La Basílica Menor del Convento San Francisco de Asís, ubicado en el corazón de La Habana Vieja, fue el escenario escogido en la nación cubana para celebrar el Día de las Naciones Unidas: el 24 de octubre, fecha que marca el aniversario de la entrada en vigor en 1945 de la Carta de las Naciones Unidas, documento fundacional ratificado por la mayoría de sus signatarios, incluidos los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad.

Las palabras conmemorativas estuvieron a cargo del Representante de la Organización Panamericana de la Salud en Cuba, Cristián Morales Fuhrimann, quien recordó el mensaje del Secretario General Ban Ki-moon por esta efemérides: “La celebración del Día de las Naciones Unidas de este año coincide con un momento de transición para el mundo y para las propias Naciones Unidas. La humanidad ha entrado en la era de la sostenibilidad, con el compromiso mundial de hacer realidad la gran promesa de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. Este año, en el que se cumplen los 71 de la Organización, disponemos de 17 objetivos que nos permitirán impulsarnos hacia un futuro mejor para todos dentro de un planeta sano (…)”

El economista Morales Fuhrimann se refirió a los Objetivos de Desarrollo Sostenible como basamento para el trabajo de la ONU y también como “plataforma con que proponemos articularnos con el proceso de transformación del modelo económico y social que ha planteado el país”.

El representante de la OPS/OMS en la Isla reiteró la solidaridad del Sistema de las Naciones Unidas con el gobierno y el pueblo cubanos, principalmente, con las personas afectadas por el huracán Matthew en las provincias de Guantánamo y Holguín.

“Los daños ocasionados por el huracán en estos territorios del oriente cubano son importantes y tocan todos los sectores. Es por ello, que la respuesta debe abordarse integralmente, apuntando a agua y saneamiento, seguridad alimentaria, nutrición, respuesta rápida, logística, educación y salud… Ante tal situación, las agencias, fondos y programas que integran el Sistema de las Naciones Unidas en Cuba han puesto a disposición del país todas sus capacidades, experiencias y recursos y, en coordinación con las instituciones cubanas, preparan una respuesta inmediata con insumos de primera necesidad para la fase de recuperación temprana”, expresó.

Igualmente, en representación de ese organismo internacional en Cuba, el orador manifestó la admiración por las medidas de preparación aplicadas en la nación cubana, las cuales permitieron evitar la pérdida de vidas humanas y disminuir los daños materiales, ante esta situación de emergencia. De igual forma, felicitó a las instituciones y organizaciones de la sociedad cubana “por la solidaridad ejemplar que están mostrando con las poblaciones de estos territorios”.

“Naciones Unidas en Cuba destaca que tales medidas constituyen un ejemplo de cómo aplicar los principios del Marco de Sendai para la Reducción de Riesgos de Desastres 2015-2030, entre cuyas metas esta la reducción del número de personas afectadas y la mortalidad mundial por desastres”, precisó.

Por otro lado, agradeció a la Asociación Cubana de las Naciones Unidas por el apoyo brindado, “en especial a su directora, Soraya Álvarez, quien ha estado junto a nosotros en los últimos años y próximamente pasará a cumplir nuevas funciones en el servicio diplomático cubano”.

Estuvieron presentes en la celebración, la ministra de Educación, Ena Elsa Velázquez, la viceministra de Relaciones Exteriores, Ana Teresita González, el Director de Organismos Económicos Internacionales del Ministerio de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, William Díaz, el Subdirector General de Asuntos Multilaterales y Derecho Internacional del Ministerio de Relaciones Exteriores, Pedro Luis Pedroso, la Directora General de la Asociación Cubana de las Naciones Unidas, Soraya Álvarez, entre otros representantes de organismos e instituciones cubanas, de la sociedad civil, del Cuerpo Diplomático, de la Cooperación Internacional, artistas, periodistas, representantes y jubilados del Sistema de las Naciones Unidas en Cuba.

Los asistentes se deleitaron con un selecto concierto para cuerdas, del maestro Guido López Gavilán y su Orquesta de Cámara Música Eterna, junto al flautista Alberto Rosas, en calidad de solista invitado.

El repertorio presentado abarcó exquisitas versiones de piezas antológicas cubanas como “Veinte años”, de María Teresa Vera, “Perla Marina”, de Sindo Garay, “Noche Cubana”, de César Portillo de la Luz, La engañadora”, de Enrique Jorrín y “Échale salsita”, de Ignacio Piñeiro, hasta composiciones más contemporáneas, entre ellas, “Camerata en Guaguancó” y “Variaciones Cumbancheras”, de la autoría del reconocido director y compositor.