Buenos Aires, marzo de 2020 (OPS/OMS).- Funcionarios de Epidemiología, laboratorio e inmunizaciones de la provincia de Buenos Aires participaron de un taller de fortalecimiento para la respuesta rápida a brotes de sarampión con el fin de actualizar conocimientos y mejorar la coordinación de las acciones para implementar medidas de control de manera rápida, eficiente y oportuna ante casos de sarampión.

El taller, realizado a finales de febrero, permitió analizar los últimos avances en torno a la detección, notificación e investigación ante un brote de sarampión, y capacitar para la documentación de las acciones de control del brote e interrupción de la circulación del virus.

Además, la asesora regional en Inmunizaciones de la OPS/OMS, Desireé Pastor, presentó la situación del sarampión en el mundo y la Región de las Américas. Los participantes también analizaron la situación epidemiológica de Argentina.

reunion sarampion

A finales del año pasado, el Ministerio de Salud de la Nación puso en marcha -con el apoyo de la OPS/OMS- un plan de acción para controlar la aparición de los casos, específicamente en la provincia de Buenos Aires, que consiste en mejorar las coberturas de vacunación y detección de los casos, además de sensibilizar a la población general para seguir las recomendaciones de vacunación según la situación epidemiológica de cada municipio de residencia.

Las acciones buscaron desde un inicio promover la consulta precoz ante la aparición de los síntomas compatibles con la enfermedad y trabajar con los equipos de salud en torno a las recomendaciones que deben seguir en caso de sospecha de un caso.

Dada la situación epidemiológica mundial y el masivo tránsito de viajeros desde y hacia países con circulación viral, existe alto riesgo de importación de casos y desarrollo de brotes si una persona enferma o que esté incubando la enfermedad ingresa al país. Para evitarlo, es fundamental que toda la población esté correctamente vacunada. En Argentina la enfermedad se encuentra eliminada desde el 2000, pero para mantener esa situación son necesarias altas coberturas de vacunación.

El sarampión es una enfermedad grave y fácilmente transmisible a personas susceptibles. Se transmite por gotículas procedentes de la nariz, boca y faringe de las personas infectadas. Los síntomas iniciales, que suelen aparecer entre 8 y 12 días después de la infección, consisten en fiebre alta, rinorrea, inyección conjuntival y pequeñas manchas blancas en la cara interna de la mejilla.

En el marco del encuentro, se desarrolló una reunión de la Comisión para la Certificación de la eliminación de la circulación endémica de Sarampión, Rubéola y Síndrome de Rubéola Congénita, con la participación de la Dra Pastor y la secretaria de Acceso a la Salud de la Nación, Carla Vizzotti, con el fin de delinear nuevas acciones que permitan mantener el estatus de país libre de sarampión.