Imprimir Correo electrónico

Cover 1

Introducción

En Honduras hay un gobierno democrático desde 1982 y se realizan elecciones presidenciales cada cuatro años. En junio de 2009 el país se sumió en una grave crisis política que trajo consigo una "pausa de los desembolsos" y el recorte de flujos de fondos internacionales, los que se utilizan en proyectos claves para el desarrollo económico y social (1). Tras un período de seis meses con un gobierno interino elegido por el Congreso Nacional, se realizaron elecciones generales que otorgaron la presidencia al Partido Nacional. En el año 2010, el Gobierno aprobó un instrumento de planeación del desarrollo económico social y político, la Ley "Visión de País 2010–2038 y Plan de Nación 2010–2022", mediante el cual se dividió el territorio en seis regiones de desarrollo y 16 subregiones de acuerdo con las cuencas hidrográficas principales. Sin embargo, no se sustituyó la división geopolítica establecida en el país de 18 departamentos, 298 municipios, 3.731 aldeas y 30.591 caseríos (2).

El país tiene una extensión territorial de 112.492 km2. Limita al norte con el mar Caribe, al sur con el golfo de Fonseca (océano Pacífico) y El Salvador, al este con Nicaragua y al oeste con El Salvador y Guatemala. La población proyectada para 2010 de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística era de 8.045.990 habitantes (49,3% hombres y 50,7% mujeres). La esperanza de vida al nacer era de 73,6 años (77,2 para las mujeres y 70,1 para los hombres), y mostró un incremento de 1,4 en relación con el quinquenio 2001–2005 (3) (figura 1). La población económicamente activa representa 42,1% de la población (3,4 millones); de esta, 36% está compuesta por mujeres y 53% reside en el área rural.

Figure 1

Se estima que entre los años 2000 y 2010 un equivalente a 7,5% de la población total ha dejado el país, y que 92,5% de los que emigraron pertenecían al grupo de la población económicamente activa (4, 5). El Foro Nacional para las Migraciones en Honduras ha informado que en un período de 10 años, en promedio 30.000 personas han sido deportadas anualmente desde Estados Unidos de América y México. Cerca de 78% del total de la población migrante tiene entre 15 y 34 años, y con mayor frecuencia son hombres.

Por ser Honduras parte del grupo de países clasificados como altamente endeudados, en 2005 se le concedió una condonación de US$ 1.300 millones en el marco de la Iniciativa Multilateral de Alivio de Deuda (6). El valor de la deuda externa en diciembre de 2010, de acuerdo con cifras del Banco Central de Honduras, era de US$ 3.700 millones (24,4% del PIB), lo que representaba un 12,1% más que en 2009.

Durante la década 2001–2010 la economía creció a un promedio de 6% anual, pero en 2009 se registró una contracción económica de 2,1%, influenciada por la crisis mundial y la situación política que afrontó el país en el segundo semestre de dicho año (6). Sin embargo, de acuerdo con datos suministrados por el Banco Central Honduras, en 2010 la economía inició un nuevo ciclo de recuperación y se estima un crecimiento del producto agregado de 2,6%.

Entre 2001 y 2009 la pobreza se ha reducido 4,9 puntos porcentuales, mientras que la pobreza extrema ha disminuido 7,8 puntos porcentuales (1). En 2010, el Instituto Nacional de Estadística notificó que 58,8% de los hogares vivía en condiciones de pobreza y de estos, 64,4% se encontraba en las áreas rurales (cuadro 1).

1-honduras-e-t1.jpg

En 2010, el Instituto Nacional de Estadística comunicó que el ingreso promedio mensual era de US$ 252, y más elevado en el área urbana (US$ 375,71) que en la rural (US$ 152,18). Aproximadamente 1,6 millones de personas se encontraban desempleadas. La tasa de desempleo abierto era de 3,9%, y cerca del doble en las mujeres en comparación con los hombres (5,3% y 3,2%, respectivamente). El 25,4% de los jóvenes de 15 a 24 años no trabajaba ni estudiaba y tenía pocas posibilidades de incorporarse a programas flexibles de formación vocacional, lo cual favorecía el ingreso de esta población a pandillas (maras). En 2006, el salario de las mujeres en igualdad de condiciones laborales y capacidades representó 67,6% del salario promedio devengado por los hombres (1).

En 2007, el índice de desarrollo humano (IDH) fue de 0,709 y Honduras ocupaba la posición 117 de 179 países clasificados con un nivel de desarrollo humano medio. La comparación del IDH por departamentos mostró que Francisco Morazán tenía el IDH más alto (0,770) y Lempira el más bajo (0,619).

Varios han sido los logros alcanzados en el quinquenio 2006–2010 que contribuirán al mejoramiento de la salud materno–infantil, tales como la actualización del marco normativo y los protocolos para la atención de la mujer y el recién nacido, la introducción de la vacuna contra el rotavirus en el esquema nacional de vacunación y la elaboración del Plan Nacional de Lactancia Materna 2009–2013. En materia de enfermedades transmitidas por vectores, se certificó la interrupción de la transmisión de la enfermedad de Chagas por Rhodnius prolixus. Con respecto a las enfermedades crónicas no transmisibles, entraron en vigor la Ley Sobre Actividades Nucleares y Seguridad Radiológica y la Ley Especial para el Control del Tabaco a partir de 2010, y se puso en práctica el Plan Estratégico Nacional para la Prevención y el Control del Cáncer 2009–2013. En el área de desarrollo sostenible y salud ambiental se publicó el primer Análisis Sectorial de Residuos Sólidos, que marca la pauta para el desarrollo del sector.

Determinantes Y Desigualdades En Salud

Entre 2001 y 2010, el analfabetismo se redujo 3%, (17% en 2010). El promedio de escolaridad en los mayores de 15 años de edad fue de cinco años y 85% de la población con algún nivel de escolaridad ha cursado únicamente el nivel primario, 12% el nivel secundario y solo 3% de los adultos ha alcanzado algún nivel superior (1, 2).

En 2005, la matrícula en los niños y las niñas de 6 a 11 años de edad fue de 85,9%, proporción que aumentó a 89,5% en 2009. La proporción de niños y niñas que se matriculan en primer grado y terminan el ciclo primario no sobrepasa 60%; por tanto, la meta fijada en el segundo de los Objetivos de Desarrollo del Milenio no se alcanzará mientras no se solucionen los problemas estructurales que afectan al sistema educativo (1, 2).

El Instituto Nacional de la Mujer (INAM) lidera las acciones relacionadas con el género en el país. Se dio un paso con la creación del II Plan de Igualdad y Equidad de Género de Honduras 2010–2022. Este Plan presenta los principales logros alcanzados sobre la disponibilidad de información para visibilizar la situación de las mujeres y las desigualdades de género. En las elecciones de 2005, 24,2% de las diputaciones fueron ganadas por mujeres, mientras que en 2009 esta proporción bajó a 19,6%; la elección de mujeres para alcaldías pasó de 7,7% en 2005 a 6,0% en 2009 (1).

Según cifras del Instituto Nacional de Estadística, existen seis grupos indígenas y dos afrodescendientes que en conjunto constituyen 7,2% de la población. La mayoría son los lenca (4,6%) seguidos de los garífuna y miskito (0,8%, respectivamente). En 2010 se creó la Secretaría de Estado en los Despachos de Desarrollo de los Pueblos Indígenas y Afrohondureños y de Políticas de Igualdad Racial (2); sin embargo, la información desagregada por pueblos indígenas y afrohondureños aún no está disponible.

Medio Ambiente Y Seguridad Humana

ACCESO DE LA POBLACIÓN A AGUA POTABLE Y SANEAMIENTO

El Consejo Nacional de Agua y Saneamiento informó que entre 2006 y 2010 la cobertura de servicios de agua pasó de 84% a 86% de la población (7). En 2010, esta cobertura fue de 81,3% para las viviendas del área rural y 95% para las del área urbana (8). La meta correspondiente al séptimo de los Objetivos de Desarrollo del Milenio fija una cobertura de 88,5%, la cual es probable que se alcance (1). Sin embargo, en las zonas rurales donde el sistema de agua se administra por Juntas no se realiza la cloración del agua, y en el área urbana la discontinuidad del servicio y las fracturas producidas en la red de distribución provocan la contaminación del agua que en su origen fue adecuadamente clorada (9).

En 2008, la Comisión de Agua y Saneamiento notificó que 71% de las viviendas tenía acceso a servicios mejorados de alcantarillado y saneamiento básico (62% en el área rural y 80% en la urbana), proporción que aumentó a 78,2% en 2009. A nivel nacional, 60% de las viviendas urbanas tenía conexión al alcantarillado sanitario; sin embargo, en las localidades urbanas intermedias y pequeñas este tipo de instalación se reduce a 44% (9). La meta fijada en el séptimo de los Objetivos de Desarrollo del Milenio para 2015, de lograr una cobertura de 50%, ya ha sido alcanzada.

Según el ente regulador de los servicios de agua potable y saneamiento, la cobertura con servicios de tratamiento de las aguas residuales provenientes de fuentes domésticas fue de 22,1% en 2006, proporción que aumentó a 27,3% en 2009 (10). Únicamente 38% de las localidades urbanas cuenta con sistemas de tratamiento de aguas residuales.

RESIDUOS SÓLIDOS

Según publicaciones del Banco Interamericano de Desarrollo y la OPS, se estimó que en 2007 se generaban diariamente 3.792 toneladas de residuos, cifra que aumentó a 4.880 toneladas en 2010 (11). Los datos sobre disposición final pusieron de manifiesto que solo 60 municipios (20%) tenían cobertura con servicios de recolección, y que únicamente 4% de las 298 municipalidades contaba con instalaciones apropiadas para disponer los residuos sólidos generados por las actividades domésticas y productivas; la mayor parte de los residuos se disponen en botaderos a cielo abierto (12).

DEFORESTACIÓN Y DEGRADACIÓN DEL SUELO

Honduras es considerado un país forestal y 85% del territorio está cubierto de bosques; sin embargo, se han perdido de 34.000 a 58.000 hectáreas, que corresponde a una tasa anual de deforestación de 0,6% a 1,1%; esto conllevó una reducción de la superficie de bosques de 5,3% entre 2005 y 2010 (1).

CONTAMINANTES ORGÁNICOS PERSISTENTES

Como parte de las actividades previstas en el Convenio de Estocolmo, se identificaron alrededor de 3,6 toneladas de plaguicidas considerados contaminantes orgánicos persistentes; 96% correspondió a DDT (mezclado con residuos de fenitrotión) y el restante 4% a clordano con aldrina. Sin embargo, el país no cuenta con capacidad de gestión y reducción de los contaminantes orgánicos persistentes (12).

CAMBIO CLIMÁTICO

Honduras ocupa el tercer lugar del mundo respecto a exposición y vulnerabilidad ante los riesgos del cambio climático, con un índice de riesgo de 10,8 entre los años 1990 y 2009. Como suscriptor de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, en el año 2010 el país elaboró la Estrategia Nacional de Cambio Climático, con la finalidad de contribuir a la adaptación y mitigación de los efectos producidos por el mismo (13).

Condiciones De Salud Y Sus Tendencias

PROBLEMAS DE SALUD DE GRUPOS ESPECÍFICOS DE POBLACIÓN

Salud materna y reproductiva

La tasa global de fecundidad en las mujeres de 15 a 49 años descendió de 4,4 hijos por mujer en 1998–2001 a 3,3 en 2003–2006. Sin embargo en Lempira (5,1), Intibucá (4,8), Olancho (4,2), Copán (4,0), Comayagua (3,8), Colón (3,7) y La Paz (3,7) superó el valor nacional (14).

