Imprimir Correo electrónico

Cover 1

Introducción

Las costas de Santa Lucía, una de las islas de Barlovento, son bañadas por el Mar del Caribe y el Océano Atlántico. El país se localiza al nordeste de San Vicente y las Granadinas, al noroeste de Barbados y al sur de Martinica; tiene una superficie de 620 km2 y se divide en 11 distritos. Santa Lucía es una isla muy montañosa, cuyo pico más elevado, el Monte Gimie, se alza 950 m sobre el nivel del mar (1). Las Montañas Pitons, ubicadas entre Soufrière y Choiseul en el lado occidental de la isla, son el sitio de interés más famoso del país. La isla cuenta con dos premios Nobel, otorgados a Sir Arthur Lewis (Premio Nobel de Ciencias Económicas en 1979) y a Sir Derek Walcott (Premio Nobel de Literatura en 1992). El gobierno de Santa Lucía es de tipo democrático parlamentario y sigue el modelo del sistema Westminster. El poder político recae en el primer ministro y el gabinete, que generalmente representan al partido mayoritario en el parlamento. Los miembros del parlamento bicameral son elegidos por períodos quinquenales (2).

La mayoría de los habitantes de Santa Lucía son de ascendencia africana pura o mezclada, y aproximadamente 70% profesa la religión católica romana. El idioma oficial es el inglés, pero generalmente se habla un dialecto francés. Según el censo de 2010, la población total calculada para ese año fue de 166.526 habitantes, incluidas 83.600 mujeres (50,2%) y 82.926 hombres (49,8%). De la población total, 165.595 personas vivían en hogares y 931 en instituciones. El censo también reveló una densidad de población de 796 personas por milla cuadrada, de las cuales 72% vivían en comunidades rurales. Asimismo, reveló que unas 43.545 personas (26% de la población) vivían en las zonas rurales de Castries, la capital, por comparación con 26.795 (17%) en 2001, lo que representó un aumento de 9% en el período de nueve años comprendido entre los censos. Los habitantes de los suburbios de Castries representaron 11% de la población total en 2010, es decir, 15% menos que en 2001 (3) (figura 1).

Figure 1

Entre 2001 y 2010, la población de Castries disminuyó de 7,9% a 2,5% de la población total (3), probablemente debido al aumento de la actividad comercial en la zona metropolitana, lo que ha dado lugar a que un mayor número de personas se vayan a vivir a los suburbios. Mientras que entre 1991 y 2001 la población del país aumentó 1,2% por año, los cálculos preliminares para 2010 indican que entre 2001 y 2010 aumentó 5,3%, dado que el número de nacidos vivos superó al número de defunciones. La esperanza de vida promedio era de 73,2 en 2007 (70,8 años para los hombres y 75,8 para las mujeres), comparadas con 74 años en 2001 (72,5 para los hombres y 75,5 para las mujeres) (3). En cuanto a la migración internacional, las cifras indican que entre 2001 y 2010 emigraron 8.435 personas -3.608 hombres (42,7%) y 4.827 mujeres (52,3%) (3) (cuadro 1).

1-santa luca-e-t1.jpg

A diferencia de la tasa bruta de natalidad, que permaneció constante (alrededor de 12 nacidos vivos por 1.000 habitantes) durante el período 2006 y 2010 (12,7 y 12,2, respectivamente), el número de nacimientos disminuyó en forma sostenida (4). La base de datos de las Naciones Unidas registró una tasa de uso de anticonceptivos de 47% entre las mujeres de 15 a 49 años de edad en 2008 (5).

Aunque la crisis económica mundial ha tenido repercusiones sobre Santa Lucía, su situación económica se fortaleció durante el período de notificación en parte gracias a la política pública macro "El camino hacia la recuperación: lograr crecimiento, generar cohesión social y crear capacidad de recuperación frente a los impactos externos", adoptada en 2010 después del paso del Huracán Tomás por la isla (6). Entre 2005 y 2010, el producto interno bruto (PIB) per cápita aumentó de US$ 3.070 a US$ 6.626 (7) y entre esos mismos años, el PIB a precios constantes aumentó de US$ 496.481.000 a US$ 907.296.280. El turismo sigue siendo el sector que más contribuye al PIB: los ingresos de los hoteles representaron US$ 67,3 millones en 2005 y US$ 75 millones en 2010. En 2005, el sector agrícola aportó US$ 16,7 millones al PIB, mientras que en 2010 aportó US$ 31,5 millones (7). La deuda pública en 2010 ascendió a US$ 677,7 millones (63,8% del PIB), comparada con US$ 555,5 millones (64,1% del PIB) en 2005.1

Los logros relacionados con la salud que se alcanzaron durante el período de 2006 a 2010 incluyeron el establecimiento de un programa de vigilancia de las enfermedades no transmisibles en 2010, que aumentó la capacidad en materia de codificación de enfermedades y vigilancia de las enfermedades de notificación obligatoria. En 2010, el gobierno instaló plantas de tratamiento de agua en las comunidades de Canaries y Desruisseaux, donde el abastecimiento del líquido había estado perturbado por un largo período. Asimismo, encargó que se construyera el albergue para niños maltratados New Beginnings Transit Home (que también ofrece un programa integral para las familias que han vivido el problema del maltrato de menores, una residencia nueva para adultos mayores y un centro nacional para el bienestar mental. Además, el país se adhirió a la Convención sobre los Derechos del Niño de las Naciones Unidas.

Box 1

Determinantes Y Desigualdades En Salud

La Evaluación de la Pobreza del País realizada en 2006 concluyó que ese año 28,8% de la población era pobre,2 por comparación con 25,1% en 1995; sin embargo, la proporción de pobres indigentes3 había disminuido de 7,1% (1995) a 1,6% (2006). El coeficiente de Gini fue de 0,42 en 2006, lo que representó una disminución con respecto del 0,5 correspondiente a 1995 e indicó una reducción leve de las desigualdades económicas en el país. Los adultos jóvenes con niños de 0 a 14 años representaron 39% de las personas que vivían por debajo del umbral de la pobreza, mientras que las personas mayores de 65 años de edad representaron alrededor de 7%. La pobreza en Santa Lucía se considera un fenómeno principalmente rural, dado que en los distritos rurales las tasas de prevalencia de la pobreza superan el 35% (8).

Los resultados preliminares del censo de 2010 indicaron que 92% de los niños pequeños asistían a guarderías y centros preescolares, y que 96,7% de los niños de 5 a 11 años de edad estaban matriculados en la escuela primaria (98,2% de los niños y 95,2% de las niñas). La tasa de matrícula en la escuela secundaria fue de 95,8% (94,6% de los hombres y 97,1% de las mujeres). El censo también indicó que 4,4% de los hombres y 5,7% de las mujeres tenían estudios universitarios. El rendimiento escolar de las mujeres fue superior al de los hombres en todos los niveles excepto en el de doctorado (3).

