Imprimir Correo electrónico
Cover 1

Introducción

Las Antillas Neerlandesas han constituido un territorio autónomo dentro del Reino de los Países Bajos desde 1954. Aruba se separó del territorio en 1986 y, en octubre de 2010, se produce la disolución política de las Antillas Neerlandesas como unidad administrativa del Reino de los Países Bajos. Las Antillas Neerlandesas comprenden cinco islas: Bonaire y Curazao, en las meridionales Islas de Sotavento (cercanas a Venezuela), Saba, San Eustaquio y San Martín, en las septentrionales Islas de Barlovento. San Martín ocupa la parte sur (40%) de una isla que comparte con un territorio francés de ultramar, Saint–Martin. Las Islas de Sotavento y las Islas de Barlovento están separadas por una distancia de 900 km. Curazao y San Martín se convirtieron en estados autónomos dentro del Reino de los Países Bajos, mientras que Bonaire, San Eustaquio y Saba son ahora municipios especiales de los Países Bajos (cuadro 1). Su régimen político como países y territorios europeos de ultramar seguirá vigente al menos hasta 2015.

Table 1

Hasta su disolución como Estado, las Antillas Neerlandesas gozaban del derecho a la autodeterminación en todos los asuntos internos y tenían su propia constitución; se delegaban en el Reino de los Países Bajos los asuntos relacionados con la defensa, la política exterior y algunas funciones judiciales. Un gobernador representaba al monarca del Reino de los Países Bajos. El gobierno central, basado en el sistema parlamentario, tenía su sede en Willemstad, Curazao. Cada isla tenía un gobierno local, con un consejo insular y una asamblea legislativa. La información demográfica disponible proviene del censo efectuado en el territorio en 2001, con algunas proyecciones basadas en datos de las oficinas insulares de registro. No se dispone de muchos datos demográficos o estos son anticuados. En 2010, se calculaba que la población total de las Antillas Neerlandesas era de 197.621 habitantes (46% hombres y 53,1%, mujeres), cifra que representaba un aumento de 12,5% con respecto a 2001. El grupo de menores de 15 años constituía 15,1% de la población total, mientras que las personas de 60 o más años de edad representaban 12,7% (figura 1).

Figure 1

En 2010, Curazao tenía 142.180 habitantes (71,9% de la población total) y San Martín, 37.429 habitantes (18,9%), que sumados representan 90,8% de población total en el antiguo territorio antillano neerlandés. Las cifras correspondientes a las otras islas fueron las siguientes: Bonaire, 13.389 habitantes (6,8%), San Eustaquio, 2.886 (1,5%) y Saba, 1.737 (0,9%). La mayor parte de la población (93,2%) residía en zonas urbanas. Las islas experimentaron dinámicos cambios demográficos anuales, con una migración neta que dejaba atrás el crecimiento demográfico natural (cuadro 2). La población incluía una amplia gama de grupos étnicos y nacionalidades: la mayoría eran mestizos afrocaribeños (85%) y el resto, personas de ascendencia caucásica, amerindia o asiática. En 2010, se registraron 2.032 nacidos vivos y 1.246 defunciones. Ese mismo año, la tasa global de fecundidad fue de 2 nacidos vivos por mujer y se calculó una esperanza de vida al nacer de 76,9 años (74,5 años para los hombres y 79,3 para las mujeres). La tasa total bruta de mortalidad fue de 6,3 defunciones por 1.000 habitantes; la mortalidad de lactantes fue de 8 defunciones por 1.000 nacidos vivos.

Table 2

El clima del archipiélago que abarca a las antiguas Antillas Neerlandesas es tropical, con temperaturas medias anuales que oscilan entre los 27 °C y los 28 °C y una precipitación media anual de 552 mm (Curazao).

