La coordinación es una parte esencial en la preparación y la respuesta a potenciales emergencias de salud pública. Es importante el liderazgo de las instituciones rectoras para la toma de decisiones oportunas y la ejecución de actividades.

A través de una clara definición de roles y responsabilidades de las autoridades nacionales y los socios internacionales, la coordinación de los involucrados en la preparación y respuesta permite:

  • aumentar la eficiencia de las acciones
  • minimizar la duplicación de esfuerzos
  • maximizar el impacto de los recursos disponibles.

Enlaces:

Literatura científica (BVS)