En 2006, 65% de las mujeres tenía acceso a métodos de planificación familiar, pero con una gran diferencia entre las mujeres que residían en las zonas urbanas (70%), pertenecían al grupo de 30 a 44 años (72%), tenían una educación superior (77%) y se ubicaban en el estrato superior de riqueza (73%). En el mismo año, 17% de las mujeres en unión no tenía acceso a planificación familiar (14).

La atención prenatal aumentó de 83% en 2001 a 92% en 2006. Esta atención es prestada en su mayoría por médicos (71%), seguidos por personal de enfermería (21%).

Recibieron atención prenatal por un profesional de salud 93% de las mujeres en el área urbana y 90% en la rural, así como 98% de las mujeres ubicadas en el quintil superior de riqueza, en comparación con 88% de las del quintil inferior (14).

En 2006, 67% de los partos fueron atendidos en una institución del sector público (61%) o del sector privado (5%). En el área urbana, 89% de los partos recibieron atención institucional, en contraste con el área rural donde solo la mitad ocurrió en una institución calificada; 96% de los nacidos vivos correspondió a mujeres del quintil superior de riqueza. Entre los partos que no fueron atendidos por personal de salud (33%), 80% fueron asistidos por parteras y su ocurrencia fue mayor en los departamentos de Lempira (62%), Intibucá (54%) y La Paz (53%) (14).

Niños (menores de 5 años de edad)

Entre 1995 y 2006 hubo una reducción clara en la tasa de mortalidad infantil (cuadro 2). Sin embargo, si se mantuviera esta misma tendencia no se lograría alcanzar la meta fijada en el cuarto de los Objetivos de Desarrollo del Milenio para el año 2015, que es de 12 defunciones por 1.000 nacidos vivos (1).

1-honduras-e-t2.jpg

En 2006 la mortalidad infantil se estimó en 23 por 1.000 nacidos vivos. Los departamentos de Copán, La Paz y El Paraíso presentaron una tasa de 35 por 1.000 nacidos vivos cada uno (14). La tasa de mortalidad neonatal fue de 14 por 1.000 nacidos vivos y representó 61% de la mortalidad infantil, cuya reducción continúa siendo el mayor desafío para el logro del cuarto de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (1, 14).

En 2006, la tasa de mortalidad en la niñez (menores de 5 años) fue de 30 por 1.000 nacidos vivos, y mostró una tendencia al descenso entre 1991 y 2006 debido a la reducción de las muertes por diarrea y deshidratación (de 21% a 13%) y por infecciones respiratorias agudas (de 24% a 17%). De mantenerse este ritmo, se esperaría una tasa de mortalidad en la niñez de 18 por 1.000 nacidos vivos para 2015, lo cual estaría cerca de la meta fijada en el cuarto de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, que es 16 por 1.000 nacidos vivos.

Entre 2005 y 2006, 75% de los niños de 12 a 23 meses recibió todas las vacunas esenciales, frente a 78% en 2001. Se han logrado coberturas superiores a 95% en los menores de 2 años con todos los biológicos. En 2009, la Secretaría de Salud introdujo la vacuna contra el rotavirus, con la que se alcanzó una cobertura de 82% en ese año y 98% en 2010.

Adolescentes (10 a 19 años de edad)

Los adolescentes (población de 10 a 19 años) representan 38,4% de la población. Según el Instituto Nacional de Estadística, en 2006, 21,5% de las mujeres de 15 a 19 años de edad alguna vez habían estado embarazadas; en el departamento de Colón se notificó el valor más alto, con 31,2% y en Cortés el más bajo, con 16,3%. En 2010, cerca de 12% (728) de los homicidios ocurrió en este grupo de edad, especialmente en los hombres, con 94% (684). La violencia sexual fue más frecuente en los menores de 20 años, que hicieron 79% de las denuncias (3.177), y 59% de los casos correspondió a adolescentes del sexo femenino (15).

El embarazo en adolescentes, tradicionalmente considerado un problema del sector salud, ha pasado a ser una prioridad del Plan de Nación 2010–2022.

Adultos mayores (60 y más años de edad)

El 6,3% del total de la población tiene 60 y más años de edad; 46% vive en la zonas urbanas y se estima que 44% son hombres (14). El Estado ha creado instancias y programas especiales para proteger a los adultos mayores, entre otros, la Dirección General del Adulto Mayor de la Secretaría del Interior, el Programa de Asignación Familiar con el Bono de la Tercera Edad, y los institutos de previsión para las personas jubiladas.

MORTALIDAD

El registro de hechos vitales es incompleto (69% de los nacimientos y 28% de las defunciones) y la calidad de la declaración de la causa de muerte es deficiente (16).

En 2010, la tasa bruta de mortalidad estimada fue 4,6 por 1.000 habitantes, y mayor en los departamentos de Copán (5,3), Ocotepeque (5,3), Valle (5,2) y Choluteca (5,1) (14).

En el país se notificaron exclusivamente las defunciones ocurridas en los hospitales públicos y el Instituto Hondureño de Seguridad Social. Del total de muertes hospitalarias publicadas por la Secretaría de Salud en el año 2009, las afecciones originadas en el período perinatal fueron las más frecuentes (16,3%), seguidas por la diabetes sacarina (6,7%) y las malformaciones congénitas (6,7%). Las defunciones relacionadas con complicaciones de enfermedades crónicas no transmisibles (diabetes, hipertensión, accidente cerebrovascular y enfermedad isquémica del corazón) representaron 20,1% del total de muertes y las defunciones por lesiones de causa externa, 8% (17). En el cuadro 3 se presentan las primeras causas de mortalidad en hospitales de la Secretaría de Salud en 2009.

1-honduras-e-t3.jpg

Con el fin de actualizar la tasa de mortalidad materna del año 1997 (108 por 100.000 nacidos vivos), la Secretaría de Salud realizó una búsqueda activa de mujeres en edad fértil fallecidas en 2010 (metodología RAMOS), que dio por resultado una tasa de mortalidad materna de 74 por 100.000 nacidos vivos en 2010. El 69% de la mortalidad fue institucional, 48,2% ocurrió entre los 20 y 34 años, 28,4% entre los 15 y 19 años y 69% durante el puerperio. Los departamentos con tasas superiores al valor nacional fueron Gracias a Dios (201 por 100.000 nacidos vivos), Isla de la Bahía (159 por 100.000), El Paraíso (141 por 100.000), La Paz (128 por 100.000) e Intibucá (113 por 100.000). Las causas de mortalidad materna más frecuentes en los hospitales continuaron siendo el síndrome hipertensivo gestacional (26%) y la hemorragia posparto (22%).