El papiamento, el holandés y el inglés son los idiomas oficiales de las Antillas Neerlandesas. Otros idiomas hablados en el territorio son el español, el criollo y el portugués. En 2008, el producto interno bruto (PIB) per cápita fue de US$ 19.512 y el turismo y los servicios generaron 84% del PIB. El turismo y las actividades relacionadas constituyeron la principal fuente de empleo en las islas. Las actividades industriales generaron 15% del PIB, principalmente mediante la refinación de petróleo, las instalaciones de embarque de petróleo y la industria ligera. La agricultura solo representó 1% del PIB. Entre 2006 y 2010, la economía de las Antillas Neerlandesas siguió prosperando, a pesar de las repercusiones de la crisis financiera mundial de 2008–2009. Sin embargo, Curazao y San Martín afrontan retos económicos como territorios autónomos nuevos, especialmente San Martín, cuya pequeña economía depende del turismo, que genera un colosal 82% del PIB. Después del acuerdo de separación, Curazao y San Martín elaboraron una serie de disposiciones para preparar y poner en marcha su nueva administración política. Este proceso incluyó mecanismos administrativos para establecer ministerios de salud nuevos y un fortalecimiento progresivo de la capacidad de las nuevas autoridades sanitarias de administrar el sector de la salud.

A pesar de la crisis financiera internacional, en 2006–2010 las Antillas Neerlandesas siguieron logrando avances en el ámbito de la salud. El grado relativamente alto de desarrollo económico del territorio, la considerable cobertura y prestaciones del sistema de seguridad social, la desarrollada red de atención de salud y las estrechas relaciones con los Países Bajos (la mayoría de los habitantes del territorio eran ciudadanos de los Países Bajos) ayudaron a amortiguar las repercusiones de la crisis económica.

Determinantes Y Desigualdades En Salud

En 2008, 37% de las familias ganaban menos de US$ 560 al mes. El porcentaje aumentaba a 45% entre las personas de edad y era de aproximadamente 50% entre las mujeres, pero de solo alrededor de 25% entre los hombres.1 La mayoría de las familias con niveles más altos de educación recibían más de US$ 2.793. En 2009, la tasa de desempleo fue de 9,7% en Curazao, 12,2% en San Martín, 6,3% en Bonaire, 6,2% en Saba y 8,3% en San Eustaquio. El desempleo entre las mujeres (11,3%) era mayor que entre los hombres (7,9%) en Curazao y llegaba a 24,7% entre los jóvenes de la isla. Aproximadamente 14% de los hogares tenían ingresos mensuales de US$ 280 (ajustados según el tamaño de la familia); ese porcentaje variaba desde 5% en Saba a 16% en Curazao. Alrededor de 32% de las familias informaron que sus ingresos eran insuficientes para cubrir todos los gastos necesarios. La mayor desigualdad en los ingresos y los ingresos medios más bajos se encontraron en Curazao, donde los ingresos del 20% de los hogares más prósperos eran 14 veces más altos que los del 20% más pobres. El sistema de seguridad social garantiza a cada familia al menos un mínimo de recursos para satisfacer sus necesidades básicas mediante una variedad de servicios públicos. Las instituciones de seguridad social del territorio tienen una serie de primas y subsidios por diferentes cantidades, así como tipos de beneficiarios, que incluyen a las personas de edad avanzada, las viudas, los huérfanos y las personas que trabajan en el sector privado. Se proporcionaba un subsidio para vivienda a algunos grupos de bajos ingresos. En 2009, la tasa de alfabetización de los adultos era de 96,4% y el porcentaje era proporcionado entre ambos sexos. La matrícula en las escuelas secundarias llegaba a 78% y el número de años de escolaridad entre los adultos de ambos sexos era de alrededor de 14 años.

Medio Ambiente Y Seguridad Humana

San Martín, Curazao y Bonaire dependían de agua provista por plantas de desalinización, mientras que el suministro de agua potable en San Eustaquio y Saba provenía principalmente de cisternas o aguas subterráneas. Curazao y San Martín tienen plantas de tratamiento de aguas residuales, mientras que las otras islas dependen en gran medida de fosas sépticas. En Curazao se realizaba vigilancia de la contaminación del aire y del agua con petróleo debido a la existencia de una refinería de aceite, y también en otras islas del antiguo territorio antillano debido a riesgos ambientales similares. Además, se contaba con un plan de preparativos para posibles situaciones de emergencia. En 2008, la tasa de delitos informados a las autoridades policiales llegó a 26,3 por 100 habitantes en Curazao, 27,5 en San Martín y 26,9 en Bonaire. Se informó una serie de delitos diferentes, desde violencia doméstica y delitos contra la moral pública, a delitos violentos como homicidios, tentativas de homicidio y robos a mano armada. Se sancionó una ley que implantaba la vigilancia de la inocuidad de los alimentos y todas las operaciones de procesamiento de alimentos eran sistemáticamente sometidas a la supervisión de inspectores del gobierno, apoyados por los reglamentos pertinentes.

