11 DE DICIEMBRE 2019 | BOGOTÁ – El consumo de tabaco en 2017 costó a la economía del país 17 billones de pesos, lo que equivale aproximadamente al 1,8 por ciento del PIB nacional, de acuerdo con los resultados de un estudio titulado “Caso a favor de la inversión para el control del tabaco en Colombia”.

El estudio realizado en virtud del Proyecto FCTC 2030 y financiado por el Departamento de Salud del Reino Unido con fondos de la ayuda oficial al desarrollo, fue presentado hoy como parte  de una misión internacional integrada por la Secretaría del Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco, la Organización Panamericana de la Salud (OPS), el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y RTI International. Este estudio contó con la participación técnica del Ministerio de Salud y Protección Social.

El estudio tiene como objetivo medir el impacto del uso del tabaco en la salud de la población colombiana y en la economía del país. Documenta los beneficios sanitarios y económicos que se lograrían, así como cuál sería el retorno de la inversión al expandir medidas de control de tabaco como las establecidas en el Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco (CMCT) en los próximos 15 años.

“El tabaco es tanto un problema de salud  como un asunto de desarrollo sostenible. El control del tabaco beneficia a las personas más pobres, a la economía y además promueve la igualdad”, dice Douglas Webb, líder del Equipo de Salud y Desarrollo del PNUD, Nueva York. "El fortalecimiento de la implementación del CMCT de la OMS es una pieza clave de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y genera impactos de desarrollo de largo alcance más allá de la salud", añadió.

Colombia ratificó el CMCT de la OMS en 2008. Desde entonces, el país ha tomado medidas importantes para mejorar la respuesta nacional a la epidemia de tabaquismo consistentes con dicho Tratado que se sustenta en la evidencia internacional. En particular, Colombia fue uno de los primeros países en el continente en implementar una de las medidas centrales para evitar el inicio del consumo de tabaco entre los jóvenes como es la prohibición de la publicidad, la promoción y el patrocinio del tabaco. De la misma manera, se establecieron medidas efectivas para proteger a la población de la exposición al humo de tabaco a través de la prohibición de fumar en lugares públicos como restaurantes y bares; acciones de concientización a través de la inclusión de advertencias sanitarias en los paquetes de tabaco, así como acciones destinadas a encarecer estos productos a través del aumento de los impuestos. Todas estas medidas han probado ser efectivas para reducir la demanda de tabaco y con ello la carga de enfermedad y muerte asociada.

A pesar de estos esfuerzos, sigue siendo necesario intensificar las políticas existentes y aplicar nuevas medidas para que el consumo de productos de tabaco siga bajando y generar beneficios sanitarios y económicos adicionales. En este marco, el estudio presentado hoy analizó cuál sería el retorno de la inversión de ampliar las medidas de control de tabaco en el país. En colaboración con el Ministerio de Salud y Protección Social y otras organizaciones gubernamentales y de la sociedad civil, los investigadores internacionales calcularon el retorno de la inversión en las siguientes cuatro medidas: aumentar los impuestos al tabaco para reducir la asequibilidad de los productos de tabaco; fortalecer el cumplimiento de la prohibición de fumar en todos los espacios públicos; aumentar el tamaño de las advertencias sanitarias a 50% del paquete; así como implementar el empaquetado neutro.

 

 

Ampliar las medidas de control de tabaco en Colombia es económicamente

rentable

Por cada peso invertido en la aplicación conjunta de las cuatro medidas listadas arriba  se pueden esperar 305 pesos en retorno en un periodo de 15 años al evitarse pérdidas de producción económica y gastos sanitarios.  Asimismo, el estudio calculó la rentabilidad de cada una de las medidas. Aumentar el tamaño de las advertencias sanitarias es la medida que tiene el más alto rendimiento de la inversión, 659 pesos en retorno por peso invertido (659:1); seguida de muy de cerca por el aumento sucesivos de los impuestos selectivos al consumo de tabaco por encima de la inflación en los siguientes 15 años (658:1).

El presente estudio ofrece argumentos económicos y sociales convincentes para aplicar las medidas del CMCT de la OMS. “Este estudio es el segundo de este tipo en la Región de las Américas. El primero fue presentado el año pasado en El Salvador”, dice la Dra. Gina Tambini, representante de la OPS/OMS en Colombia. “Estos resultados nos reafirman que invertir en control de tabaco es rentable y que está al alcance de países de ingresos medios al no requerirse de grandes presupuestos. La epidemia de tabaquismo es totalmente evitable y el control del tabaco es y debe ser visto como un eje central hacia el logro de las metas de desarrollo sostenible”, aseguró.

El estudio también presenta resultados sobre el impacto del consumo de tabaco en Colombia. Reporta que, en el año 2017, alrededor de 3 millones de colombianos consumieron algún tipo de tabaco, lo que causó la muerte de unas 34.800 personas, el 44 % de ellas de manera prematura al ocurrir antes de los 70 años. Además, la exposición al humo de tabaco provocó más de 6.000 muertes, de las cuales 154 fueron en niños y adolescentes menores de 15 años.

De acuerdo con el Dr. Juan Pablo Uribe, ministro de Salud y Protección Social de Colombia, “es preocupante que la prevalencia de tabaquismo entre jóvenes es incluso  más alta que la de la población adulta. Esto nos exige  seguir fortaleciendo las medidas de control del tabaco para prevenir el consumo y evitar que nuestros niños y jóvenes se conviertan en una nueva generación de fumadores”. El Ministro también destacó “la importancia de contar con este tipo de estudios, que le permiten a los países seguir avanzando en la implementación del Convenio Marco para el Control de Tabaco y que apoyan la labor del Ministerio de Salud en la protección y garantía del derecho a la salud de todos los colombianos”.

El consumo de tabaco le costó a la economía del país 17 billones de pesos en 2017, lo que equivale aproximadamente al 1,8 por ciento del PIB. Estos costos incluyen 6,5 billones de COP en gastos sanitarios asociados al consumo de tabaco y 10,6 billones de COP en capacidad productiva perdida debido a la mortalidad prematura, el ausentismo, el presentismo (bajo desempeño en el trabajo debido a enfermedad) y pausas laborales atribuibles al consumo de tabaco.

El estudio encuentra, además, que la ampliación de medidas de control de tabaco en el país permitiría salvar aproximadamente 10.300 vidas cada año y reducir la incidencia de enfermedades atribuibles al consumo de tabaco. Además, se podría ahorrar 58 billones de pesos en pérdidas económicas en un periodo de 15 años. Esto incluiría un ahorro de 35,7 billones de pesos en pérdidas de producción económica evitadas y 22,3 billones de pesos al evitar gastos sanitarios atribuibles al tabaco. La adopción de medidas de control del tabaco también mejoraría la salud de hasta dos millones de niños y adolescentes menores de 18 años que están expuestos al humo de tabaco en sus hogares y de muchos más adolescentes expuestos al humo de tabaco en lugares públicos.

Según la jefa de la Secretaría del Convenio Marco de la OMS para el Control de Tabaco, la Dra. Vera Luiza da Costa e Silva, “este estudio y sus resultados demuestran que el tabaco impone no solamente una carga importante sobre la salud y el bienestar de los colombianos, pero también una carga significativa sobre la economía del país. Si bien hemos visto a Colombia hacer grandes avances en el control del tabaco, se puede hacer más para proteger a la población. Alentamos a todos los ministerios del gobierno de Colombia a que apoyen la plena implementación del CMCT de la OMS para promover la salud y el desarrollo sostenible”, sostuvo.