MORBILIDAD

Enfermedades transmisibles

Enfermedades transmitidas por vectores

El dengue se presenta principalmente en las ciudades de Tegucigalpa y San Pedro Sula. En el período comprendido entre 2005 y 2010 ocurrieron varios brotes, el más importante en 2010 con 66.814 casos, lo cual representa poco más del doble de los casos registrados en el último año epidémico (2002). Durante la epidemia de 2010 se notificaron 3.180 casos de dengue grave, de los cuales 83,6% ocurrió en la región metropolitana de Tegucigalpa. Se notificaron 83 defunciones con una letalidad de 2,6%. En 2010 se aislaron los cuatro serotipos del virus del dengue, con predominio del virus del dengue 2 en 92,5% de los casos. En la figura 2 se presentan los casos de dengue y dengue grave ocurridos en Honduras entre 2001 y 2010 (18).

Figure 2

Honduras se ubica entre los siete países de las Américas que han alcanzado la meta fijada en el sexto de los Objetivos de Desarrollo del Milenio para 2015, de reducir la incidencia de los casos de malaria más del 75%. El número de casos de malaria bajó de 16.007 en 2005 a 9.085 en 2010. A pesar de la reducción, la proporción de casos causados por Plasmodium falciparum casi se ha duplicado (de 6,2% en 2005 a 10,7% en 2010). El 80% de los casos se presentaron en los departamentos de Gracias a Dios, Colón, Olancho e Islas de la Bahía (19).

En el país se han elaborado dos planes estratégicos para combatir la enfermedad de Chagas, que han permitido gestionar fondos externos de cooperación para apoyar su ejecución. Junto con organizaciones no gubernamentales y otros participantes se ha constituido un comité técnico liderado por la Secretaría de Salud, con apoyo de la OPS, para coordinar las actividades de control. Como consecuencia del control de Rhodnius prolixus en 12 de los 18 departamentos en los que se notificó la presencia de este vector, la seroprevalencia en menores de 15 años, desagregada en niños menores de 5 años y niños de 5 a 15 años, ha pasado de 0,46% y 4,89% respectivamente en el período 2003–2007 a 0,1% y 0,6% entre 2008 y 2010. Lo anterior demuestra la interrupción de la transmisión vectorial de Trypanosoma cruzi por R. prolixus. Persisten la transmisión vectorial por Triatoma dimidiata y otras formas no vectoriales alternativas de infección (20).

Zoonosis

La Secretaría de Salud notifica anualmente de 4.000 a 5.000 casos de mordedura por animales transmisores de la rabia. Después de cinco años en que la rabia canina estuvo ausente debido a una disminución de la cobertura de vacunación en 2008 se presentaron 18 casos distribuidos en los departamentos de La Paz, Comayagua, Intibucá y Valle. En 2009 se notificaron 17 casos de rabia canina y un caso de rabia humana (21).

La leptospirosis se presenta en todo el territorio, y el Instituto Hondureño de Investigaciones Médicas–Veterinarias ha confirmado la circulación de más de 15 serovariedades de leptospiras. En 2008 se notificaron 172 casos, 14 en 2009 y 92 en 2010. Los casos ocurridos en 2010 se concentraron en 11 departamentos; sin embargo, la mayor cantidad de casos y las siete defunciones ocurridas en dicho año se registraron en el departamento de Choluteca, al sur del país (21).

Enfermedades desatendidas y otras infecciones relacionadas con la pobreza

De acuerdo con la Secretaría de Salud, el departamento de Choluteca es la única región que anualmente notifica casos de lepra. El año 2007 fue el de mayor incidencia (10 casos nuevos). En el período 2005–2010 se diagnosticaron 17 casos, de los cuales 11 fueron de la forma multibacilar, seis se presentaron en menores de 15 años y seis en mujeres. Al finalizar el año 2010, siete pacientes estaban en tratamiento (22).

VIH/sida y otras infecciones de transmisión sexual

En 2008 Honduras era el segundo país de Centroamérica más afectado por la epidemia de VIH/sida, con una prevalencia de 0,68%. La epidemia se concentra en las zonas urbanas del litoral atlántico y la zona central del país, y el mayor número de casos se presenta en la población de 15 a 39 años. Entre 2005 y 2010 la razón hombre/mujer de transmisión del VIH fue de 1,4. El sida afectó a 2.964 hombres y 3.194 mujeres, con una razón hombre/mujer de 0,9. En 2010 se atendieron en los servicios de salud 44.312 mujeres que acudieron por primera vez a control prenatal; 69% de ellas se realizaron la prueba de infección por el VIH y 0,2% resultaron positivas.

El acceso a la terapia antirretroviral ha ido en aumento: desde 1985 hasta 2010 se contabilizó un total acumulado de 7.326 personas en tratamiento, de las cuales murieron 1.196 y 1.334 lo abandonaron (23).

Según el Informe de Acceso Universal 2010, 21% (322 de 1.510) de los establecimientos de salud que prestaban atención prenatal también contaban con servicios de asesoramiento y de prueba de infección por el VIH para las mujeres embarazadas. El 80% de las embarazadas que se realizaron la prueba del VIH recibieron el resultado durante el embarazo, el parto o el puerperio. Existen 37 centros de atención integral distribuidos en los 18 departamentos y en las 20 regiones sanitarias del país, y en 100% de estos se ofrece tratamiento para la prevención de la transmisión materno–infantil del VIH. En 2010 se diseñó el Plan de Acción Nacional del Programa para la Prevención de la Transmisión del VIH de Madre a Hijo y la Eliminación de la Sífilis Congénita (24).