En 2010, se calculó que la fuerza laboral comprendía 67.704 personas; los hombres representaron 55% (37.293) y las mujeres 45% (30.411); ese mismo año, la tasa de desempleo fue de 20,6% (24,2% entre los hombres y 28,2% entre las mujeres). Los jóvenes de 15 a 29 años de edad representaron 33% de la población total desempleada, por comparación con 24,1% en 2001 (3).

Según la División de Relaciones de Género del Ministerio de Salud, entre 2006 y 2010 seis personas murieron (cuatro hombres y dos mujeres) como consecuencia de la violencia doméstica. Los archivos policiales indican que en el período de 2005 a 2008 se notificaron 228 casos de violación, 7 casos de incesto y 327 casos de relaciones sexuales con menores. Aunque las autoridades han reconocido la existencia de la prostitución y la trata de personas, los archivos policiales hasta 2008 no contienen datos de casos (10).

Medio Ambiente Y Seguridad Humana

ACCESO DE LA POBLACIÓN A AGUA POTABLE Y SANEAMIENTO

Toda la población de Santa Lucía tiene acceso a agua potable de calidad satisfactoria: 80% la recibe mediante conexiones domiciliarias, 8,5% por conexiones de patio, 4,4% de tomas de agua públicas y 7,1% de fuentes como camiones y cisternas privadas. La gran mayoría (92,5%) también disponen de alguna forma de dispositivo sanitario, ya sea alcantarillado (6,6%), fosas sépticas (62,8 o letrinas de pozo (23,1%) (3); el 7,5% restante usa instalaciones públicas. La Unidad de Seguridad de los Alimentos y del Agua, que forma parte del Ministerio de Salud, vigila y vela por el cumplimiento de las normas públicas de saneamiento y de salud establecidas en la Ley de Salud Pública (1975).

RESIDUOS SÓLIDOS

Dos vertederos sanitarios en la isla, uno en Vieux Fort y el otro en Deglos, reciben los residuos de 88% de los hogares; el 12% restante elimina los residuos mediante compostaje, vertido o quema. En 2010 se eliminaron un total de 83.313 toneladas métricas de residuos, de los cuales 33% correspondieron a residuos residenciales o institucionales, 20% a residuos comerciales, 12% a residuos vegetales, 8% a residuos de construcción y demolición, 8% a tierra, 6% a limpieza de calles, 5% a residuos voluminosos, 3% a residuos de los buques y 5% a otros residuos (11).

DESASTRES NATURALES

En 2010, la Organización Nacional para la Gestión de Emergencias difundió un plan nacional para situaciones de emergencia en formato electrónico que incluye un plan de contingencia para disturbios civiles. Cada tres a cuatro años un huracán azota Santa Lucía; en 2010, el huracán Tomás dejó un camino de destrucción a su paso por la isla, ocasionando la muerte de 7 personas (3 hombres, 2 mujeres y 2 personas de sexo desconocido) y lesionando a 36. El huracán sobrevino precisamente cuando la economía estaba comenzando a recuperarse de las secuelas de la recesión que había afectado los principales mercados mundiales, lo que complicó el proceso de recuperación. El costo total por daños y pérdidas a los diversos sectores ascendió a US$ 336,2 millones y el total de las repercusiones económicas representó 43,4% del producto interno bruto (PIB) (nueve veces el PIB del sector agrícola, tres veces el PIB del sector turístico, 62% del valor de las exportaciones de bienes y servicios, 19% de la inversión interna bruta y 47% de la deuda pública externa al 31 de octubre de 2010 (12).

CAMBIO CLIMÁTICO Y EFECTOS SOBRE LA SALUD

Las cuestiones del cambio climático, la seguridad de la energía y el desarrollo sostenible han sido parte central de las políticas del gobierno durante el período en cuestión. En 2009, el gobierno instaló tres unidades fotovoltaicas alrededor de la isla y una pequeña turbina de viento en una comunidad rural pesquera para generar energía. El país también suprimió paulatinamente la importación de los productos que contienen clorofluorocarbono un año antes de lo previsto. En 2009, el gobierno empezó a preparar su segunda comunicación nacional de conformidad con la Convención Marco sobre Cambio Climático de las Naciones Unidas (9).

SEGURIDAD ALIMENTARIA Y NUTRICIONAL

La agricultura siguió siendo un sector fundamental de la economía de la isla entre 2006 y 2010; en 2009 aportó 4,2% al PIB total (9). Un censo agrícola realizado en 2007 reveló que la superficie de tierra destinada a fines agrícolas había disminuido de 20.770 ha en 1996 a 12.200 km en 2007, lo que se atribuye al poco interés en la agricultura, unido a la falta de acceso a las tierras cultivables. El gobierno está adquiriendo tierras cultivables para arrendarlas a aquellos interesados en la producción agrícola. En 2007, la edad promedio de los agricultores era de 55 años, lo que llevó al gobierno a poner en práctica un programa orientado a promover la contratación de jóvenes desempleados como trabajadores agrícolas. La producción de cultivos aumentó de 63.495 a 80.259 toneladas métricas entre 2005 y 2009, lo que dio lugar a que las importaciones de alimentos disminuyeran de 101.824 toneladas métricas en 2005 a 61.527 toneladas métricas en 2009, aunque el precio de los alimentos importados aumentó de US$ 83,9 millones a US$ 107,8 millones durante el mismo período. Las exportaciones agrícolas también aumentaron y representaron aproximadamente 30% de las exportaciones totales en 2009 (13).

Condiciones De Salud Y Sus Tendencias

PROBLEMAS DE SALUD DE GRUPOS ESPECÍFICOS DE POBLACIÓN

Salud materna y reproductiva

Se ofrecieron servicios de salud maternoinfantil en todos los establecimientos de salud durante el período de notificación. En 2006, 98% de los nacimientos fueron atendidos en hospitales por personal de salud capacitado, porcentaje que aumentó a 99% en 2007. Entre 85% y 87% de los nacimientos ocurrieron por parto vaginal normal, y de 13% a 15% por cesárea. Los nacimientos entre las adolescentes representaron entre 13% y 15% de todos los nacimientos en un año. En 2005 hubo 33 mortinatos y 50 en 2006, cifra que disminuyó a 41 en 2007, a 32 en 2008 y a 10 en 2009. Los lactantes de peso bajo al nacer representaron un promedio de 10% a 10,9% de todos los lactantes nacidos durante el período comprendido entre 2006 y 2010. Sólo 12% de los bebés tomaron exclusivamente leche materna durante seis meses. Se notificaron tres casos de muerte materna; uno de ellos se presentó en 2006 y se clasificó como muerte obstétrica de causa no especificada y los dos que se presentaron en 2007 se atribuyeron a embolia amniótica e hipertensión materna no especificada (9).

