La hoja de ruta hace un llamado a eliminar en forma progresiva el pago directo que hacen las personas para acceder a los servicios de salud

Washington, D.C., 2 de octubre del 2014 (OPS/OMS) — Ministros de Salud y otros delegados de alto nivel de países de las Américas acordaron una serie de acciones para avanzar hacia el acceso universal a la salud y la cobertura universal de salud en la región.

"Hoy hemos acordado una hoja de ruta para el avance progresivo para que todas las personas y las comunidades tengan acceso a los servicios de salud que necesitan, cuando los necesitan, sin temor a dificultades financieras", señaló Carissa F. Etienne, Directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Etienne consideró que se trata de un "proceso gradual y cada país seguirá su propio camino. Pero el logro del acceso universal y la cobertura universal de salud no solo promoverá el bienestar de las personas en toda nuestra región sino también contribuirá de una manera importante al desarrollo de nuestros países".

La hoja de ruta fue plasmada en la estrategia regional aprobada por el 53o Consejo Directivo de la OPS, constituido por funcionarios de salud de norte, sur, Centroamérica y el Caribe, quienes se reúnen en la sede de la OPS esta semana en Washington, DC.

La nueva estrategia procura corregir las desigualdades en el acceso a los sistemas y servicios de salud que impiden a las personas gozar del grado máximo de salud. Actualmente, un 30% de la población de las Américas no puede tener acceso a la atención debido a razones financieras, según cálculos de la OPS, y un 21% se ve disuadido de buscar atención debido a barreras geográficas. Las personas que viven en condiciones de vulnerabilidad social, los niños y niñas, las mujeres, los adultos mayores y las minorías étnicas son los más afectados por estos problemas.

Adicionalmente, los sistemas de salud de muchos países no están bien dotados para satisfacer las necesidades de salud de su población. Muchos países tienen escasez de personal de salud capacitado, especialmente en las zonas rurales y remotas, y se enfrentan con retos continuos para garantizar el acceso a medicamentos y tecnologías de la salud. Asimismo, los servicios de salud de muchos países no se organizan de una manera que les permite proporcionar una atención integral y articulada.

La escasez de fondos públicos destinados a la salud es un desafío para la mayoría de los países de la región, especialmente los de América Latina y el Caribe, donde el gasto público en salud promedio en 2011 fue de apenas 3,8% de producto bruto interno (PIB), en comparación con 8% de PIB en países de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE). Además, el pago directo en el momento de la prestación de los servicios sigue siendo alto en muchos países de la región, a menudo resultante en empobrecimiento.

Para abordar estos y otros problemas relacionados, los Estados Miembros de la OPS acordaron:

  • Avanzar hacia el acceso universal a servicios de salud integrales que atienden las necesidades de salud de las personas, incluidas las necesidades de grupos vulnerables.
  • Progresar hacia la eliminación del pago de bolsillo para la atención de salud que constituye una barrera para el acceso en el punto de entrada del servicio, reemplazándolos por un fondo mancomunado, que se basa en el principio de la solidaridad y que incluye impuestos, ingresos fiscales y otras fuentes de financiamiento.
  • Establecer objetivos y metas nacionales y una hoja de ruta para avanzar hacia el acceso universal a salud y hacia la cobertura universal de salud colocando prioridades nacionales durante el 2014 del período a 2019.
  • Mejorar la organización, la gestión y la eficiencia de los servicios de salud usando modelos de atención de salud que se centran en las necesidades de personas y las comunidades.
  • Mejorar el primer nivel de atención mediante el fortalecimiento de equipos de salud multidisciplinarios y redes integradas de servicio de salud.
  • Incrementar opciones laborales, especialmente en el primer nivel de atención, con condiciones de trabajo atractivas e incentivos, particularmente en áreas subatendidas y proporcionar a los trabajadores de la salud acceso a información así como servicios de telesalud (incluida la telemedicina).
  • Fortalecer la capacidad de liderazgo de las autoridades de salud para influenciar en políticas y legislación en otros sectores que repercuten en la salud y en las condiciones sociales que impactan la salud.

La estrategia también requiere mayor financiamiento público destinado a la salud, indicando como punto de referencia una inversión pública de 6% del PIB.

Al aprobar la estrategia, los países exhortaron a la OPS a que preste cooperación técnica para: fortalecer la capacidad de liderazgo de las autoridades sanitarias, desarrollar procesos participativos para definir los objetivos y las metas, y promover las innovaciones, la colaboración entre países, y el intercambio de información para ayudar a los Estados a transformar o fortalecer sus sistemas de salud con el fin de proporcionar acceso y cobertura universal de salud.

La OPS trabaja con los países de las Américas para mejorar la salud y la calidad de la vida de su población. Fundada en 1902, es la organización internacional de salud pública más antigua del mundo. Actúa como la oficina regional para las Américas de la OMS y es la agencia especializada en salud del sistema interamericano.

Enlaces: