Guia del participante Diagnóstico presuntivo de las ETAs Enfermedades bacterianas transmitidas por alimentos Enfermedades parasitarias transmitidas por alimentos Enfermedades virales transmitidas por alimentos
Enfermedades producidas por priones transmitidas por alimentos  Enfermedades no infecciosas transmitidas por alimentos Introducción a la vigilancia sanitaria Organización del subsistema de vigilancia 
epidemiológica de las ETAs Investigación de brotes de las ETAs Estudio de brote de las ETA Preguntas y respuestas

Módulo 4
Enfermedades virales transmitidas por alimentos Enfermedades producidas por priones transmitidas por alimentos

Autores
González Ayala, Silvia E.
Cecchini, Diego M.

Objetivos generales Objetivos especificos
Introducción

Enterovirus

Hepatitis A

Hepatitis E

Enfermedad por agente Norwalk y otros virus

Enteritis por Rotavirus

Enfermedades producidas por priones transmitidas por alimentos

Autoevaluación

Hepatitis a o hepatitis virica a (cie-10 b15)

Introducción: Las epidemias de ictericia están documentadas desde hace milenios. Fue denominada hepatitis infecciosa, hepatitis epidémica, ictericia epidémica o ictericia catarral. En la actualidad se sabe que el virus de la hepatitis A es el principal agente causal tanto de los casos esporádicos como de los brotes.

Agente etiológico: Virus de la hepatitis A (familia Picornavirus, género Hepatovirus), identificado en 1973. Tiene cuatro genotipos y un serotipo. Es termoestable, ácido y biliorresistente lo cual le permite una transmisión eficiente por las heces. Se mantiene infectivo durante un mes con la desecación y con la congelación y en el agua hasta 12 meses.

Epidemiología: Tiene distribución universal. Las áreas se dividen según la endemi-cidad (medida en anticuerpos totales específicos) en:
Alta (más del 80 % de la población menor de 10 años de edad tiene anticuerpos.
Mediana o intermedia (Mas del 80 % a los 25 años)
Baja (menos del 80 % a los 50 años).
La enfermedad es más frecuente en escolares y adultos jóvenes. Se estima que ocurren 10 millones de casos/año. Se presenta en forma epidémica o como casos aislados o esporádicos.
Es de reservorio humano y excepcionalmente los chimpancés y otros primates. La transmisión es fecal-oral. La mayor eliminación viral en heces ocurre en la segunda mitad del período de incubación y las dos primeras semanas del período de estado. Los niños pueden excretar virus de la hepatitis A hasta 10 semanas. La tasa de ataque secundario en convivientes y contactos oscila entre 50-75 %.
La transmisión parenteral es excepcional.

Reseña de brotes recientes: Los brotes de hepatitis A transmitida por alimentos que han sido comunicados son muy numerosos. En general, los alimentos fueron consumidos crudos (almejas, mejillones, ostras, etc.) o parcialmente cocidos (leche, hamburguesas) o contaminados antes de ser servidos (sandwich).
La epidemia más importante ocurrió en Shangai en 1998 con alrededor de 300.000 casos y 47 muertos. Estuvo determinada por el consumo de almejas crudas recogidas de un área en la que había ocurrido la contaminación con líquidos cloacales.
En los Estados Unidos fueron notificados 23 brotes que afectaron a 729 personas en el período 1993-1997.
Un total de 579 brotes de Hepatitis A (n=13126 con 3 fallecidos) han sido comunicados al SIRVETA durante el período 1993-2001.

Fisiopatogenia: El virus ingerido con el agua o los alimentos llega al intestino, atraviesa el epitelio y por la circulación alcanza el hígado. Se replica en los hepatocitos.
Una vez eliminado alcanza los sinusoides y los canalículos biliares, llega a la luz intestinal y es eliminado con las heces.

Clínica: El período de incubación es de 15-50 días. Tiene una forma asintomática (muy frecuente en los menores de 5 años) y una sintomática o ictérica. En esta última el período de invasión o prodrómico o preictérico dura 1-7 días y tiene síntomas inespecíficos: astenia, hiporexia, epigastralgia o dolor en el hipocondrio derecho que se van acentuando, náuseas inducidas por alimentos grasos o tabaco. El período de estado o ictérico cursa con la tríada ictericia, coluria e hipocolia y se mantiene la sintomatología del período anterior. Hay hepatomegalia y en el 15 % de los casos esplenomegalia. Alrededor del 10o día comienza la mejoría subjetiva, con correlato de las pruebas funcionales hepáticas y evoluciona a la curación en 3-6 semanas en la forma clínica común ó clásica. Otras formas de presentación son: colestática (10 % de los casos, evolución más prolongada), recurrente o a recaída (4-20 % de los casos, la persona presenta dos o más ondas en 6-10 semanas con períodos libres de síntomas), prolongada (persisten las alteraciones funcionales hepáticas por 3-6 meses) y fulminante (0.1-0.3 % de los casos, 2-4 semanas del comienzo del período de estado, letalidad mayor de 50 %). La convalescencia es prolongada.
Las complicaciones son infrecuentes (anemia hemolítica, púrpura trombocitopénica, vasculitis, sindrome nefrótico).

Definición de caso sospechoso: Enfermedad con ictericia, coluria e hipocolia.

Definición de caso confirmado: Caso sospechoso confirmado por serología específica Ig M anti HAV reactiva o por asociación epidemiológica con un caso confirmado.

Diagnóstico de la enfermedad:
Epidemiológico: grupo de edad, hábitos, enfermedad en convivientes o contactos.
Clínica: ictericia, coluria e hipocolia)
Métodos auxiliares: pruebas funcionales hepáticas (TGP, TGO, bilirrubinemia total, directa e indirecta, fosfatasa alcalina, concentración de protrombina) son inespecíficas; detección de Ig M antihepatitis A en muestras de sangre o saliva (reactiva a partir de las 2 semanas postexposición y persiste por 3-6 meses). Ig G y anticuerpos totales antihepatitis A persisten reactivos durante décadas.
En Laboratorios de investigación pueden detectarse por técnica PCR el virus en sangre y heces.

Notificación: Obligatoria, semanal y en situación de brote epidémico, inmediata.

Análisis de alimentos y otras muestras: El estudio (PCR) en muestras de alimen-tos y agua sólo puede ser realizado por Laboratorios de Referencia.

Tratamiento: No se dispone de tratamiento específico. Es higiénico (reposo que regula el paciente)-dietético (dieta hipograsa), sintomático y de sostén.
Medidas de prevención y control: Los pilares básicos son:
Provisión de agua segura.
Eliminación sanitaria de excretas.
Educación para la salud (higiene personal, higiene en la manipulación de los alimentos).
Cocción a temperaturas de 85º-90ºC durante 4 minutos o la cocción al vapor durante dos minutos de los bivalvos inactiva al virus de la hepatitis A.

Las prácticas higiénicas y la restricción de actividades en los manipuladores de alimentos si están enfermos son muy importantes.
Están disponibles vacunas inactivadas antihepatitis A. Se recomienda su uso de ruti-na a los 12 meses (en el Calendario de Vacunación) cuando la tasa de incidencia es mayor de 20/100.000, para los susceptibles que viajan a áreas epidémicas o de alta endemicidad.
Se ha demostrado su eficacia con el uso intraepidemia en diferentes comunidades. Es clave la selección de la población blanco y el logro de cobertura mayor del 70% con la primera dosis de vacuna en 1-5 días. Se administra por vía intramuscular en la región deltoidea. La seroconversión es del 97-100 % y confiere inmunidad por más de 20 años.
La administración de gammaglobulina polivalente o standard en dosis única de 0.02 ml/kg peso puede realizarse en los expuestos tan pronto como sea posible y dentro de las 2 semanas postexposición. Brinda protección durante 3 meses. Puede administrarse, en sitios separados, con la vacuna antihepatitis A. Si se utiliza en dosis de 0.06 ml/kg la protección se prolonga por 5 meses.

