Índice del artículo

 tratamiento

Actualmente no existe un tratamiento específico probado en seres humanos. Sin embargo, si las personas que muestran síntomas llegan al hospital a tiempo, pueden mejorar sus posibilidades de supervivencia y reducir la posibilidad de contagio a otras personas. Recibir cuidados de apoyo de manera temprana, incluyendo el mantenimiento de la presión arterial y los fluidos corporales para que permita al sistema inmunológico combatir el virus, pueden ayudar a aumentar las posibilidades de supervivencia.

Existen varias intervenciones experimentales para tratar el virus del Ébola, pero estas intervenciones experimentales no son una solución para controlar el brote actual y aún no han sido probadas en humanos.

Hay tres tipos de productos que son considerados para su uso durante el brote de Ébola. Estos son:

  1. productos derivados de la sangre, tales como suero de convalecientes, globulina hiperinmune y anticuerpos
  2. drogas antivirales, hay varias las que has mostrado eficacia en pruebas con animales, pero no existen datos sobre su seguridad o eficacia en seres humanos
  3. dos vacunas candidatas, ambas están siendo probadas en seres humanos

La OPS/OMS no recomienda ningún medicamento u otro tratamiento hasta que haya pasado por rigurosas pruebas y se haya demostrado su seguridad y efectividad.

Una persona que se ha recuperado del ébola debe ser chequeada para comprobar que sigue sin la presencia del virus en sus fluidos corporales antes de ser dada de alta del hospital o centro de tratamiento. Las personas que se recuperan de la infección del Ébola, desarrollan anticuerpos que los protegen de una reinfección con esa misma cepa del virus.

Más información:

Vacunas contra el ébola, terapias y diagnósticos (OMS - en inglés)

Uso de sangre o plasma recogido de pacientes recuperados de la enfermedad del virus del Ébola (solo en inglés)

Vacunas experimentales contra el virus del Ébola

OMS