos que ocurren suelen ser importados. En la porción occidental de la Guayana Francesa el número de casos de malaria ha disminuido gracias al esfuerzo concertado de Suriname para controlar la enfermedad, especialmente entre quienes extraen oro. Se ha establecido un sistema de notificación obligatoria, pero este no ha sido totalmente exitoso y se reestructurará en 2012.

La fiebre amarilla no es un problema en Guadalupe ni en Martinica. La Guayana Francesa, por su parte, siempre está en riesgo de infección; el último caso aislado en ese departamento se presentó en 1998. Hay vigilancia porque la circulación del virus de la fiebre amarilla parece haberse intensificado en la selva amazónica y ha ido acompañada de casos humanos esporádicos en los países de la cuenca amazónica próximos a la Guayana Francesa. La vacunación contra la fiebre amarilla es obligatoria para todas las personas que viven en la Guayana Francesa o viajan allí.

Los datos de la vigilancia epidemiológica del dengue en los DFA provienen de tres fuentes, a saber: una red de médicos generalistas centinelas, laboratorios de análisis clínicos y hospitales públicos que suministran información clínica y paraclínica, permitiendo clasificar a los pacientes de los hospitales en conformidad con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud. La situación del dengue en Martinica y Guadalupe es endemoepidémica, con variaciones estacionales marcadas. En los 10 últimos años estas islas han tenido cinco epidemias (entre ellas una particularmente larga en 2010) que han durado generalmente de cinco a seis meses; su incidencia en cuanto a número de casos clínicos en el sistema de salud ha oscilado entre 3.650 y 10.000 casos por 100.000 habitantes, con una tasa de gravedad de entre 3 y 12 casos graves por 1.000 casos. Desde principios de los 2000 se ha observado generalmente cocirculación de al menos dos serotipos. El dengue también es endemoepidémico en la Guayana Francesa, pero sin variaciones estacionales notorias. Las epidemias duran en general casi dos años y son bimodales. Sus características (incidencia y gravedad) no son diferentes de las observadas en Guadalupe y Martinica. La Guayana Francesa probablemente también experimente cocirculación de serotipos. Las características epidemiológicas del dengue en los tres departamentos franceses de ultramar están evolucionando hacia la hiperendemicidad, caracterizada por intervalos más cortos entre epidemias, mayor número de casos esporádicos residuales entre epidemias y mayor número de casos que requieren hospitalización (8).

La grave epidemia de fiebre de chikungunya en La Réunion (el departamento francés situado en el Océano Índico) a finales de 2006 y principios de 2005, los varios casos importados en Guadalupe, la Guayana Francesa y Martinica en 2006, el hecho de que el mosquito vector (Aedes aegypti) esté presente en los tres departamentos, así como los intercambios frecuentes entre estas regiones, dejan claro que una epidemia de chikungunya podría amenazar a los departamentos franceses de las Américas. Desde 2006 hay notificación obligatoria de la fiebre de chikungunya en los DFA (9). Con posterioridad a los casos importados de 2006 y del 31 de diciembre de 2010, no se notificaron casos adicionales en ningún departamento.

La enfermedad de Chagas, cuyo agente causal, Trypanosoma cruzi, está presente exclusivamente en la parte continental de las Américas, no plantea un problema en Guadalupe ni en Martinica. La Guayana Francesa se consideró durante mucho tiempo una zona de bajo riesgo, pero una misión de evaluación conducida en 2005 confirmó la existencia de transmisión autóctona de la enfermedad de Chagas. Esta transmisión no está confinada en la selva pluvial, ya que se ha demostrado circulación del parásito a lo largo de la costa, incluso en zonas residenciales.

Desde 2004, la Guayana Francesa participa en la Iniciativa Intergubernamental de Prevención y Vigilancia de la Enfermedad de Chagas en la Amazonia (AMCHA). Por otro lado, desde 2008 hay un sistema de vigilancia basado en la notificación de presuntos casos clínicos. Los resultados de esta vigilancia indican que se diagnosticaron 26 casos en 2008, 23 de ellos crónicos, y 38 casos nuevos en 2009, 35 de ellos crónicos (10).

Enfermedades prevenibles por vacunación

Desde hace muchos años no se han notificado casos de parálisis flácida aguda, poliomielitis ni difteria a las autoridades sanitarias de los DFA. En cambio, regularmente se notifican epidemias o casos aislados de tos ferina. No se ha notificado ningún caso de tétanos neonatal desde fines de los años setenta. Todavía se encuentran algunos casos entre ancianos, debido a la pérdida de inmunidad con la edad y a una falta de revacunación. En cuanto al sarampión y al síndrome de rubéola congénita, los departamentos franceses de las Américas han seguido desde su inicio el Plan Nacional para la Eliminación del Sarampión y del Síndrome de Rubéola congénita 2005–2010. Este plan comprende las siguientes cinco líneas de acción: un cambio en la estrategia de vacunación consistente en un cambio en el calendario de vacunación de 2005, con dos dosis de vacuna triple vírica SPR (sarampión, parotiditis, rubéola), mejor vigilancia, vigilancia de la cobertura de vacunación, limitación de la diseminación y promoción de la vacunación. Desde 2001, la vigilancia del sarampión en la Guayana Francesa se ha unido a la vigilancia del dengue. Todos los presuntos casos de dengue que muestran exantema se someten a pruebas de detección de la IgM contra el sarampión y contra la rubéola. En octubre de 2009 se estableció una comisión encargada de documentar la eliminación del sarampión y del síndrome de rubéola congénita en estos tres departamentos franceses de ultramar (11). La última epidemia de sarampión en los DFA se registró en Guadalupe desde noviembre de 1996 hasta junio de 1997. Desde el 1 de julio de 2005 (fecha en que entró en vigencia la vigilancia mejorada) hasta el 31 de diciembre de 2010 se diagnosticaron ocho casos de sarampión en los departamentos. La incidencia subió bruscamente en el primer semestre de 2011, con 19 casos. Estos casos eran importados o estaban vinculados con casos importados.