Bibliografía general
Anónimo: Hepatitis víricas agudas. II Hepatitis vírica A. En El control de las enfermedades transmisibles J Chin, OPS / OMS, 17 edición, Washington DC, 2001:322-329.
LeBaron CW, et al: Viral agents of gastroenteritis. Public Health importance and outbreak management. MMWR Morb Mortal Wkly Rep 1990; 39 (RR-5): 1-24.
Cliver DO: Foodborne viruses. En Food Microbiology. Fundamentals and Frontiers Doyle MP, Beuchat LR, Montville TJ, ASM Press, Washington DC, 1997:437-446.
Tagle M, et al: Hepatitis. En Tropical Infectious Diseases Principles, Pathogens, & Practice, Guerrant RL, Walker DH, Weller PF,Churchill Livingstone, Philadelphia, 1999:1154-1181.
Kemmer Nm, et al: Hepatitis A. Infect Dis Clin North Am 2000; 14:605-615.
Ministerio de Salud: Manual de Normas y Procedimientos del Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica. SINAVE- VIGIA, Buenos Aires, 2000: 93.
Feinstone SM, et al: Hepatitis A vaccines. En Vaccines Plotkin SA, Orenstein WA, 3rd edition, W.B. Saunders Co, Philadelphia, 1999:650-671.

Referencias
SIRVETA/INPPAZ/OPS/OMS: Brotes de enfermedades transmitidas por alimentos. www.panalimentos.org/sirveta consulta 24/06/04.
Miossec L, et al: Importance de la pluviométrie sur la contamination virale du milieu littoral lors de phénom enes épidémiques dans la population. Rev Epidemiol Sante Publique 2000; 48 (S2):S61-S72.
Lowry PW, et al: Hepatitis A outbreak in a floating restaurant in Florida, 1986. Am J Epidemiol 1989; 127:155-164.
Halliday ML, et al: An epidemic of hepatitis A attributable to the ingestion of raw clams in Shangai China. JID 1991; 164:852-859.
Cooksley WG: What did we learn from the Shangai hepatitis A epidemic?. J Viral Hepat 2000; 7 (Suppl 1):1-3.
Glerup H, et al: A “mini epidemic” of hepatitis A after eating Russian caviar. J Hepatol 1994; 21:479.
Fleet GH, et al: Foodborne viral illness Status in Australia. Int J Food Microbiol 2000; 59:127-136.
Conaty S, et al: Hepatitis A in New South Wales, Australia, from consumption of oysters: the first reported outbreak. Epidemiol Infect 2000; 124:121-130.
CDC: Surveillance for foodborne- disease outbreaks United States, 1993-1997. MMWR Morb Mortal Wkly Rep 2000; 49 (SS-1):1-62.
Oba IT, et al: Detection of hepatitis A antibodies by ELISA using saliva as clinical samples.Rev Inst Med Trop Sao Paulo 2000: 42: 197-200.
Schwab KJ, et al: Development of a reverse transcription PCR-DNA enzyme immunoassay for detection of “Norwalk-like-viruses” (NLVS) and hepatitis A virus in stool. Appl Environ Microbiol 2001; 67:742-749.
Bloch AB, et al: Recovery of hepatitis A virus from a water supply responsible for a common source outbreak of hepatitis A. Am J Public Health 1990; 80:428-430.
Lappalainem M, et al: Molecular epidemiology of viral pathogens and tracing of transmission routes: hepatitis, calici- and hantaviruses. J Clin Virol 2001; 21:177-185.
Schwab KJ, et al: Development of methods to detect “Norwalk-like-viruses” (NLVS) and hepatitis A virus in delicatessen foods: application to a food-borne outbreak. Appl Environ Microbiol 2000; 66:213-218.
Bidawid S, et al: Contamination of food by food handlers: experiments on hepatitis A transfer to food and its interruption. Appl Environ Microbiol 2000; 66:2759-2763.
Appleton H: Control of food-borne viruses. Br Med Bull 2000; 56:172-183.
CDC: Prevention of hepatitis A through active or passive immunization: recommendation practices (ACIP). MMWR Morb Mortal Wkly Rep 1999; 48 (RR-12):1-37.
Zamir C, et al: Control a community-wide outbreak of hepatitis A by mass vaccination with inactivated hepatitis A vaccine. Eur J Clin Microbiol Infect Dis 2001; 20: 185-187.