Niños (menores de 5 años de edad)

En 2010 había 11.810 niños menores de 5 años: 5.831 (49,3%) de sexo femenino y 5.979 (50,6%) de sexo masculino. Ese mismo año la cobertura de vacunación entre los menores de 1 año fue de 95,8% para la vacuna contra el sarampión, la parotiditis y la rubéola; 97,1% para la BCG; 96,6% para la vacuna antipoliomielítica, y 96,6% para la vacuna DTP–hepatitis B y la vacuna contra el Hib (9). En 2006 hubo 63 defunciones entre los niños menores de 5 años (33 niños y 30 niñas), 42 en 2007 (25 niños y 17 niñas) y 34 en 2008 (26 niños y 8 niñas). Las tres principales causas fueron trastornos respiratorios específicos del período perinatal (34 defunciones, 24,4%), otras enfermedades que se originan en el período perinatal (28 defunciones, 20,1%) y septicemia bacteriana (10 defunciones, 7,1%). Tres de estas defunciones correspondieron a varones del grupo de edad de 1 a 4 años y se debieron a cardiopatía pulmonar, infección intestinal y enfermedades del sistema nervioso (4).

Niños y adolescentes (5 a 19 años de edad)

En 2010 había 43.989 niños y adolescentes de 5 a 19 años de edad, 22.273 (50,6%) de sexo masculino y 21.716 (49,4%) de sexo femenino (3). De los 13.150 menores de 5 a 9 años de edad, 6.678 (50,8%) eran niños y 6.472 (49,2%) niñas. El Programa de Salud Escolar siguió centrándose principalmente en las valoraciones físicas, la inmunización y el tamizaje para los problemas de salud. En 2008 se notificaron tres defunciones en este grupo de edad: una niña murió de meningitis, un niño de un trastorno del sistema nervioso y otro menor de sexo no especificado de una causa que tampoco se especificó.

En 2010, el grupo de población de 10 a 14 años de edad comprendió 14.918 personas, incluidos 7.479 (50,1%) niños y 7.439 (49,9%) niñas, mientras que el grupo de 15 a 19 años incluyó 15.921 personas, de las cuales 8.116 (51%) eran hombres y 7.805 (49%) mujeres. En 2009, los nacimientos entre las adolescentes representaron 15,7% del número total de nacidos vivos, en comparación con 20% en 1991, 17,4% en 2006 y 16,1% en 2008. En 2008 se notificaron 18 defunciones (16 niños y 2 niñas) en el grupo de 10 a 19 años de edad; las causas de muerte fueron: ocho por accidentes de transporte terrestre; dos por ahogamiento; dos por homicidio; dos por meningitis; dos por carcinoma in situ; dos por enfermedades del sistema nervioso, y una por causa no especificada (4).

Adultos (20 a 59 años de edad)

En 2006 había 87.356 personas de 20 a 59 años de edad y 90.044 en 2010; 49,4% (44.562) eran hombres y 50,6% (45.482) mujeres (3). En 2008 hubo 246 defunciones, 152 de hombres y 94 de mujeres. Las principales causas de muerte entre los hombres fueron accidentes (52), cardiopatías (23) y neoplasias malignas (17), y entre las mujeres, neoplasias malignas (24), cardiopatías (18) y diabetes (10) (4).

Adultos mayores (más de 60 años)

La población de adultos mayores de 60 años estuvo conformada en 2006 por 15.690 personas, esto es 9,4% de la población total; 7.136 eran hombres (45,4%) y 8.554 mujeres (54,6%). En 2010 este grupo de edad totalizó 19.751 (11,9%) personas, de las cuales 9.105 (46%) eran hombres y 10.646 (54%) mujeres; 36 personas eran centenarias (26 mujeres y 8 hombres) (3). El Consejo Nacional para la Atención de las Personas Discapacitadas es la organización general sin fines de lucro que presta apoyo a las personas discapacitadas. Hasta 2010, había seis residencias subsidiadas por el gobierno que ofrecían atención para las personas mayores (9). Las defunciones en este grupo de edad sumaron 657 en 2008 -331 hombres (50,3%) y 326 mujeres (49,7%). Entre los hombres, las principales causas de muerte fueron las neoplasias malignas (81 defunciones u 11,2 por 1.000 habitantes), las cardiopatías (76 defunciones o 10,5 por 1.000 habitantes) y las enfermedades cerebrovasculares (34 defunciones o 4,7 por 1.000 habitantes); y entre las mujeres, las cardiopatías (95 defunciones o 10,9 por 1.000 habitantes), las enfermedades cerebrovasculares (58 defunciones o 6,7 por 1.000 habitantes) y las neoplasias malignas (55 defunciones o 6,3 por 1.000 habitantes) (4).

La familia

El número de hogares familiares aumentó 23,9% entre 2001 y 2010, esto es, de 54.005 a 58.891. El número de hogares indigentes disminuyó de 5,3% en 1995 a 1,2% en 2006, pero el número total de familias pobres aumentó de 18,7% a 21,4% en los mismos años. Muchos hogares de toda la isla obtuvieron acceso a los servicios básicos que ya no se consideran lujos como agua corriente de calidad, electricidad, teléfonos fijos y móviles, y electrodomésticos (8). El tamaño promedio de los hogares disminuyó de 4 personas en 1991 a 3,3 en 2001, y en 2010 disminuyó aún más a 2,8 personas. En 2010, 59,3% de los hogares estaban encabezados por hombres y 40,7% por mujeres.

Trabajadores

La Unidad de Salud y Seguridad Ocupacionales, que forma parte del Departamento de Trabajo, es responsable de vigilar, investigar y hacer cumplir la Ley de Salud y Seguridad Ocupacionales de 1985 (revisada en 2001) y otras legislaciones relacionadas con la salud de los trabajadores. La Empresa Nacional de Seguros maneja los reclamos por accidentes relacionados con el trabajo. El número de accidentes ocupacionales disminuyó de 158 en 2006 a 84 en 2010, de los cuales 29 se relacionaron con mujeres y 55 con hombres; el mayor número de accidentes ocurrieron en el grupo de 30 a 39 años de edad (14).