Tuberculosis

La tasa de incidencia de tuberculosis es de 58 por 100.000 habitantes. Según estadísticas de la Secretaría de Salud, la detección de casos sintomáticos respiratorios ha descendido progresivamente de 33% en 2005 a 25% en 2010, mientras que la detección de casos bacilíferos pasó de 2.191 casos en 2005 a 1.842 en 2010.

La prevalencia estimada se redujo de 188 por 100.000 habitantes en 1990 a 85 por 100.000 en 2009 (54,8% de reducción) y la tasa de mortalidad (excluida la coinfección por tuberculosis y VIH) pasó de 18,0 por 100.000 en 1990 a 7,9 por 100.000 en 2009 (56% de reducción). La coinfección por tuberculosis y VIH afecta a 12,9% de los casos (25).

Se ha alcanzado la meta fijada en el sexto de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, ya que desde el año 2000 se observa anualmente una tendencia descendente y sostenida, tanto de la prevalencia como de la mortalidad por tuberculosis (1).

Enfermedades emergentes

La vigilancia centinela de enfermedades compatibles con influenza e infecciones respiratorias agudas graves comenzó en el año 2005 en San Pedro Sula y Tegucigalpa. En 2009, la Secretaría de Salud confirmó en el laboratorio un total de 624 casos de influenza A (H1N1) que causó la muerte de 16 pacientes. Si bien se notificaron casos en todo el país, las ciudades de Tegucigalpa y San Pedro Sula agruparon 58,1% (34,7% y 23,4%, respectivamente). El 57% de los casos se registró en mujeres y el grupo de edad más afectado fue el de 10 a 14 años, con 19,1% (26).

Enfermedades crónicas no transmisibles

Neoplasias malignas

La desarticulación de la información epidemiológica sobre el cáncer en diferentes instituciones y el subregistro no permiten definir las tasas reales de incidencia, prevalencia, mortalidad y sobrevivencia. De acuerdo con los egresos hospitalarios de la Secretaría de Salud, entre 2008 y 2009 se atendieron un promedio anual de 4.727 casos de tumores malignos (67,1 por 100.000 en mujeres y 55,4 en hombres).

En la población femenina, el cáncer cervicouterino y de mama representaron las principales causas de atención (24,1% y 10,3%, respectivamente). En los hombres, la leucemia linfoblástica aguda (13,5%) y el tumor maligno de estómago (13,1%) fueron las neoplasias más frecuentes (27). Está en ejecución el Plan Estratégico Nacional para el Control del Cáncer 2008–2013.

Diabetes e hipertensión

Tradicionalmente las enfermedades crónicas no transmisibles no han recibido una atención prioritaria en las políticas de salud. Sin embargo, en la actualidad están consideradas en el Plan Nacional de Salud 2021 y han sido definidas por las políticas de salud para el período 2006–2010 e incluidas en la Agenda de Salud de Centroamérica y República Dominicana 2009–2018.

Un estudio publicado en 2009 por la OPS sobre la prevalencia de diabetes, hipertensión y factores de riesgo en el país en 2004 puso de manifiesto que 22,6% de la población adulta de Tegucigalpa tenía hipertensión arterial, 6,2% diabetes, 53% tenía colesterol total en el límite superior o elevado y 28,4% triglicéridos elevados; 7,3% fumaba, 11,3% consumía alcohol y 51,7% tenía sobrepeso u obesidad (28). La afectación de las enfermedades cardiovasculares es mayor en mujeres (tasa de 231,9 por 100.000 habitantes versus 169,1 en hombres).

Enfermedades nutricionales

Desnutrición

La aplicación de los nuevos estándares de crecimiento formulados por la OMS a la Encuesta Nacional de Salud 2005–2006 resultó en una prevalencia de 30,1% de desnutrición crónica, 1,4% de desnutrición aguda y 8,7% de desnutrición global en los niños y niñas menores de 5 años, con lo cual ya se habría alcanzando la meta fijada en el primero de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (10,7%). La baja talla para la edad es más del doble en el área rural (38,5%) que en la urbana (17,8%); el departamento de Lempira notificó la talla más baja (54,9%), seguido por Intibucá (53,8%) y La Paz (50,6%).

La lactancia materna exclusiva dura en promedio 2,5 meses y el porcentaje de niños y niñas menores de 6 meses de edad que se benefician de ella disminuyó de 34,9% a 29,7% entre 2001 y 2005–2006 (14).

Se han formulado diversas políticas, tales como la Política Nacional de Nutrición en 2005, y la Política de Seguridad Alimentaria y su Plan de acción en 2006. Se cuenta, además, con el Plan Nacional de Micronutrientes 2007–2011 y el Plan Nacional de Lactancia Materna y Alimentación Complementaria de Honduras 2009–2013.

Anemia

Se estima que 40,2% de los niños y niñas de 12 a 59 meses de edad tendrían anemia. Aunque el problema es nacional, es mayor en la zona rural que en la urbana, y en la población infantil perteneciente al quintil inferior de riqueza con respecto al superior (14).

Obesidad

De acuerdo con los nuevos estándares de crecimiento formulados por la OMS, el sobrepeso en los menores de 5 años habría aumentado de 3,1% en 2001 a 5,9% en 2006. Tienen sobrepeso 8,1% de los niños menores de 5 años de edad del área urbana, a diferencia de los que residen en el área rural (4,4%). El sobrepeso afecta aproximadamente a 60% de las mujeres y constituye un problema importante de salud pública (14).

Accidentes y violencia

El número de víctimas mortales debido a lesiones causadas por accidentes de tránsito aumentó de 8,7 por 100.000 habitantes en 2006 a 14,7 por 100.000 en 2010 (15). No existe una política nacional de seguridad vial que oriente la toma de decisiones en todos los niveles para reducir las elevadas tasas de accidentes (1). En 2006 entró en vigencia la Ley Nacional de Tránsito, que prohíbe conducir sin utilizar el cinturón de seguridad, manejar en estado de ebriedad y circular en motocicleta sin casco.

