OPS Uruguay

Skip to content



Destacados

Las noticias más recientes

Las mujeres y los hombres enfrentan diferentes riesgos de enfermedades crónicas

2 de marzo de 2011.- Enfermedades crónicas tales como los problemas cardíacos, los accidentes cerebro-vasculares y el cáncer son las causas principales de muerte tanto para hombres como para mujeres a nivel mundial, pero tomar en cuenta las diferencias en cómo estas enfermedades afectan a cada género es esencial para una lucha exitosa contra ellas, afirman los expertos en género y salud pública.

“Al contrario que las enfermedades infecciosas o las complicaciones reproductivas que mataban a nuestros ancestros, las enfermedades crónicas no transmisibles son, de manera predominante, enfermedades vinculadas al estilo de vida y al comportamiento”, afirmó la doctora Marijke Velzeboer, asesora en género, diversidad y derechos humanos de la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS). “Estas enfermedades y los factores de riesgo están muy influenciados por los roles y las expectativas de la sociedad”, aseveró la experta.

Velzeboer realizó estas consideraciones en un panel de discusión sobre “Enfermedades Crónicas No Transmisibles: una Prioridad de la Salud de las Mujeres” que se celebró el viernes pasado en Nueva York, con el objetivo de enfatizar la necesidad de incorporar la perspectiva de género en la Reunión de Alto Nivel sobre la Prevención y el Control de las Enfermedades no Transmisibles, que será parte de la Asamblea General de las Naciones Unidas en septiembre de este año.

Velzeboer y otros panelistas indicaron que los roles de género crean distintas expectativas y comportamientos en hombres y mujeres, que afectan la incidencia de las enfermedades crónicas y sus consecuencias. Esto incluye el uso de tabaco, el ejercicio y la búsqueda de tratamiento médico. Otras diferencias importantes son:

Las mujeres tienden a ser afectadas por estas enfermedades crónicas más jóvenes que los hombres.
Las mujeres viven más tiempo que los hombres, pero con mayores discapacidades y menor protección social (por ejemplo, como jubiladas) que los hombres. 
Como hijas, hermanas y trabajadoras informales, las mujeres suelen ser las principales –y muchas veces no pagas- proveedoras de cuidados de salud a largo plazo para quienes sufren enfermedades crónicas.

La directora regional para América Latina y el Caribe de ONU Mujeres, Gladys Acosta, subrayó que el derecho a la salud es un claro mandato en materia de derechos humanos que emerge de la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer.
 
La doctora Aurora Del Río, del Centro Nacional de Equidad de Género y Salud Reproductiva de México, hizo un estudio sobre la incidencia de la diabetes en hombres y mujeres en México y encontró que los roles de género eran un fuerte determinante sobre los riesgos de padecer una enfermedad crónica. Con este estudio como base, la Secretaría de Salud de México lanzó una campaña nacional de promoción de salud, que fue destacada por la OPS en 2008 como una de las Mejores Prácticas que Incorporan la Perspectiva de Igualdad de Género en Salud.

El profesor Trevor Hassell, de la Comisión Nacional para Enfermedades Crónicas No Transmisibles de Barbados, subrayó que los porcentajes de obesidad en los países del Caribe pueden ser hasta cuatro veces más altos en mujeres que en hombres. En Barbados, por ejemplo, el 7% de los niños de 9 años y el 13% de las niñas son obesos. Entre adultos, las discapacidades y la mortalidad que resultan de la diabetes han aumentado más para las mujeres que para los hombres.
 
Hasta no hace mucho tiempo, las mujeres no tenían suficiente representación ni como investigadoras ni tampoco como objetos de estudio en materia de enfermedades crónicas, planteó la doctora Vivian Pinn, directora de la Oficina de Investigación sobre la Salud de la Mujer, del Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos (NIH es su sigla en inglés). “Desde pequeños, sabemos que los niños y las niñas son diferentes. Pero hubo que hacer mucha promoción para que se legislara sobre la obligación de que se incluya el mismo número de hombres y mujeres en los estudios financiados por NIH”, afirmó Pinn. La experta llamó a buscar estrategias innovadoras para aumentar el número de mujeres investigadoras, lo que incluye programas para el reingreso de las que son madres.

Los miembros del panel reunido este viernes recomendaron que la Reunión de Alto Nivel de Enfermedades No Transmisibles se centre especialmente en los factores de género vinculados a los riesgos de estas enfermedades, sus tratamientos y su cuidado. Además, el profesor Hassell exhortó a los promotores de las mujeres y el género a establecer un grupo de estudio de la sociedad civil, bajo la Oficina del Presidente de la Asamblea General de la ONU, y urgió a que las organizaciones que tratan estos temas sean incluidas en las delegaciones nacionales que asistirán a la reunión.

El panel fue organizado por la OPS/OMS, ONU Mujer y las misiones ante las Naciones Unidas de México y Barbados. Entre los asistentes estuvieron los delegados de misiones permanentes de las Naciones Unidas, funcionarios de gobiernos visitantes y representantes de organizaciones no gubernamentales que se reunieron para la 55ª Sesión de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer.

Para más información, por favor contactarse con Oswaldo Gomez, Organización Panamericana de la Salud, Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla


 

 

FacebookFlickr

Avda. Brasil 2697, Aptos. 5, 6 y 8, 2do. Piso - cp: 11300, Montevideo Uruguay.
Casilla de Correo 1821 Montevideo Uruguay
Tel: (+598) 2707-3590; Fax: (+598) 2707-3530
Info: pwr@uru.ops-oms.org -  Web: webinfouru@uru.ops-oms.org