Otros grupos

Los datos recopilados en el censo nacional de 2010 indicaron que ese año había 1.528 personas discapacitadas, 688 de las cuales eran hombres y 840 mujeres. En cambio, el censo de 2001 determinó que había 9.313 personas discapacitadas, 43,7% de las cuales eran hombres y 52,7% mujeres (15). De la población con discapacidades en 2010, 31,6% tenían una discapacidad de la vista, 12,1% una discapacidad auditiva y 56,2% una discapacidad física (3). El Consejo Nacional para la Atención de las Personas con Discapacidad, que recibe una subvención anual del gobierno, atiende las necesidades de los habitantes con discapacidades. El gobierno ha mejorado la prestación de educación diferencial mediante el establecimiento de centros destinados a ese fin en Vieux Fort y Soufrière, lo que eleva el número de este tipo de centros a cuatro.

MORTALIDAD

Las tasas de mortalidad disminuyeron levemente durante el período de tres años comprendido entre 2006 (6,2 por 1.000 habitantes) y 2008 (5,6 por 1.000 habitantes). Durante ese período el número total de defunciones fue de 3.019, incluidas 1.636 defunciones de hombres (54,2%) y 1.383 de mujeres (45,8%) (4). En 2007, tanto la tasa bruta de mortalidad como el número total de defunciones disminuyeron a sus valores más bajos: 952 (555,9 por 100.000 habitantes), incluidos 552 hombres y 400 mujeres. En 2008 hubo 958 defunciones (562,4 por 100.000 habitantes), incluidos 520 hombres y 438 mujeres; los datos correspondientes a 2009 y 2010 no estaban disponibles. En 2006 la tasa de mortalidad infantil fue de 25,8 por 1.000 nacidos vivos y en 2007 y 2008 de 15,9 y 13,9, respectivamente. Entre 2006 y 2010, la tasa de mortalidad se mantuvo por debajo de la meta de 30 por 1.000 nacidos vivos establecida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para el Caribe. El número de defunciones de lactantes varió entre 30 y 55 al año durante el período de 2006 a 2008. En el cuadro 2 se indican las 10 principales causas de muerte para el período mencionado, las cuales representaron 74,5% de las defunciones totales (4).

1-santa luca-e-t2.jpg

Las enfermedades no transmisibles siguieron causando la mayoría de las defunciones y en 2008 representaron 71% de todas las defunciones por causas definidas. Las cardiopatías fueron la primera causa al representar 18,7% de todas las defunciones, de entre las cuales 51,6% correspondió a hombres y 48,4% a mujeres. Las defunciones por neoplasias malignas, la segunda causa principal de muerte en el período comprendido entre 2006 y 2008, totalizaron 544. En este período hubo 342 defunciones de hombres, de las cuales 107 (31,3%) fueron por cáncer de próstata; 62 (18,1%) por cáncer en los órganos del aparato digestivo; 55 (16%) por cáncer en órganos no especificados; 43 (12,6%) por cáncer en los órganos del aparato respiratorio; 18 (5,3%) por cáncer del colon y del colon rectosigmoideo; 17 (5%) por neoplasias del tejido linfoide y de otros tejidos hematopoyéticos, y 40 (11,7%) por cáncer en los demás sitios especificados. Entre las mujeres hubo 202 defunciones, de las cuales 34 (16,8%) se debieron a cáncer de los órganos digestivos; 32 (15,8%) a cáncer de mama; 31 (15,3%) a cáncer en otros sitios no especificados; 20 (9,9%) a cáncer cervicouterino; 20 (9,9%) a cáncer de los órganos del aparato genitourinario; 14 (6,9%) a cáncer de los órganos del aparato respiratorio; 14 (6,9%) a neoplasias del tejido linfoide y de otros tejidos hematopoyéticos; 10 (5%) a cáncer del colon y del colon rectosigmoideo, y 27 (13,4%) a cáncer en los demás sitios especificados (4).

MORBILIDAD

La codificación, tabulación y difusión de los datos de morbilidad tanto de los hospitales como de las instituciones de atención primaria siguieron planteando dificultades para Santa Lucía durante el período de notificación; sin embargo, la vigilancia sindrómica de la morbilidad infantil reveló que en 2009 y 2010 la gastroenteritis, la fiebre indiferenciada y los síntomas respiratorios fueron las enfermedades que con mayor frecuencia se atendieron en los departamentos de consulta externa, servicios para casos de accidentes y emergencias, y centros de salud. En 2009, el número de consultas de atención primaria aumentó de forma inusitada a 30,6% como consecuencia del brote pandémico de gripe por A (H1N1) que sobrevino ese año. Los registros de ingresos de dos hospitales del sector público indicaron que las enfermedades no transmisibles representaron aproximadamente 29,4% de los ingresos anuales entre 2007 y 2009 (16).

1-santa luca-e-t3.jpg

Enfermedades transmisibles

Enfermedades transmitidas por vectores

Entre 2009 y 2010 el número de casos de leptospirosis aumentó de 4 a 17; en 2010 un hombre murió de la enfermedad (4).

Enfermedades prevenibles por vacunación

No se notificaron casos de enfermedades prevenibles por vacunación durante el período comprendido entre 2006 y 2010.

Zoonosis

No se notificaron casos de enfermedades zoonóticas durante el período comprendido entre 2006 y 2010.

Enfermedades desatendidas y otras infecciones relacionadas con la pobreza

La incidencia de esquistosomiasis permaneció constante en un promedio que osciló de 5 a 10 casos durante el período comprendido entre 2006 y 2010 (4).

La infección por el VIH/sida y otras infecciones de transmisión sexual

El Ministerio de Salud ha elaborado un nuevo plan estratégico para 2011–2014 que hace un nuevo hincapié en reducir la propagación del VIH y mitigar la repercusión de esta infección y del sida sobre la población. El plan se centra en tres grupos vulnerables: los hombres que tienen relaciones homosexuales, los profesionales del sexo y las embarazadas (9). Entre 2006 y 2010 Santa Lucía registró 256 casos nuevos de infección por el VIH -126 hombres, 104 mujeres y 26 personas de sexo desconocido. El grupo de 25 a 49 años de edad se vio sumamente afectado e incluyó 158 casos (91 hombres y 67 mujeres). Según el informe de país presentado en el período extraordinario de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre el VIH/Sida (UNGASS) en 2008, la transmisión del virus por relaciones heterosexuales representaba 44% de los casos, las relaciones sexuales entre hombres 4% y la transmisión maternoinfantil 3%. El modo de transmisión se desconocía en 50% de los casos. Durante el período 2006 a 2010 hubo 29 defunciones por sida (21 hombres y 8 mujeres) (4). Una encuesta realizada conjuntamente por CAREC y Salud Familiar Internacional en el período comprendido entre 2005 y 2006 indicó que 21% de los hombres de 15 a 24 años de edad y 44% de los hombres de 25 a 49 años usaron condones sistemáticamente al tener relaciones sexuales fuera del matrimonio, con parejas sexuales con quienes no cohabitan. El mismo estudio reveló que 6% de los hombres de 15 a 24 años de edad y 7% de los hombres de 25 a 49 años habían tenido relaciones sexuales con una profesional del sexo en los 12 meses previos al estudio. Una encuesta de seroprevalencia realizada en 2009 entre consumidores de crack determinó que cerca de 82% de los entrevistados tenían relaciones sexuales sin protección, 28% de forma sistemática ("siempre") y poco menos de la mitad ocasionalmente ("a veces") (17).

