Prevención y Control de Enfermedades / Enfermedades Transmisibles / Enfermedad de Chagas

Plan Estratégico Nacional de Chagas, 2003–2007

(JICA, Secretaría de Salud Honduras, OPS/OMS, CIDA-Canadá)
PENCHAGAS

Texto completo (42 pp, PDF, 3276 Kb)
I. Introducción
II. Análisis de situación

- Expresión del problema
- Causas del problema
III. Análisis de respuesta
Rhodnius prolixus
- Determinación del área de trabajo
- Encuesta entomológica basal
- Estratificación de las localidades
- Eliminación y control de los vectores
- Vigilancia con participación de la comunidad y post-rociamiento
Triatoma dimidiata
- Determinación del área de trabajo
- Encuesta entomológica basal
- Estratificación de las localidades
- Eliminación y control de los vectores
- Vigilancia entomológica
- Control de la transmisión transfusional
- Detección de infección reciente
IV. Planificación estratégica
V. Bibliografía

Otras iniciativas subregionales
- AMCHA (Amazonas)
- INCOSUR (Cono Sur)

Página Chagas OPS

En Honduras, el Plan Estratégico Nacional sobre Chagas (PENCHAGAS) fue elaborada dentro del marco de la Iniciativa de los Países de Centro América para la Interrupción de la Transmisión Vectorial y Transfusional de la Enfermedad de Chagas (IPCA) en colaboración con la Agencia Japonesa de Colaboración Internacional (JICA), la Secretaría de Salud Honduras, y la Agencia Canadiense de Desarrollo Internacional (CIDA-Canada).

La Enfermedad de Chagas o Tripanosomiasis Americana fue descubierta en 1909 por el Dr. Carlos Chagas en Brasil y es endémica en la mayoría de los países latinoamericanos en donde constituye un serio problema de salud pública. Se estima que unos 20–25 millones de personas están infectadas con el parásito, de los cuales unos 6–8 millones tienen o tendrán alguna manifestación clínica de la forma crónica.

La transmisión vectorial por insectos hematófagos obligatorios de la subfamilia Triatominae, en áreas tradicionalmente endémicas y en nuevas áreas, sigue representando la mayoría de las 200,000 nuevas infecciones que ocurren anualmente en América Latina, de acuerdo a la incidencia estimada para el año 2000.(Control of Chagas Disease: Report of the WHO Expert Comittee. WHO Technical Report Series, 905, 2002).En la transmisión vectorial de la enfermedad de Chagas intervienen diversos factores—sociales, económicos, ecológicos y culturales—que determinan el tipo de vivienda y relación ecosistémica que favorece la colonización domiciliaria del vector y la vulnerabilidad de las comunidades al riesgo de infección.

El primer caso humano de enfermedad de Chagas se conoce en Honduras desde 1960, pero no fue hasta la década de los años 70 y de los años 80 en que se realizaron los primeros estudios seroepidemiológicos y entomológicos nacionales que demostraron la distribucion de los dos vectores principales (Rhodnius prolixus y Triatoma dimidiata), y su asociación con el tipo de vivienda y la seroprevalencia por Trypanosoma cruzi en diferentes zonas de Honduras (Ponce y Zeledón, 1973; Ponce 1974).

Durante la XIIIa Reunión del Sector Salud de Centroamérica (RESSCA) realizada en 1997, los países del área Centroamericana establecieron en su Resolución No. 13 que el "Control de la Enfermedad de Chagas era una actividad prioritaria en los países de Centroamérica" (Informe XIII RESSCA, Belice City, Belice. 1997).

Para el cumplimiento de la anterior se acordó la implementación de un Programa Multinacional para la Interrupción de la transmisión vectorial de la enfermedad de Chagas y la eliminación de la transmisión transfusional del T. cruzi, que se conoce como Iniciativa de los países de Centroamérica (IPCA). Esta Iniciativa, lanzada en la ciudad de Tegucigalpa en Octubre de 1997, toma como eje de trabajo la elaboración de los planes de acción con sus respectivos presupuestos, con el objetivo de garantizar los fondos necesarios para llevar a cabo las acciones. Al mismo tiempo, los delegados adoptaron las siguientes recomendaciones:

  1. Presentar a las respectivas Secretarías de Salud, los planes de acción y los presupuestos, con el objetivo de asegurar los fondos y el personal necesario para el funcionamiento efectivo y coordinado de la Iniciativa.
  2. Crear una Comisión Técnica Intergubernamental para dar seguimiento a las actividades y evaluación de metas propuestas por los países, integrada por delegados de las Secretarías de Salud de Belice, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Panamá; que se reunirá anualmente de manera rotativa en cada uno de los países. La OPS/OMS será la encargada de la Secretaría Técnica de esta Comisión.
  3. Promover y utilizar la red de instituciones existentes en los países de Centroamérica para realizar investigaciones entomológicas y epidemiológicas que contribuyan a mejorar los programas de control y evaluar su impacto (Informe Reunión Sobre Vectores de la Enfermedad de Chagas en los Países de Centroamérica. Tegucigalpa, Honduras. Octubre 1997).