Condiciones De Salud Y Sus Tendencias

Antes del año 2000, la mayoría de los datos esenciales sobre defunciones y mortalidad no eran notificados. La información sobre las enfermedades crónicas y los factores de riesgo se basa en encuestas nacionales de salud de la comunidad llevadas a cabo en 2001 en cuatro de las islas, así como en otro estudio realizado en Curazao (1997). La información epidemiológica actualizada, especialmente sobre las enfermedades transmisibles, fue comunicada directamente por las unidades de epidemiología e investigación de los ministerios de salud de Curazao y San Martín.

PROBLEMAS DE SALUD DE GRUPOS ESPECÍFICOS DE POBLACIÓN

Salud materna y reproductiva

La tasa global de fecundidad disminuyó de 2,2 nacidos vivos por mujer en 2001 a 2 en el período 2007–2009. Se calculó que la tasa de mortalidad materna en 2005 era de 13,3 defunciones por 1.000 nacidos vivos. La asistencia de partos en los hospitales del antiguo territorio de las Antillas Neerlandesas fue de aproximadamente 90%.

Niños (menores de 5 años de edad)

Se registró un total de 2.553 nacidos vivos en 2006 y de 2.661 en 2009. Dado el número reducido de defunciones de lactantes cada año, la tasa de mortalidad infantil es muy variable: 13 defunciones de lactantes por 1.000 nacidos vivos en 2007, 6 en 2008 y 8 en 2009. Según los últimos datos disponibles (período 1998–2000), las principales causas de muerte de niños menores de 1 año fueron las enfermedades respiratorias y las deformaciones congénitas. La salud maternoinfantil relativamente buena en las antiguas Antillas Neerlandesas se debe a la elevada cobertura y calidad de los servicios de salud maternoinfantiles y pediátricos.

Entre 1998 y 2000, las tasas de mortalidad fueron muy bajas entre los niños de 1 a 4 años de edad, dado el pequeño tamaño de la población de las islas y el escaso número de defunciones anuales. Durante este mismo período, hubo un promedio de cuatro defunciones anuales en este grupo en Curazao y las principales causas de mortalidad fueron los accidentes y la septicemia. Los departamentos de salud de las islas informaron que prácticamente no existió el peso inferior al normal en niños menores de 5 años.

Niños y adolescentes (de 5 a 19 años de edad)

Entre 1998 y 2000 las causas externas, especialmente los homicidios y los accidentes de tránsito, constituyeron la principal causa de muerte en este grupo etario. Los niños de 5 a 14 años de edad padecieron una carga mayor de enfermedades crónicas que las niñas del mismo grupo de edad; las más comunes de esas enfermedades fueron el asma y la bronquitis. En 2001, la tasa de fecundidad en la población de 15 a 19 años de edad fue de 0,12 por 1.000 mujeres. En Curazao y San Martín había comités de trabajo sobre educación sexual, actividad sexual de menor riesgo, anticoncepción y prevención de la infección por el VIH/Sida y otras infecciones de transmisión sexual.

Adultos (20 a 64 años de edad)

Entre los adultos más jóvenes, las causas externas, en especial los homicidios, las lesiones intencionales y lo accidentes, fueron las principales causas de muerte. Las tasas de mortalidad debida a accidentes de tránsito y homicidios fueron más altas en los hombres que en las mujeres. En las mujeres, la principal causa de mortalidad fue el cáncer de mama, mientras que la principal causa de muerte en los hombres de 45 a 59 años de edad fue la cardiopatía isquémica. La frecuencia de los ingresos en hospitales fue mayor entre las mujeres, especialmente debido a los embarazos y partos.

Adultos mayores (60 o más años de edad)

El grupo de 60 o más años de edad presentó la proporción más elevada de enfermedades crónicas y discapacidad; los ingresos en hospitales y la mortalidad aumentaban con la edad. Todas las islas tenían hogares para convalecientes, con un total de aproximadamente 700 camas. Además, Curazao contaba con un hospital para la atención de enfermedades crónicas y un centro de rehabilitación.