Tuberculosis

Se presentaron 72 casos confirmados de tuberculosis durante el período comprendido entre 2006 y 2010 (40 hombres y 32 mujeres); en 2009, la tasa de mortalidad por tuberculosis fue de 2,9 por 100.000 habitantes, la prevalencia de 27 por 100.000 habitantes y la incidencia de 14 por 100.000 habitantes. En 2010, se notificaron nueve casos nuevos que presentaron baciloscopia positiva (seis hombres y tres mujeres) (4).

Enfermedades emergentes

La única enfermedad emergente detectada durante el período reportado fue la gripe pandémica por A (H1N1); en 2009 se confirmaron 75 casos.

Enfermedades crónicas no transmisibles

Un análisis de los datos hospitalarios correspondientes al período comprendido entre 2007 y 2009 indicó que la diabetes y la hipertensión representaron 27% de todos los ingresos. De esos ingresos, la hipertensión representó 50% (2.868 casos totales, de los cuales 1.122 correspondieron a hombres y 1.746 a mujeres); la diabetes 27% (1.564 casos totales; 596 hombres y 968 mujeres), y la diabetes concomitante con hipertensión 23% (1.275 casos totales; 503 hombres y 772 mujeres). Los datos de prevalencia para 2009 revelaron una tasa de 26% para las enfermedades hipertensivas y de 8% para la diabetes (4).

Accidentes y violencia

Los accidentes fueron la principal causa de muerte entre los adultos jóvenes entre 2006 y 2010. Se notificaron 2.185 accidentes de transporte terrestre, en los cuales 118 personas perdieron la vida: 91 hombres (77,1%), 26 mujeres (22%) y 1 persona de sexo desconocido. Dos de estas defunciones correspondieron al grupo de menores de 5 años de edad, 1 al grupo de 5 a 9 años, 11 al de 10 a 19 años, 30 al de 20 a 29 años, 34 al de 30 a 59 años y 6 al grupo de mayores de 60 años. La edad de 34 víctimas era desconocida (10). Los archivos policiales del período de 2005 a 2007 indicaron que se perpetraron 112 asesinatos. Entre 2005 y 2008 hubo 21 intentos de suicidio, 3.311 casos de lesiones, 39 secuestros y 1.929 delitos relacionados con las drogas. Las cifras no se desglosaron por edad y sexo, pero no se notificaron casos de delitos que afectaran a los niños (10). Las cifras preliminares del censo de 2010, que incluyó información tanto sobre los delitos notificados a la policía como sobre los incidentes no notificados, indicaron que durante el período de 12 meses entre 2009 y 2010 hubo 153 asesinatos, 220 secuestros, 124 incidentes de disparo de arma y 120 supuestos casos de violación (3).

Trastornos mentales

Durante el período reportado el gobierno redactó una política en materia de salud mental (2007), elaboró un plan estratégico de salud mental modificado para los períodos de 2007–2008 a 2010–2011 y un proyecto de ley de salud mental (2008). Desde 2000 está en funcionamiento un plan de salud mental para situaciones de emergencia o desastres. Aproximadamente 4% del gasto nacional en salud se asigna a la salud mental anualmente. Un estudio de tres años de evaluación de pacientes realizado de 2003 a 2005 en el Hospital Golden Hope, uno de los dos hospitales de salud mental que había en la isla en 2010, indicó que la mayoría de los 421 pacientes hospitalizados tenían un diagnóstico de esquizofrenia o un trastorno relacionado. El equipo que llevó a cabo en 2007 una evaluación del sistema de salud mental de Santa Lucía con el Instrumento de Evaluación para Sistemas de Salud Mental de la OMS (IESM–OMS) realizó cálculos que indicaron que hubo 840 ingresos y 826 egresos, con una estancia hospitalaria media de 55 días por egreso. Cuarenta por ciento de los diagnósticos de egreso se clasificaron en el grupo de diagnóstico de "trastornos mentales y de conducta debidos al uso de sustancias psicoactivas"; 33% en el de "otros trastornos mentales y de conducta; 16% en el de "trastornos neuróticos, relacionados con estrés y somatomorfos"; y cerca de 5,5% en el grupo de "trastornos del estado de ánimo (afectivos)" y "esquizofrenia y trastornos relacionados".

Casi todos los pacientes recibieron una o más intervenciones psicosociales. Por término medio, los pacientes fueron hospitalizados durante tres días por egreso (18). En 2009, el gobierno encargó la construcción de un hospital psiquiátrico de 104 camas; hasta el momento en que se redacta el presente informe, no había datos validados de pacientes del nuevo hospital psiquiátrico. En 2010, el Centro Nacional de Salud Mental y Bienestar incorporó 28 miembros nuevos a su personal, entre ellos un director, con miras a mejorar la atención y protección que se ofrece a los pacientes. La apertura de estos puestos representó un aumento de US$ 253.678 al año en el gasto destinado a la atención de salud mental en Santa Lucía (4).

Otros problemas de salud

Salud ocular

Durante el período comprendido entre 2008 y 2010 la Asociación para el Bienestar de las Personas Ciegas llevó a cabo, en conjunto con el Club de Leones, diversas actividades en el marco del Programa Visión 2020 para atender las necesidades de salud ocular a nivel nacional, con énfasis particular en las cataratas, el glaucoma, los defectos de refracción, la disminución de la agudeza visual y la ceguera infantil. Se realizaron 10.146 evaluaciones y 37.612 intervenciones. El Programa cubano de atención oftalmológica siguió prestando servicios a los habitantes de Santa Lucía en consultorios de atención oftalmológica. De marzo de 2008 a diciembre de 2010 un total de 2.736 personas acudieron a estos consultorios. El gobierno de Cuba también prestó apoyo para que se realizaran 827 operaciones quirúrgicas correctivas (9).