El número de homicidios aumentó de 3.118 en 2006 (42,3 por 100.000 habitantes) a 6.239 en 2010 (77,5 por 100.000 habitantes) cifras que ubican al país entre los más violentos de la Región (15). De los homicidios, 93,8% correspondió al sexo masculino y 47,0% a jóvenes de 15 a 29 años muertos por lesiones causadas con arma de fuego, principalmente.

En su informe especial, el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos registró muertes violentas en todo el país; sin embargo 44,6% correspondió a los departamentos de la región norte (Cortés, Atlántida, Colón e Islas de la Bahía), y en 7 de los 18 departamentos la tasa de mortalidad por violencia se ubicó por encima del valor nacional.

Desastres

Por su ubicación geográfica Honduras está expuesta a eventos geomorfológicos y sísmicos, deslizamientos, subducción y reducción de sus costas. Además, está sujeta a los sucesos climáticos de la estación ciclónica del océano Pacífico y a la temporada de huracanes en el Atlántico, situación que se agrava periódicamente por el efecto de episodios cíclicos como el fenómeno de El Niño. Según datos de la Comisión Permanente de Contingencias, en los últimos 25 años el país ha perdido más de US$ 6.000 millones a causa de los desastres.

Un logro importante en materia de preparación para desastres fue la aprobación en 2009 de la Ley del Sistema Nacional de Gestión del Riesgo, que tiene por objeto crear el marco legal orientado a que el país cuente con la capacidad para prevenir y disminuir los riesgos de potenciales desastres.

Trastornos mentales

El país tiene una política de salud mental para el período 2004–2021. Sin embargo, del total de los recursos financieros invertidos por la Secretaría de Salud en salud mental, 88% se destina a los dos hospitales psiquiátricos existentes en el país y 12% a los servicios no hospitalarios. Esto pone de manifiesto que la atención de la mayoría de los pacientes con trastornos mentales no está dirigida a prestar servicios preventivos.

De acuerdo con los egresos hospitalarios, en 2008 se atendieron 3.272 pacientes, de los cuales 2.313 (70,7%) fueron hombres. El diagnóstico más frecuente en los hombres (44,3%) fueron los trastornos mentales y del comportamiento debidos al uso de alcohol (27).

Otros problemas de salud

Salud oral

En 2010, el número de odontólogos colegiados ascendía a 2.522, de los cuales 190 (7,5%) trabajaban para la Secretaría de Salud (una tasa de 0,02 por 100.000 habitantes). En 2009 se atendieron 250.183 consultas de salud oral, de las cuales 150.362 (60,1%) fueron nuevas. El 10,4% de las consultas nuevas correspondió a embarazadas y 71,8% a menores de 15 años (27).

Salud ocular

La Secretaría de Salud presta servicios oftalmológicos en 9 de 28 hospitales públicos; se estima que 52,8% de la población general carece de este servicio. La oferta de servicios oftalmológicos en la red pública incluye tamizaje visual, trasplantes de córnea, cirugía de cataratas y otras cirugías menos la refractiva y para corregir el estrabismo, además de fármacos oculares.

Factores de riesgo y protección

Tabaquismo

En agosto de 2010 entró en vigor la Ley Especial para el Control del Tabaco, que regula la producción, distribución, comercialización, importación, consumo, publicidad, promoción y patrocinio de los productos del tabaco, así como la orientación, educación y prevención para advertir los riesgos y daños a la salud; sin embargo, la información sobre consumo de tabaco en el país es limitada.

Políticas, Sistema De Salud Y Protección Social

EL PAPEL DE LA RECTORÍA EN SALUD

La Constitución de Honduras establece que el Poder Ejecutivo, a través de la Secretaría de Salud, ejerce la "Autoridad Sanitaria" y coordina todas las actividades públicas de los organismos centralizados y descentralizados del sector salud, mediante un Plan Nacional de Salud en el cual se da prioridad a los grupos más necesitados.

El Plan Nacional de Salud 2006–2010, además de vincular por primera vez la política sanitaria con los Objetivos de Desarrollo del Milenio, incluyó como prioridades la reforma del sector salud, la salud materno–infantil y la nutrición, la promoción de la salud y la prevención de riesgos y problemas de salud, y el control de las enfermedades transmisibles y de las enfermedades crónicas no transmisibles (29). Está vigente el Plan Nacional de Salud 2010–2014, que incluye la creación y las bases para el desarrollo de un sistema de salud plural e integrado; la adopción de un modelo de atención integral de salud, familiar y comunitario; el establecimiento de un sistema nacional de calidad en salud; el fortalecimiento del sistema de vigilancia de la salud; el refuerzo del sistema de supervisión y evaluación, y la definición y el desarrollo del sistema de información en salud.

El Plan de Salud 2010–2014 incluye el conjunto de políticas, normas, procedimientos, instrumentos, manuales y disposiciones que orientan las líneas de acción para establecer un sistema de protección social en salud basado en la articulación de tres componentes: atención, gestión y financiamiento que privilegian el enfoque promocional, la descentralización, la calidad y una amplia participación social. No obstante, se ha progresado poco en esta materia (29).

El país cuenta con varias políticas nacionales enfocadas en los temas de salud, como la política de salud materno–infantil, la de salud sexual y reproductiva, la de nutrición y la de salud mental. Sin embargo, se han observado pocos cambios en el modelo de atención de salud o en el impacto en la salud de la población.

La productividad de la red hospitalaria es baja si se considera que recibe 42% del presupuesto total de la Secretaría. Problemas en la gestión de los diferentes recursos en los servicios de salud, y el insuficiente abastecimiento y distribución de medicamentos y otros insumos críticos contribuyen a bajar la productividad y la calidad en la prestación de los servicios de los establecimientos de salud. Esto se agrava aún más por los continuos conflictos laborales y gremiales que ocasionan la interrupción temporal de los servicios (2).

