Bogotá, 10 de octubre de 2018. El Ministerio de Salud y Protección Social se unió a la celebración del Día Mundial de la Salud Mental y en rueda de prensa el señor Ministro Juan Pablo Uribe Restrepo presentó la Política Nacional de Salud Mental.

“Felicito al Ministerio y al país por este trabajo para sacar adelante esta política. El Plan de Acción sobre Salud mental 2015 – 2020 en sus lineamientos establece la importancia que los países miembros elaboren la política y sus planes. En este sentido, es de suma importancia que Colombia presente la Resolución de adopción de la Política Nacional de Salud Mental. La OPS/OMS queda atenta de la adopción de la resolución y por supuesto, a apoyar de manera permanente su implementación” manifestó la Representante de la OPS/OMS Colombia, Dra. Gina Tambini.

Agregó “me permito dar la bienvenida a los jóvenes que están presentes y a todos los que están conectados, recordando que ellos son el lema de este año: Los jóvenes y la salud mental en un mundo cambiante”.

El Señor Ministro de Salud y Protección Social, Juan Pablo Uribe Restrepo, explicó “La política integral de salud mental tendrá 5 elementos, que son (tomado de Minsalud):

  1. Promoción de la convivencia y la salud mental en los entornos, a través del cual se promoverán estilos de vida saludables, el cuidado de los menores de edad y el fortalecimiento de los vínculos sociales. También se apoyará el programa Sacúdete, del Gobierno Nacional, para promover entre los adolescentes y jóvenes modos, condiciones y estilos de vida saludable, la salud mental, la prevención de problemas, trastornos mentales y el consumo de alcohol y otras sustancias psicoactivas.
  2. Prevención de los problemas y trastornos mentales, la epilepsia y las violencias interpersonales, por medio del cual se fortalecerán los espacios y las organizaciones comunitarias para promover la detección temprana de riesgos de violencias, problemas y trastornos mentales, riesgo de suicidio, consumo de sustancias psicoactivas y epilepsia, así como los primeros auxilios psicológicos e intervención en crisis.
  3. Atención integral e integrada, a través de la cual el sector salud desarrollará redes integrales, con enfoque de atención primaria y adecuación intercultural que integre servicios de baja complejidad, servicios especializados y unidades funcionales.
  4. Rehabilitación basada en comunidad e inclusión social, para mejorar los procesos de identificación de personas con trastornos mentales en los entornos, su canalización a servicios de salud y el posterior seguimiento con la familia y la comunidad.
  5. Gestión, articulación y coordinación sectorial e intersectorial, para continuar el desarrollo de capacidades del talento humano del sector salud.

Al evento asistieron, además de los medios de comunicación, el Ministro de Salud y Protección Social, Juan Pablo Uribe Restrepo; el Viceministro de Salud, Iván Darío Gonzáles Ortiz; la Directora Sistema Nacional de Juventud (Colombia Joven), Raiza DeLuque, Asociación colombiana de psiquiatría, Colegio colombiano de psicólogos; Representantes de organizaciones de familiares, cuidadores y pacientes con trastornos mentales, Representantes de la academia y los jóvenes.
Y demás asistentes que nos acompañan en la Conmemoración del Día Mundial de la Salud Mental.

HISTORIA DEL DÍA MUNDIAL DE LA SALUD MENTAL

El 10 de octubre de 1992 se celebró por primera vez el Día Mundial de la Salud Mental.

El entonces Secretario General Adjunto Richard Hunter de la mano con la Federación Mundial de la Salud Mental, decidieron que todos los años en esta fecha se conmemorara oficialmente este DÍA. Al principio, el DÍ A no tenía un tema específico. Sus objetivos fueron generales de promoción de la defensa y temas relevantes de la salud mental con el objetivo básicamente de sensibilizar sobre el tema al público en general.

En los primeros tres años (1992 – 1995), una de las actividades centrales para conmemorar el DIA fue una transmisión televisiva de dos horas emitida a través del sistema satelital de la agencia de información de EE. UU. Desde los estudios en Talahassee, Florida. Durante dichas transmisiones, los miembros de la Junta del Día Mundial de la Salud Mental estaban en el estudio, y había participación telefónica en vivo de algunos países, y se trasmitieron segmentos pregrabados sobre el tema de salud mental elaborados por algunos países previamente.

LEMA: “Jóvenes y salud mental en un mundo cambiante”

  1. En la adolescencia y los primeros años de la edad adulta se producen muchos cambios: cambio de colegio o de hogar, entrada a la universidad o al mundo laboral. Para muchos es una época apasionante, pero también puede ser causa de estrés o aprensión. En algunos casos, si no se reconocen y se aprende a modularlos, estas emociones pueden precipitar enfermedades mentales. El uso cada vez mayor de las tecnologías en línea, que sin duda aporta muchos beneficios, también puede generar tensiones adicionales, pues cada vez es mayor la conexión a las redes virtuales en cualquier momento del día o la noche.
  2. La mitad de las enfermedades mentales comienzan antes de los 14 años, pero la mayoría de los casos ni se detectan ni se tratan. Con respecto a la carga de morbilidad entre los adolescentes, la depresión ocupa el tercer lugar. El suicidio es la segunda causa de muerte entre los 15 y los 29 años. El uso nocivo del alcohol y uso de sustancias psicoactivas es un gran problema que genera comportamientos de riesgo, como prácticas sexuales inseguras, violencias, precipitación de problemas mentales, deserción escolar, entre otros problemas complejos que afectan a los jóvenes, sus familias y comunidades.
  3. Muchos adolescentes y jóvenes viven en zonas afectadas por emergencias humanitarias, como conflictos, desastres naturales y epidemias, y los jóvenes que viven estas situaciones son particularmente vulnerables a la angustia y las enfermedades mentales. Siempre debemos estar pensando en ellos. Priorizar en sus contextos, la implementación de estrategias de promoción, prevención y atención de programas para proteger su salud mental y prevención de consumo de sustancias psicoactivas.
  4. Afortunadamente, va en aumento el reconocimiento de lo importante que es ayudar a crear resiliencia mental desde las edades más tempranas para poder hacer frente a los retos que plantea el mundo actual. Cada vez son más numerosas las pruebas de que la promoción y la protección de la salud del adolescente es beneficiosa no solo para la salud a corto y a largo plazo, sino también para la economía y la sociedad, pues adultos jóvenes sanos contribuyen a la fuerza laboral, a sus familias y comunidades, y a la sociedad en su conjunto.
  5. Son esenciales la inversión pública y la participación de los sectores: de la protección social, salud y educación en programas integrales e integrados para proteger la salud mental de los jóvenes. Esta inversión debe vincularse con estrategias que involucren a los adolescentes y a los adultos jóvenes en su autocuidado, y en como volverlos agentes promotores de salud mental que involucren a sus pares, padres y maestros en esta red de cuidado!