Buenos Aires, octubre de 2019 (OPS/OMS).- Alrededor de 300 médicos y enfermeros de siete países caribeños recibieron entrenamiento sobre toma de muestras de laboratorio, como parte del proyecto de cooperación que lleva adelante Argentina con la Comunidad del Caribe (CARICOM) para el fortalecimiento de la detección y vigilancia de la resistencia antimicrobiana (RAM), con el apoyo de la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS).

Profesionales de Guyana, Barbados, San Vicente y las Granadinas, Grenada, Dominica, San Cristóbal y Nieves y Antigua y Barbuda realizaron el entrenamiento en toma de muestras de laboratorio para mejorar la calidad de las mismas y facilitar la detección de la resistencia antimicrobiana.

IMG 8960

Los médicos necesitan que los resultados proporcionados por el laboratorio de microbiología sean precisos, significativos y clínicamente relevantes. Para proporcionar ese nivel de calidad, el laboratorio requiere que todas las muestras de microbiología se seleccionen, recolecten y transporten adecuadamente para optimizar el análisis y la interpretación de los resultados.

De las capacitaciones -realizadas durante la última semana de septiembre y las primeras dos semanas de octubre- participaron médicos y enfermeros del sistema público y privado de los países, además de los puntos focales de laboratorio en RAM en cada una de las naciones caribeñas. El objetivo es que los participantes puedan replicar y transferir a su vez los contenidos aprendidos en las instituciones en las que se desempeñan.

Los entrenamientos fueron brindados por la licenciada Genara Romero Thomas, consultora de la OPS/OMS en Argentina. Como parte de la misión, también se entregaron a los laboratorios a cargo de la vigilancia en resistencia antimicrobiana de los países caribeños reactivos para la detección de mecanismos de resistencia de importancia clínica.

El proyecto de “Fortalecimiento de la detección y vigilancia de la resistencia antimicrobiana (RAM) nacional y regional en los estados miembros de CARICOM" se implementa a través de la Cooperación entre Países para el Desarrollo Sanitario (CCHD, por sus siglas en inglés), el enfoque adoptado por la OPS para apoyar la Cooperación Sur-Sur y Triangular.

Como parte de la misión, también se entregaron a los laboratorios a cargo de la vigilancia en resistencia antimicrobiana de los países caribeños reactivos para la detección de mecanismos de resistencia de importancia clínica.

La iniciativa es llevada adelante por el Gobierno argentino, de la mano de la Cancillería argentina, la Administración Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud (ANLIS-Malbrán) y el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA), con el apoyo de la OPS/OMS y la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE).

Como parte del proyecto, un grupo de profesionales de Guyana, Surinam, Barbados y Jamaica se capacitarán esta semana en Buenos Aires en salud animal para contribuir a la detección de la resistencia desde la toma de muestras de animales en frigoríficos hasta la vigilancia en laboratorio. Las capacitaciones las llevará adelante el SENASA, con el apoyo de la OPS/OMS.

Taller2

Desde su descubrimiento, los antibióticos han servido como la piedra angular de la medicina moderna. Sin embargo, el persistente abuso y mal uso de antibióticos en la salud humana y animal han favorecido la aparición y propagación de la resistencia antimicrobiana, la cual ocurre cuando los microbios, como las bacterias, se vuelven resistentes a los medicamentos utilizados para tratarlas.

Como parte del proyecto, un grupo de profesionales de Guyana, Surinam, Barbados y Jamaica se capacitarán esta semana en Buenos Aires en salud animal para contribuir a la detección de la resistencia

Cada vez es mayor el número de infecciones —por ejemplo, neumonía, tuberculosis, gonorrea y salmonelosis— cuyo tratamiento se vuelve más difícil debido a la pérdida de eficacia de los antibióticos. Se estima que para 2050, 10 millones de personas morirán cada año debido a la resistencia antimicrobiana a menos que se genere una respuesta global.

En la Asamblea General de las Naciones Unidas de septiembre de 2016, los Jefes de Estado se comprometieron a abordar de forma amplia y coordinada las causas profundas de la RAM en diferentes sectores, en particular los de la salud humana, la salud animal y la agricultura. La OPS/OMS está prestando apoyo a los Estados Miembros en la elaboración de planes de acción nacionales sobre la RAM basados en el plan de acción mundial.