Dia Internacional para la Reduccion de DesastresEl Día Internacional para la Reducción de Desastres, que se celebra el 13 de octubre de cada año, promueve una cultura mundial de concienciación sobre el riesgo y reducción de desastres. Como este día celebra cómo las personas de todo el mundo están reduciendo su exposición a los desastres, el Departamento de Emergencias en Salud de la OPS lo invita a reflexionar sobre la perspectiva regional y el progreso hacia el fortalecimiento de las capacidades de respuesta nacional para emergencias de salud pública y los desastres en América Latina y el Caribe, y el papel clave de la voluntad política para lograr dicho progreso.

Durante los últimos 40 años, los países de América Latina y el Caribe han estado buscando mejorar sus capacidades para manejar los riesgos de emergencia y mejorar las capacidades de preparación y respuesta de su sector de salud. En respuesta a este llamamiento, la OPS creó su Programa de Preparativos para Situaciones de Emergencias y Socorro en Casos de Desastres en 1976 para ayudar mejor a sus Estados Miembros a aumentar la conciencia y el conocimiento sobre el riesgo de desastres y mejorar los programas de gestión de desastres a nivel nacional.

Dado que los patrones de enfermedades y eventos naturales cambian constantemente debido a numerosos factores como el clima, la migración, las fuerzas económicas, sociales y políticas, la adaptación continua y un alcance más amplio para la preparación y la respuesta siguen siendo necesarios. Emergencias de salud emergentes, como la reciente epidemia del virus del Zika, que expuso a más de 500 millones de personas en la región de América Latina y el Caribe, representan nuevas amenazas para la salud pública. De manera similar, los cambios climáticos importantes y complejos requieren mayores capacidades y recursos nacionales para hacer frente a fenómenos naturales de gran magnitud, incluidas tormentas más frecuentes y devastadoras, el riesgo de terremotos de grandes escalas en entornos urbanos cada vez más densamente poblados, entre otros. Este escenario regional requiere un enfoque de gestión de riesgos de múltiples amenazas, una mayor y más informada participación de las autoridades nacionales y el mayor apoyo político de los que están en el poder para manejar con eficacia futuras emergencias importantes y complejas.

El artículo completo titulado "Voluntad política, coordinación y planificación: componentes clave para fortalecer la respuesta nacional a emergencias de salud pública y desastres en países de América Latina y el Caribe", publicado en el American Journal of Public Health (AJPH), 3 de septiembre de 2018, suplemento de Emergencias de Salud Pública está disponible en el siguiente enlace: https://bit.ly/2CLl6hg (solo en inglés).