Guatemala, 6 de junio de 2018.- Un equipo técnico de OPS/OMS Guatemala junto a su Representante en el país, Dr. Oscar Barreneche, recorrieron el Área de Salud y uno de los albergues para conocer las necesidades de agua y saneamiento, medicamentos y salud mental de las personas afectadas por la erupción del volcán de fuego.

OPS en el campo

Esta tragedia ya ha cobrado la vida de 75 personas, oficialmente casi 200 desaparecidos, más de un millón y medio de afectados y 3 mil personas viviendo en albergues.

“Nosotros nos ponemos a disposición inmediata del Ministerio de Salud para apoyarlos en lo que ellos necesiten, por lo pronto basados en la solicitud de la Directora del Área de Salud de Escuintla, donaremos un equipo para análisis para calidad microbiológica de agua para consumo humano; además, brindaremos material estéril para el manejo de personas quemadas para hospitales que estén atendiendo la emergencia y kits de higiene familiar para los albergues en Escuintla,” indicó el Dr. Oscar Barreneche, Representante de OPS/OMS en Guatemala durante la visita al albergue del Instituto Simón Bergaño y Villegas donde actualmente hay unas 300 personas y donde el equipo de OPS/OMS pudo conocer las historias humanas detrás de esta emergencia.

Respuesta de OPS/OMS ante erupción del volcán de Fuego en Guatemala

 

“Mis hijos me decían que no querían morir”

Mirna de  37 años se encuentra en el albergue junto a su esposo y tres hijos de 9, 5 y 2 años, cuenta que el domingo antes de la erupción su esposo Selvin estaba a punto de salir a jugar fútbol y que los ruidos del volcán parecían ser los mismos de siempre.

“De repente cuando salí de casa se puso una nube negra y todo lo que veía era humo, ahí supe que lo que pasaba no era normal. Agarramos lo que pudimos, tomé a mis hijos y salimos hasta la iglesia. En el camino, el humo ya no dejaba ver nada y llovía mucha arena y ceniza, veía gente llorando mientras corrían, mis hijos asustados me decían que no querían morir.”

victimas erupcion volcan gut 1400px

Un horrible amanecer

“Hoy en la mañana (ayer) regresé a ver mi casa” cuenta Selvin y el panorama con que se encontró era desolador. “Perdí a 28 familiares entre primos, tíos y sobrinos, los encontré a todos en la morgue,” cuenta llorando.

“El suelo aún se siente caliente y la milpa que era nuestro sustento y que alimentaba a mis hijos, quedó sepultado bajo la arena del volcán. Lo único que me da fuerzas para seguir es que mis hijos están con vida,” concluye Selvin.

La OPS/OMS continuará su acompañamiento al Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social en todas las necesidades que se presenten para garantizar una respuesta del sector salud de calidad en la emergencia.