La familia

En 2009 la tasa de nupcialidad fue de 5,6 por 1.000 habitantes, mientras que la tasa de divorcio fue de 2,8 por 1.000 habitantes. El tamaño medio de las familias era de aproximadamente tres miembros en 2001. En más de 20% de las familias, el jefe de familia era el único sostén; en 94% de estas familias, una mujer era la jefa de familia. En casi 90% de las familias encabezadas por una sola persona, el jefe de familia era uno de los progenitores. En el momento del censo de 2001, 29% de las personas de 30 a 59 años de edad dijeron que no tenían pareja y otro 11% declararon que no vivían con su pareja.

Trabajadores

No se dispuso de datos sobre la salud de los trabajadores. Las personas empleadas en los sectores público y privado tenían diferentes arreglos sobre seguros de enfermedad y todos los empleados estaban cubiertos por un seguro contra accidentes.

MORTALIDAD

Según la última información disponible (1998–2000), las enfermedades del aparato circulatorio fueron la principal causa de muerte, con una tasa de mortalidad de 195 defunciones por 100.000 habitantes (incluidas la tasa de 51,8 por cardiopatías isquémicas y la tasa de 54,2 por enfermedades cerebrovasculares). Las neoplasias malignas provocaron 142,6 defunciones por 100.000 habitantes. La mortalidad por causas externas fue de 38,6 defunciones por 100.000 habitantes, con tasas de mortalidad de 10,8 por accidentes de tránsito, de 8 por todos los accidentes excluyendo los de tránsito, de 8,4 por homicidios y de 4,6 por suicidios.

MORBILIDAD

Enfermedades transmisibles

Enfermedades transmitidas por vectores

El dengue es endémico en la isla de Curazao. Se notificó un total de 3.457 casos de dengue entre 2008 y 2010. En 2010, hubo 1.104 casos confirmados de dengue (y un caso confirmado de dengue grave) en Curazao, 55 en Bonaire, 173 en San Martín, 22 en San Eustaquio y 1 en Saba.

Enfermedades prevenibles por vacunación

En 2009, la cobertura con la vacuna DPT3 (contra la difteria, la tos ferina y el tétanos) y con la vacuna antipoliomielítica trivalente fue de 93,6% en Curazao, mientras que la cobertura con la vacuna contra la hepatitis B (3 dosis) fue de 93,4%. En el período 2009–2010, la cobertura con todas las vacunas incluidas en el calendario de inmunización en las escuelas fue de 89,6% en los niños de hasta 5 años de edad, de 82,2% en los de 10 años y de 87,2% en los de 11 años.

Tuberculosis

La mayoría de los casos de tuberculosis en las antiguas Antillas Neerlandesas fueron notificados en Curazao: 33 casos nuevos y 5 defunciones en el período 2006–2010. La tasa más alta de incidencia de la enfermedad durante el período se observó en 2007 (12 casos). Aproximadamente la mitad de los casos de tuberculosis en Curazao son importados. En 2010, se confirmaron tres casos en San Martín.

Lepra

La última información disponible sobre la enfermedad de Hansen corresponde a 2004 e indica que hasta ese momento era bajo el nivel de endemicidad en las Antillas Neerlandesas. El número anual de casos nuevos de lepra se mantuvo entre 2 y 4 durante este período.

Enfermedades gastrointestinales

Se confirmó un total de 446 casos de infecciones por salmonelas entre 2006 y 2010. Las infecciones por Shigella fueron también frecuentes en este período, con una cantidad acumulada de 120 casos aislados. La mitad de los casos de shigelosis se presentaron en niños menores de 5 años.

VIH/Sida y otras infecciones de transmisión sexual

Entre 1985 y 2010, 2.147 habitantes de las antiguas Antillas Neerlandesas tuvieron resultados positivos en las pruebas de detección del VIH; 57,3% de esas personas eran hombres y 42,7%, mujeres. La mayoría de los casos estaban concentrados en Curazao (1.426 casos, 66,4%) y San Martín (664 casos, 30,9%). Aproximadamente 63% de la transmisión del VIH en los hombres fue producida por el contacto heterosexual.