Se restablecieron las encuestas de cobertura de vacunación, puesto que no se recopilaban datos desde 2000. Guadalupe realizó una encuesta en 2007 (12) y la Guayana Francesa en 2009 (13). Martinica realizará una encuesta en 2011. La cobertura de vacunación de niños es muy buena. La cobertura de vacunación en la Guayana Francesa ha mejorado desde la encuesta de 2000, y casi han desaparecido las disparidades entre las comunidades que viven a lo largo de la costa y las del interior. La cobertura de vacunación de niños está bien documentada, pero no hay información sobre la de adultos. Una evaluación del Programa Ampliado de Inmunización, conducida con asistencia de la OPS, se llevó a cabo en Martinica en 2006; la Guayana Francesa se propone realizar una en 2012.

Zoonosis

La leptospirosis tiene mayor impacto en los departamentos franceses de las Américas que en Francia metropolitana; es más común en Guadalupe y Martinica que en la Guayana Francesa. Desde 2002 hasta 2006, el número anual de casos confirmados oscilaba entre 81 y 140 en Guadalupe, 33 y 78 en Martinica y 6 y 16 en la Guayana Francesa. Se notificaron como promedio cinco defunciones por año en estos departamentos durante ese mismo período. En 2006 la incidencia de leptospirosis fue de 18 por 100.000 habitantes en Guadalupe, 14 en Martinica y 5 en la Guayana Francesa. Ya que la proliferación de las leptospiras se ve afectada por factores climatológicos (presencia de agua dulce y temperaturas elevadas), la incidencia de la enfermedad aumenta durante la temporada de lluvias, de julio a diciembre inclusive en Guadalupe y Martinica y de enero a junio en la Guayana Francesa (14).

Enfermedades desatendidas y otras infecciones relacionadas con la pobreza

La esquistosomiasis ha disminuido drásticamente en los departamentos franceses de las Américas después de la implementación de un plan de lucha contra esta enfermedad parasitaria en los años setenta y la iniciación de las actividades proyectadas, como identificar los sitios parasitarios e intervenir en ellos. La enfermedad parece estar erradicada de Martinica desde 2005 con la desaparición de su principal anfitrión intermedio (Biomphalaria glabrata) (15).

La situación de Guadalupe difiere algo porque ese departamento tiene varios tipos de focos. En Grande–Terre, por ejemplo, las marismas de la isla albergan vastas poblaciones de ratas negras infestadas y esto permite que el parásito siga siendo endémico allí. Los esfuerzos de control biológico del molusco anfitrión intermedio mediante la introducción de caracoles de tierra de la familia Thiaridae han resultado ineficaces. La Guayana Francesa solo ha tenido casos importados.

La lepra sigue disminuyendo en los DFA gracias al acceso generalizado a la polifarmacoterapia. Según las estimaciones, el número de casos prevalentes era de 43 a fines de 2006 y 40 a fines de 2007. Se trata principalmente de formas paucibacilares, excepto en la Guayana Francesa. El predominio de las formas multibacilares en la Guayana Francesa puede vincularse con la reaparición de casos importados del Brasil (este país tiene la prevalencia de lepra más alta del mundo y la proporción de formas multibacilares allí excede de 50%) (16). Cada departamento tiene para la derivación de los pacientes de lepra un establecimiento que ofrece diagnóstico, consultas médicas, orientación y visitas a domicilio.

VIH/sida y otras infecciones de transmisión sexual

Desde mediados de los años ochenta la infección por el VIH/sida se ha propagado en los DFA, como en todo el Caribe, por contacto sexual, principalmente heterosexual. Según los criterios de la OMS, se considera que la epidemia está "generalizada" en la Guayana Francesa y Saint–Martin, y más contenida en Guadalupe y Martinica. El rechazo, la discriminación y la exclusión de las personas infectadas siguen siendo las principales barreras que obstaculizan el diagnóstico temprano, el acceso a la asistencia y, en consecuencia, el control de la epidemia.

Los DFA se encuentran entre las cuatro regiones de Francia más afectadas por la infección por el VIH/sida. En 31 de marzo de 2010, la tasa de casos de sida era de 180 por 1.000.000 de habitantes en la Guayana Francesa, 117 en Guadalupe y 39 en Martinica. La notificación de la presencia de VIH es obligatoria en Francia desde marzo de 2003, lo que permite una mejor vigilancia de la epidemia. La tasa de diagnósticos VIH positivos (en 31/12/2010) era de 1.124 casos por millón de habitantes en la Guayana Francesa, 517 en Guadalupe y 160 en Martinica (17). La proporción de mujeres seropositivas al VIH es mayor en la Guayana Francesa (48%) que en los otros dos departamentos (40% en Guadalupe y 44% en Martinica). Las mujeres de la Guayana Francesa seropositivas al VIH son, por término medio, mucho más jóvenes (34 años) que los hombres seropositivos (41 años); sin embargo, este no es el caso en Guadalupe ni en Martinica. Los nacidos en el exterior representaban 61% de los diagnósticos seropositivos en la Guayana Francesa en 2008–2009, y la proporción va en descenso desde la tasa de 77% registrada en 2003; la proporción de personas seropositivas al VIH nacidas en el extranjero es menor en Guadalupe (54%) y menor aun en Martinica (21%). En la Guayana Francesa entre 2008–2009, de las personas que supieron que eran seropositivas al VIH, 16% habían sido diagnosticadas tan tarde que ya habían progresado al sida; en Guadalupe y Martinica las cifras eran de 27% y 11%, respectivamente (en comparación con 13% en Francia metropolitana). Los hombres habían sido diagnosticados después de haber ya progresado al sida (21%) con mayor frecuencia que las mujeres (10%). La proporción de diagnósticos extremadamente tardíos en la Guayana Francesa descendió de aproximadamente 20% a 16% entre 2008 y 2009 (18).