Factores de riesgo y protección

Actualmente no es fácil consultar los datos sobre los factores de riesgo. En 2012 se prevé realizar una encuesta con el método STEPwise de la OMS para la vigilancia de los factores de riesgo de las enfermedades crónicas (STEPS). Se introdujeron programas recreativos de acondicionamiento físico para todos los grupos de edad, incluidos los adultos mayores, en 24 centros de salud durante el período de notificación. En 2007, Santa Lucía participó en la Encuesta Mundial de Salud Escolar que se realizó entre los estudiantes de 13 a 15 años de edad para medir su consumo de alcohol y otras drogas, así como los comportamientos sexuales que contribuyen a las condiciones de salud. Los resultados revelaron lo siguiente: 4,7% de los estudiantes (15,4% hombres y 14,1% mujeres) habían consumido alcohol en una medida que afectaba su vida escolar; 22% (29,7% de hombres y 15,8% de mujeres) habían consumido drogas una o más veces en la vida; y 26% (38% hombres y 16,8% mujeres) habían tenido relaciones sexuales (19).

Políticas, Sistema De Salud Y Protección Social

POLÍTICAS DE SALUD

El gobierno de Santa Lucía se ha comprometido a garantizar que toda la población reciba atención de salud equitativa y de alta calidad, por lo que está trabajando para aplicar un modelo universal de cobertura destinado a dar acceso a intervenciones clave de promoción de la salud, prevención de enfermedades, curación y rehabilitación consideradas como fundamentales para lograr la equidad en la prestación y el uso de los servicios de atención sanitaria (16). En 2007, la OPS realizó un examen de la política sectorial del Ministerio de Salud para el período 1996 a 2006 con el fin de evaluar la situación de las principales políticas sanitarias durante el decenio anterior y el cumplimiento del sector con las convenciones internacionales relacionadas con la salud. Las conclusiones y recomendaciones de este examen destacaron que es necesario modificar la estructura orgánica para que refleje mejor las funciones del Ministerio y facilite la supervisión y coordinación, revitalizar el sistema de atención primaria de salud para que mitigue la carga que recae en los servicios secundarios y terciarios; utilizar de forma más dinámica las estrategias de promoción de la salud, y disponer de un sistema de información sanitaria capaz de suministrar la información requerida para la planificación basada en datos probatorios. Las iniciativas para atender esas necesidades se incorporaron en el Proyecto Acelerado de Sistema de Salud, cuyos principales objetivos consistieron en apoyar la ejecución del Plan Estratégico Nacional de Salud 2006–2011 y velar por que se concibieran y ejecutaran los elementos fundamentales del sistema, como el sistema de información sanitaria y gestión de la calidad para el Ministerio de Salud. El Plan Estratégico Nacional de Salud 2006–2011 se concibió para fortalecer la organización y gestión de los servicios sanitarios y sociales; mejorar y mantener los avances de salud y mejorar el bienestar de los residentes; lograr mayor equidad, rentabilidad y eficiencia en la asignación y utilización de los recursos de salud; conseguir personal bien capacitado y motivado; elaborar un sistema de información sanitaria eficaz para apoyar la planificación basada en datos probatorios; implantar un sistema de mejora de la calidad, y fortalecer la infraestructura sanitaria para apoyar el proceso de reforma en este sector (20).

DESEMPEÑO DE LOS SISTEMAS DE SALUD

La Empresa Nacional de Seguros siguió llevando a cabo su mandato de lograr que todos los habitantes de Santa Lucía gocen de protección social y financiera. La Empresa recibe contribuciones de las personas de 16 a 60 años de edad que forman parte de la fuerza laboral, a quienes les proporciona prestaciones como cobertura del seguro de enfermedad, discapacidad, maternidad y accidentes laborales, así como prestaciones en caso de fallecimiento. La Empresa paga una cuota anual al Ministerio de Salud para cubrir los gastos de hospitalización de los empleados. En 2010, la población de asegurados económicamente activa era de 49.158 y representaba 72,6% de la fuerza laboral. Los hombres asegurados totalizaron 23.571 (68,8% de la fuerza laboral masculina), mientras que las mujeres aseguradas sumaron 25.587 (84,1% de la fuerza laboral femenina) (14).

LEGISLACIÓN EN SALUD

Cinco instrumentos jurídicos principales orientan las políticas y los programas del Ministerio de Salud. La Ley de Salud Pública (1975) abarca los servicios y las prácticas de atención de salud, la salud y seguridad ocupacionales, los servicios veterinarios, los factores de riesgo para la salud y la notificación de ciertas enfermedades. La Ley de Salud Mental (1957), que precisa una revisión urgente, aborda los servicios de atención de salud mental. La Ordenanza Nosocomial (1992) cubre los cargos y honorarios relativos a los servicios hospitalarios y establece las obligaciones de pagos. La Ley de Enfermeras y Parteras (1993), que modifica la Ordenanza del Registro de Enfermeras y Parteras de 1966, rige los servicios de enfermería; la Ley de Enfermeras de Atención Primaria Familiar (1993) autoriza a las enfermeras de atención primaria familiar a recetar ciertos medicamentos, y la Ley de Farmacia (2000) reglamenta el registro de los farmacéuticos, el etiquetado de los productos farmacéuticos y los servicios generales de farmacia (20). La Ley de Personal de Salud se sancionó en 2009 y la Ley de Gestión de Residuos se modificó en 2007.

GASTO Y FINANCIAMIENTO EN SALUD

En Santa Lucía, los servicios de salud se financian mediante cuatro fuentes principales: el fondo consolidado (parte del presupuesto del gobierno), las contribuciones de los donantes, los pagos directos y los planes de seguro privados. El gasto del gobierno en salud aumentó de US$ 19.949 millones en el período comprendido entre 2005 y 2006 a US$ 26.681 millones en 2010 (21). Este aumento de aproximadamente 27% reflejó la importante inversión que se hizo en la atención de salud para mejorar la infraestructura física, unida a la creciente demanda de servicios del sistema de salud pública como consecuencia de los cambios en los perfiles demográfico y epidemiológico. El presupuesto de atención primaria de salud en el período de 2006 a 2007 representó 9,18% (US$ 2,1 millones) del presupuesto sanitario total. En el período de 2009 a 2010, la proporción del presupuesto total destinada a la atención primaria de salud aumentó a 16,8% (US$ 4.969.456) y los servicios secundarios recibieron 42,4% (9).