Hasta la fecha se han realizado seis reuniones anuales de la Comisión Intergubernamental de la Iniciativa de Centroamérica. El desarrollo de las actividades en los países del área no ha sido homogéneo, incluso en alguno de ellos aun no se considera que la enfermedad de Chagas sea un problema prioritario de salud pública.

En la 51a Asamblea Mundial de la Salud realizada el 16 de mayo de 1998, ésta declaró su compromiso de eliminar la transmisión de la enfermedad de Chagas para finales del año 2010 y pidió a todos los Estados Miembros con poblaciones todavía afectadas por dicha enfermedad, que determinarán con precisión la extensión de la enfermedad, en particular la distribución y comportamiento de los vectores implicados en su transmisión. Además, se solicitó que se llevarán a cabo, ensayos sobre la sensibilidad de estos vectores a los insecticidas usados; la elaboración de planes de acción; la conformación de comisiones técnicas ínter países para iniciar la certificación de la eliminación; así como la coordinación de las contribuciones de la comunidad internacional, incluidos los organismos multilaterales, bilaterales y ONG (Resolution WHA. 51.14, 16 mayo 1998).

En la XIVa Reunión del Sector Salud de Centroamérica (RESSCA) realizada en la ciudad de Guatemala en agosto de 1998, los ministros de salud ratificaron que el control de la Enfermedad de Chagas es una actividad prioritaria para la subregión, aprobaron la preparación de un proyecto subregional para la eliminación de la transmisión y la realización de la primera reunión de seguimiento en la ciudad de Guatemala en octubre de 1998 (Informe XIV RESSCA. Guatemala, Guatemala 1998).

En la XVa Reunión del Sector Salud de Centroamérica (RESSCA) realizada en la ciudad de San Salvador en octubre de 1999, los ministros de salud reconocieron la importancia y gravedad de la enfermedad de Chagas en la subregión, e instaron a los países a redoblar esfuerzos para su control y eliminación, ratificando la realización de la segunda reunión de seguimiento de la Iniciativa Centroamericana en la ciudad de Managua (Nicaragua), en octubre de 1999 (Informe XV RESSCA. San Salvador, El Salvador, 1999).

En respuesta a este importante problema de salud, la Secretaría de Salud de Honduras ha planteado entre una de sus políticas y prioridades, el control de las enfermedades transmitidas por vectores, entre ellas particularmente la enfermedad de Chagas (fuente: Plan de Gobierno en Política de Salud 2002–2006). Acorde a estas políticas, se ha elaborado este Plan Estratégico Nacional, para la prevención y control de la enfermedad Chagas, a través de un proceso sostenido de planificación participativa durante diversos talleres y reuniones técnicas de trabajo. Esta actividad ha sido desarrollada coordinada por la Secretaría de Salud con el apoyo técnico de la OPS/OMS, contó con una amplia participación multisectorial: Secretaría de Obras Públicas, Transporte y Vivienda (SOPTRAVI), Programa Nuestras Raíces / Fondo Hondureño de Inversion Social (FHIS), además de diversos organismos internacionales de cooperación técnica de los siguientes países: Japón, Canadá, Taiwán y Suecia. Las ONG internacionales y nacionales que participaron incluyen: Visión Mundial Honduras, Médicos Sin Fronteras España y Asociación de la Bolsa Samaritana/ Consejo Técnico para el Desarrollo ASB/COTEDIH. También contamos con las presencia de representantes de grupos étnicos Lencas.

La estructura del PENCHAGAS ha sido organizada en cuatro capítulos:

  • El primero contiene una introducción general donde se explica y justifica la elaboración del PENCHAGAS, además de todo el proceso de planificación estratégica que se siguió para su elaboración.
  • En el segundo incluye un análisis de situación.
  • El tercer capítulo se dedica al análisis de respuesta, el cual contiene los principios rectores y las estrategias que se proponen para abordar el problema, las metas globales desagregadas en planes de acción por cada área estratégica, estos están indicados en matrices siguiendo la metodología del marco lógico: objetivos, indicadores, fuentes de verificación y supuestos y por último los mapas de las zonas en donde se realizará el trabajo con la cooperación externa, 2003–2007.
  • El cuarto capitulo la bibliografía consultada para la elaboración de este documento.