Incendios forestales en Chile han afectado grandes extensiones de bosques y pastizales. Al 30 de enero de 2017, las autoridades reportan a nivel nacional: 58 incendios activos que afectan 366.519,7 hectáreas de vegetación en las regiones de Valparaíso, Metropolitana, O'Higgins, Maule, Bío Bío, La Araucanía y Los Lagos; 11 personas fallecidas, 3.782 damnificadas, 1.108 en albergues y se contabilizan 1.012 viviendas destruidas. 

La red de salud se ha movilizado; se ha reforzado las zonas afectadas con personal sanitario y unidades móviles y se ha fortalecido la coordinación en red para enfrentar cualquier requerimiento de salud, tanto de la población como de las personas que trabajan en las labores contra incendio. Cerca de 7.000 personas están apoyando en el control y extinción de los incendios: bomberos, diferentes entidades de socorro, y voluntarios. Al momento el Ministerio de salud ha dispuesto equipos para apoyar con operativos de salud mental para atender a las personas afectadas con personal especializado y se ha reforzado la atención médica de urgencias necesaria a todas las áreas de trabajo. La Presidenta de la República instruyo decretar Estado de Excepción Constitucional, Estado de Catástrofe y simultáneamente Zona de Catástrofe a las áreas afectadas. El gobierno de Chile solicitó apoyo a México, Estados Unidos, Canadá, Argentina, Brasil y Uruguay, con equipos y personal para combatir los incendios forestales que afectan al país.

Recursos