Buenos Aires, 12 de marzo de 2018 (OPS/OMS).- Fallecidos por olas de calor, aumento de los desastres tales como las inundaciones, y cambios en las enfermedades transmitidas por mosquitos son algunas de las consecuencias sanitarias del cambio climático, advirtieron expertos y funcionarios de Sudamérica que participaron de un taller para avanzar en el desarrollo de planes nacionales de adaptación al cambio climático, realizado por la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS), con el apoyo del Gobierno argentino.

Referentes de los ministerios de Salud y Ambiente de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela participaron en Buenos Aires del Taller regional sobre Salud en Planes Nacionales de Adaptación al Cambio Climático con el fin de contribuir al proceso de construcción de los Planes Nacionales de Adaptación al Cambio Climático (PNAD), creado en el marco de la agenda mundial sobre cambio climático de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC).

Mesa Cambio Climático 2018“El cambio climático representa la mayor amenaza para la salud mundial del siglo XXI. Muestras recientes de ello son la intensidad y frecuencia de los fenómenos climáticos en nuestra región, con sus efectos devastadores en la salud y nefastas consecuencias económicas y financieras”, explicó la representante de la OPS/OMS en Argentina, Maureen Birmingham, durante la apertura. Según datos de la OMS, se prevé que entre 2030 y 2050 el cambio climático cause unas 250.000 defunciones adicionales cada año, debido a la malnutrición, el paludismo, la diarrea y el estrés calórico.

De la inauguración de la reunión también participaron el director de Adaptación al Cambio Climático de la Nación, Lucas Di Pietro, quien anticipó que en los próximos meses Argentina comenzará a trabajar en el diseño del plan nacional de adaptación al CC. También estuvo presente en la apertura la subsecretaria de Programación Técnica y Logística del Ministerio de Salud de la Nación, Aixa Maisa Havela; y el asesor de Cambio Climático y Salud de la OPS/OMS, Daniel Buss.

Durante el encuentro, los participantes analizaron el proceso de los PNAD, los mecanismos de financiación, las experiencias de Sudamérica en relación al cambio climático y salud, el marco operacional para el desarrollo de sistemas de salud resilientes al clima, la identificación de brechas y prioridades para la elaboración de proyectos y distintos ejercicios para la preparación de planes de trabajo.

Los sistemas de salud resilientes son aquellos que tienen la capacidad de adaptarse a las situaciones adversas, como pueden ser los fenómenos relacionados al clima. Los participantes también hicieron referencia a la necesidad de construir hospitales inteligentes, que resistan los efectos del cambio climático y garanticen una respuesta de "calidad" ante desastres.

Como resultado del taller, los países se comprometieron a avanzar en el desarrollo de planes de adaptación al cambio climático en el ámbito de la salud, proceso que contará con el acompañamiento de la OPS. La elaboración de los planes habilita además a los países a acceder a distintos mecanismos de fondos internacionales vinculados a esta temática.

“Debemos preocuparnos por la aplicación de políticas que permitan mitigar el cambio climático y promover la salud pública en los próximos años. Para tal fin, urge garantizar que la salud esté de ahora en adelante mejor representada en los foros y talleres internacionales, como en este caso, así como en la toma de decisiones”, subrayó Birmingham.