INVESTIGACIÓN Y GESTIÓN DEL CONOCIMIENTO

En 2008 se finalizó la primera etapa de una encuesta sobre la carga de morbilidad. La encuesta se centró en las enfermedades transmitidas por los alimentos, sobre todo las enfermedades diarreicas, y se orientó a determinar los factores y microorganismos causales de tales enfermedades. Los resultados señalan la necesidad de disponer de protocolos e iniciativas de calidad para el manejo de las personas con enfermedades transmitidas por los alimentos (22).

SERVICIOS DE SALUD

El sistema de salud de Santa Lucía comprende los niveles de atención primaria, secundaria y terciaria, y los servicios se dividen por igual entre los sectores público y privado. Se calcula que cada año unas 80.000 personas tienen acceso a los servicios de atención primaria y 9.000 a los sistemas de atención hospitalaria y atención secundaria (16). El sistema de salud a cargo del Estado se organiza administrativamente en ocho regiones geográficas; se calcula que presta 50% de la atención primaria y 90% de los servicios de atención secundaria a la población residente y a los visitantes. La atención hospitalaria secundaria es prestada por el Hospital Victoria, un establecimiento completamente financiado por el gobierno que cuenta con 160 camas; el Hospital St. Jude, parcialmente financiado por el gobierno y con 70 camas, y el Hospital Tapion, que funciona con fondos privados y dispone de 30 camas. En septiembre de 2009, un incendio ocasionó daños en el Hospital St. Jude, lo que obligó a reubicarlo en un centro con 34 camas (20). En 2010 se comenzó a construir un nuevo establecimiento de 90 camas.

Productos farmacéuticos y tecnología en salud

Santa Lucía adquiere productos farmacéuticos mediante el Servicio de Adquisición de Productos Farmacéuticos de la Organización de los Estados del Caribe Oriental. El Servicio cuenta con un comité formal que examina la lista de productos farmacéuticos esenciales a intervalos regulares. El sector privado opera al margen de este Servicio y no hay ningún sistema nacional de fijación de precios que controle el costo de los productos farmacéuticos en este sector. El costo de los productos farmacéuticos adquiridos por el sector público en 2010 se calculó en US$ 2.208.399 (9).

Conocimiento, Tecnología, Información Y Gestión De Recursos Humanos

En 2010, 86,4% de los hogares tenían televisión −75% con acceso a televisión por cable– y 38,6% poseían una computadora, aunque solo 26,5% disponía de una conexión a Internet (3).

PRODUCCIÓN CIENTÍFICA EN SALUD

En 2006, Santa Lucía adquirió y puso en práctica un sistema de información sanitaria que al año siguiente se modificó y puso a prueba en cinco sitios diferentes; incluye varios programas: la Red Nacional de Información sobre Medicamentos, el Sistema de Información de Salud Ambiental, el módulo de salud pública del Sistema Nacional de Información Sanitaria, un registro de salud electrónica y un sistema de registro de pacientes. La ampliación del sistema estaba prevista para 2011, sin embargo, sigue habiendo dificultades para obtener información sanitaria oportuna y pertinente. Por ejemplo, no se recopilaron datos sobre la mortalidad en 2009 y 2010, y los datos sobre la morbilidad procedentes tanto de los hospitales como de los centros de salud no estaban fácilmente disponibles en un formato codificado y desglosado (4).

RECURSOS HUMANOS

El sector sanitario experimentó una escasez de profesionales de la salud durante el período reportado, en particular, de los servicios de enfermería y especialidades, tanto en los hospitales de referencia como en los servicios de salud comunitaria. Según los administradores del Ministerio de Salud, en 2011 hubo escasez en la prestación de servicios de especialidades médicas como la radiología, la anatomía patológica, la ortopedia, la obstetricia y la ginecología. El despliegue de los recursos humanos en el sector de la salud está reglamentado y administrado por el Ministerio de Administración Pública. El registro de los profesionales de la salud es supervisado por el Consejo Médico, el Consejo de Enfermería y el Consejo de Farmacia. En 2010, Santa Lucía finalizó una evaluación inicial de los recursos humanos nacionales para la salud y consiguió el apoyo de la Secretaría del Commonwealth para planificar la fuerza laboral y formular políticas. La evaluación permitió concluir que la cantidad de personal era insuficiente y que las descripciones de los puestos de trabajo debían redistribuirse y modificarse (9). En el cuadro 4 se indican las cifras correspondientes a 2010 sobre el personal sanitario obtenidas de la base de datos del Ministerio de Salud.

1-santa luca-e-t4.jpg

La Arthur Lewis Community College es la única institución local que forma profesionales sanitarios. En el período comprendido entre 2006 y 2010 se graduaron 123 enfermeras y 12 parteras de esta universidad (23). Los otros profesionales de la salud tienen que capacitarse en instituciones regionales e internacionales, lo que conlleva costos elevados. La migración del personal de salud no es una preocupación para Santa Lucía, ya que entre 2006 y 2010 solo 38 (0,4%) de los emigrantes internacionales eran profesionales de la salud (3).

Salud Y Cooperación Internacional

Santa Lucía es miembro de la Commonwealth, la Comunidad del Caribe (CARICOM) y la Organización de los Estados del Caribe Oriental (OECO); además, ha establecido alianzas con otras organizaciones regionales e internacionales. Durante el período de notificación recibió apoyo del Banco Mundial, a través del Proyecto de Recuperación del Huracán Tomás, para rediseñar y construir un nuevo establecimiento de salud en el Hospital Dennery y centros de salud en Jacmel, Etangs, Entrepot y Soufrière. El Banco Mundial también financió iniciativas de mitigación de desastres para los centros de salud de Laborie, Ti Rocher, Castries y Monchy. El Banco de Desarrollo del Caribe otorgó un préstamo en condiciones favorables por el monto de US$ 3.312.598 para realizar reparaciones menores en 15 centros de salud y apoyar la creación del Sistema Nacional de Información Sanitaria (9). La OPS ha prestado apoyo continuo a través del plan de trabajo y presupuesto bienales, y también ha proporcionado asistencia técnica para fortalecer diversos programas del Ministerio de Salud, entre ellos, los que abordan las enfermedades crónicas no transmisibles, la salud ambiental, la salud sexual y reproductiva, y el fortalecimiento de los sistemas sanitarios. El Fondo de Población de las Naciones Unidas (FNUAP) ayudó a mejorar la protección social mediante la prestación de apoyo técnico para la preparación de documentos operativos relacionados con la puesta en servicio de la nueva residencia para personas mayores y el albergue provisional para niños. El Banco Mundial, el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/Sida (ONUSIDA) y el Plan de Emergencia para el Alivio del SIDA del Presidente de Estados Unidos (PEPFAR) prometieron apoyar el fortalecimiento de los sistemas relacionados con la infección por el VIH/sida, mientras que la Secretaría del Commonwealth y el PEPFAR prestaron apoyo técnico para la evaluación de los recursos humanos, la planificación de la fuerza laboral y el desarrollo estratégico. La Unión Europea ayudó a formular el Plan Estratégico Nacional de Salud 2006–2011. El gobierno de Cuba prestó apoyo para la capacitación de las enfermeras y los médicos, y facilitó enfermeras y nefrólogos para la unidad de diálisis del Hospital Victoria.