Los tres departamentos franceses de las Américas tienen acceso a los mismos antirretrovíricos que están disponibles en Francia metropolitana. El apoyo a las personas infectadas por el VIH se estructura a través de comités de coordinación regional de la lucha contra el virus de la inmunodeficiencia humana (COREVIH), que tienen siete establecimientos para el seguimiento de pacientes, a saber: uno en Martinica, uno en Saint–Martin, dos en Guadalupe, y tres en la Guayana Francesa.

Las pruebas de detección del VIH pueden realizarse en un laboratorio de análisis clínicos de una ciudad o un hospital, pero también pueden hacerse anónimamente en un centro de diagnóstico gratuito. En 2010, en comparación con otras regiones de Francia, los DFA realizaron el mayor número de pruebas de detección del VIH por habitantes (168 por 1.000 habitantes en la Guayana Francesa, 164 en Guadalupe y 134 en Martinica). La tasa de seropositividad fue de 1.464 por millón de habitantes en la Guayana Francesa, 816 en Guadalupe y 268 en Martinica.

No hay una vigilancia epidemiológica tan detallada para otras infecciones de transmisión sexual. La sífilis reapareció primero en Guadalupe en 2001, luego en Martinica en 2004 y posteriormente en la Guayana Francesa. Un estudio de 2008–2009 realizado por el Observatorio Regional de Salud de Guadalupe sobre los laboratorios de análisis clínicos no pertenecientes a hospitales reveló que las pruebas más demandadas eran, después de las del VIH, las de detección de hepatitis B, gonorrea, hepatitis C, sífilis y clamidiasis (19). Las tasas de positividad a esas ITS eran de 3,8% para clamidiasis, 2,3% para sífilis, 1,6% para hepatitis B, 0,6% para hepatitis C, 0,2% para VIH y 0,1% para gonorrea. La tasa de positividad al papilomavirus humano (PVH) era de 32,4%.

Tuberculosis

La notificación de la tuberculosis es obligatoria. La incidencia de esta enfermedad es muy baja en Guadalupe y Martinica, menos de la mitad del promedio nacional, pero la Guayana Francesa es el departamento francés con la incidencia más alta. En 2006–2008, la incidencia de tuberculosis era de aproximadamente 4 por 100.000 habitantes en Martinica, 6 en Guadalupe y 22 por 100.000 en la Guayana Francesa, en comparación con las cifras nacionales de 10–12 por 100.000. La gran mayoría de los casos son pulmonares. La proporción de casos de tuberculosis de nacionalidad extranjera va de 10% en Martinica a 41% en Guadalupe y 58% en la Guayana Francesa (20).

Enfermedades emergentes

El cólera es muy raro en los departamentos franceses. La última epidemia se notificó en la Guayana Francesa en 1992. Se notificaron unos pocos casos importados en 2010 (6 casos en Martinica), vinculados a la epidemia de cólera que empezó en Haití en octubre de ese año (21).

El instituto de vigilancia sanitaria realiza la vigilancia nacional de los casos de gripe aviar desde 2004, pero hasta la fecha no se ha notificado ningún caso en los DFA. Sin embargo, en 2009 la pandemia de A (H1N1) no dejó indemnes a los DFA. De conformidad con el alerta lanzado por la OMS el 15 de abril de 2009, los territorios establecieron rápidamente un sistema adaptado de vigilancia epidemiológica. Después de la cuarentena y el manejo de los casos individuales, se emprendió la vigilancia de la población general, basada esencialmente en los datos proporcionados por la red de médicos centinela y la confirmación de casos por laboratorio. La epidemia duró desde principios de agosto hasta mediados de septiembre de 2009, excepto en Saint–Barthélemy, que se mantuvo indemne hasta el final de ese año. Hubo más de 50.000 personas infectadas en Guadalupe, la Guayana Francesa y Martinica. Como la tasa de ataque (<8%) es bastante baja y también es baja la proporción de la población vacunada, existe la posibilidad de una nueva onda epidémica (22).

La incidencia de legionelosis en los DFA es baja, menos de la mitad del promedio nacional. Ningún caso se ha notificado hasta la fecha en la Guayana Francesa. Según información de 2006–2008 sobre las enfermedades de notificación obligatoria, se notificaron seis casos en Guadalupe y dos en Martinica (23).

Enfermedades gastrointestinales

Todo el año se registran epidemias con incidencia alta de gastroenteritis vírica, que constituye la principal causa de diarrea en Guadalupe y Martinica; su epidemiología es similar a la observada en Francia metropolitana. En la Guayana Francesa, debido a los problemas de abastecimiento de agua que afectan a determinados segmentos de la población de ese territorio, la incidencia de algunas enfermedades entéricas puede exceder de 10% en los poblados más remotos.

La intoxicación alimentaria colectiva requiere notificación obligatoria; esta información se complementa con los datos del Centro Nacional de Referencia sobre Salmonelosis. La incidencia anual de estas intoxicaciones varía enormemente, pero las tasas en Martinica y Guadalupe son generalmente mayores que el promedio nacional, mientras que en la Guayana Francesa son generalmente menores (23). Entre 2006 y 2008, se declararon 36 focos en Guadalupe, 24 en Martinica y 16 en la Guayana Francesa. Las bacterias implicadas con mayor frecuencia son Staphylococcus aureus, Bacillus cereus y Salmonelle spp.