Enfermedades crónicas no transmisibles

Según los datos del último censo disponible (2001), 5,1% de la población dijo que tenía hipertensión (el porcentaje variaba desde 6,7% en Saba a 3,7% en San Eustaquio), 3,5% señaló que sufría diabetes (desde 5,5% en San Eustaquio a 3,7% en San Martín), 2,8% indicó que padecía asma o bronquitis crónica y 1,7% dijo que tenía problemas cardíacos. Las tasas de prevalencia de hipertensión, diabetes y problemas cardíacos aumentaban con la edad. En la población de más de 14 años de edad, era 1,7 y 1,4 veces más probable que las mujeres dijeran que sufrían hipertensión y diabetes, respectivamente, en comparación con los hombres.

Neoplasias malignas

Según datos del Registro del Cáncer, entre 1999 y 2003 los sitios más frecuentes afectados por tumores malignos en los hombres fueron la próstata (40%), el colon y el recto (10%), el pulmón (8%), el estómago (4%) y la cavidad bucal y la faringe (3%). En las mujeres, los sitios más frecuentes fueron la mama (36%), el colon y el recto (13%), el cuerpo del útero (8%), el cuello del útero (6%), el estómago (3%) y ovarios (3%) (3</citrerf>). No se dispuso de datos para el período 2004–2010.

Enfermedades nutricionales

En 2002, más de 70% de la población adulta de las Antillas Neerlandesas (excepto Curazao) tenían sobrepeso o eran obesos, en especial las mujeres. Solo uno de cada cuatro adultos dijo que habitualmente realizaba alguna actividad física. No se contó con datos para el período 2004–2010.

Desastres

Las islas de Saba, San Eustaquio y San Martín están dentro de la zona afectada por huracanes. Los huracanes Omar (2006) y Earl (2010) azotaron San Martín e islas vecinas y causaron algunos daños estructurales, pero no hubo víctimas.

Otros problemas de salud

Discapacidades

La información disponible sobre la proporción de población afectada, por tipo de discapacidad, se basa en el censo de 2001. En ese censo, 8,5% de la población dijo que sufría uno o más tipos de discapacidad; el porcentaje varió entre 10,5% en Saba y 5% en San Martín. La discapacidad notificada con mayor frecuencia fue la pérdida de agudeza visual (que afectó a 2,5% de la población general). Las personas con disminución de la agudeza visual representaban un porcentaje mayor de la población en Saba (4%), pero solo 0,1% de los habitantes estaban ciegos. En cuanto a otras discapacidades notificadas, 0,7% de la población sufría alguna deficiencia auditiva, 0,1% era sordo y 0,4% tenía alguna discapacidad relacionada con la salud mental (0,5% en Curazao y menos de 0,2% en las otras islas). No se dispone de datos más recientes.

Factores de riesgo y protección

Según los resultados de una serie de estudios sobre la salud de la población realizados en las islas en 2001 y publicados en 2002 por Grievink y colaboradores, 69,1% de la población estudiada ingería habitualmente bebidas alcohólicas y la mayoría de las personas tenían malos hábitos alimentarios, con bajos niveles de consumo de verduras (57,2%) y frutas (46%). El estudio reveló que 26% habitualmente realizaban muy poca actividad física y 16,9% fumaban en el momento de la encuesta.

Políticas, Sistema De Salud Y Protección Social

POLÍTICAS DE SALUD Y EL PAPEL DE LA RECTORÍA EN SALUD

Hasta octubre de 2010, el Ministerio de Salud Pública y Desarrollo Social de las Antillas Neerlandesas estaba situado en Willemstad, Curazao. Incluía una Dirección de Salud Pública, una Dirección de Desarrollo Social, una Oficina de Apoyo y una Inspectoría de Salud Pública, además de las divisiones encargadas de la atención de salud, la protección sanitaria y los asuntos farmacéuticos. Las disposiciones para poner en marcha los ministerios nacionales de salud nuevos en Curazao y San Martín incluían la asignación de nuevas funciones a los funcionarios públicos a nivel central y en los territorios insulares. Estos cambios fueron facilitados en Curazao por la anterior existencia del Ministerio de Salud de las Antillas Neerlandesas en Willemstad.