GASTO Y FINANCIAMIENTO EN SALUD

Conforme con el presupuesto anual de la Secretaría de Salud, 76% de los fondos invertidos en salud proviene del Tesoro Nacional, 11% de créditos externos, 9% de donaciones y, recientemente, 4% del alivio de la deuda nacional. El 57% del presupuesto de la Secretaría de Salud se destina a salarios, 6% a contratos de servicios, 21% a la adquisición de materiales y suministros, 5% a bienes de capital y 11% a transferencias y subsidios. Entre 2005 y 2010 el porcentaje del gasto en medicamentos ha variado de 9,7% a 12,8%.

SERVICIOS DE SALUD

El sistema de salud hondureño está constituido por el sector público, integrado por la Secretaría de Salud, que presta servicios a 60% de la población, el Instituto Hondureño de Seguridad Social, que cubre a 15% de la población trabajadora y sus dependientes, y el sector privado, que atiende a 10% de la población (14). El sistema se caracteriza por ser fragmentado y tener problemas de coordinación y articulación entre instituciones y unidades de servicios, lo que conlleva la duplicidad de actividades, esfuerzos y recursos, entre otros aspectos. Su enfoque es eminentemente curativo, focalizado en el daño y no en la solución de los problemas de salud de forma integral, y permite poca participación de la comunidad (29). La reforma del sector salud postula el fortalecimiento de la función rectora de la Secretaría de Salud y la separación de las funciones esenciales de financiamiento, aseguramiento y provisión de servicios. También incluye el desarrollo de las acciones pertinentes para que, en el largo plazo, se adjudiquen estas funciones a otros participantes institucionales.

La Secretaría de Salud dispone de 28 hospitales (6 nacionales, 6 regionales y 16 de área), 61 clínicas materno–infantiles, 394 centros de salud con médico y odontólogo, 1.048 centros de salud rurales, 4 clínicas periféricas de emergencia y 14 consejerías de familia especializadas en el manejo de la violencia intrafamiliar (29).

Medicamentos

Cifras de la Secretaría de Salud estiman que el mercado hondureño de medicamentos asciende a US$ 230 millones y que ha experimentado un crecimiento promedio de 15% entre 2005 y 2010. El mercado se compone de medicamentos innovadores (41,9%), genéricos de marca (50,9%) y genéricos sin marca (7,3%). De acuerdo con la Dirección General de Regulación Sanitaria, en junio de 2010 el número total de medicamentos registrados en el país ascendía a 16.763.

Conocimiento, Tecnología, Información Y Gestión De Recursos

En 2008 se creó el Sistema Nacional de Investigación para la Salud, constituido en un Comité Interinstitucional de Investigación para la Salud. Por su parte, la Biblioteca Virtual en Salud continúa un proceso de inclusión de nuevos temas, actores y fuentes de información.

En mayo de 2006, la Unidad de Planeamiento y Evaluación de la Gestión de la Secretaría de Salud, en el marco de la Red de la Métrica de la Salud y con la herramienta para el mejoramiento del desempeño de los sistemas de información en salud identificó la falta de una unidad rectora, un marco legal incompleto, personal con insuficiente capacitación y bajo uso de la información. Con apoyo de la OPS se elaboró el Plan Estratégico para el Fortalecimiento del Sistema de Información en Salud de Honduras 2006–2011, que comprende nueve objetivos estratégicos de los cuales uno se refiere a las estadísticas vitales.

En 2008, de acuerdo con el documento "Análisis de situación de los recursos humanos en salud de Honduras", existían 6.792 médicos, de los que 3.677 (54,1%) estaban en actividad. La Secretaría de Salud contaba con 2.323 (63,2%), el sector privado con 880 (23,9%) y el Instituto Hondureño de Seguridad Social con 474 (12,9%). La Secretaría de Salud tenía 17.699 trabajadores en todo el país, de los que 64,9% eran auxiliares de enfermería, 12,2% enfermeros diplomados y 22,9% profesionales de la medicina (11,8% médicos generales y 11,1% médicos especialistas). En ese mismo año había 9 médicos por 10.000 habitantes. Los datos por departamentos mostraron diferencias: Francisco Morazán tenía 23,8 médicos por 10.000 habitantes mientras que Lempira y Santa Bárbara contaban cada uno con 2 médicos por 10.000 habitantes.

Salud Y Cooperación Internacional

Como país de renta media baja, Honduras tiene prioridad para la cooperación de la OPS, y recibe apoyo de la comunidad internacional para el desarrollo de sus programas de salud. A pesar de algunos déficits en relación con los compromisos y las responsabilidades asumidas por los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), la Ayuda Oficial para el Desarrollo (AOD) ha aumentado aproximadamente 30% en el período 2004–2009, hasta llegar a US$ 119,6 millones, lo que representa 0,31% del ingreso nacional bruto de los países pertenecientes al Comité de Ayuda al Desarrollo (CAD) (1). La asistencia para el desarrollo de la salud ha mostrado fluctuaciones en el tiempo. Sin embargo, la ayuda bilateral y del Banco Mundial a través de la Asociación Internacional de Fomento ha sido más estable (figura 3) (30). Entre 2002 y 2010, se ha observado un crecimiento considerable del financiamiento en el área de salud reproductiva y planificación familiar, mientras que entre 2008 y 2010 se produjo una caída importante de la ayuda oficial para el desarrollo (figura 4) (31).

Figure 3
Figure 4

Síntesis Y Perspectivas

A pesar de los adelantos hechos para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio, el país enfrenta desafíos importantes vinculados al Plan de Nación y Visión de País, y a la Agenda de Salud para las Américas 2008–2017. Estos desafíos se refieren al fortalecimiento de la autoridad sanitaria nacional, con una clara definición de la orientación de los servicios de salud. La identificación de las inequidades en salud debe acompañar las estrategias para abordar los factores determinantes de la salud y las medidas que aseguren la protección social. Para contribuir a la seguridad mundial, habrá que establecer un sistema nacional de vigilancia de eventos y factores de riesgo de las enfermedades transmisibles y desarrollar las capacidades básicas necesarias para cumplir con lo dispuesto en el Reglamento Sanitario Internacional revisado en 2005. Para enfrentar con éxito estos desafíos se deberá fortalecer la gestión y la formación de los trabajadores de salud.