Enfermedades crónicas no transmisibles

Las enfermedades crónicas más frecuentes entre los habitantes de los DFA son las cardiovasculares (especialmente los accidentes cerebrovasculares, debido a la alta prevalencia de hipertensión) y el cáncer (que es la principal causa de defunción entre los hombres de estos departamentos). Hay un registro del cáncer en cada uno de los departamentos (24); indican que, como grupo, uno de cada dos casos de cáncer entre hombres es de próstata, mientras que el principal tipo de cáncer entre mujeres es el de mama, que representa uno de cada cuatro casos de cáncer. El cáncer colorrectal está en aumento en ambos sexos y va asociado al envejecimiento de la población y a cambios alimentarios. En los DFA, como en todas las regiones de Francia, se han emprendido dos campañas de detección de cáncer: una dirigida al cáncer de mama y la otra al cáncer colorrectal. Martinica también tiene una campaña organizada para la detección del cáncer cervicouterino.

Enfermedades nutricionales

Desde hace varios años no se notifican trastornos asociados a carencias de proteínas ni de vitaminas. Por otro lado, las mejoras en la situación socioeconómica, los cambios en los modos de vida y un suministro creciente de alimentos procedentes del sector productivo han dado lugar a un cambio en los hábitos alimentarios, y están surgiendo enfermedades asociadas a la sobrealimentación (obesidad, diabetes, colesterol alto, entre otras). En 2007–2008, el estudio Podium (inédito al momento de escribirse estas líneas) confirmó los resultados de los estudios ESCAL (25) y CALBAS (26), realizados precedentemente en Martinica y Guadalupe, a saber: que la Guayana Francesa seguía siendo la menos afectada, pero en Guadalupe y Martinica 1 de cada 4 niños y 1 de cada 2 adultos tenían exceso de peso o eran obesos. Aun entre los niños de 5 a 14 años de edad, la prevalencia de exceso de peso (sobrepeso y obesidad combinados) era de 17,9% en la Guayana Francesa, 22,9% en Guadalupe y 25,0% en Martinica. Entre los adultos de 15 años de edad o más durante el período 2007–2008 abarcado por el estudio Podium, esta prevalencia era de 48,5% en la Guayana Francesa, 50,0% en Guadalupe y 51,7% en Martinica (27).

La diabetes tipo 2 también es muy común en los DFA, y la proporción de personas afectadas es dos veces mayor que el promedio nacional. En 2009, los departamentos franceses de las Américas tenían la prevalencia más alta de diabetes en tratamiento. Mientras que la prevalencia en Francia en su conjunto era de 4,4%, en la Guayana Francesa era de 7,3%, en Martinica 7,4% y en Guadalupe 8,1% (28). Las mujeres están más afectadas que los hombres en los DFA. La alta prevalencia de hipertensión y diabetes en los DFA, unida al envejecimiento de sus habitantes, da lugar a un alto porcentaje de personas con insuficiencia renal crónica, mayor que el registrado a nivel nacional (por ejemplo, unas 500 personas reciben diálisis en Martinica).

Accidentes y violencia

Guadalupe tiene el número más alto de defunciones por accidentes de tránsito en los DFA, pues allí se notificaron entre 2007 y 2009 como promedio 65 defunciones por año, en comparación con 37 en Martinica y 28 en la Guayana Francesa. El número de lesiones graves por accidentes de tránsito durante el mismo período fue de 415 en Guadalupe, 250 en Martinica y 157 en la Guayana Francesa.

Trastornos mentales

No se ha realizado ningún estudio nuevo sobre trastornos mentales en estos departamentos desde el efectuado sobre la población general de Guadalupe y Martinica a fines de los años noventa. Las patologías más frecuentes siguen siendo los trastornos depresivos, el riesgo de suicidio y la ansiedad generalizada. En el sector psiquiátrico, las principales causas de hospitalización son las psicosis y los comportamientos adictivos. Varios estudios han revelado que los suicidios y comportamientos suicidas son menos frecuentes en los DFA que a nivel nacional (29, 30).

Factores de riesgo y protección

Guadalupe y Martinica han sido siempre productores y consumidores de ron, pero las bebidas más consumidas en los dos departamentos son vino, champagne, whisky y cerveza. Aunque en la Guayana Francesa hay muchos menos estudios a este respecto, el modelo probablemente sea el mismo. Los estudios sobre jóvenes y adultos revelan que el alcohol es la sustancia psicoactiva con los niveles de consumo más altos. El consumo de tabaco por la población de los DFA, en cambio, no es muy alto. Las principales sustancias ilícitas consumidas son cannabis, crack y cocaína. El rápido crecimiento del uso de crack entre mediados de los años ochenta y el 2000 ha tenido repercusiones muy tangibles en la sociedad de los DFA, donde ha aumentado marcadamente el número de usuarios en dificultades con la ley (31).

Políticas, Sistema De Salud Y Protección Social

POLÍTICAS DE SALUD

La salud pública en Francia incumbe esencialmente al Estado.

Desde 2006 hasta 2010 el plan regional de salud pública (PRSP) fue la herramienta de referencia para la programación de la salud pública en Francia, en cuyo marco cada región podía establecer su propia escala de prioridades. En 2010, sin embargo, la aparición de las agencias regionales de salud (ARS) dio lugar a considerables reformas del sistema de salud. Creados en virtud del artículo 118 de la Ley de 21 de julio de 2009, estos organismos administran los recursos del Estado y del seguro de enfermedad a nivel regional, incluidos los DFA, con miras a mejorar la eficacia general y garantizar la sostenibilidad de los servicios de salud pública. Cada ARS congrega todos los organismos encargados de la política sanitaria en las regiones y departamentos (oficinas y departamentos regionales de salud y bienestar social, organismos hospitalarios, grupos de salud pública, uniones de seguro de enfermedad y misiones de salud, así como la porción hospitalaria del seguro de enfermedad).

