Este año, en el Día Mundial del Corazón, la Organización Panamericana de la Salud OPS/OMS pone énfasis en la creación de entornos saludables como estrategia para reducir los factores de riesgo asociados a las enfermedades cardiovasculares; las cuales constituyen la primera causa de muerte en el mundo y, en la mayoría de los países de la región de las Américas, causan 1.6 millones de muertes anuales (el 30% en personas de 30 a 69 años).  
Un  gran porcentaje de estas muertes podría evitarse con una alimentación saludable que reduzca el consumo de sal, ejercicio físico y eliminación del tabaco. Reducir la mortalidad por enfermedades cardiovasculares es imprescindible para disminuir en un 25% la mortalidad prematura por enfermedades no transmisibles para el año 2025.
Como parte de este esfuerzo, la OPS/OMS ha desarrollado un curso virtual para los profesionales de la salud para mejorar el control y prevención de la hipertensión desde la atención primaria y una aplicación para dispositivos móviles que ayuda a estimar el riesgo cardiovascular.
Acá les compartimos el enlace donde podrá descargarlas

https://www.paho.org/hq/index.php?option=com_content&view=article&id=11272&Itemid=41080

En Costa Rica, la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) conmemoró la efeméride con toda una semana de actividades informativas, recreativas y de sensibilización en oficinas centrales, hospitales, áreas de salud y EBAIS.
La consigna fue persuadir a la población sobre la importancia de comer sano, realizar actividad física frecuentemente, no fumar y reducir el estrés. La meta institucional es poner freno a las enfermedades cardiovasculares, las cuales constituyen la primera causa de muerte en el país.
De acuerdo con la Dra. María del Rocío Sáenz Madrigal, Presidenta Ejecutiva de la CCSS, la atención de dichas enfermedades tuvo un costo de ?141.426 millones para la institución, por lo que se llevan a cabo ingentes esfuerzos para reducir su aparición e incidencia en la calidad de vida. No obstante, según datos del área de Estadísticas de Salud, entre el 2007 y 2014, las consultas por enfermedades cardiovasculares tuvieron un incremento del 50%.
Para mantener un corazón sano:
•        Practique actividad física al menos 30 minutos al día: Recuerde que su corazón es un músculo  que también necesita ejercitarse.
•        Consuma alimentos saludables. Evite  alimentos grasos y muy condimentados. Disminuya el consumo de azúcar y sal.
•        ¡Aléjese del tabaco! Fumar es nocivo para todo el  cuerpo y, especialmente, para el corazón.
•        Evite el estrés ya que éste aumenta el riesgo cardiaco.
•        Realícese exámenes frecuentemente para evitar posibles consecuencias a futuro.