LEGISLACIÓN EN SALUD

Después de los cambios gubernamentales preparados antes de la disolución de las antiguas Antillas Neerlandesas y adoptados posteriormente en 2010, Curazao y San Martín trabajaron en el establecimiento del marco jurídico necesario para brindar apoyo a la reestructuración del Ministerio de Salud, el sistema nacional de seguro de enfermedad y el sistema financiero, y emprendieron los cambios estructurales y funcionales necesarios en el sistema de atención de salud, los servicios de salud pública y otros servicios públicos relacionados.

GASTO Y FINANCIAMIENTO EN SALUD

En 2009, el gasto en servicios sociales y de salud representaba 6,7% del PIB. Con el incremento del PIB a una tasa anual de 1,2%, el gasto en salud (como porcentaje del PIB) siguió aumentando a una tasa superior a la del PIB. En general, la mayoría de los habitantes estaban cubiertos por el seguro de enfermedad mediante una serie de disposiciones institucionales. La principal institución que financiaba la atención de salud era el Banco de Previsión Social, que proporcionaba la cobertura del seguro de enfermedad obligatorio para los empleados del sector privado. El Banco de Previsión Social tenía oficinas en las cinco islas de las antiguas Antillas Neerlandesas y su sede estaba en Curazao. En 2001 (año de la última información disponible), cubría a 36,4% de la población. El Seguro Pro Pobres, que cubría a 16,3% de la población en 2001, proporcionaba, por conducto de los gobiernos insulares locales, un seguro de atención de salud a los desempleados, la población de muy bajos ingresos y los jubilados del sector privado que carecían de dicha cobertura. El gobierno de Curazao era responsable de proporcionar cobertura de seguro de enfermedad a los empleados gubernamentales en actividad y a los pensionados del sector petrolero de la isla. El gobierno central cubría a 15,4% de la población, incluida la cobertura del seguro de enfermedad para sus empleados y pensionados. El seguro de enfermedad privado (con una cobertura de 10,6% de la población) era adquirido por las personas cuyos sueldos anuales superaban el ingreso máximo establecido como límite para ser admitidos en el sistema de seguro del Banco de Previsión Social. A menudo, el sector privado adquiría seguros privados complementarios que permitían la admisión en el seguro del Banco de Previsión Social. Los centros de atención de salud prestaban servicios –recibían pagos directos cuando correspondía– y extendían las facturas a las instituciones de seguro del Banco de Previsión Social y a la Oficina de Administración de Costos Sanitarios, según tasas prestablecidas (que eran fijadas por ley o mediante convenios). Los centros de atención de salud también expedían facturas a las compañías aseguradoras privadas por los servicios prestados a sus asegurados.

SERVICIOS DE SALUD

Los servicios de salud en las islas –proporcionados principalmente por fundaciones y empresas privadas– se organizaban en torno a redes locales de atención de salud. Había un hospital principal en cada isla. Según la última información disponible (2001), Curazao tenía ocho hospitales y clínicas con camas (incluidos hospitales psiquiátricos y geriátricos). El Hospital Sint Elisabeth en Curazao, con 539 camas, era el principal y más grande de los hospitales de las islas. El Hospital Adventista Antillano tenía 40 camas. Había también una clínica quirúrgica con 45 camas, un hospital psiquiátrico con 200 camas, un centro de atención y rehabilitación pediátricas con 12 camas, una clínica de maternidad con 17 camas, un hospital para la atención de enfermedades crónicas con 1.690 camas y el Centro Brasami para la rehabilitación de personas con adicciones, con 63 camas. El Centro Médico de San Martín es un hospital general con 79 camas, con servicios en las áreas de especialidades básicas y cirugía general. Los hospitales en las islas pequeñas –Bonaire, San Eustaquio y Saba– eran fundamentalmente hospitales generales que, cuando era necesario, derivaban a los pacientes a San Martín o Curazao. Estos hospitales locales incluían el Hospital San Francisco (en Bonaire, con 35 camas), el Centro Médico Queen Beatrix (en San Eustaquio, con 20 camas) y la Clínica Saba (en Saba, con 14 camas). Había 7 hogares para ancianos en Curazao y uno en cada una de las otras islas, con un total de 700 camas geriátricas. A fines de 2009, había 48 farmacias (33 en Curazao) y 6 instituciones de salud contaban con sus propias farmacias.