Dado que operan como único interlocutor regional, las ARS están en condiciones de posibilitar un enfoque integral de la salud, garantizando al mismo tiempo procedimientos más sencillos para los profesionales de la salud y un acceso igualitario de los pacientes a la asistencia. Estos organismos también velan por una mejor coordinación sobre el terreno entre los profesionales y los establecimientos de salud, médicos y sociales. Con este fin, las ARS tienen una esfera amplia de actividades, desde la salud pública (prevención de enfermedades, promoción de la salud, vigilancia de la salud y la seguridad y vigilancia epidemiológica) hasta la organización de la atención de salud e incluso la prestación de servicios medicosociales (hogares para ancianos y establecimientos para discapacitados).

Para reducir las desigualdades territoriales y ajustar mejor sus respuestas a las características y necesidades locales, cada ARS define las áreas de salud en que llevará a cabo sus actividades. Las ARS de Guadalupe, por ejemplo, han establecido tres territorios, uno de los cuales corresponde a las dos nuevas colectividades de Saint–Martin y Saint–Barthélemy. Las ARS de Martinica y de la Guayana Francesa, por otro lado, han optado por manejar sus territorios como un único territorio de salud.

DESEMPEÑO DE LOS SISTEMAS DE SALUD

Para conseguir que todos tengan acceso a la atención de salud, el 1 de enero de 2000 el Gobierno de Francia instituyó la "cobertura universal básica de salud", que otorga seguro de enfermedad a todos los que hayan tenido una residencia regular y estable en Francia durante más de tres meses y no tengan derecho a otro tipo de seguro. El Gobierno también proporciona cobertura complementaria universal de seguro de enfermedad, posibilitando que los individuos tengan acceso a la atención sin pagos en efectivo ni anticipados. La proporción de beneficiarios de cobertura básica universal y cobertura complementaria universal en los DFA es alta: para fines de 2009, uno de cada dos habitantes estaba cubierto por estas medidas (41,5% en Guadalupe, 49,7% en Martinica y 53,0% en la Guayana Francesa).

LEGISLACIÓN EN SALUD

Tres leyes promulgadas en 2004 han modificado el enfoque de la salud, transfiriendo determinadas actividades a determinados actores, estableciendo una política de prevención y garantizando un mejor manejo de los gastos sanitarios. Con la ley de 9 de agosto de 2004, el panorama de la salud pública en cada región de Francia ha cambiado profundamente.

SERVICIOS DE SALUD

La atención hospitalaria es dispensada por hospitales públicos y clínicas privadas. Con exclusión de las camas quirúrgicas en Guadalupe y en la Guayana Francesa, en 2010 las dos terceras partes de las camas hospitalarias para estadías de corto plazo en estos dos territorios pertenecían al sector público (cuadro 5).

1-guadalupe, guayana francesa y martinica-e-t5.jpg

La disponibilidad de camas es aproximadamente igual al promedio en Francia metropolitana para la medicina (promedio de 2,11 por 1.000 habitantes en los tres territorios), menos de la mitad para cirugía (1,62), y mayor para obstetricia y ginecología (1,58 por 1.000 mujeres de 15–49 años de edad). La Guayana Francesa se distingue por tener un déficit sustancial en el área de cirugía y una tasa dos veces mayor que el promedio nacional en obstetricia y ginecología.

El ingreso y el tratamiento de urgencia de los pacientes puede calcularse a partir de los datos sobre el número de pacientes que acuden a los servicios. En 2009, 135.113 pacientes acudieron a los servicios de urgencia de Guadalupe, 124.594 a los de Martinica, y 84.350 a los de la Guayana Francesa. Las tasas de visita a los servicios de urgencia por 1.000 habitantes fueron de 312 en Martinica, 336 en Guadalupe y 381 en la Guayana Francesa.

En cuanto al seguimiento y a la rehabilitación, la disponibilidad de equipo (camas y espacio) oscila entre 1,59 por 1.000 habitantes en Guadalupe, 1,49 en Martinica y 0,47 en la Guayana Francesa. Con respecto a la hospitalización completa, Martinica ofrece servicios principalmente públicos (75% frente a 36% en Guadalupe y 13% en la Guayana Francesa).

La atención psiquiátrica se dispensa en regímenes de hospitalización y ambulatorio. Guadalupe tiene algunos establecimientos para tratar a niños, mientras que los establecimientos de Martinica tratan solo a adultos. El sector psiquiátrico privado de este último territorio está mal desarrollado y no ofrece ningún tratamiento. Las camas para psiquiatría general en el sector privado representan 22% de las camas para hospitalización en Guadalupe y 13% en Martinica. En cuanto al número de camas por 1.000 habitantes, la cobertura general de camas de psiquiatría representa 0,9 por 1.000 habitantes en Guadalupe, 0,95 en Martinica y 0,33 en la Guayana Francesa; las camas psiquiátricas para niños y adolescentes representan 0,74 por 1.000 habitantes en Guadalupe, 0,27 en Martinica y 0,09 en la Guayana Francesa.

De los tres territorios, solo la Guayana Francesa tiene centros de salud. Administrados en el marco del complejo del hospital de Cayena, estos centros están diseñados para conseguir que las poblaciones remotas (20% de la población total del departamento) que viven en áreas sin establecimientos médicos ni hospitales reciban atención médica.