Referencias

  1. Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. Objetivos de Desarrollo del Milenio, Honduras 2010. Tercer informe de país [Internet]; 2010. Acceso: 18 de febrero de 2012.
  2. Honduras. Visión de país 2010–2038 y Plan de nación 2010–2022 [Internet]; 2010.
  3. Instituto Nacional de Estadísticas. Proyecciones de población [Internet]. Acceso: 18 de febrero de 2012.
  4. Banco Mundial. Datos sobre migración y remesas 2011. Remesas Factbook 2011 [Internet]; 2011. Acceso: 18 de febrero de 2012.
  5. Banco Central de Honduras, Departamento de Estadísticas Macroeconómicas. Boletín Estadístico 2011;LX:(1–12).
  6. Honduras, Secretaría de Finanzas. Informe de la liquidación del presupuesto general de ingresos y egresos de la República. Ejercicio fiscal 2009 [Internet]; 2009.? Acceso: 18 de febrero de 2012.
  7. Consejo Nacional de Agua Potable y Saneamiento. Análisis de la situación del sector agua potable y saneamiento en Honduras. Versión resumida. Tegucigalpa: CONASA; 2011.
  8. Instituto Nacional de Estadística. XXXIX Encuesta Permanente de Hogares para Propósitos Múltiples. Tegucigalpa: INE; 2010.
  9. Mairena R. Análisis de la situación del sector agua y saneamiento en Honduras. Primer borrador. Tegucigalpa: Consejo Nacional de Agua Potable y Saneamineto; 2010.
  10. Romero L. Estado de la situación del agua y saneamiento en Honduras. LATINOSAN 2010. Conferencia Latinoamericana de Saneamiento [Internet]. Acceso: 1 de junio de 2012.
  11. Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud. Análisis sectorial de residuos sólidos 2010. Tegucigalpa: OPS/OMS; 2010.
  12. Honduras, Secretaría de Recursos Naturales y Ambiente; Secretaría de Salud; Asociación de Municipios de Honduras; Organización Panamericana de la Salud. Análisis sectorial de residuos sólidos 2010. Washington, DC: OPS; 2010.
  13. Harmeling S. Global Climate Risk Index 2011. Who suffers most from extreme weather events? Weather–related loss events in 2009 and 1990 to 2009 [Internet]; 2010. Acceso: 1 de junio de 2012.
  14. Instituto Nacional de Estadística. Encuesta Nacional de Demografía y Salud 2005 – 2006 [Internet]; 2006. Acceso: 18 de febrero de 2012.
  15. Instituto Universitario en Democracia, Paz y Seguridad, Observatorio de la Violencia. Boletín enero–diciembre 2010, edición No. 20 [Internet]
  16. Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud. Situación de las estadísticas vitales de morbilidad y de recursos y servicios en salud de los países de las Américas. Síntesis del informe regional. Washington, DC: OPS/OMS; 2007.
  17. Honduras, Secretaría de Salud. Anuarios estadísticos 2008–2009. Tegucigalpa: Secretaría de Salud; 2010.
  18. Honduras, Secretaría de Salud. Casos de dengue clásico y hemorrágico 2001–2010. Tegucigalpa: Secretaría de Salud; 2011.
  19. Honduras, Secretaría de Salud. Informe anual de malaria en Honduras 2011. Tegucigalpa: Secretaría de Salud; 2011.
  20. Honduras, Secretaría de Salud. Informe anual de evaluación de Chagas. Tegucigalpa: Secretaría de Salud; 2011.
  21. Honduras, Secretaría de Salud, Programa Nacional de Zoonosis. Tegucigalpa: Secretaría de Salud; 2010.
  22. Honduras, Secretaría de Salud. Reporte de país de casos de lepra 2005–2010. Tegucigalpa: Secretaría de Salud; 2011.
  23. Honduras, Secretaría de Salud. Informe estadístico de la epidemia de VIH/SIDA en Honduras 1985–2010. Tegucigalpa: Secretaría de Salud; 2011.
  24. World Health Organization; The Joint United Nations Programme on HIV/AIDS; The United Nations Children's Fund. Towards universal access. Scaling up priority HIV/AIDS interventions in the health sector. Progress report 2010 [Internet]. Acceso: 1 de junio de 2012.
  25. World Health Organization. Global Tuberculosis Control 2010 [Internet]. Acceso: 1 de junio de 2012.
  26. Honduras, Secretaría de Salud. Boletín informativo de influenza AH1N1. Tegucigalpa: Secretaría de Salud; 2010.
  27. Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud. Iniciativa Centroamericana de Diabetes. Encuesta de Diabetes, Hipertensión y Factores de Riesgo de Enfermedades Crónicas. Tegucigalpa: OPS/OMS; 2009.
  28. Honduras, Secretaría de Salud. Situación de salud en Honduras. Indicadores básicos 2010 [Internet]. Acceso: 1 de junio de 2012.
  29. Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud. Perfil de los sistemas de salud de Honduras. Monitoreo y análisis de los procesos de cambio y reforma. Washington; DC: OPS/OMS; 2009.
  30. De los Ríos R, Vilanova C. Asistencia internacional al desarrollo de la salud, perfiles de país. OPS/OMS 2012 (en preparación), con base en IHME DAH Database Country and Regional Recipient Level Database 1990–2009. Seattle, United States: Institute for Health Metrics and Evaluation; 2011.
  31. De los Ríos R, Vilanova C. Ayuda oficial para el desarrollo de la salud, perfiles de país. OPS/OMS 2012 (en preparación), con base en Creditor Reporting System, Organization for Economic Cooperation and Development Statistics, OECD Stat Extracts [Internet]. Acceso: 1 de marzo de 2012.
Última actualización el Martes 25 de Junio de 2013 15:40