Las preparaciones farmacéuticas y los suministros médicos eran importados por empresas privadas y distribuidos por medio de los hospitales, los consultorios y las farmacias. Los medicamentos nuevos requerían su registro oficial en el Departamento de Salud Pública y Protección del Medio Ambiente; sin embargo, a las farmacias de los principales hospitales se les permitía usar medicamentos no registrados. La Inspectoría de Salud tenía un sistema de vigilancia y advertencia para hacer frente a efectos adversos o emergencias farmacéuticas que surgieran a nivel local o internacional.

Conocimiento, Tecnología, Información Y Gestión De Recursos

La mayoría de las tecnologías usadas en el sistema de atención de salud antillano eran tecnologías de base digital, acordes con las normas internacionales. Esto fue facilitado por la capacitación del personal sanitario en tecnologías de la información. Al momento de preparar el presente capítulo, el reciente Ministerio de Salud de San Martín había emprendido la tarea de organizar y poner en marcha su sistema de información sanitaria. Curazao heredó el sistema de información usado por el antiguo gobierno central de las Antillas Neerlandesas. La tecnología de la información sanitaria era sometida a inspección por la Inspectoría de la Salud.

RECURSOS HUMANOS

La última información disponible sobre el personal de atención de salud en las Antillas Neerlandesas se remonta a octubre de 2001. En ese momento había 333 médicos, de los cuales 138 eran médicos generales y 143, especialistas. La distribución de los recursos humanos en las islas era proporcionada al tamaño de población y los centros de atención de salud existentes en cada isla. Casi 90% del personal de atención de salud estaba en Curazao. Había un total de 101 médicos generales y 126 especialistas en Curazao y 23 médicos generales y 14 especialistas en San Martín. La disponibilidad de médicos en las otras islas era escasa: 17 en Bonaire, 3 en San Eustaquio y 1 en Saba. La mayoría eran médicos generales. El personal de salud incluía también a 60 dentistas, 676 enfermeras tituladas, 467 enfermeros auxiliares, 47 farmacéuticos, 9 parteras, 216 auxiliares médicos, 41 ayudantes de cirugía y 14 asistentes anestesiólogos. En 2010, había 23 médicos generales registrados en el Departamento de Salud Pública de San Martín. La mayoría de los médicos y especialistas, incluidos los especialistas en salud pública, se habían capacitado en los Países Bajos, si bien un porcentaje pequeño se había formado en Estados Unidos, América Latina y Europa. La mayoría de los médicos capacitados en los Países Bajos también estaban inscritos en el Registro Holandés de Especialistas Médicos, que exige un nuevo registro cada cinco años para mantener la licencia de especialista. En las antiguas Antillas Neerlandesas, se habían efectuado preparativos para establecer la obligatoriedad del registro periódico (pero no se había implantado esa medida). La Inspectoría de Salud de las Antillas Neerlandesas contaba con un registro central de todo el personal de salud de las islas.

Salud Y Cooperación Internacional

Los principales aliados internacionales que aportaban recursos eran diversas entidades de la Organización Panamericana de la Salud y la Organización Mundial de la Salud, como el Centro de Epidemiología del Caribe (con sede en Trinidad y Tabago) y el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (con sede en Francia). Además, había colaboración con institutos de salud, hospitales y universidades holandeses.