Hay 62 laboratorios privados de análisis clínicos en los DFA y un banco de sangre del gobierno (o público) en cada uno de los tres DFA. Hay 349 dispensarios de medicamentos (sin contar la distribución de medicamentos en los centros de salud) en los DFA: 160 en Guadalupe (1 por 2.515 habitantes), 151 en Martinica (1 por 2.645 habitantes) y 38 en la Guayana Francesa (1 por 5.830 habitantes). Hay también siete distribuidores mayoristas, dos en Guadalupe, dos en Martinica y tres en la Guayana Francesa. Todos los productos farmacéuticos se importan de Francia. Las preparaciones farmacéuticas van del fabricante, a través del mayorista, al farmacéutico dispensador. En los DFA se utiliza ampliamente un sistema de pago por terceros para evitar que los pacientes deban pagar de su bolsillo; los proveedores de atención sanitaria están reglamentados por el sistema de seguro de enfermedad y los pacientes solo son responsables del copago. El precio de los medicamentos reembolsables es fijado por las autoridades públicas.

El Instituto Pasteur tiene dos oficinas en los DFA: una en Guadalupe, con un laboratorio de referencia para la tuberculosis y las infecciones micobacterianas, y la otra en la Guayana Francesa.

Conocimiento, Tecnología, Información Y Gestión De Recursos

RECURSOS HUMANOS

La prestación de servicios de salud es proporcionada por profesionales de la salud que trabajan por cuenta propia o en un hospital u otra institución de salud, principalmente perteneciente al sector público. En 2010 las autoridades sanitarias confeccionaron una lista de profesionales de la salud que abarca ambas categorías y revela las diferencias existentes entre Martinica/Guadalupe y la Guayana Francesa en cuanto a densidad de profesionales de la salud (véase el cuadro 6).

1-guadalupe, guayana francesa y martinica-e-t6.jpg

Cabe destacar, incluso en la Guayana Francesa, la importante presencia de parteras; la densidad de estas por 100.000 mujeres de 15–49 años de edad es significativamente mayor que en Francia metropolitana (133). En cuanto a los profesionales de la salud que ejercen de forma independiente, las densidades son menores que los promedios calculados para Francia metropolitana en su conjunto, salvo las enfermeras en práctica independiente. La Guayana Francesa tiene el mayor déficit.

CAPACITACIÓN DE PERSONAL DE SALUD

En 2008, se expidieron 147 diplomas de enfermera certificada por el Estado, 19 de partera y 19 de masajista kinesioterapeuta.

En la Universidad de las Antillas y la Guayana Francesa se está creando gradualmente una escuela de medicina en pleno funcionamiento. Se han matriculado en total 1.000 estudiantes, a saber: desde 1998 en el primer año del programa, desde 2008 también en el segundo año y, a partir de 2009–2010, también en el tercer año. En el cuarto año del programa, por el momento, los estudiantes deben asistir a universidades de Francia metropolitana para completar los primeros seis años de la escuela de medicina antes de regresar a las Antillas o la Guayana Francesa para sus prácticas como internos.

Con las reformas aplicables a la educación nacional en el año académico de 2010–2011, el primer año de estudios sobre la salud comprenderá, además de los estudios de medicina, los de farmacia, partería y odontología.

Salud Y Cooperación Internacional

Los DFA pueden recurrir a fondos locales (Fonds de cooperación regional [FCR]), nacionales o europeos para la cooperación internacional, especialmente el Fond d'Interreg Caraïbe, que está ahora en su cuarta rueda. Porque forman parte de Francia, los DFA no tienen derecho al apoyo financiero de organismos internacionales (como la USAID o la ACDI) ni de organizaciones internacionales (como el Banco Mundial o el BID). Como parte de la cooperación internacional en los DFA, la red perinatal de Martinica lanzó en 2008 una asociación intercaribeña de salud maternoinfantil para prevenir la morbilidad y mortalidad de niños en Santa Lucía y Dominica.

Los DFA proporcionaron ayuda humanitaria en Haití después del terremoto que azotó ese país en enero de 2009. En los primerísimos días después del terremoto, hospitales de los DFA desplegaron en Haití equipos de salud que dispensaron atención especializada fundamental a varios cientos de pacientes. Por otro lado, los principales hospitales de los tres DFA participan sistemáticamente en actividades como cirugía de corazón, trasplantes renales, cirugía pediátrica, oncología e imaginología por resonancia magnética y otros nuevos equipos de radiodiagnóstico.

La capacidad y pericia técnicas de los hospitales universitarios de los DFA en ciertas esferas atraen a pacientes de países vecinos. Sin embargo, estos pacientes rara vez están cubiertos por acuerdos intergubernamentales o por un seguro de enfermedad privado, lo que conlleva una carga financiera para los hospitales receptores. Para superar estas dificultades se están concertando acuerdos de servicios compartidos, por ejemplo el establecido entre el hospital universitario de Pointe–à–Pitre y las islas holandesas de Saba y Sint Estatius permite la derivación de pacientes de estas dos islas a Guadalupe para atención de nivel terciario. Durante todo el período objeto de notificación, la Guayana Francesa ha estado cooperando con sus vecinos Suriname y Brasil.

En los últimos años, las actividades con Suriname han abarcado la rehabilitación y la construcción del hospital de Albina con asistencia técnica y fondos de la Agencia Francesa de Desarrollo, un acuerdo sobre continuidad de la atención concertado entre el hospital de St. Laurent du Maroni y el hospital universitario de Paramaribo, el desarrollo de un protocolo de intercambio de datos con Suriname sobre la epidemiología de la malaria y la aplicación de programas transfronterizos para realizar estudios epidemiológicos sobre el VIH. Por su parte, Suriname está apoyando a la Guayana Francesa en la elaboración de un programa de lucha contra la malaria entre las poblaciones migrantes y los mineros de oro ilegales.