Síntesis Y Perspectivas

Santa Lucía ha resentido los efectos de la crisis económica mundial y ha trabajado con ahínco para superarlos. De 2006 a 2010 el PIB casi se duplicó y los ingresos per cápita aumentaron; asimismo la población aumentó 5,1%. Las personas mayores de 60 constituyen actualmente 11,9% de la población, lo que pone de relieve la importancia de abordar las necesidades de los adultos mayores en todas las políticas y los programas del gobierno en materia de planificación del desarrollo. Debe hacerse hincapié en la planificación de la salud para garantizar el mantenimiento de la buena salud, la prestación de servicios para subsanar déficits de salud y el análisis de los costos de todas las intervenciones sanitarias, incluida la atención de salud gratuita no cuantificada que es prestada por los miembros de la familia, sobre todo mujeres. Un porcentaje elevado (35,4%) de la población tiene menos de 19 años de edad, por lo que el gobierno debe seguir velando por que se asignen recursos suficientes a la salud y la educación de los niños y los adolescentes.

El gobierno ha continuado los programas encaminados a cumplir los Objetivos de Desarrollo del Milenio y el país está en vías de alcanzar el objetivo 2 (lograr la educación primaria universal) y el objetivo 4 (reducir la mortalidad infantil) para 2015. Se han realizado avances con respecto a los otros objetivos, aunque aún queda mucho por hacer. Durante el período de notificación la pobreza se redujo y la educación se hizo más accesible; asimismo, el acceso al agua y el saneamiento mejoró, y los esfuerzos orientados a lograr la seguridad alimentaria y nutricional están empezando a dar resultados.

En el presente quinquenio se ha hecho mucho hincapié en la salud: se está mejorando la infraestructura sanitaria, se han emprendido programas nuevos, se ha facilitado el acceso a los servicios, la cobertura de vacunación sigue siendo elevada y se ha reducido la mortalidad maternoinfantil. Es necesario abordar los problemas relacionados con el manejo de datos y la atención debe concentrarse en el problema de salud más grave que el país afronta: las enfermedades no transmisibles. Además, debe darse mucha más importancia a la planificación y a los programas para propiciar cambios en el modo de vida que prevengan y atenúen los efectos de las enfermedades no transmisibles. Los esfuerzos de promoción de la salud deben ser más visibles e integrales. La investigación es de importancia fundamental para determinar las razones de la elevada prevalencia del cáncer.

Referencias

  1. Caribbean Development Bank. About Saint Lucia [sitio de internet]; 2007. . Consultado el 27 de febrero de 2012.
  2. Wikipedia, the Free Encyclopedia. Saint Lucia [sitio de internet]. . Consultado el 7 de julio de 2011.
  3. Saint Lucia, Central Statistics Office. 2010 Population and Housing Census, Preliminary Report (actualizado en abril de 2011) [internet]; 2011. . Consultado el 16 de febrero de 2012.
  4. Ministry of Health. (Datos sin publicar). Santa Lucía; 2010.
  5. United Nations Database. Nation master.com. People Stats: Saint Lucia vs the United States.
  6. Prime Ministers Office, Government of Saint Lucia. Budget Address for the Financial Year 2010–2011. The Road to Recovery: Engineering Growth, Engendering Social Cohesion and Building Resilience to External Shocks [internet]. Santa Lucía; 2010. . Consultado el 27 de febrero de 2012.
  7. Saint Lucia. Ministry of Finance. Economic and Social Review 2010 [internet]; 2012. . Consultado el 27 de febrero de 2012.
  8. Government of Saint Lucia and the Caribbean Development Bank. Saint Lucia Country Poverty Assessment Report. Preparado por Kairi Consultants, Ltd.; 2008.
  9. Government of Saint Lucia. (Datos sin publicar del Ministerio de Salud para el servicio de diálisis). Santa Lucía; 2010.
  10. Royal Saint Lucia Police Force. Police records (inédito); 2010.
  11. Saint Lucia Waste Management Authority. Solid Waste Management Report; 2011.
  12. Economic Commission for Latin America. Saint Lucia. Macro Socio–Economic and Environmental Assessment of the Damage and Losses Caused by Hurricane Tomas: A Geo–Environmental Disaster. Towards Resilience. Preliminary draft; 2010.
  13. Saint Lucia, Prime Minister. Budget address; 2009.
  14. Saint Lucia, National Insurance Corporation; 2010.
  15. Saint Lucia, Government Statistics Department. 2001 Population and Housing Census Report [internet]; 2001. . Consultado el 16 de febrero de 2012.
  16. Pan American Health Organization/World Health Organization. Policy Review and Analysis of the Saint Lucia Universal Health Care Initiative. Washington, DC: OPS/OMS; 2011.
  17. United Nations, General Assembly Special Session on HIV/AIDS. UNGASS 2008 Saint Lucia [internet]; 2008. . Consultado el 27 de febrero de 2012.
  18. World Health Organization. WHO–AIMS Report on Mental Health System in Saint Lucia [internet]; 2009. . Consultado el 27 de febrero de 2012.
  19. Saint Lucia, Ministry of Health. Global School–based Student Health Survey 2007 [internet]. . Consultado el 15 de febrero de 2012.
  20. Saint Lucia. Ministry of Health. National Strategic Plan for Health Quality Health Care for Life 2006–2011; 2006.
  21. Saint Lucia. Ministry of Finance. Budgetary Estimates; 2010.
  22. Saint Lucia. Ministry of Health. Estimating the Burden of Acute Gastrointestinal Illnesses in Saint Lucia; 2008.
  23. Saint Lucia. General Nursing Council (indédito); 2010.

1Para calcular el coeficiente de endeudamiento se utilizó un cambio de base del PIB para la serie de años de 1990 a 2006. La moneda de Santa Lucía es el dólar del Caribe Oriental (EC$); EC$ 2,70 = US$ 1.

2Se calculó que el umbral de la pobreza es de US$ 5,22 por día o US$ 1.904,37 por año.

3Se calculó que la indigencia equivale a ganar US$ 1,27 por día o US$ 588,02 por año.

Última actualización el Jueves 11 de Abril de 2013 13:52