Síntesis Y Perspectivas

Después de la disolución de las Antillas Neerlandesas como Estado y de la instauración de sistemas nacionales de salud nuevos en Curazao y San Martín, las islas han afrontado retos de organización y de salud pública relacionados con las estructuras nuevas de salud pública. Los retos para el gasto sanitario y los sistemas de salud se originan en la transición epidemiológica, que hace hincapié en problemas tales como la obesidad y las enfermedades crónicas, así como en las enfermedades transmisibles (por ejemplo, el dengue, la infección por el VIH, la tuberculosis, la gripe por A (H1N1) y enfermedades transmisibles emergentes). Esto subraya la importancia de poner en práctica el Reglamento Sanitario Internacional y sistemas de información sanitaria y de vigilancia, la promoción de la salud e intervenciones de atención que respondan adecuadamente a las necesidades. La restructuración en curso de los sistemas de atención de salud permitirá a cada país y a cada municipio nuevo afrontar mejor los retos futuros. Se espera que los sistemas de seguro de enfermedad asignen énfasis a la prevención de enfermedades y la cobertura de la atención de salud. Se necesitará asesoramiento técnico para garantizar la capacidad nacional de realizar proyectos y planes de salud y de instaurar sistemas de información y notificación. Curazao da prioridad a la construcción de un hospital nuevo, a incorporar a especialistas médicos en el personal de los hospitales y consultorios para pacientes ambulatorios y a fortalecer la atención primaria de salud.

Bibliografía

  1. Fuchs G, Grievink L, O'Niel J, van Sonderen E, Gerstenbluth I, Alberts JF. St. Martín. Health Study; Methodology and Main Results. Curaçao: Foundation for Promotion of International Cooperation and Research in Healthcare; 2002.
  2. Grievink L, Fuchs G, O'Niel J, van Sonderen E, Gerstenbluth I, Alberts JF. The Bonaire Health Study: Methodology and Main Results. 2002. Curaçao: Foundation for Promotion of International Cooperation and Research in Healthcare; 2002a.
  3. Grievink L, Fuchs G, O'Niel J, van Sonderen E, Gerstenbluth I, Alberts JF. The Saba Health Study: Methodology and Main Results. Curaçao: Foundation for Promotion of International Cooperation and Research in Healthcare; 2002b.
  4. Grievink L, Fuchs G, O'Niel J, van Sonderen E, Gerstenbluth I, Alberts JF. The St. Eustaquio Health Study: Methodology and Main Results. Curaçao: Foundation for Promotion of International Cooperation and Research in Healthcare; 2002c.
  5. Halabi Y. Tuberculosis [presentación en PowerPoint]. Willemstad: Epidemiology and Research Unit, Medical and Public Health Service of Curaçao; 2011.
  6. Halabi Y. Tuberculosos. [presentación en PowerPoint]. Willemstad: Epidemiology and Research Unit, Medical and Public Health Service of Curaçao; 2005.
  7. International Monetary Fund. Kingdom of the Netherlands–Netherlands Antilles, Staff Report for the 2008 Article IV Consultation [Internet]; 2008. Consultado el 12 de marzo de 2012.
  8. International Monetary Fund. Kingdom of the Netherlands–Curaçao and Sint Martín. 2011 Article IV Consultation Discussions: Preliminary Conclusions [Internet]; 2011. Consultado el 12 de marzo de 2012.
  9. Mayorga F. National Health Expenditure Accounts: Curaçao 2000–2004 and Projections to 2020. Curaçao; 2010.
  10. Netherlands Antilles, Central Bureau of Statistics. Statistical Yearbook 2010 [Internet]; 2010. Consultado el 12 de marzo de 2012.
  11. Netherlands Antilles, Central Bureau of Statistics. Demography of the Netherlands Antilles: An Analysis of Demographic Variables (publicaciones del Censo de 2001); 2005.
  12. Organización Panamericana de la Salud. Salud en las Américas 2007 (Vol. II–Países) [Internet]; 2007. Se puede encontrar en: http://www.paho.org/HIA/archivosvol2/paisesesp/Antillas%20Neerlandesas%20Spanish.pdf
  13. Organización Panamericana de la Salud. Iniciativa Regional de Datos Básicos en Salud Sistema Generador de Tablas [Internet]; 2011. Consultado el 12 de marzo de 2012.
  14. Sint Martín, Ministry of Public Health, Social Development and Labour. Preliminary direct information provided to the Draft Report on the Country Report on Netherlands Antilles, for Health in the Americas 2012. Philipsburg: Ministry of Public Health, Social Development and Labour; 2011.
  15. United Nations Development Program. First Millennium Development Goals Report. Curaçao and Sint Martín [Internet]; 2011. Consultado el 12 de marzo de 2012.

Nota

1US$ 1 = 1,79 florines antillanos neerlandeses en 2008.

Última actualización el Jueves 11 de Abril de 2013 14:02