Las actividades principales con el Brasil incluyen intercambio científico, capacitación, estudios sobre entomología médica, investigaciones sobre virología (herpes) y normalización de las herramientas utilizadas por los laboratorios de referencia para el diagnóstico del dengue.

El Institut Pasteur de la Guayana Francesa (IPG) forma parte de la Red de Laboratorio del Dengue en las Américas (RELDA), creada en 2009 para mejorar la vigilancia y respuesta al dengue en la Región. En 2009, a petición de la Red Mundial OMS de Alerta y Respuesta ante Brotes Epidémicos, con sede en Ginebra, el IPG empezó a trasladar tecnología para el diagnóstico del virus A (H1N1) pdm09 de la gripe al Laboratorio Nacional de Salud Pública de Puerto Príncipe, en Haití. El IPG también está asociado con la Red Amazónica de Vigilancia de la Resistencia a los Antimaláricos (RAVREDA) en el desarrollo de la vigilancia subregional de la resistencia a los antimaláricos.

Síntesis Y Perspectivas

Aunque la Guayana Francesa, Guadalupe y Martinica son departamentos de ultramar que comparten una estructura institucional, sus importantes rasgos característicos los distinguen uno del otro. La Guayana Francesa tiene el mayor territorio y forma parte de América del Sur. Martinica es la más pequeña y, al igual que Guadalupe, es una entidad insular en el Mar Caribe. Las poblaciones de Guadalupe y Martinica están envejeciendo, mientras que la de la Guayana Francesa es joven y goza de dinamismo demográfico. Todos los departamentos franceses de las Américas tienen problemas sociales y económicos, pero cada uno posee un potencial diferente para superarlos. Mientras que todos ellos padecen necesidades de atención de salud no atendidas, la escasez de profesionales de la salud es particularmente aguda en la Guayana Francesa. La telemedicina, que ha comenzado a surgir en la Guayana Francesa, podría empezar a subsanar la escasez de profesionales de la salud.

Mientras que el estado de salud en los DFA es satisfactorio en términos generales, quedan retos. Esto es especialmente válido para la Guayana Francesa. Por ejemplo, los tres territorios comparten problemas de salud prevalentes, como enfermedades cardiovasculares, ciertos tipos de cáncer, obesidad, diabetes, alcoholismo y muerte por violencia. No obstante, hay enfermedades que afectan más a un territorio que a otro, como la anemia de células falciformes en Guadalupe y Martinica y la malaria y la fiebre amarilla en la Guayana Francesa.

La nueva estructura establecida en 2010, con los organismos regionales de salud, y la adopción de una política de salud pública orientada geográficamente deberían permitir que Guadalupe, la Guayana Francesa y Martinica cubran mejor las necesidades de salud de sus poblaciones.

Box 1

Desde el acuerdo de 1648, Francia y los Países Bajos tienen soberanía sobre la isla de San Martín. Los dos territorios (el francés y el neerlandés) están separados por una frontera virtual: al norte Saint–Martin y al sur Sint Maarten. Después de la disolución del Estado autónomo de la Federación de las Antillas Neerlandesas el 10 de octubre de 2010, Sint Maarten se convirtió en uno de los cuatro Estados del Reino de los Países Bajos (con Aruba, Curazao y los propios Países Bajos).

La parte francesa de Saint–Martin y la isla de Saint–Barthélemy, que formaban parte integrante de Guadalupe, pasaron a ser colectividades de ultramar (COM) el 15 de julio de 2007, después de la enmienda constitucional de marzo de 2003. Por efecto de la inmigración, las colectividades de Saint–Martin y Saint–Barthélemy han experimentado un fuerte aumento de la población desde comienzos de los años ochenta; en 2007 Saint–Barthélemy tenía 8.450 habitantes y Saint–Martin 35.926. Las tasas de crecimiento demográfico anual se mantienen relativamente estables en Saint–Barthélemy, mientras que en Saint–Martin, la población se ha quintuplicado desde 1982. Este último cambio se debió a la desaceleración de la actividad económica y al endurecimiento de las leyes de inmigración.

En Saint–Barthélemy la población está integrada principalmente por europeos, mientras que en Saint–Martin predominan las personas de origen caribeño. En estas dos colectividades los extranjeros representan, respectivamente, 12% y 38% de la población total, mientras que son menos de 5% en Guadalupe. Las nacionalidades más representadas son la portuguesa en Saint–Barthélemy (50% de los extranjeros) y la haitiana en Saint–Martin (47% de los extranjeros). Estas dos islas no han escapado al envejecimiento demográfico observado en Guadalupe. La población de 60 años de edad o más ha aumentado en Saint–Martin (+1,6% entre 1999 y 2007), aunque la población permanece joven en los grupos de menos de 20 años de edad. En Saint–Barthélemy, cuya población de 60 años o más ha permanecido estable durante este período, predominan las personas de 15 a 64 años de edad (74%) entre las cuales los hombres son mayoría (55%).

Referencias

  1. Francia, Instituto Nacional de Estadística y Estudios Económicos. Acceso: 16 de agosto de 2012.
  2. Francia, Instituto Nacional de Estadística y Estudios Económicos; Instituto Nacional de la Salud y de la Investigación Médica. Disponible en: http://www.cepidc.vesinet.inserm.fr/ Acceso: 16 de agosto de 2012.
  3. Francia, Ministerio de Asuntos Sociales y Salud. Acceso: 16 de agosto de 2012.
  4. Francia, Instituto Nacional de Estadística y Estudios Económicos. Acceso: 16 de agosto de 2012.
  5. Multigner L, Kadhel P. Exposition à des polluants environnementaux chez la femme enceinte et son enfant en Guadeloupe. Niveaux de chlordécone dans le sang maternel et étude des déterminants de l'imprégnation. Inserm U625 et service gynécologie–obstétrique CHU Pointe à Pitre. Rapport, décembre 2004.
  6. Multigner L, Ndong JR, Giusti A, Romana M, Delacroix–Maillard H, Cordier S et al. Chlordecone exposure and risk of prostate cancer. J Clin Oncol 2010;28(21):3457–62.
  7. Francia, Instituto Nacional de Estadística y Estudios Económicos. Acceso: 16 de agosto de 2012.
  8. Quenel P et al. Epidemioloy of dengue in the French overseas departments of the Americas. BEH 33–34; 2011. Acceso: 16 de agosto de 2012.
  9. Cire Antilles Guyane. Le chikungunya: nouvelle maladie à déclaration obligatoire dans les DFA. Basag N° 6 [Internet]; 2006. Acceso: 16 de agosto de 2012.
  10. Aznar C et al. Maladie de Chagas: rappels sur la maladie et situation épidémiologique dans les Amériques. BVS N° 3; 2011. Acceso: 16 de agosto de 2012.
  11. Bousser V, Quenel P. Evaluation de l'élimination de la rougeole, de la rubéole et du syndrome de rubéole congénitale dans les Amériques. BVS N° 3; 2011. Acceso: 16 de agosto de 2012.
  12. Observatoire régional de la santé de Guadeloupe. La couverture vaccinale des élèves de classes de 5e des collèges de Guadeloupe en mars 2007. [Internet]; 2008. Acceso: 16 de agosto de 2012.
  13. Flamand C et al. Couverture vaccinale des enfants et adolescents scolarisés en Guyane française en 2009. BVS N° 5; 2011. Acceso: 16 de agosto de 2012.
  14. Cassadou S, Cardoso T, Ardillon V, Quénel P. Problématique de la leptospirose aux Antilles et en Guyane : diagnostic biologique et surveillance épidémiologique. BVS N° 5; 2009. Acceso: 16 de agosto de 2012.
  15. Pointier JP, Théron A. Transmission de la bilharziose intestinale aux Antilles Guyane. BASAG N° 1; 2006. Acceso: 16 de agosto de 2012.
  16. Rachas A et al. Situation épidémiologique de la lèpre dans les départements français d'Amérique. BVS N° 5; 2009. Acceso: 16 de agosto de 2012.
  17. France, Institut de veille sanitaire. Numéro thématique – L'infection à VIH–sida en France en 2009–2010. BEH N° 43–44; 2011. Acceso: 16 de agosto de 2012.
  18. Barbail A, Cazaux CM. Infection à VIH–sida en Guyane: dépistage et séropositivités découvertes, 2008–2009. BVS N° 7; 2011. Acceso: 16 de agosto de 2012.
  19. Ferdinand S, Cornely V, Théodore M. Situation épidémiologique des infections transmises sexuellement et/ou par le sang, à travers l'activité des laboratoires d'analyses de biologie médicale volontaires en Guadeloupe. BVS N° 3; 2011. Acceso: 16 de agosto de 2012.
  20. Carvalho L. Les maladies à déclaration obligatoire dans les DFA (2006–2008). La tuberculose. BVS N° 8 [Internet]; 2010. Acceso: 16 de agosto de 2012.
  21. France, Institut de veille sanitaire. Situation du choléra en Haïti et risque de diffusion internationale. BVS N° 3; 2010. Acceso: 16 de agosto de 2012.
  22. Blateau A et al. Description des épidémies de grippe A 2009 dans les territoires français ultramarins des Amériques. BEH N° 24–25–26 [Internet]; 2010. Acceso: 16 de agosto de 2012.
  23. Carvalho L. Les maladies à déclaration obligatoire dans les DFA (2006–2008). BVS N° 8; 2010. Acceso: 16 de agosto de 2012.
  24. Dieye M et al. La surveillance des cancers dans les Antilles et en Guyane. 2011. BVS N° 8 [Internet]; 2011. Acceso: 16 de agosto de 2012.
  25. Merle S, Pierre–Louis K, Rosine J, Cardoso T, Inamo J, Deloumeaux J. Prévalence de l'hypertension artérielle en population générale à la Martinique. Revue d'épidémiologie et de santé publique 2009;57:17–23.
  26. Cornely V. Hygiène de vie et habitudes alimentaires dans une région de la Guadeloupe : le sud Basse Terre en 2005. Guadaloupe : Observatoire régional de la santé; 2007. Rapport d'études.
  27. Daigre JL, Atallah A. Enquête Podium. XIV conférence interrégionale des Fédérations des Antilles et de la Guyane – 21 octobre 2010. Acceso: 16 de agosto de 2012.
  28. Ricci P et al. Diabète traité: quelles évolutions entre 2000 et 2009 en France?; 2010. Acceso: 16 de agosto de 2012.
  29. Slama F, Dehurtevent B, Even JD, Charles–Nicolas A, Ballon N, Slama R. Characteristics of a French African Caribbean Epidemiological Psychiatric Sample with a History of Suicide Attempt. Suicide and Life–Threatening Behavior 2008;38(6).
  30. Slama F, Merle S, Ursulet G, Charles–Nicolas A, Ballon N. Prevalence of and risk factors for life–time suicide attempts among Caribbean people in the French West Indies. Psychiatry Res 2011;190(2–3):271–4.
  31. Merle S, Vallart M. Martinique, French Guiana: les spécificités de l'usage de drogues ultra–marin in Les usages de drogues illicites in France depuis 1999 vus au travers du dispositif trend. St.–Denis: Observatoire français des drogues et des toxicomanies; 2009.
  32. Agence Régionale de Santé. STATISS 2010. Acceso: 16 de agosto de 2012.
Última actualización el Jueves 11 de Abril de 2013 14:23